1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº80 >
  4. Tomm Moore y la cultura celta (Primer premio)

Tomm Moore y la cultura celta (Primer premio)

Ramirez Roa, Juan Felipe

Asignatura: Taller de Reflexión Artística II

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº80

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº80

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición XXI Escritos de estudiantes. Primer Cuatrimestre 2017 Ensayos Contemporáneos. Edición XIX Escritos de estudiantes. Primer Cuatrimestre 2017

Año XIV, Vol. 80, Diciembre 2017, Buenos Aires, Argentina | 258 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

Tomm Moore es un director de cine de animación irlandés que ha dirigido dos largometrajes: El secreto del libro de Kells (The Secret of Kells) (2009) y La canción del mar (Song of the Sea) (2014). Este ensayo trabaja con cómo aparece la cultura celta dentro de estos dos films desde tres lugares distintos: primero, cómo el estilo artístico y la simbología celta aparece reflejada en ellos; segundo, cómo su cosmovisión, es decir su manera de interpretar el mundo mediante mitos y leyendas, es representada por Moore; y tercero, cómo aparecen los aspectos sociales de la cultura en ambos films.

Para lograr esto se realizará una recontextualización histórica de la cultura, luego se presentan las sinopsis de ambos films y ya con eso establecido se realiza la comparación de lo mencionado anteriormente de manera textual y utilizando imágenes tanto del film, como de los hallazgos arqueológicos o reconstrucciones históricas de los celtas.

Palabras clave: círculo - cultura - animación - actualidad.

Introducción 

Las culturas griegas y romanas son consideradas como la cuna de la cultura occidental, su arquitectura y algunas partes de su organización social siguen existiendo en el presente con algunas modificaciones, como la democracia y los senadores. Sin embargo hay otra cultura que ha influenciado, tal vez de una forma más discreta, al occidente, los celtas.  Ésta acotada influencia se puede explicar

Debido a la falta de documentos escritos por ellos mismos en el momento de su apogeo, ya que sólo en el siglo VII de nuestra era los monjes irlandeses pusieron por escrito en gaélico los textos de las leyendas y tradiciones más importantes, mucho más antiguas y transmitidas por tradición oral. (López Serrano, 2015, p. 1)

Sin embargo los celtas dejaron atrás su arte, especialmente su proeza con la metalurgia y la glíptica, en la cual prevalecían los círculos, que aun influencian a artistas de la actualidad.  Tomm Moore es un director de cine de animación nacido en Irlanda y es el co-fundador del estudio de animación Cartoon Saloon con el cual aparte de hacer cortometrajes y series animadas ha lanzado dos largometrajes: El secreto del libro de Kells (The Secret of Kells) (2009) y La canción del mar (Song of the Sea) (2014). Los dos films, aparte de ser nominados a los Premios de la Academia, comparten la influencia de la cultura celta. El presente trabajo quiere analizar las distintas formas en las que la cultura celta aparece en los films de Moore basándose en tres campos diferentes: primero, cómo aparece el estilo artístico y la simbología celta; segundo, cómo su cosmovisión, es decir su manera de interpretar el mundo mediante mitos y leyendas, es representada por el director; y tercero, cómo aparecen los aspectos sociales de la cultura en ambos films. Antes de arrancar con el ensayo se realizara un breve recuento de la historia celta para contextualizar el análisis en los términos explicados anteriormente, para luego, con una sinopsis de los films, ver cómo se aparecen dichos elementos.

Breve historia de los celtas, su cultura y su arte

Historia 

Según lo explica Alfredo López Serrano, los celtas son el resultado de migraciones de poblaciones indoeuropeas provenientes de Asia que llegaron al centro y norte de Europa en el segundo milenio a. C., y gracias a una mezcla cultural surgieron los antecesores de los celtas que se instalaron desde el Danubio hasta el Rin. Gracias a su cercanía a estos dos afluentes estas poblaciones dejaron de lado su tradición pastoril e implementaron la agricultura. Sin embargo estos pueblos tuvieron que migrar nuevamente en buscas de tierras fértiles después de un desastre natural que causó el retroceso de las tierras cercanas a los cuerpos acuáticos y se extendieron hasta España en el occidente y a las islas británicas en el norte. (López Serrano, 2015, p. 1)

El nombre Celta viene de keltoi, la denominación que los griegos le dieron a este pueblo. Los romanos los llamaron galos, y con este nombre se evidencia la extensión de su territorio por las provincias conquistadas por el Imperio Romano que hacían referencia a su nombre: Galia (Francia), Gallaecia (Espa- ña), Galacia (Turquía), Galatz (Moldavia), Galazia (Polonia) y el país de Gales. A pesar del vasto territorio por el que se expandían, no eran un imperio, vivían en comunidades independientes, en clanes y tribus, “unidos por su manera de pensar y de sentir, por los rasgos comunes de sus lenguas y costumbres, más que por un sentido nacional”. (López Serrano, 2015, p. 3) Los territorios celtas fueron conquistados por los romanos hasta que solo quedaron los celtas de Irlanda que resistieron a las invasiones y luego establecieron una alianza comercial con ellos. Finalmente lo que terminó acabando con los celtas fue su evangelización en el siglo quinto en el cual sus celebraciones y elementos culturales fueron adaptados para que encajaran en el cristianismo.

