1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº80 >
  4. No todo arte es pintura. Vik Muñiz y el movimiento Dadaísta (Primer premio)

No todo arte es pintura. Vik Muñiz y el movimiento Dadaísta (Primer premio)

Mulet, Luisina

Asignatura: Taller de Reflexión Artística I.

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº80

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº80

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición XXI Escritos de estudiantes. Primer Cuatrimestre 2017 Ensayos Contemporáneos. Edición XIX Escritos de estudiantes. Primer Cuatrimestre 2017

Año XIV, Vol. 80, Diciembre 2017, Buenos Aires, Argentina | 258 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

En este ensayo sobre la imagen, correspondiente a la asignatura Taller de Reflexión Artística I, se busca investigar la obra de un artista contemporáneo latinoamericano y relacionarlo con el estudio de las vanguardias del siglo XX.

El eje principal del ensayo es el análisis de las obras pertenecientes al arte efímero realizadas por el artista brasilero contemporáneo Vik Muñiz en la serie “Imágenes de basura”. Se lo vinculará con el movimiento cultural y artístico Dadá, ya que los materiales utilizados y su procedimiento de trabajo se relacionan directamente con los máximos exponentes de este movimiento. Además, se contemplarán otros factores como colores, texturas, composición, entre otros.

Aportes significativos 

La realización de este trabajo me permitió volcar no solamente una parte de los conocimientos vistos en clase, sino también mi propia opinión personal acerca de un movimiento de vanguardia y un artista contemporáneo. Fue muy interesante realizar una conexión entre un movimiento que surgió hace cien años atrás y un artista que en la actualidad implementa como novedad las características de ese movimiento que se desarrolló hace ya un tiempo. Además me permitió adentrarme en el mundo del arte desde una perspectiva diferente y descubrí que el arte no solo se basa en la clasicidad, sino que cualquiera puede ser artista y que no necesariamente el arte tiene que ser volcado sobre un lienzo.

En cuanto a la materia, me pareció de suma importancia y creo que todas las carreras deberían cursarla. Al principio, pensé que no me iba a interesar tanto y que era una materia más, pero al momento de ir viendo cada vanguardia en particular, logré entender lo importante que es saber la historia del arte y cada movimiento para comprender el arte en sí y cómo muchos de los artistas de nuestro tiempo se basan en tales movimientos. La cursada fue más que interesante ya que no solo se daba la teoría, sino que se ejemplificaba con imágenes que permitían que se comprenda de manera muy clara cada vanguardia y el concepto en sí. Además, la realización de una pieza gráfica en cada trabajo práctico ayuda muchísimo no solo para comprender la vanguardia en su totalidad, sino también para ponernos en el lugar del artista y poder desarrollar una técnica diferente para realizar una obra. Aunque siempre la interpretación de un cuadro depende del espectador, gracias a esta materia, puedo ver un cuadro y entender de qué se trata, la técnica que se utilizó para realizarlo, pero sobre todo, en qué vanguardia histórica está inspirado.

Palabras clave: artista - materiales - ilusión - desechos - innovación - realidad - impacto - creatividad - fotografía - efímero - duración.

Introducción 

El dadaísmo nace en 1913 y es una contestación total de todos los valores, empezando por el arte mismo, que deja de ser una forma de producir valor para repudiar cualquier lógica y convertirse en un sin-sentido y de esta manera, producirse según las leyes de la casualidad. Deja de ser una operación técnico- lingüística ya que puede utilizar cualquier instrumento, no importa de dónde sean sus materiales. 

Una de las características fundamentales del dadaísmo es que los artistas de este movimiento consideran que todo es arte y que el ejercicio de análisis e interpretación está dado por el espectador.  Las obras de este movimiento se consideran efímeras, ya que lo que hoy en día se conoce de ese movimiento es debido a la fotografía que se logró captar en ese preciso instante. Vik Muñiz es un artista visual que reúne a la perfección todas las características del dadaísmo, no solo por la utilización de cualquier tipo de material –incluso desechos de la sociedad, al igual que lo hacía Kurt Schwitters– sino porque además la fotografía es un factor clave en sus obras. Son tan ingeniosas como insólitas, pero su objetivo, además, es siempre dejar un mensaje y sobre todo, crear una ilusión.

Desarrollo 

El dadaísmo es un movimiento artístico que surge en la década de 1916 en Zúrich y en Estados Unidos al mismo tiempo. El dadaísmo actúa siempre por sorpresa, mediante intervenciones no planificadas. Su táctica exige una amplia variedad de medios técnicos. Propone, por otra parte, romper con todas las relaciones con la clasicidad. De hecho, deja de pintar y comienza a utilizar objetos, rompe con los objetos tal cual los conocemos. Los artistas de este movimiento insisten en que cualquiera puede ser artista y que todos los objetos son arte, de manera tal que ya no importa quién lo hizo ni el objeto en sí, sino la idea en su conjunto. Recusa toda experiencia formal y técnica procedente.  Esto es lo que sucede con las obras de Vik Muñiz, quien rompe completamente con la clasicidad, de hecho no pinta sino que comunica su obra mediante cualquier tipo de material u objeto. Para él, cualquier material tiene el potencial de convertirse en arte y transformar la manera en que las personas ven el mundo: alambre, hilo, chocolate, tierra, polvo, caviar, diamantes, algodón. Sus obras tan bien pensadas y a su vez tan insólitas, lo han llevado a convertirse en uno de los artistas contemporáneos más llamativos. 

