1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº80 >
  4. Dadaísmo digital. Internet, una galería de dadaísmo contemporáneo (Primer premio)

Dadaísmo digital. Internet, una galería de dadaísmo contemporáneo (Primer premio)

Torrejon Torres, Nadia Melyna

Asignatura: Taller de Reflexión Artística I

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº80

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº80

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición XXI Escritos de estudiantes. Primer Cuatrimestre 2017 Ensayos Contemporáneos. Edición XIX Escritos de estudiantes. Primer Cuatrimestre 2017

Año XIV, Vol. 80, Diciembre 2017, Buenos Aires, Argentina | 258 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

En el presente ensayo se pretende tomar algunas de las corrientes estudiadas para poder vincularlas y relacionarlas con una artista contemporánea. En este caso se eligió redactar sobre la cultura visual moderna y la influencia de la vanguardia dadaísta en nuestra sociedad contemporánea donde el umbral para crear arte es más bajo de lo que nunca ha sido y más personas se expresan a través dadaísmo digital como medio de protesta ante un mundo en decadencia. Se analiza y fundamenta mediante los conocimientos adquiridos en clase, sobre semejanzas que, en mi opinión, existen entre los trabajos de la artista elegida y las diferentes corrientes artísticas estudiadas en clase.

Desarrollo 

La falsa religiosidad que rodea hoy las obras originales de arte, religiosidad dependiente en último término de su valor en el mercado, ha llegado a ser el sustituto de aquello que perdieron las pinturas cuando la cámara posibilitó su reproducción. Su función es nostálgica. He aquí la vacía pretensión final de que continúen vigentes los valores de una cultura oligárquica y antidemocrática. Si la imagen ha dejado de ser única y exclusiva, estas cualidades deben ser misteriosamente transferidas al objeto de arte, a la cosa. (Berger, 1972) 

En la actualidad, Internet nos conecta y nos revela una exorbitante variedad de contenido. Las redes sociales, Twitter, Instagram y Tumblr, son solo algunas plataformas donde podemos encontrar contenido creado por los mismos usuarios, entre ellos encontramos a los usuarios excéntricos. Gente que quizá no de manera intencional crea mediante fotos, gifs o incluso textos. Algunos de estos contenidos muchas veces sin sentido, azarosos y disparatados vistos desde una perspectiva más amplia hablan de nosotros mucho más de lo que imaginamos. Estos, reflejan desde nuestros más recónditos pensamientos hasta lo que pasa en nuestra sociedad moderna. Una versión contemporánea del dadaísmo reflejando la distorsión y alteración cultural que vivimos en a la actualidad y que se hizo visible a mediados del siglo XX. 

A través de la cultura visual moderna localizada en Internet, encontramos a los memes como a todo aquel contenido que se burle de algún aspecto de la actualidad o incluso ficticias, desde artistas hasta políticos, haciendo que este se vuelva viral y sea compartido y así muchas veces revelarse e incluso burlarse de las circunstancias en las cuales vivimos. Sin embargo, también encontramos contenidos más complejos e incluso completamente bizarros. Esto para mí, se asemeja mucho a la vanguardia dadaísta, durante la primera guerra mundial surgió una desilusión de la sociedad europea. El movimiento dada fue anti-arte, anti-burgués y anti-guerra. Esta era un movimiento de arte rechazado por la institución arte y cuestionó el estado del arte ¿Que es arte? ¿Por qué tenemos que aceptar que esto es arte? El dadaísmo encarna la esencia anti-arte y anarquista, un movimiento casi activista que tuvo lugar en el siglo XX, este reflejaba la situación social de aquella época, la lógica convencional que promovió a una realidad sin sentido creando así el anti-arte, oponiéndose a la convención que habían provocado atrocidades, tales como la guerra, segregación racial y la separación por clases sociales. El dadaísta, como activista, recolectaba e intervenía objetos cotidianos los cuales elevó al nivel arte. El término ready-made, integraba componer obras con aquellos elementos cotidianos en escenarios completamente desasociados de sus usos y etiquetas establecidas y considerados en aquella época inapropiados e irreverentes. Una de las obras más famosas que son recordadas hasta el presente es el objeto artístico La fuente, del pintor y escultor francés Marcel Duchamp. Donde demostró que literalmente, cualquier cosa podía ser arte, incluso siendo irracional y rompiendo los parámetros estéticos que existían. En una entrevista Duchamp expuso su teoría en revista de vanguardia The Blind Man en 1917: “Si el señor Mutt con sus propias manos hizo la fuente o no tiene ninguna importancia. Él lo eligió. Tomó un artículo ordinario de la vida, y lo colocó de manera que su significado útil desapareció bajo el nuevo título y el punto de vista - creó un nuevo pensamiento para ese objeto“. Duchamp como artista, inspiró a muchos otros a seguir esta línea y de esta forma implementar nuevas formas de interpretar el arte. Es así como el dadaísmo fusionó objetos, los liberó de su utilidad. Asimismo, fusionó escultura, el collage, se apropió e intervino elementos, creando confusión en los espectadores de arte de aquella época. Siendo este más que un movimiento artístico una protesta contra el orden ya establecido. Ante este pensamiento, ¿acaso no vivimos en una sociedad donde visualizamos experimentamos constantemente un dadaísmo digital? 