Cultura y creencias 

La naturaleza está en el centro de sus creencias, “la preferencia de los celtas por los santuarios situados en lugares naturales, en el bosque, en calveros, montañas, lagos” revela esto (López Serrano, 2015, p. 12). El agua era un medio de comunicación con los dioses, en ríos y fuentes ofrendaban armas y joyas. Sus mitos hablan de animales que se transforman en hombres (o viceversa), y concebían el mundo en tres planos de existencia que relacionaban con los árboles: las raíces, era el inframundo donde habitaban los seres mágicos; el tronco, que era el mundo de los mortales; y la copa era el mundo de los dioses. Gracias a esta concepción, el tres era muy importante en su cultura y no hay mejor ejemplo que el trisquel, un signo de tres espirales unidas.  Además creían en la reencarnación, un ciclo de la vida, es por esto que el círculo toma un rol principal en su arquitectura. Como se mencionó anteriormente, los celtas vivían en comunidades reducidas, en clanes. Los clanes poblaban los castros, eran conjuntos de casas dentro de una muralla circular, las casas dentro del castro también tenían forma circular.  Debido a que no tenían escritura, los viejos eran la principal fuente de conocimiento, por lo que eran muy respetados y los más importantes eran los druidas, pues estos eran los sacerdotes.

El arte celta 

El arte es un reflejo de la cultura. El pueblo celta era un pueblo guerrero, por lo cual la metalurgia era una parte esencial de su arte, hacían “espadas bellas, hermosas joyas y adorno personal: fíbulas, broches, hebillas de cinturón, brazaletes, cascos, espadas o monedas” (de la Vega, 1993, p. 23). Estos grabados se relacionaban con sus creencias, al estar llenos de formas sinuosas como el círculo o el trisquel o por otra parte representaban animales o criaturas mitológicas. El círculo es una forma sin principio ni fin, en este se representa la naturaleza cíclica de la vida concebida por los celtas.

Como su religión estaba ligada a la naturaleza, ellos no construían templos de adoración sino que reutilizaban los dólmenes o crómlechs del periodo megalito. Sin embargo las apropiaban al tallar sus símbolos en la roca.

Tomm Moore y su conexión con la cultura celta 

Tomm Moore co-creo el estudio de animación junto a Paul Young, Nora Twomey en 1999, decididos a crear un largometraje que refleje la historia y cultura de Irlanda inspirados en los films de Estudio Ghibli y Disney (Cohen, 2010). Tras diez años de producción, El secreto del libro de Kells fue estrenado al público. Poco antes de esto, Moore y su equipo comenzaron a trabajar en su segundo largometraje siguiendo esta idea de mostrar la cultura irlandesa, La canción del mar, que se estrenaría seis años después. El primer film, está más inspirado en la Irlanda medieval, específicamente del siglo IX durante las constantes invasiones vikingas que saqueaban monasterios y abadías. La estética de éste film está inspirada en el arte de los libros iluminados que hacían en ese periodo, como el titular Libro de Kells. Sin embargo la cultura celta también juega un papel importante en la estética y narrativa del film. Los exteriores, en especial el bosque están diseñados con líneas sinuosas, aparece el trisquel y el monstro al que se enfrenta el protagonista tiene el nombre de Cromm Cruach, una deidad a la cual se rendían sacrificios humanos.  Es en el segundo donde se pude percibir con mayor claridad la influencia de los celtas. Aquí la narrativa está colmada con sus criaturas mitológicas y su arte tiene una mayor influencia en el diseño de los personajes: rostros similares a tallados de piedra, dólmenes decorados, y la presencia del trisquel constante en la naturaleza, principalmente en las nubes, el vapor, y la neblina. A parte de esto, Moore utiliza el círculo, que como se explicó antes era importante para los celtas, para encuadrar a sus personajes y relacionarlo a los aspectos fantásticos de ambos films.

Conclusiones 

Los films de Tomm Moore están llenos de estos pequeños detalles que hacen referencia a la cultura celta. El director entiende la importancia de la naturaleza para esta cultura y por esto utiliza el arte celta como inspiración del diseño de los escenarios naturales de sus films.  Tal vez es por eso que el bosque tiene un papel similar en ambos films, los dos protagonistas entran al bosque cerca de la mitad del film y allí conocen a un ser mágico que los guía hacia sus objetivos. Las dos películas utilizan el circulo para encuadrar a sus personajes y este suele aparecer como una indicación de que pronto aparecerá un ser mitológico. Esto se ve con mayor frecuencia en su segundo film, ya que este cuenta con una mayor utilización del folklore celta, haciendo alusiones a mitos como el gigante Mac Lir, que lloró tanto que creó un océano, o los deenashee. 

En el cine todo lo que está en la pantalla está allí de forma deliberada, esto es aún más acertado al referirse al cine animado, cada detalle ha sido creado con la intención de ser visto, por lo que no es de sorprender que se pueden referenciar tantos aspectos de la cultura en cada cuadro de sus largometrajes. 

Llenando sus films con referencias culturales, como los dólmenes y cromlechs que eran modificados por los celtas para venerar a sus dioses, la importancia de la naturaleza, las criaturas mágicas, como hadas y dioses; e inspirándose en el arte tallado y metalúrgico de esta cultura para el diseño de sus films, el director cumplió el objetivo que se planteó con su equipo al fundar su estudio de animación: darle a conocer al mundo la cultura irlandesa, y por extensión la cultura celta.

Referencias bibliográficas 

Cohen, K. (16 de Marzo de 2010). Animation World Network. The Secret of Kells - What is this Remarkable Animated Feature? Recuperado el 2 de Junio de 2017, de: https:// www.awn.com/articles/2d/secret-kells-what-remarkableanimated- feature/page/1%2C1 

de la Vega, T. (1993). Los celtas. Madrid: Ediciones Akal. 

López Serrano, A. (2015). Los celtas, Origen y persistencia de una seña de identidad. En Grandes ciclos culturales de la historia de europa (págs. 1-20). Madrid: Universidad Carlos III de Madrid.


Tomm Moore y la cultura celta (Primer premio) fue publicado de la página 118 a página120 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº80

ver detalle e índice del libro