1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº80 >
  4. Facultad de Derecho (UBA). Influencias de la antigüedad clásica (Segundo premio)

Facultad de Derecho (UBA). Influencias de la antigüedad clásica (Segundo premio)

Labati Morochowicz, Melody Victoria

Asignatura: Taller de Reflexión Artística II

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº80

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº80

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición XXI Escritos de estudiantes. Primer Cuatrimestre 2017 Ensayos Contemporáneos. Edición XIX Escritos de estudiantes. Primer Cuatrimestre 2017

Año XIV, Vol. 80, Diciembre 2017, Buenos Aires, Argentina | 258 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, se encuentra un edificio digno del estilo grecorromano, es la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, que en forma colosal se nos muestra en perspectiva, con su pórtico de columnas dóricas, al cual se llega luego de subir un largo tramo de escalones, constituyendo la antesala a su majestuosidad interna, donde en lugar de dioses, nos reciben dos magnificas esculturas, una en cada punta, que a manera de centuriones romanos, custodian y protegen el saber y el arte, ya que también en este recinto se albergan bustos, estatuas, cuadros y murales de artistas como Quinquela Martin, Carlos de la Cárcova, Roberto Capurro, Antonio González Moreno, entre otros. A esto se le suma su correlato histórico, ya que este edificio se corresponde con el movimiento arquitectónico argentino de la década del 40 denominado monumentalismo.

Palabras clave:

estilo grecorromano - orden dórico - próstilo - crepidoma - monumentalismo.

Introducción 

En esta casa de altos estudios actualmente se dictan tres carreras de grado: Abogacía, Traductorado Público, Calígrafo Público y diversos cursos de posgrado. Está ubicada en la Avda. Figueroa Alcorta 2263, en la Recoleta, Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Siendo el actual edificio la quinta sede que tuvo la Facultad de Derecho desde su creación, como Departamento de Ciencias Jurídicas, al fundarse la Universidad de Buenos Aires en 1821.  Este edificio se corresponde en líneas generales con el estilo grecorromano. La arquitectura griega era básicamente religiosa, en honor a Divinidades. Sus templos eran rectangulares y apoyados sobre una plataforma de tres niveles. Era estática. Hacía uso del dintel, y de columnas que revestían los Órdenes Dórico, Jónico y Corintio. Tenía una finalidad ética, era un medio para ennoblecer al hombre.  Por su parte la arquitectura romana era Civil y Militar y muy utilitaria. Dinámica. Más ornamentada (prefiere el Orden Corintio) y con más perfección en monumentos que la griega. Las obras eran monumentales y tenían por objeto simbolizar el poder y la grandeza. 

Este edificio comparte las características de ambas arquitecturas, ya que posee la influencia de la antigua Grecia a escala colosal. Se puede decir que su fachada es un gran propileo, rodeado por las columnas que se presentan solo en la fachada (Próstilo). No es un templo griego ya que en su parte interna, la planta no está dividida en pronaos, naos y opistodomos. Sin embargo, posee una gran plataforma (crepidoma) enfatizada por la escala colosal, ya que se tomo como cota cero la situada a tres metros sobre el terreno natural. Gracias al dise- ño nos hace recordar al Partenón griego o al Templo de Hera, y si miramos sus columnas, las veremos tanto en la base del Coliseo Romano o en el Teatro de Marcelo e incluso en las ruinas del Templo de Marte que se correspondía plenamente con el estilo Dórico. 

Finalmente se puede agregar que esta obra es uno de los mayores exponentes de un estilo en la historia de la arquitectura argentina, denominado monumentalista o monumentalismo.  El edificio de la Facultad de Derecho, que data del año 1949, es el resultado de un concurso de anteproyectos adjudicado a los arquitectos Arturo Ochoa, Ismael Chiapori y Pedro Vinent, que presentaba un estilo neoclásico o dórico primitivo. La parte edificada consta aproximadamente de 40.000 m2. Encargándose la obra a la Compañía de Construcciones Civiles S. A.

Marco histórico 

A partir de la crisis de 1929/30, el Estado argentino emprendió una vasta política de construcciones para encarar la desocupación producida como consecuencia del colapso financiero (Crisis Económica del 30). 

