1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº80 >
  4. Análisis de medios (Segundo premio)

Análisis de medios (Segundo premio)

García, María Belén

Asignatura: Teorías de la Comunicación.

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº80

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº80

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición XXI Escritos de estudiantes. Primer Cuatrimestre 2017 Ensayos Contemporáneos. Edición XIX Escritos de estudiantes. Primer Cuatrimestre 2017

Año XIV, Vol. 80, Diciembre 2017, Buenos Aires, Argentina | 258 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

Se realiza un análisis de los Atentados a las Torres Gemelas del 11 de septiembre de 2001, el cimiento sobre el cual se decidió ejemplificar los desvíos de la realidad planteados en la Teoría de los contenidos de McQuail junto con otras subteorías que complementan a la principal: teoría funcional, hegemonía y organizacional. 

A raíz de esto, se observan dos portadas de diarios correspondientes a medios estadounidenses en sus emisiones del 12 de septiembre del susodicho año, 24 horas después del terrible acto ¿terrorista?

Introducción 

Transcurrían 8 horas y 48 minutos del día 11 de septiembre del 2001 en Manhattan, Nueva York, cuando ocurrió un hecho que marcaría un hito en la historia. Hecho catalogado como uno de los peores atentados terroristas de la historia de la humanidad. 

Dentro del complejo de edificios WorldTrade Center, las torres WTC 1 y 2 (de las más altas del mundo y símbolo del poder económico del país), sufrirían un catastrófico ataque terrorista perpetuado por el impacto de dos aviones comerciales de nacionalidad americana al mando del grupo extremista Al Qaeda. 

Según testigos, en lo alto del cielo pudieron observar como un avión de la aerolínea American Airlines impactaba a gran velocidad sobre la denominada Torre Norte, una del famoso par conocido como las Torres Gemelas, a la altura de los pisos 71 y 85. 

Tal fue la magnitud de la situación, que son aún hoy múltiples las voces que intentan entretejer hipótesis sobre lo que realmente ocurrió ese día y los días previos al golpe. 

Como potencia mundial, Estados Unidos cuenta con una de las mejores (sino la mejor) seguridad nacional del mundo, en todos sus aspectos. Resulta paradójico para muchos que tal falta de control haya sido pasada por alto aquel 11 de septiembre. Esta y muchas otras razones más, entre las que se encuentran explosiones extrañas, pruebas plantadas de manera algo tontas, deficiencias en la investigación y sospechosas actividades comerciales días previos al ataque, dieron lugar a la elaboración de las denominadas teorías conspirativas del 11S. 

Se trata de esta manera, de hipótesis evaluadas por expertos en arquitectura, estructura, ingeniería y otras materias afines al tema, que afirman una y otra vez que lo caratulado de manera oficial por el gobierno y los medios de comunicación americanos como atentado terrorista, realmente no fue así. Por el contrario, abordan un acercamiento a las conocidas operaciones de bandera falsa, agresiones perpetuadas por el mismo bando víctima, bajo la identidad de otro, al que se asume, conviene echarle la culpa para así beneficiarse política y económicamente. 

Por esta razón, el objeto de este ensayo yace en analizar como la teoría de los contenidos y las desviaciones sistemáticas de la realidad de McQuail se ven reflejadas en dos tapas de diarios de medios de comunicación estadounidenses, determinando de qué manera abordan y deforman la realidad de acuerdo a intereses mayores como lo son el ocultamiento de lo que verdaderamente ocurrió aquel 11S.

Desarrollo 

Las portadas de diarios tomadas corresponden a los medios El Nuevo Herald de Miami y The New York Times de Nueva York en sus publicaciones del 12 de septiembre del 2001, es decir, el día posterior al aparente ataque terrorista.  En primer lugar, le hecho principal que da a ambas publicación el carácter de noticiable es un desvío sistemático de la realidad que plantea que los acontecimientos con más probabilidades de ser noticia son aquellos que posean el mayor grado de dramatismo e imprevisto. Es decir que cuanto más fieles a la realidad sean, existirá un menor nivel de interés. Lo atípico es aquello que realmente vende. Por eso un atentado, que se caracteriza justamente por su carácter de improviso y trágico, donde existen gran cantidad de daños y muertes, constituye un hecho más que adecuado para comunicar en una noticia. Esto, sumado a que Estados Unidos se caracteriza por su alto nivel de controles y seguridad nacional, una filtración de tal magnitud amplifica aún más el nivel de sorpresa. 

Se puede observar esto también al leer los titulares de las portadas, una gran y pesada tipografía que escriben palabras que se encargan de aumentar el pánico de la situación “El zarpazo del terror” y “U.S atacada”. A su vez, los primeros 32 renglones son dedicados a describir una situación apocalíptica en la que las torres arden, la desorientación colma a las personas, se oyen explosiones. De esta manera, se logra centrar la atención de la gente en lo trágico del hecho, y no en el cuestionamiento de una falla de tal importancia.  Otro desvío habla de la sobrerrepresentación de la elite como fuente de noticias: personas con algún tipo de relevancia, ya sea económica, política o social, que crean noticias a partir de sus propias conjeturas u opiniones. Esto puede observarse cuando se publican los dichos de John Mallone y, un director de seguridad del WTC; del mismo presidente de turno George W. Bush al comunicar los datos oficiales de la masacre y expresar sus condolencias y acciones a futuro; o de senadores y diputados tanto demócratas como republicanos. 

