1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº80 >
  4. A la sombra de la escultura. La obra de Kumi Yamashita (Segundo premio)

A la sombra de la escultura. La obra de Kumi Yamashita (Segundo premio)

Pavón, Mariana Inés

Asignatura: Taller de Reflexión Artística I

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº80

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº80

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición XXI Escritos de estudiantes. Primer Cuatrimestre 2017 Ensayos Contemporáneos. Edición XIX Escritos de estudiantes. Primer Cuatrimestre 2017

Año XIV, Vol. 80, Diciembre 2017, Buenos Aires, Argentina | 258 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

En el siguiente ensayo se exponen las características principales de la obra de Kumi Yamashita, una artista japonesa contemporánea que se dedica al trabajo de contraste entre luces y sombras para crear esculturas. Se relaciona este método con el concepto de la utilización de nuevas tecnologías en el arte, ya que la artista hace uso de diversos elementos tecnológicos para llevar a cabo sus proyectos. Por una parte está el uso de luz LED para iluminar la escultura, y por la otra está la escultura que es iluminada, cuya creación se lleva a cabo con elementos que varían dependiendo del concepto que la artista se encuentra trabajando. Su método de trabajo se mantiene constante en todas sus creaciones; utiliza una sola fuente de luz y diversos objetos que son iluminados por ésta; con éstos objetos crea una o múltiples formas en el espacio, mediante la proyección de la sombra. Por último, se compara la obra de Kumi Yamashita con el movimiento artístico dadaísta, nacido en 1916, por las obras con características lúdicas de la artista. 

Palabras clave: actualidad - arte contemporáneo - arte japonés - artes visuales - dadaísmo - escultura - iluminación - luz - material reciclado - nuevas tecnologías - tecnología de los materiales.

Desarrollo 

Una de las características de ésta época es la gran influencia que la tecnología tiene en numerosas áreas de la vida, tanto para facilitar tareas que suponen dificultades, como para experimentar con nuevas herramientas. Una particularidad que no se puede pasar por alto es la gran influencia que la tecnología tiene sobre los métodos con los que se llevan a cabo las obras de arte contemporáneas, que evidencian cada vez más la estrecha relación que se puede establecer entre ambas cosas. La tecnología es utilizada como medio de comunicación, de inspiración, e incluso de creación para los artistas contemporáneos. 

Entre las tecnologías modernas que presentan a los artistas nuevas posibilidades, el uso de la iluminación artificial está cada vez más implantado entre las herramientas preferidas de los creadores, desde tecnología LED hasta luces regulables o dimerizables. Los artistas que se dedican a esto usualmente lo describen como un trabajo asocial, ya que para su realización es necesaria la oscuridad completa, dar la luz, y luego volver a sacarla; otros lo describen como trabajar con un fenómeno preexistente, la sombra, y su trabajo es crear agujeros en la luz. Lo esencial en ésta forma de arte escultórico es la combinación de las esculturas en tres dimensiones que crean formas de dos dimensiones. 

La escultura de lo inmaterial mediante el contraste entre luces y sombras es un concepto que despierta el interés de un gran número de artistas, siendo explorado por personas que ya se han hecho un nombre entre los pioneros del arte de la sombra. Un ejemplo de esto es el dúo de artistas británicos Tim Noble y Sue Webster, quienes trabajan la creación de imágenes con sombras mediante iluminar montones de basura aparentemente desordenados, que a la luz revelan los perfiles de sus propios cuerpos, también utilizando metales y taxidermias animales para llegar a éste resultado. También es notable el trabajo de Diet Wiegman, artista de los Países Bajos que se dedica a la creación de figuras con sombras altamente detalladas, como la sombra del David de Miguel Ángel o de la Venus de Milo, pero que a simple vista son pilas de basura. Y, por otra parte, están las obras de luz, sombra y materia que lleva a cabo Kumi Yamashita. 

Yamashita es una artista japonesa que actualmente reside en Nueva York, donde la mayor parte de sus muestras de arte se llevan a cabo. Se dedica no solamente al arte creado con sombras sino también a crear imágenes con objetos cotidianos, como el uso de hilos y clavos o papel y vidrio. Sus obras creadas con luz, objetos y sombra se distinguen de los artistas anteriores porque no tratan solamente de la figura en la sombra y del material utilizado, sino que la obra final consta de ambas cosas como un conjunto. La forma en que utiliza la luz contra el material logra que la sombra se encuentre directamente pegada al objeto, de manera que se forme una figura adherida a éste; es una característica que comparten todas sus obras de arte de sombras. 

