1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº80 >
  4. Logia masónica Hijos del Trabajo. La representación del estilo egipcio en Buenos Aires (Primer premio)

Logia masónica Hijos del Trabajo. La representación del estilo egipcio en Buenos Aires (Primer premio)

Ruth, Federica

Asignatura: Taller de Reflexión Artística II

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº80

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº80

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición XXI Escritos de estudiantes. Primer Cuatrimestre 2017 Ensayos Contemporáneos. Edición XIX Escritos de estudiantes. Primer Cuatrimestre 2017

Año XIV, Vol. 80, Diciembre 2017, Buenos Aires, Argentina | 258 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

En esta ocasión se habla de la logia masónica Hijos del Trabajo y se la relaciona con el estilo egipcio. Se hace hincapié en las características interiores y exteriores, la forma de sus objetos y su simbología. La casa es una logia masónica de Argentina ubicada en el barrio de Barracas sobre la calle San Antonio 814.

Palabras clave: arquitectura - conceptualización - religión - edificio - reconstrucción - fachada - templo - ornamentación - pórtico - simbología - arquitectura egipcia - arte egipcio - casa chorizo - visual.

Historia  Cada una de las logias tenía y tienen características particulares. Hijos del Trabajo, así llamado el edificio que alberga la logia masónica del mismo nombre, tiene su lugar en el barrio de Barracas, que junto con La Boca, fueron focos vivos de la actividad masónica. Las logias allí existentes posibilitaron la creación de clubes y asociaciones mutuales, algunas de las cuales aún subsisten.

A consecuencia de la epidemia de fiebre amarilla y la reestructuración económica fomentada por la generación de 1980 se desarrollaron en la zona negocios, talleres, industrias y casas edificadas por inmigrantes (principalmente italianos) que se instauraron en su lugar de trabajo. La zona se manifestó como asiento de las familias laboriosas. Se asentaron establecimiento que aglomeraban a cientos de trabajadores, que van formando las primeras agrupaciones gremiales o sociedades de resistencia, alentadas intelectualmente (entre otras) por la Logia Hijos del Trabajo, la cual brindaba apoyo económico o posibilitar las reuniones clandestinas. La masonería es una institución filosófica, filantrópica y progresista, que reúne a personas de distintas religiones, diferentes ideas políticas, desiguales niveles culturales, e intelectuales sociales y económicos. Lo que equivale a distintas formas de pensar y vivir. A todos los une la idea de igualdad, libertad y fraternidad que cada uno debe desarrollar empleando métodos que la institución propone. Para enseñar la masonería emplea formas sacadas principalmente del oficio de albañil y de la arquitectura. El simbolismo caracteriza a la masonería especulativa, poseyendo los símbolos una explicación racional y lógica que facilita el entendimiento del mensaje. La orden se propone la investigación de la verdad, el perfeccionamiento del individuo y el progreso de la humanidad. Su lema es Ciencia, Justicia y Trabajo. Se privilegia el trabajo por ser la forma de desarrollar armónicamente la personalidad humana.  Barracas sigue conservando este edificio sobre la antigua calle San Antonio, que es un verdadero monumento masónico cargado de alegorías, muy ligadas a la masonería filosófica. Su fachada es exóticamente ornamentada con los símbolos que representan los principios rectores de la masonería y la influencia de la cultura egipcia descubierta y apreciada desde la segunda mitad del siglo XIX. 

Como edificio referencial para la ciudad tiene un sentido y una función particulares que trascienden lo estético o lo estrictamente patrimonial para convertirse en un núcleo del orden temporal y espacial; en una valla frente al avance del desorden representado por el olvido y por la pérdida del sentido del lugar. Así, el edificio, de valor patrimonial adquiere su verdadero sentido solamente en su relación con su entorno (físico y social), pero, paralelamente, el ambiente mismo adquiere su sentido a partir de su relación con el edificio: ambos cobran significado, uno en función del otro. Más aún, la unión de ambas partes da lugar a un significado que no existía en cada una de ellas.  La logia fue fundada el 14 de mayo de 1882, debiendo mudar su sede dos veces en Barracas al Sur: Av. Sta. Lucía 245 o calle Larga de Barracas e Industria 14 (hoy Aristóbulo del Valle). En 1884 pasó a Barracas del Norte: a la calle Salta 22 (hoy Vieytes) instalándose en su sede definitiva de San Antonio 814, hasta el 6 de abril 1983, (101 años) fecha en que fue disuelta por Decreto Número 4228 de la Gran Logia de la Argentina de Libres y Aceptados Masones, dado que en los hecho había cesado su actividad masónica. 