Por otra parte, ambas noticias confirman el desvío que dice que las mujeres figuran con menor frecuencia que los hombres y si lo hacen, en papeles idénticos. Tanto en El Nuevo Herald como en The New York Times, las mujeres son únicamente mencionadas en papel de damnificadas o de esposa de. De ocho personas mencionadas en el artículo del diario de Nueva York, tan solo una corresponde a una mujer, quien además cumple el rol de esposa de una víctima que viajaba en uno de los aviones suicidas.  Por otro lado, estos desvíos hacen referencia a tres sub teorías que son implicadas dentro de la teoría de los contenidos. Las mismas son la funcional, la organizativa y la hegemónica. La teoría funcional hace referencia a la colaboración de los medios de comunicación en el control social, la integración y la motivación. Es decir que estos funcionan como un instrumento de persuasión de masas que acarrean beneficios para quien produce aquellas noticias. En este caso, y retomando las teorías conspirativas en oposición a las versiones oficiales, el gobierno de los Estados Unidos pretendía el desencadenamiento de una guerra contra Medio Oriente que acarrearía beneficios económicos y políticos. Para esto, ¿qué mejor manera de darles a sus ciudadanos un motivo para acudir al enfrentamiento bélico que causando un atentado terrorista que deje un resultado de miles de asesinatos, y con ellos una ola de indignación, bronca y necesidad de venganza? 

Existe un caso muy particular que se dio durante la cobertura de este hecho. Se trata de Tania Head, una mujer que aparentemente había presenciado los ataques por lo que se adjudicaba el titulo de superviviente. Durante muchos años, Head tuvo alta relevancia en el medio contando sus experiencias, compadeciéndose con otras víctimas, luchando por familiares de otros afectados, entre otros. Era una persona que encontraba aceptación en la fantasía de contar historias sobre algo que en realidad no había vivido. Era un fraude. Pero como la teoría funcional plantea, a aquellos que acepten lo que se dice, logran adaptación.  Por el contrario, Kurt Sonnenfeld es el caso que ejemplifica a aquellos que se niegan a creer esa realidad desviada, desconfían, y por esto obtienen desadaptación. Sonnenfeld es un fotógrafo que fue encargado de retratar las ruinas del desastre y a raíz de esto, observo escenas que le llamaron mucho la atención. Esto lo convirtió en una de las personas más adeptas a las teorías que plantean que el 11S no es más que una operación de bandera falsa. 

Hoy en día, esta persona se encuentra refugiada en Argentina, huyendo de las entidades americanas que según afirma, lo persiguen desde aquel día e intentan inculparlo en el suicidio de su ex esposa. 

Retomando las demás sub teorías, la hegemónica explaya que los contenidos son manipulados por las elites con el fin de controlar. Tal como se explicó en los primeros párrafos, el Gobierno de los Estados Unidos, una clara elite, utiliza a los medios de comunicación como método de control para imponer tendencias que los favorezca.  Por último, la teoría organizativa habla de la reelaboración de temas del pasado cultural que se da en los contenidos. Esto se deja entrever en las tapas cuando se tocan los ataques a Hiroshima y Pearl Harbor. En El nuevo Herald se publica “la visión de la tragedia del WorldTrade Center rememora una escena del estallido atómico en Hiroshima” y “este es nuestro segundo Pearl Harbor”. De esta forma, se remiten a hechos que llevan consigo valores de la nación y de la sociedad y que no podrían haber sido mencionados de otra manera si el hecho hubiese sido otro. Los medios de comunicación se encargan de hallar similitudes entre ambos hechos históricos para de esta manera unificar los valores del más antiguo para el más actual. 

Todos estos acercamientos intentan ejemplificar en elementos reales, la información de la teoría de los contenidos. Claro está, se encuentra también sujeta a la interpretación del lector dado que muchos podrían ser los que a pesar de todo, avalen la teoría oficial sobre el atentado a las Torres Gemelas. Aunque, por otra parte, la evidencia sea contundente. 

Conclusión 

Como cierre, podría extraerse la conclusión de que existen detalles que en el desconocimiento de la sociedad, contribuyen ampliamente a la teoría de los contenidos de McQuail, tomando más específicamente a los medios de comunicación como verdugos de una elite que en este caso es el Gobierno de los Estados Unidos. Este último, persigue un fin último que trae consigo la necesidad de fijar en la mente de su sociedad la idea de que Norteamérica fue atacada por un grupo extremista de terroristas despiadados que violando todo control de seguridad nacional, logro filtrarse y asesinar a miles y miles de almas inocentes. Creerlo o no queda sujeto a la subjetividad de cada uno. 


Análisis de medios (Segundo premio) fue publicado de la página 212 a página214 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº80

ver detalle e índice del libro