La Facultad de Derecho fue un proyecto de la década del 40 y 50, siendo el eco de los movimientos totalitarios de Europa, por ello se corresponde con el monumentalismo donde se utiliza a la arquitectura como símbolo de poder y monumento público. Más que del prestigio de las instituciones, se trataba de la presencia efectiva del Estado. Los símbolos arquitectónicos de este Estado fuerte debían ser solemnes, fríos, recios, sobrios, monumentales y sólidos, por lo que se hizo uso del neoclasicismo para solucionar sus necesidades edilicias. Argentina, que sufrió el colapso de 1929, terminó la década del 40 con sus finanzas saneadas, y un enriquecimiento acentuado por la segunda guerra mundial, ya que se convirtió en el granero del mundo. Este estado opulento encaró la más vasta obra pública entre 1935 y 1955, utilizando todo el vocabulario formal del academicismo neoclásico, en su versión más retó- rica y monumental. La sede de la Facultad de Derecho participa de las características señaladas. Se mantuvo un estilo dórico primitivo, con una distribución sencilla, regular y simétrica. Estos conceptos se reafirman por el decreto 29.788/48, que creó una comisión destinada a estudiar y proponer normas a las cuales tendrían que ajustarse la construcción de edificios públicos nacionales y de la Municipalidad de Buenos Aires, donde se hace hincapié en que: 

El origen greco-latino de nuestro pueblo y su decidida tendencia a desarrollarse dentro de la civilización puramente occidental, determina, naturalmente, una orientación definida en su formación cultural y, por último, que la recuperación nacional en el orden espiritual exige la ponderación de todos los elementos de gravitación cultural.

Descripción del edificio 

Cinco grandes blocks definen la edificación: el central, ala izquierda, ala derecha, contra frente y frente, comunicados por espaciosas galerías. Consta de planta baja, piso principal y dos pisos altos. El piso principal tiene una altura de 7 m., que permite la existencia de entrepisos.  Los diseñadores quisieron, como característica de la planta principal, que los ambientes dedicados a ceremonias oficiales quedasen independientes del funcionamiento de la Facultad, mediante portadas que podían ser cerradas. La planta principal tiene un gran pórtico en el frente con 14 columnas de estilo dórico que tienen una base, un fuste estriado en ángulo vivo y por último el capitel liso; las mismas tienen un refinamiento óptico de éntasis, ya que el diámetro de la columna en la parte inferior es mayor al diámetro en la parte superior, dando en la base y en el centro una sensación de solidez. Estas imponentes columnas cierran una gran escalinata que otorga mayor majestuosidad a la edificación. El revestimiento del frente, pórtico, columnas, así como la escalinata fue efectuado con piedra de Mar del Plata.  El pórtico permite el acceso al gran hall de Pasos Perdidos, con cinco amplias portadas, una extensión de 1.200 m2 , y una altura de 14 m, en su parte anterior. Como reflejo de su fachada, en su interior se repite la presencia de las columnas neodóricas. Sobre el mármol de las dos centrales, se pueden leer fragmentos del Acta de la Independencia y del Preámbulo de la Constitución Nacional. 

Dos esculturas monumentales, una en cada extremo, representan la Justicia y la Libertad. Son la obra de los artistas Carlos de la Cárcova y Roberto Capurro y datan de 1953. En el 2008 se colocó una placa con los nombres de los Presidentes Argentinos que se graduaron en esta casa de altos estudios y en el 2009, festejando el cincuentenario del fallecimiento del Dr. Carlos Saavedra Lamas, Premio Nobel de la Paz, se colocó otra placa conmemorativa.  El Salón de Actos tiene una capacidad para 1200 personas sentadas. Está decorado con un gran óleo (8 x 12 m.), del artista argentino Antonio González Moreno, que representa la ceremonia inaugural de la fundación de la Universidad de Buenos Aires en el atrio de la Iglesia de San Ignacio, el 12 de agosto de 1821. A un costado del estrado se encuentra la cátedra utilizada antiguamente por los alumnos en el acto de colación de grados. 