Ésta propiedad se puede ver por ejemplo en su obra Velo, donde con una sábana iluminada por luz LED recrea la figura de una mujer, y la sábana se convierte entonces en un velo en su cabeza. Un ejemplo claro de la coparticipación entre el material que produce la sombra y la sombra en sí se ve en su obra Silla. La obra es de 1,10 metros de alto por 50 centímetros de ancho, con una densidad de quince centímetros. Está hecha solamente con un foco de luz LED blanca y tres piezas de madera que simulan ser una silla, formando el respaldo, el asiento y una pata. La madera de cada una de las piezas fue tallada para formar la figura de una mujer que se encuentra sentada en la silla, y este trabajo fue hecho de manera que, al ser vista de frente para apreciar la obra, es imposible notar las marcas que conforman a la mujer.

Otra obra sobresaliente por su simpleza es Signo de Pregunta, llevada a cabo por la artista en el año 2003. Fue hecha en acero inoxidable e iluminada con un solo foco de luz LED fría; consta de un signo de exclamación que se encuentra suspendido en el aire y que visto de frente crea el efecto de estar pegado a la pared posterior; por otra parte, la sombra del signo de exclamación genera la forma de un signo de pregunta. Es una obra que fusiona lo material con lo inmaterial de una manera menos sutil en relación a los otros trabajos de Yamashita (el uso del acero inoxidable contrasta con sus materiales generalmente blancos, del mismo color que la pared en la que se encuentran montados), pero que de todas maneras no pierde el equilibrio entre ambos elementos, lo que es característico de la artista.

Un trabajo que demuestra la perfecta armonía entre lo material y lo inmaterial en las obras de Yamashita es Glider (parapente o planeador). La obra fue creada con una sola placa de aluminio y una sola fuente de luz LED blanca. La placa de aluminio tiene forma de arco cuyas puntas se encuentran adheridas a una pared blanca y lisa, de un material que puede confundirse con el de la placa, atravesando el arco hay una figura de un pájaro. El foco de luz se encuentra a alrededor de un metro sobre el arco, y debajo de éste la sombra dibuja la figura de una niña que agarra con sus manos las puntas del arco, como si lo usara para planear. El modo en que la sombra se marca suavemente en la superficie blanca, que a su vez se confunde con la placa de aluminio blanca, genera que tanto la niña como el arco y el pájaro parezcan ser todo un mismo material. Esto es porque la placa de aluminio se encuentra ligeramente inclinada hacia abajo, por lo que también se proyecta una sombra sobre sí misma, y la figura inmaterial de la niña adquiere una mayor continuidad con lo material del aluminio. Las sombras en los pies y las puntas del vestido de la niña se difuminan hasta perderse, lo que aporta a la sensación de ligereza e inmaterialidad de la niña que es llevada en el aire. Para concluir, teniendo en cuenta las características de la obra de ésta artista, se puede decir que el arte lúdico de Yamashita tiene sus raíces en el movimiento dadaísta, surgido en 1916 en Zurich, Suiza, y que se extendió hasta el año 1922. El dadaísmo surgió como una protesta violenta, manifestándose contra el sinsentido del mundo moderno de posguerra, ridiculizándolo. Se caracteriza por lo gracioso, lo grotesco, lo irónico, escandaloso y provocativo, y desafía la definición de lo que es normal. Algunos de los artistas más renombrados de éste movimiento son Marcel Duchamp, quien en 1917 presentó la obra Fountain a la Sociedad de Artistas Independientes, acto que lo asoció con el dadaísmo. La obra constaba de un urinal de porcelana con la escritura R. Mutt en él y fue rechazada por el comité de la Sociedad, a pesar de que las reglas exigían que todo trabajo presentado fuera mostrado. Otros artistas son Man Ray, con obras como Le Cadeau, que constaba de una plancha con una línea de clavos insertados en medio, contrastando con la superficie lisa y haciendo inutilizable el objeto. Francis Picabia, amigo de Duchamp y considerado una de las figuras principales del dadaísmo, se hizo conocido por sus obras que mezclaban imágenes cómicas de partes de máquinas que dejaban entrever ciertos aspectos del arte conceptual, con obras como Girl Born Without a Mother, donde usa la maquinaria de un tren como metáfora iró- nica sobre la vida humana. La obra de Yamashita reúne varias de las características del dadá: tiene el factor de la sorpresa, de lo inesperado, juega con la idea de lo material y lo inmaterial y lo pone en duda, ridiculizando el juicio que se tiene de éstas dos nociones. Modifica objetos cotidianos para transformarlos en obras con significados totalmente opuestos, de la misma forma en que los artistas dadaístas lo hacían. Así, el arte de Yamashita no solo tiene la particularidad de conformar un todo entre sus elementos materiales e inmateriales, emitiendo mensajes que relacionan tanto la materialidad de su escultura con el significado y sus posibles interpretaciones, sino que también comparte características con el movimiento dadaísta, mezclando ideas dadá con el uso de las tecnologías actuales. Demuestra así su dominio sobre el arte por el que es conocida, luego de haber tomado un camino que la diferenció del resto, eliminando el exceso de objetos y enfocándose en la obra como un todo.


A la sombra de la escultura. La obra de Kumi Yamashita (Segundo premio) fue publicado de la página 55 a página56 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº80

ver detalle e índice del libro