El Estatuto aprobado el 20 de abril de 1904, establecía en su artículo 2°, que tenía por objeto difundir entre sus asociados la educación, la instrucción civil y moral, practicar la caridad y el socorro mutuo entre los mismos bajo el precepto “Uno para todos, todos para uno”, velar por la libertad civil y la conciencia y por el perfeccionamiento de la humanidad.  En 1940 cambia su nombre de Sociedad Masónica y de Ayuda Mutua por el de Hijos del Trabajo una vez aprobado el nuevo estatuto en 1942. Se establece que su radio de acción era en la Capital Federal y como Ayuda Mutua otorgaba subsidios por fallecimientos y préstamos a los asociados. Además, entre sus objetivos figuraban: difundir entre los asociados la educación e instrucción civil y moral; practicar la caridad y efectuar beneficencia a personas ajenas a la institución; sostener la biblioteca. La Biblioteca Federico Garrigós se construyó en la parte posterior del edificio en el año 1919 y se fundó con carácter popular el 10 de diciembre de 1927, siendo sostenida por la Sociedad. A partir de 1951 esta biblioteca dejó de prestar servicios públicos, y continuó funcionando en forma privada. Federico Garrigós, quien era miembro de la Logia, donó todos sus bienes al Hospital de Mujeres, a la sociedad de Beneficencia y a las logias masónicas.  La sociedad fue disuelta en 1975. En la actualidad además de la Logia Hijos del Trabajo funcionan también otras logias, entre ellas Unión del Plata N° 1, la Logia Madre de la Masonería Argentina fundada en 1856, y la citada biblioteca Federico Garrigós. Se continúa brindando ayuda escolar a niños de escuelas primarias del barrio.

Su simbología arquitectónica 

El día 22 de junio de 1890 se consagró el Templo Masónico, siendo el arquitecto y constructor del templo Francisco Cabot (hijo), mientras que los trabajos de pintura y decoración estuvieron a cargo de Francisco Prato y del francés Claudio Dive. La logia compró un terreno con una casa tipo chorizo existente y en la primera etapa construyó el templo en las habitaciones contiguas a la sala de recibo. La propiedad fue elegida con su fachada al oeste, esto permite la organización de la planta del templo con ingreso por Occidente hacia el Oriente. La arquitectura responde a la organización tipo de la Orden del rito escocés antiguo y aceptado, aludiendo también al templo de Jerusalén edificado por el Rey Salomón. Es de planta rectangular y cada uno de sus lados se denomina Oriente, Occidente, Norte y Mediodía. El solado (revestimiento de un suelo con asfalto, adoquines, madera u otro material similar) es de listones de pinotea, aunque lo normal es que sea de mosaicos blancos y negros. El cielorraso representa un cielo cuya luminosidad es más clara en Oriente, donde sale el sol y disminuye en Occidente, donde aparecen estrellas. El Oriente se materializa en un estrado al que se accede por tres peldaños, y en el cual se halla el trono del Venerable Maestro. En el lado opuesto, y flanqueando el acceso, se encuentran dos columnas, que llevan por iniciales las letras B y J en el fuste (parte de una columna o pilar comprendida entre la basa y el capitel), similares a las que existían en el templo del Rey Salomón.  A pesar de que los templos masónicos no poseen ventanas (para evitar la entrada de los errores y vicios del mundo profano) en este hay una puerta que da al segundo hall de la casa y tres ventanas, todas con persianas exteriores y postigos interiores. Las paredes estaban pintadas con motivos florales geométricos. Actualmente está pintado en rojo intenso con pequeños motivos ocres.  Existieron obras de mantenimiento menores entre 1913 y 1914. Años más tarde, en 1919 se decidió utilizar las habitaciones del fondo para instalar la Biblioteca. El mismo arquitecto dirigió la obra.  El salón, ricamente ornamentado, se destaca por la portada (ornato arquitectónico que guarnece y adorna las puertas principales de los edificios suntuosos) custodiada por dos cariátides (figura femenina esculpida, con función de columna o pilastra, con un entablamento que descansa sobre su cabeza), en cuyo friso se lee el nombre Federico Garrigós.