Actualmente en este salón se toma el juramento a los alumnos que han finalizado sus estudios, a la vez que es el lugar elegido para los tradicionales conciertos. El Aula Magna, está ubicada en el contra frente, con capacidad para 330 personas sentadas. En este lugar se realizan diversas actividades académicas nacionales e internacionales. Presenta instalada la obra Mater Materia del artista mexicano Daniel Manrique, que representa figuras femeninas, como la Pachamama, la Piedad y madres sosteniendo a sus hijos muertos por el capitalismo. Y en el Hall de acceso al Aula Magna, son dignas de ver las estatuas de bronce de Antonio Malaver, José María Moreno y de José M. de Estrada, así como varios bustos de mármol de personalidades del Derecho. También se puede apreciar la obra Paisaje Portuario del Maestro Benito Quinquela Martín elaborada con placas de metal esmaltado y cuya dimensión es de 5,17 m. por 4,70 m. y que en su momento se ubicó en el fondo de la pileta olímpica cubierta de este edificio. Como puntos importantes, no se pueden dejar de mencionar el Salón Azul y el Salón del Consejo Directivo, el Salón de Profesores y el Museo y Archivo Histórico.  El Salón Azul, se inauguró con motivo del 60 aniversario del edificio, cuenta con butacas que se enfrentan a un escenario en cuya pared cóncava, la muralista Zulma García Cuerva, realizó una obra alegórica de 9 m. por 3m. de superficie, que muestra las diferentes sedes que tuvo esta casa de estudios. El salón de Profesores, que se haya en el ala izquierda del piso principal, conserva su boiserie y mobiliarios originales, a la vez que se exhiben retratos de profesores y decanos. 

El Museo Histórico se inauguró en el año 2007, y está ubicado en el primer piso, en el corredor y balcón que da al Hall de los Pasos Perdidos. Allí una línea del tiempo, estructurada en base a los diversos espacios arquitectónicos que ocupó la Facultad, resume diferentes momentos de la historia.  El ala derecha del piso principal corresponde a la Biblioteca, orientada hacia el S.E. La Sala de lectura, de grandes proporciones, brinda capacidad para quinientos lectores sentados. Los depósitos tienen capacidad para 800 mil volúmenes en sus anaqueles.

Remodelaciones edilicias 

Al haberse edificado sobre los antiguos piletones pertenecientes a Obras Sanitarias, durante décadas el subsuelo de la Facultad fue inutilizable debido a la acumulación de agua. En 2010, el Decanato propuso el saneamiento del subsuelo y la recuperación de espacios vitales. El proyecto estuvo a cargo del arquitecto Guillermo Martínez.

Al inicio de las obras en enero del 2011, de los 12.293 m2 del subsuelo solo eran utilizables 6.490. Hasta el 2014 se construyeron 88 nuevas cocheras, un nuevo reservorio para los libros de la Facultad, un depósito, cinco aulas y un salón de usos múltiples. Además, se mejoraron y optimización los accesos y los conductos de evacuación de la Facultad. La última parte del proyecto, prevista para el 2014 comprenderá la realización de un espacio exclusivo destinado a los profesores.

Conclusión 

La arquitectura, como todo el arte, siempre abreva en sus fuentes, es por ello que el edificio de la Facultad de Abogacía de la Universidad de Buenos Aires retoma el estilo grecorromano; su fachada rememora un colosal templo griego, y siendo este un centro de altos estudios, donde el Dios es el saber, podemos establecer semejanzas con la Academia fundada por Platón, que fue la cuna de las universidades actuales. Se puede decir que su fachada presenta una entrada monumental con columnas (propileo), a la que se accede a través de una plataforma escalonada (crepidoma). Las 14 columnas son de estilo dórico con una base, un fuste estriado en ángulo vivo y por último el capitel liso. Este tipo de arquitectura monumentalista signó la ciudad de Buenos Aires en la década del 40, y hoy se muestra plena a todo aquel que quiere contemplar y reflexionar sobre la grandiosidad de esa época.


Facultad de Derecho (UBA). Influencias de la antigüedad clásica (Segundo premio) fue publicado de la página 80 a página81 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº80

ver detalle e índice del libro