El modo de ser totalmente absurdo que caracteriza al dadaísmo ha vuelto en los últimos años reflejándose en nuestra sociedad digital. En el siglo XX, el movimiento artístico criticó activamente los parámetros estipulados por la sociedad. Muchos jóvenes el día de hoy hacen lo mismo, y lo publican en la red virtual. Muchos de ellos frustrados y decepcionados de nuestra sociedad moderna, a través de una inundación de gifs, memes y obras collage digitales, consiguiendo millones comentarios, post, likes y dislikes pero sobre todo, buscando despertar, aunque sea un poco de conciencia en los espectadores, asegurando así mediante la viralidad de contenido que su trabajo sea compartido y visualizado por todo el mundo.  Internet permite la generación del milenio para producir un trabajo que habla de temas sociales y culturales y cualquier otra cosa que desencadenarán una discusión mediante videos alterados, collage de celebridades, IPhone’s, Vines, elevan a los objetos sin ningún contexto una expresión de estilo. Tomando los elementos más comunes, como parte de este fenómeno propagado y estéticamente aceptado en la actualidad. Gracias a esto, podemos visualizar a artistas modernos tales como, Bill Domonkos, un artista contemporáneo que utiliza Internet y se apropia de videos existentes para crear su propio arte digital, y reflejar su propia protesta contra la sociedad sin escribir ni una sola palabra. Algunos califican sus obras como escalofriantes, hipnóticas y totalmente ingeniosas, Su trabajo combina la animación por ordenador, fotografía fija, imágenes en vivo y material de archivo fílmico manipulado. Utilizando el blanco y negro como base, construye nuevos escenarios a partir de obras clásicas en movimiento junto imágenes de Internet. Creando así, una metamorfosis estética que se presta a la interpretación del espectador.  Por otro lado, tenemos a otra artista digital, mucho más irreverente. Porque ni siquiera interviene algo y lo transforma, sino simplemente compara. Cecilia Azcarate, directora de arte en un estudio publicitario neoyorquino, propone un fascinante diálogo entre dos universos separados en el tiempo por cientos de años: la estética de los artistas pop y el arte anterior al siglo XVI. En su micro blog de Tumblr B4XVI (abreviatura que se podría traducir por Antes del XVI) recopila pinturas y esculturas y las empareja con imágenes, capturas de vídeo y detalles de aclamados artistas pop del momento, admirados e idealizados, tal y como dicha obra ¿Su objetivo? Desmitificar y concientizar a los espectadores. Nuestra generación creció admirando obras artísticas como las de Picasso o Leonardo Da Vinci. Los seres humanos hemos adquirido una sensación de admiración hacia muchas de estas obras e incluso veneramos muchas de ellas, colocándolas en museos, galerías de arte e incluso pagando cantidades exorbitantes de dinero por poseer alguna de las aclamadas creaciones. Sin embargo, a través de Internet podemos descubrir estar obras completamente gratis e incluso descargarlas. Porque son parte de nuestra generación, Tal y como lo eran esas pinturas en aquellas épocas ¿Entonces porque mistificamos lo desconocido? En conclusión, en un mundo consumista, narcisista y lleno de información continua, el lenguaje de la cultura de Internet forma así una nueva tipa de antiarte, que puede ser visto como una forma contemporánea del dadaísmo. Al igual que en el comienzo del siglo XX, vivimos en una sociedad en crisis económicas, donde la lucha por los derechos, la igualdad, la discriminación, el terrorismo entre otros, convirtió el arte digital y memes en el único medio de desfogue de una sociedad enferma y cansada, en un intento de crear orden a partir del caos. Convirtiéndose así en un reflejo de descontento de nuestra generación ¿Cómo se puede distorsionar el caos en algo que se puede entender? Nuestra generación se desarrolló en una sociedad llena de problemas que en su mayoría fueron generados por las generaciones mayores, es por ello que prefieren estar conectados a la red y desconectarse de la realidad. El caos que nos rodea nos llena de ideas para expresar y crear de forma caótica e irracional medios de protesta más descabelladas. El dadaísmo digital es una representación de la generación Y los millennials y la sociedad contemporá- nea. Expresamos nuestras ideas de una manera similar a la de Duchamp cuando elevó un urinario en arte. A partir de ello realicé un video, donde utilicé diferentes videos de YouTube, incorporando a Bill Domonkos y Cecilia Azcarate como parte de este ShortFilm, editando y realizando un nuevo mensaje: manifiesto que a pesar de todo este caos que nos rodea, hemos desarrollado un lenguaje visual y digital que casi parece una tontería, pero ¿por qué no pensar que en el futuro nuestro estilo de vida y creaciones será admirada tal y como nosotros lo hacemos con míticas obras clásicas?

Referencias bibliográficas 

Berger, J. (1972) Ways Of Seeing


Dadaísmo digital. Internet, una galería de dadaísmo contemporáneo (Primer premio) fue publicado de la página 104 a página105 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº80

ver detalle e índice del libro