1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº78 >
  4. Fabián Ciraolo. Obra: Welcome to heaven (Primer premio)

Fabián Ciraolo. Obra: Welcome to heaven (Primer premio)

Tobar Artunduaga, Paula Andrea

Asignatura: Taller de Reflexión Artística I

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº78

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº78

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición XX Escritos de estudiantes. Segundo Cuatrimestre 2016 Ensayos Contemporáneos. Edición XVIII Escritos de estudiantes. Segundo Cuatrimestre 2016

Año XIII, Vol. 78, Julio 2017, Buenos Aires, Argentina | 262 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

“Hacer arte es la única manera en que me veo a futuro”


Biografía 
La música y el arte son las grandes obsesiones de Fab Ciraolo, talentoso ilustrador chileno de 30 años que ha sabido construir un camino con leyes propias en la ruta creativa internacional. La popularidad de este artista visual comenzó cuando subió a YouTube unas imágenes con los retratos de Marilyn Monroe. A través de la plataforma de videos, y también de las redes sociales, sus creaciones se masificaron en Internet. Una habitación en su casa es el taller de este multifacético personaje, lugar donde se encierra a dibujar durante horas escuchando sus canciones preferidas. Suenan fuerte The Vaccines y Babasonicos, bandas de cabecera que Fab oye en busca de inspiración a la hora de crear un trabajo estético definido que sin duda hace de su nombre una marca con sentido e identidad, dejando en evidencia piezas que cada vez mejoran más en cuanto a calidad sin por ello perder gracia y fuerza. Estampados victorianos y florales, galaxias y figuras del arte y el pop, tienen su lugar en el universo de Ciraolo, una combinación audaz con un toque místico y fantasioso que revela su originalidad en cuanto a temáticas. A este ya evocador trabajo, se suma su banda Oh Margot, un escape motivado por sus grandes amigos y familiares, personas que sin duda son el apoyo fundamental de este artista.

Obra: Welcome to heaven 
Elegí esta imagen de Fabián Ciraolo y lo elegí a él como artista debido a que está relacionado con mi ámbito de estudio y de interés personal (Diseño de Ilustración) y además porque me llamó la atención cómo se trata de buscar una expresión única a través de la ilustración tradicional, la pintura, el collage y las texturas dando un resultado singular donde se llega a crear un nuevo universo lleno de belleza, identificación e imaginación combinadas. Sumado a que es una imagen atractiva a la vista y que amaría tener colgada en mi pared. 
Se puede observar que esta obra posee un enorme contenido visual y simbólico asociado a muchas connotaciones y temas que se critican en la sociedad actual. 
Aunque el artista asegura que la función de su trabajo es la transmisión de libertad, cambio, reinvención y que no pretende transmitir un mensaje en particular, es imposible no generar conclusiones, construir historias y encontrar algún mensaje oculto debido a infinidad de sensaciones que provocan todas sus obras y no solo está en particular. Esta obra descoloca porque cuenta con todo un panel sensorial en donde una monja casi desnuda es la imagen principal y cuenta con un fondo lleno de cosas triviales como unas personas realizando un trío, una mujer con la boca tapada, otra mujer con cara de placer y otros dibujos más que se logran ver en tercera instancia como el pato Donald, el elefante Dumbo, una rueda de hámster y un hombre en el espacio. Podemos sacar infinidad de conclusiones de por qué cada cosa esta ahí y encontrar una relación con el personaje principal y la sociedad actual, eso es lo interesante de este producto de Fab Ciraolo. 
En comparación con los movimientos artísticos, y siguiendo un orden cronológico en el tiempo, la obra de Fabián se puede comparar con el simbolismo. Esta corriente es un movimiento literario y de artes plásticas que se originó en Francia en la década de 1900, paralelo al postimpresionismo, y que surgió como reacción al enfoque realista implícito en el impresionismo. Tanto el impresionismo como el idealismo y el naturalismo académico se habían identificado con los problemas contemporáneos, políticos, morales e intelectuales. Los artistas de 1885 disgustados por la incapacidad de la sociedad para resolver estos problemas buscaron nuevos valores basados en lo espiritual. Deseaban crear una pintura no supeditada a la realidad de su momento, rechazaban lo que traía consigo la vida diaria, la aglomeración, la actividad industrial y la degradación. 
Se va creando un estado de decepción frente al positivismo y cientificismo imperantes y se descubre una realidad más allá de lo empírico. Se insiste en que el mundo visible es mera apariencia y que sólo adquiere importancia cuando somos conscientes de que a través de él se expresa la verdad eterna. Los simbolistas consideran que la obra de arte equivale a una emoción provocada por la experiencia. Tratan de exteriorizar una idea, de analizar el yo. Les interesa la capacidad de sugerir, de establecer correspondencias entre los objetos y las sensaciones, el misterio, el ocultismo. Sienten la necesidad de expresar una realidad distinta a lo tangible y tienden hacia la espiritualidad. El símbolo se convierte en su instrumento de comunicación decantándose por figuras que trascienden lo material y son signos de mundos ideales y raros. Hay una inclinación hacia lo sobrenatural, lo que no se ve, hacia el mundo de las sombras. 
Prestan especial atención a la forma, pero la ponen al servicio de unos ideales que van más allá de la pura apariencia. Plasman sus sueños y fantasías por medio de la alusión al símbolo y a una rica ornamentación. A veces utilizan colores fuertes para resaltar el sentido onírico de lo sobrenatural. Puede decirse que es una pintura de ideas, sintética, subjetiva y decorativa. Los precursores de esta nueva pintura son Gustave Moreau, Gustav Klimt, Puvis de Chavannes y Odilon Redon. En este caso, el artista reivindica la búsqueda interior de las cosas, trabaja combinando la intuición, genera un mundo fantástico por medio del uso de colores fuertes y psicodélicos que refuerzan el concepto de lo onírico, comunica mediante sus personajes que representan la esencia humana y genera un símbolo que identifica la sociedad actual, mediante metáforas tales como disfrazar a una mujer sin escrúpulos de una monja. También podemos presenciar otro movimiento como lo es el surrealista debido a la superposición de los elementos que componen la obra y su ubicación en la misma que no tienen un razonamiento lógico pero aun así transmiten emociones en conjunto y representan un nuevo universo. 
El surrealismo comienza en 1924 en París con la publicación del Manifiesto Surrealista de André Breton, quien estimaba que la situación histórica de posguerra exigía un arte nuevo que indagara en lo más profundo del ser humano para comprender al hombre en su totalidad. 
El surrealismo no sólo afectó al mundo de la pintura, sino también al cine, la fotografía, el teatro, la poesía. El resultado es un mundo aparentemente absurdo, ilógico, en el que los fenómenos del subconsciente escapan al dominio de la razón, los objetos y formas están sin su significación tradicional, el observador queda desorientado. Creación de imágenes equívocas de manera que una misma cosa puede ser interpretada de varias maneras. Daba importancia a lo paradójico, lo absurdo, la caducidad, la destrucción y lo misterioso. Además de lo onírico, se utilizaba la representación de toda clase de simbologías, especialmente eróticas y sexuales. Todo aquello estaba en contra de la moral, la tradición y la cultura burguesa. Formas abstractas o figurativas simbólicas que intentan plasmar las imágenes de la realidad más profunda del ser humano, el subconsciente y el mundo de los sueños. Relaciones entre desnudos y maquinaria, evocación del caos, metamorfosis y universos figurativos propios. Sus principales exponentes son Max Ernst, René Magritte, Joan Miró, Salvador Dalí, Frida Kahlo, entre otros. 
Por último, hay que destacar que los trabajos realizados por Ciraolo son considerados parte del pop art, debido a que mezcla la cultura pop con el modernismo actual, hace una reinvención de grandes iconos pop imaginando cómo se verían en estos tiempos, dándoles un toque fashion y hipster (que es lo que actualmente está en furor). En la obra elegida podemos ver cómo plasma a Pampita, reconocida modelo argentina, usando una foto ya existente de la misma pero resignificándola mediante el uso de colores, vestimenta y adhesión de tatuajes. 
El arte pop es un estilo muy típico de los años 60 y 70 del siglo XX. Nació y se desarrolló primero en Estados Unidos (Nueva York, fundamentalmente) pero pronto pasó a Europa Occidental. El pop es toda una cultura de esa época ligada a los medios de comunicación de masas, al consumo de drogas, a la música, a la vida enloquecida y desbocada, a una sociedad de consumo desaforado y a un gusto generalizado por lo inmediato y efímero. 
Los artistas del pop pretenden llegar al máximo público posible, sin elitismos ni exclusiones. Su mensaje es sencillo y claro y se dirige al común de la sociedad. No se persigue la originalidad sino más bien la reinterpretación de fotografías, grabados y pinturas anteriores. Fundamental es el color, chillón y provocador, así como la temática, muy simple y directa. No se crea realmente nada nuevo sino que más bien los artistas pop hacen llegar al gran público las diferentes propuestas artísticas. Tal vez sea el primer estilo artístico que procura ser comprendido por todo el mundo y que se esfuerza por mostrar una estética popular. Contornos claros, colorido variado y fuerte y ausencia de grandes mensajes. No hay reivindicaciones, denuncias de injusticias, heroísmos o grandilocuencias. El consumismo y la imagen son los dueños del pop. De ahí la complicidad con el mundo de la publicidad y el cartel promocional. A los artistas pop les interesaba más vender que innovar artísticamente. 
Los máximos representantes del art pop se caracterizan por su desafío a la tradición que ya existía en las bellas artes mediante la incorporación de imágenes que representan a la actual cultura popular y a la soledad como tal. Entre los artistas más influyentes de este movimiento se encuentran el maestro Andy Warhol, Roy Lichtenstein, Keith Haring y actualmente Jeff Koons. 
En conclusión, el mundo de Ciraolo es una mezcla entre lo pop, lo simbólico y lo surrealista que en conjunto hacen una obra llena de audacia, con un toque místico y fantasioso que revela la originalidad del artista en cuanto a temáticas. Los personajes que usa en sus pinturas tienen una identidad tan fuerte y están tan metidos en el inconsciente de las personas que al observarlos obtienen diversas reacciones tanto de cosas positivas como negativas.


Fabián Ciraolo. Obra: Welcome to heaven (Primer premio) fue publicado de la página 139 a página141 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº78

ver detalle e índice del libro