1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº80 >
  4. Ricardo Calanchini (Primer premio)

Ricardo Calanchini (Primer premio)

Román, Camila

Asignatura: Taller de Reflexión Artística I.

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº80

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº80

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición XXI Escritos de estudiantes. Primer Cuatrimestre 2017 Ensayos Contemporáneos. Edición XIX Escritos de estudiantes. Primer Cuatrimestre 2017

Año XIV, Vol. 80, Diciembre 2017, Buenos Aires, Argentina | 258 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Ricardo Calanchini, nace en Santa Fe, Argentina, el 5 de octubre de 1955. 

Cursa estudios en la escuela de artes visuales “Profesor Juan Mantovani“. Toma clases y cursos con distintos maestros Argentinos, realiza estudios de Psicología. 

En el año 1991, concreta una importante muestra, donde presenta la serie: “Los unos y los otros”, homenaje a Sigmund Freud en el Museo Sor Josefa Díaz y Clusellas sobre el individuo y su consecuencia temática que lo acompañara hasta la actualidad. En el año 1981, realiza su primer muestra individual en el Museo Sor Josefa Díaz y Clusellas, tomando esta fecha como comienzo de su carrera artística. Con más de 250 muestras entre colectivas e individuales, obtiene 29 premios en distintos salones del país. Gana la beca de perfeccionamiento otorgado por la provincia de Santa Fe. Expone en Barcelona, Madrid y París. 

En 1998 es invitado a participar en la International Art Colony, Baldhead Island, N.C. USA. Muy allegado a la Universidad Nacional del Litoral, dicta charlas y colabora con distintas cátedras. Para Calanchini la difusión del arte en las universidades es muy importante en 1999. Realiza una muestra en la Universidad de N.C. acompañada con charlas interactivos con alumnos y docentes. Para el año próximo está programando hacer dos muestras en las universidades de la Florida. 

Para llegar al artista utilizado, se investigó sobre distintas muestras de artistas latinoamericanos, sobre todo argentinos, llegué a una de él y comencé a explorar sobre Calanchini y otras de sus obras. 

Decidí quedarme con él, ya que sus obras me llamaron la atención algunas por sus colores, y otras por la mezcla de elementos y lo bien que convivían unos con otros, sin tener a simple vista nada que las relacione. También me interesó como manejaba los espacios y mundos, que posiblemente en esta obra no sea tan visible, pero los maneja de una forma particular, muy similar a como los manejaba Salvador Dalí. 

Podemos ver reflejada en esta obra, una variada selección de elementos particulares, para representar sus universos: poleas, esferas, escaleras, banderas, hilos conductores y figuras humanas en un equilibrio compartido, un escenario independiente del mundo real. Son juegos humanos con identidades y pertenencias a un mundo ideal, de ensueño y equilibrado por sus propios pesos y acciones lúdicas. Este artista nos presenta un escenario fresco y dinámico, sin geografías reconocibles, expande su discurso plástico, asumiendo una espacialidad donde se permite crear una nueva región para sus criaturas.

Calanchini focaliza sus representaciones con un contenido simbólico y surreal, se apropia de los cuerpos (humanos y de animales) como soportes de incesantes presencias, que aparecen por cualquier hueco y hacen de su obra, una especie de laboratorio para la comprensión del ser, del yo y del otro, ese otro insólito y ajeno a nuestra visión, acaparando un nuevo espacio-tiempo, y de esta manera, entramando un tejido ritual y extraño. 

Este artista usa distintos elementos a la hora de crear sus obras, según cual vea más adecuado para su creación. Utiliza acrílicos, óleos, acuarelas y hasta pintura látex, y lápices. Particularmente en esta obra, utilizó lápices y acuarelas, ya que fue hecha a base de dibujo técnico. 

Se puede decir que es una obra surrealista, ya que la mente del artista no ejerce ningún tipo de control, o lógica. El surrealismo nace en París en el año 1924, con la publicación del Manifiesto Surrealista de André Breton, quien estimaba que la situación histórica de posguerra exigía un arte nuevo que indagara en lo más profundo del ser humano para comprender al hombre en su totalidad. 

Intenta plasmar por medio de formas abstractas o figurativas simbólicas las imágenes de la realidad más profunda del ser humano, el subconsciente y el mundo de los sueños. Para ello se utilizan elementos que evocan al caos, metamorfosis, elementos fantásticos y perspectivas vacías, como utilizo este artista. Artistas como Salvador Dalí, Joan Miró, René Magritte, Mark Ernst y Frida Kahlo fueron de importancia en este movimiento. 

Algunos de sus objetos pueden ser relacionados al cubismo, por la rara perspectiva, y por lo geométrico de determinadas formas y el fragmentado de sus líneas y superficies. 

También por el uso de colores apagados, como en un principio era el cubismo. 

Se puede apreciar en la estructura de la parte inferior derecha de la imagen. El cubismo es considerado la primera vanguardia, ya que rompe con el último estatuto renacentista vigente a principios del siglo XX, la perspectiva. Se manifestó en Francia en el año 1907. Pablo Picasso y Georges Braque fueron artistas importantes en esta vanguardia. 

También si tenemos en cuenta aspectos de la pintura, podemos relacionarlo con el futurismo, nacido en Italia en el año 1910 fundado por Marinetti, ya que crea a la vista la ilusión de movimiento, de dinamismo, por utilización de colores y formas para generar ritmo, esto se puede ver en las poleas, hilos y banderas de la imagen. Un artista importante de este movimiento es Umberto Boccioni.


Ricardo Calanchini (Primer premio) fue publicado de la página 141 a página142 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº80

ver detalle e índice del libro