El movimiento Dadá critica a la burguesía, se burlan del mercado y el consumo del arte. Para manifestar esa crítica, realizan “Ready Made”,que es un objeto sacado de contexto que al fusionarse con otro objeto, lo anula. Lo que da como resultado lo que se considera un objeto estético. Hay tres tipos de Ready Made: simples, combinados e intervenidos. Las intervenciones desmitificadoras afectan a los valores indiscutidos, canónicos, aceptados generalmente y transmitidos como un legado. Un claro ejemplo de un Ready Made intervenido es en el que Marcel Duchamp-máximo exponente del dadaísmo- realizó con la Gioconda de Leonardo da Vinci poniéndole bigotes a su rostro.  No solo genera objetos, sino también collages en donde se utilizan desechos de la sociedad para la realización de los mismos, mostrando de esta manera cierta crítica hacia la misma.

Lo que realmente quiero hacer es tener la posibilidad de cambiar las vidas de un grupo de personas con los mismos materiales con los que están en contacto todos los días. Y no cualquier material. Para mi próxima serie planeo trabajar con basura. (Muñiz)

Vik Muñiz trata de mezclar el arte con proyectos sociales. Pretende cambiar la perspectiva de esas personas, mostrarles otro mundo, otro lugar mediante las obras de su Serie “Basura”. Para la realización de esas obras, estuvo durante tres años en el basurero más grande de Río de Janeiro, Jardín Gramacho. Los recolectores de ese lugar, recopilan lo que el mercado demande en ese momento. Con esos desechos, Vik Muñiz realiza sus obras a partir de una imagen. Se encargó de reunir un grupo de gente a las cuales fotografió y quienes luego colaboraron para la realización de la obra. Al igual que el dadaísmo, se burla en cierta manera de la sociedad, ya que con los desechos que ellos generan, se realizan grandiosas obras de arte que se venden a precios que nadie podría llegar a imaginar. Los recolectores muchas veces encuentran entre la basura libros que aún están a la venta, los cuales aún no han sido leídos y fueron desechados. Tanto los recolectores como Vik tratan de verle el lado positivo y ver en qué parte de su gran obra colocarán ese libro.  El dadaísmo sostiene que el ejercicio de análisis e interpretación está dado por el espectador. Las obras de este movimiento son efímeras. Lo que hoy en día queda y se conoce del dadaísmo son las fotografías de esas obras, lo que se quería captar en ese instante. La fotografía cumple un rol fundamental en este movimiento. 

La aparición de la fotografía en 1839 constituye un rápido proceso técnico que reduce el posar y permite alcanzar la máxima precisión de la realidad. Las primeras aplicaciones del medio al registro de movimientos (fotografías, estrobóspica y cinematográficas) tuvieron gran influencia sobre la orientación de la pintura y sobre la evolución de las tendencias artísticas relacionadas con el Impresionismo. La fotografía hace ver gran cantidad de cosas que escapan no solo a la percepción, sino también a la atención visual. La fotografía dio a los pintores la experiencia de una imagen carente de trazos lineales formada únicamente por manchas claras y oscuras y por lo tanto, se convierte en la pintura a base de manchas. Ayudó a los pintores de vistas a descubrir su auténtica tradición; y más concretamente, en cuanto que era un puro hecho visual, les ayudó a diferenciar, en las obras de aquellos maestros, esos puros hechos visuales de los demás componentes culturales que hasta ese momento habían impedido valorar esas obras desde la perspectiva de la investigación sobre la visión. Con la difusión de la fotografía, muchas prestaciones sociales pasan del pintor al fotógrafo como por ejemplo: retratos, vistas de ciudades y de pueblos, reportajes, ilustraciones, etc. Esta crisis afecta sobre todo a los pintores de oficio, elevando a la pintura como arte, al nivel de una actividad de la élite. 

Para Vik Muñiz, la fotografía es un punto fundamental de su obra. Además de ser un artista visual, es un fotógrafo. Utiliza la fotografía no solo para la elaboración de su obra, sino que además, su obra en sí es una fotografía. Debido a los materiales que utiliza, la cámara logra captar a la perfección lo que éste quiere mostrar. Sus composiciones son completamente efímeras ya que captura un instante y luego enmarca esas obras que solo duraron un momento y que ya no existen, solamente queda el registro fotográfico. Contrario a los artistas convencionales, que recurren al lápiz, al pincel, al óleo o a la acuarela, Vik se vale de latas oxidadas, llantas desinfladas, botellas de gaseosa desocupadas y tapas de inodoros desechadas para construir imágenes poéticas y enigmáticas que, vistas desde lejos, parecen creadas por un dibujante cualquiera. De cerca, sin embargo, revelan que fueron armadas por una mente audaz, interesada en reflexionar sobre el poder que tiene el arte para crear ilusiones y el interés del espectador en creer en ellas.

Imaginen que es un paisaje hermoso con un lago y un hombre pescando. Ellos miran y ven al hombre pescando, se inclinan y todo desaparece y se convierte en pintura. Ven el material. Se alejan y ven la imagen. Se acercan y ven el material. Se alejan y ven la idea. (Muñiz)

“Cuando una cosa se convierte en otra es el instante más hermoso. Una combinación de sonidos se transforma en música. Y lo mismo sucede con todo. Ese instante es pura magia”. (Muñiz)  A lo que hace referencia Muñiz en estas dos citas es a lo que define a sus trabajos en su totalidad. La sensación que éstos generan en el espectador es de suma importancia, debido a que la obra se logra comprender de manera integral a medida que el espectador se va acercando y va descubriendo paso a paso su composición.

 “Cuando empecé a hacer mis propias obras, decidí que no debería hacer imágenes…Las primeras obras en realidad fueron objetos, eran una suerte de mezcla de objetos encontrados, diseño de productos y publicidad. Y las llamé reliquias”. (Muñiz, 2003)