El frente actual del edificio, fue realizado por el arquitecto Cabot en 1919, en estilo egipcio, por pedido de los miembros de la logia, dado que los usos y costumbres de la masonería han tenido una afinidad muy similar a los practicados por los egipcios, que no exponían sus misterios a las miradas profanas y ocultaban sus sistemas de enseñanza con signos y figuras jeroglíficas. En el largo friso hay flores de loto y hojas de papiro, se destaca el globo alado de los egipcios, que simboliza la sublimación de la materia. El nombre de la logia la identifica con los principios de Trabajo, Ciencia, Virtud y subraya su compromiso con los movimientos obreros.  En la ornamentación de la fachada podemos encontrar un ojo dentro de un triángulo radiante que señala al hombre que alcanzó el conocimiento y puede ejecutar el plan del gran Arquitecto del Universo.  Las tres pirámides de Gizeh representan la “inmutabilidad de los principios de la vida y el tiempo bien empleado”. Símbolos que conforman la enigmática fachada de la sede de los Hijos del Trabajo.  Cada uno de los elementos de la fachada, cada una de las alegorías, tiene un significado: se puede encontrar una escuadra, símbolo de la rectitud, y un compás, símbolo de la equidad con que deben medirse las acciones de los hombres. Ambos elementos están entrelazados y dibujan una estrella que encierra la letra G, asociada al concepto de Dios-Conocimiento- Geometría.

Relevamiento de los sistemas constructivos 

El edificio responde a la tipología residencial de una casa chorizo, con una fachada que fue adaptada en su simbología para que esta responda a su nuevo destino de uso como sede masónica. El sistema ornamental encierra en este sentido un mensaje simbólico, dirigido a los iniciados en los principios de la masonería. La primitiva fachada, según consta en archivos poseía revoque símil piedra. El nombre Hijos del Trabajo está inscripto en varios caracteres en el frontispicio (Fachada o parte delantera de un edificio, mueble u otra cosa), y su puerta de entrada de dos hojas contiene símbolos masónicos.  Luego de transponer la puerta de entrada se accede al zaguán y de él al Salón de Recepción, o Sala de Pasos Perdidos, cuyas ventanas dan al frente del edificio. Entre el zaguán y el patio existe un hall carente de ornamentación. El patio es concebido como espacio de circulación, de ventilación e iluminación de los ambientes interiores y acceso a los servicios y a las habitaciones del casero situadas en la planta alta. 

A continuación del templo, y con accesos por el patio, se encuentra la Biblioteca Federico Garrigós. Se trata de una arquitectura de muros portantes, con vanos adintelados de proporciones verticales. La cubierta de la Biblioteca es accesible y está materializada con bovedillas de ladrillos y perfiles doble T, con solado de baldosas. Las cubiertas del zaguán, de la Sala de Pasos Perdidos y del Templo son de chapa, con bovedilla plana de ladrillos y estructura de madera. Los cielorrasos son de yeso, suspendidos, con cámara de aire superior. Los pisos de las habitaciones principalmente son flotantes sobre vigas de madera. En el zaguán los solados tienen cerámicas hexagonales con motivos ornamentales, mientras que en el segundo hall y patio, los solados son de baldosas calcáreas decoradas. Todas las solías de la casa son de mármol blanco.

Conclusión 

Como pensamiento y reflexión personal llegue a la conclusión que la logia Hijos del Trabajo es una arquitectura rica en contenido de carácter simbólico y alegorías bajo el influjo de la cultura egipcia. Son deslumbrantes los minuciosos detalles en la ornamentación y la calidad de la fachada que bien conservan las influencias egipcias. 

Pude ver lo aprendido en clase en sus paredes, fachada, techos, detalles y ornamentación. Es una manera interactiva de aprender y comprender la historia del arte y su prestigio en nuestros tiempos.  Es interesante cómo la cultura masónica se siente fuertemente identificada con los valores y principios egipcios, y así desarrollar dicha arquitectura. Es bello y destaca lo hermoso que es el arte egipcio.


Logia masónica Hijos del Trabajo. La representación del estilo egipcio en Buenos Aires (Primer premio) fue publicado de la página 74 a página76 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº80

ver detalle e índice del libro