1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº80 >
  4. Análisis del film Alunizar: ¿verdad ficcionada? (Primer premio)

Análisis del film Alunizar: ¿verdad ficcionada? (Primer premio)

Lázaro, Alan Jonathan

Asignatura: Discurso Audiovisual II

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº80

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº80

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición XXI Escritos de estudiantes. Primer Cuatrimestre 2017 Ensayos Contemporáneos. Edición XIX Escritos de estudiantes. Primer Cuatrimestre 2017

Año XIV, Vol. 80, Diciembre 2017, Buenos Aires, Argentina | 258 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

Sabemos que al hablar de cine nos encontramos ante un medio de comunicación masivo que puede ser formador de opinión en diversos casos de nuestra realidad.  En Alunizar (2013), de Pepa Astelarra, Lucas Larriera nos encontramos ante un film que a partir del juego entre ficción y documental intentará mostrarnos una realidad y convencernos de su veracidad.  El film genera una duda a partir de si la transmisión de la llegada del hombre a la luna fue realmente realizada en vivo o si fue algo premeditado y grabado con antelación para ser transmitido luego de que el hecho ocurrió para no caer en la posibilidad de una falla en el evento espacial de magnitud mundial. 

A partir de herramientas del cine documental y de la concepción que tiene el público en general de ese tipo de realizaciones, los realizadores del film Maria Cecilia “Pepa” Astelarra y Lucas Larriera, intentaran justificar su investigación por lo que basándonos en la teoría de autores como Bill Nichols, André Gaudreault, François Jost, Ángel Quintana, entre otros, acerca del cine documental y la ficción intentaremos ver cuál es el verdadero mensaje del film, el cual parece estar más cerca de una crítica a la veracidad de los medios de comunicación que consumimos diariamente que a un cuestionamiento sobre la transmisión de esta empresa espacial.

Palabras clave: documental - espacio - ficción - medios de comunicación - verosímil.

Desarrollo 

Al adentrarnos en la propuesta de Alunizar (2013) nos encontramos con una ficción-documental que si bien plantea un cuestionamiento con respecto a un hecho de masividad mundial, tiene como fin la reflexión sobre la veracidad de la información que consumismos constantemente a través de los medios de comunicación. El film cuenta con entrevistas a personajes de diferentes ámbitos como el arte, el cine o el periodismo que expresan sus puntos de vista con respecto a dicha transmisión.  Alunizar (2013) en primera instancia parece buscar indagar sobre la veracidad en la transmisión de la llegada del hombre a la luna en 1969. Pero no lo hace desde la temática que ha sido motivo de discusión durante décadas de si el hombre ha llegado realmente a la luna aquel 20 de Julio como se plantea en el film Opèration Lune (DarkSide of the Moon, 2004), de William Karel donde se afirma la teoría de que toda la transmisión fue en realidad una puesta en escena cinematográfica dirigida por Stanley Kubrick. Sino que se propone cuestionar (y demostrar) que la transmisión pudo no haber sido en vivo y en directo debido a la escasez tecnológica en las transmisiones satelitales de la época. Compara, además, este hecho de importancia mundial con uno más vernáculo como fue El Cordobazo (insurrección popular sucedida en la ciudad de Córdoba el 29 y 30 de mayo de 1969 en oposición al gobierno de facto de Juan Carlos Onganía), gestado a fines de mayo del mismo año.  Durante el film, Pepa Astelarra y Lucas Larriera intentan dilucidar si efectivamente este hecho de tal magnitud pudo haberse transmitido en vivo, con todas las dificultades técnicas que esa empresa conllevaba en 1969. Apelando a entrevistas y análisis de diversos materiales, los directores se embarcan en su realización.  Pero quedarnos con esta premisa inicial sería un despropósito ya que no estaríamos entendiendo la verdadera finalidad del film, en donde se busca demostrar el poder de los medios de comunicación así como poner en duda la veracidad de la información a la que estamos sometidos los consumidores de medios constantemente en el día a día. Es entonces que podemos preguntarnos si nos encontramos realmente ante un documental como tal o si es una ficción que toma elementos narrativos del género documental para llevarnos a la conclusión que buscan sus realizadores.

André Gaudreault y François Jost (1995) afirman:

Un documental se define como la presentación de seres o cosas existentes positivamente en la realidad afílmica (Souriau, 1953), mientras que la ficción crea un mundo completo, aunque pueda parecerse al nuestro. La realidad afílmica, es decir, la realidad <> (ibíd.) es más o menos verificable (según los conocimientos que el espectador posea sobre el universo espaciotemporal en el que vive), mientras que el mundo de la ficción es un mundo parcialmente mental, que posee sus propias leyes. (p. 42)

Alunizar (2013) juega un poco con esta premisa, tomando elementos de nuestra cotidianeidad para hacernos creer que nos encontramos ante un documental. Los elementos constitutivos del género son utilizados para plasmar a la obra de una verosimilitud que no es tal si poseemos los conocimientos necesarios, de los que hablan Gaudreault y Jost, como espectadores del film. También Bill Nichols (1997, p.153) nos advierte sobre la implicancia argumentativa que presentan los documentales, los cuales continúan siendo textos con la salvedad de que dicho género nos pide que sea considerado como una representación del mundo histórico en lugar de una imitación del mismo como en los géneros ficcionales.  Entonces debemos preguntarnos qué sucede cuando todas las herramientas que el film utiliza se emplean con la sola finalidad de hacernos creer que lo mostrado y argumentado en la película es cierto cuando no lo es. Nichols (1997, p. 159) destaca que “la argumentación acerca del mundo, o representación en el sentido de exponer pruebas con objeto de transmitir un punto de vista particular, constituye la espina dorsal organizativa del documental” y agrega en cuanto al realismo que se genera en la ficción y el documental: