1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº80 >
  4. La llegada del nazismo (Segundo premio)

La llegada del nazismo (Segundo premio)

Sánchez, Agustina Belén

Asignatura: Teorías de la Comunicación.

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº80

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº80

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición XXI Escritos de estudiantes. Primer Cuatrimestre 2017 Ensayos Contemporáneos. Edición XIX Escritos de estudiantes. Primer Cuatrimestre 2017

Año XIV, Vol. 80, Diciembre 2017, Buenos Aires, Argentina | 258 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción 

El presente ensayo tiene como propósito realizar un análisis del discurso dado por Adolf Hitler, en el Palacio de los Deportes de Berlín, ante 60.000 SS y SA, el cual fue pronunciado en 3 de febrero de 1933.

Con el análisis realizado, se relacionarán los conceptos allí encontrados con los fundamentos de la teoría crítica, véase poder, aparatos ideológicos del estado, hábitos y reproducción social de las desigualdades.

Desarrollo 

El discurso fue dado ante 60.000 SS y SA, fieles seguidores de Hitler, además de ser los encargados de esparcir la fuerza y la violencia del finalmente Führer en las calles.

La SS, abreviatura de Schutzstaffel o Cuerpo de Protección, se conformaba por jóvenes de entre 17 y 22 años (los de 17 años debían presentar un papel que deje por sentado que sus padres accedían a que su hijo participara de la organización):

Esta organización nació en 1925 de la mano de Adolf Hitler como unidad paramilitar y guardia personal de la alta jerarquía del Partido nacional Socialista. El 6 de Enero de 1926 Heinrich Himmler asume el mando de los primeros 280 afiliados y desde entonces aumenta considerablemente este número ya que en 1932 son 32.000 y en 1934 superan los 200.000. (El holocausto, 2011)

Por su parte, las SA:

Fueron el primer grupo militarizado nazi que creó títulos y rangos jerárquicos propios para sus miembros; posteriormente, los rangos de las SA fueron adoptados también por otros grupos del NSDAP. Las SA jugaron un importante papel en el ascenso al poder de Adolf Hitler en los primeros años de la década de 1930, hasta que fueron desarticuladas en 1934 e integradas en las SS en cierto modo, aunque las SA siguieron existiendo después de la Noche de los cuchillos largos, pero con una importancia mucho menor que la que tuvieron en principio. En el momento de su desarticulación contaban con aproximadamente 4 millones y medio de hombres en sus filas. (El holocausto, 2011)

Este grupo político logra llegar al poder mediante la combinación de la lucha política, con el uso clandestino e ilegal de la fuerza. Si bien nunca había obtenido la mayoría de los votos, fue nombrado como jefe del gobierno en 1933, y es desde este puesto que logra destruir el régimen constitucional y sustituirlo por una dictadura unipartidario que se sostenía en su poder personal. (Bibliografías y vidas, s.f.)

Tras la muerte de Hindenburg, Hitler se proclamó Führer o «caudillo» de Alemania y sometió al ejército a un juramento de fidelidad. La sangrienta represión contra los disidentes culminó en la purga de las propias filas nazis durante la «Noche de los Cuchillos Largos» (1934) y la instauración de un control policial total de la sociedad, mientras que la persecución contra los judíos, iniciada con las racistas Leyes de Núremberg (1935) y con el pogromo conocido como la «Noche de los Cristales Rotos» (1938), conduciría al exterminio sistemático de los judíos europeos a partir de 1939 (la «Solución Final»). (El holocausto, 2011)vLlevando a cabo un análisis discursivo, se encuentran diversos temas los cuales se van repitiendo a lo largo del discurso, los cuales son:

En una primera instancia, se habla de traer la grandeza de Alemania. Hitler dijo: “Despúntase ya la gran época que hemos ansiado. Alemania está despierta después de una lucha de catorce años, cuya grandeza y sacrificio el mundo exterior no puede imaginar”; “la hora en que el pueblo alemán vuelve en sí” (Hitler, 1933, p.4), “¿Cómo queremos alcanzar la meta grandiosa de la nueva Alemania si no creamos un nuevo pueblo alemán?”. (Hitler, 1933, p. 5)

El trabajo en equipo se ve fomentado y avalado en distintos momentos del discurso. Se plantea que los logros que se obtuvieron hasta el momento no fueron alcanzados sino por el constante trabajo en equipo y cooperación mutua. Hitler dijo: “Lo que nosotros queríamos, mis camaradas, es hoy realidad y esta realidad es por tanto nuestra”. (1933, p. 4)  Algo que se destaca severas veces a lo largo del discurso, es la idea de que la fuerza necesaria para el logro de los objetivos se tiene que generar en la población, en el seno de la comunidad, y no extraída de países externos, quienes además son vistos como enemigos. Hitler lo plantea como: “nadie nos va a regalar algo, nos va a apoyar ni conceder lo que no seamos capaces de darnos nosotros mismos por nuestra propia fuerza”. (Hitler, 1933, p. 5) Como último punto de repetición a lo largo del discurso, se muestra que hay un objetivo alcanzado pero no completamente, sino que aún falta concretarlo, con trabajo y esfuerzo. Considerando la fecha del discurso, se ve como el mismo refleja completamente a la época, y el momento de crecimiento que el partido político estaba manteniendo. Se muestra como si bien ya se había logrado llevar a Hitler al cargo de jefe de gobierno, todavía había una mayor aspiración, la de convertir a Alemania en una sociedad bajo una dictadura. La de transformar a Hitler en Führer. Por otra parte, ya se empieza a ver la idea de la gran Alemania, y como los países externos a la misma son enemigos. 

A la hora de relacionarlo con los conceptos que dan forma a lo que la teoría crítica plantea, el poder aparece con los dos mecanismos, tanto el de la edad media como el de la modernidad: En una primera instancia toma la idea del poder ejercido de manera coercitiva (Mattelart, 1995), es evidente el uso de la fuerza a lo largo del gobierno de Hitler, y como el mismo plantea la idea en sus seguidores que es únicamente mediante el uso de la fuerza se logrará lo que se busca. Hitler dijo: “La nueva generación debe aceptar grandes sacrificios a fin de enmendar los daños causados por las generaciones anteriores”. (1933, p. 6)