1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Escritos en la Facultad Nº136 >
  4. Desafíos en la didáctica fotográfica

Desafíos en la didáctica fotográfica

Arce, Felipe Esteban Abraham

(Licenciatura en Fotografía)

Escritos en la Facultad Nº136

Escritos en la Facultad Nº136

ISSN: 1669-2306

Reflexión Pedagógica. Edición V Ensayos de estudiantes de la Facultad de Diseño y Comunicación Asignaturas: Pedagogía del Diseño I y II - 2016 Docentes: Carlos Caram · Gabriel Los Santos Eugenia Negreira · Mariángeles Pusineri

Año XIII, Vol. 136, Diciembre 2017, Buenos Aires, Argentina | 144 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

El reto de enseñar fotografía muchas veces se sustenta bajo un enfoque puramente procedimental o técnico, derivando efectivamente en la formación de creadores de imágenes, pero profundamente impersonales con pobre valor conceptual, apoyándose en el supuesto de que con el tiempo encontrarán su mirada. Esta visión más asociada con la teoría conductista, de entes creativos, pero meramente operacionales, contrasta con una perspectiva constructivista orientada en el aprendizaje significativo, en la lectura y escritura de su propio arte, que permita no encontrar, sino construir una mirada personal en la fotografía, ya que como ha remarcado el académico y fotógrafo Fontcuberta (2012): hoy se producen más imágenes de las que podemos mirar.

Uno de los supuestos entorno a la fotografía es que se trata de un trabajo individual, pero aunque es fácil rebatirlo pues existen diversas actividades en equipo, la fotografía como otras disciplinas es siempre un acto de comunicación, lo que implica que en su aprendizaje y paralelamente al desarrollo personal, existe una interacción con el entorno social, indispensable para el proceso de la creatividad. 
Este aspecto se encuentra apoyado por la teoría socio-cultural de Vygotsky que entiende al conocimiento como un producto de la interacción social de los sujetos, por lo tanto en el proceso de aprendizaje el sujeto nunca esta solo, entre el objeto de estudio y el individuo, siempre existirá potencialmente un otro, el valor de esta interacción reside no sólo en lo que es capaz de resolver por sí mismo el estudiante, sino en las posibilidades de resolver nuevas problemáticas gracias a un mediador. Según De Lima (1993) vendría a suponer un enfoque que intenta descubrir no cómo el individuo ha llegado a ser lo que es, sino cómo puede llegar a ser lo que no es. Esto último se relaciona directamente con la teoría de zona de desarrollo próximo de Vigotsky (1979) que en sus palabras: 

No es otra cosa que la distancia entre el nivel real de desarrollo, determinado por la capacidad de resolver independientemente un problema, y el nivel de desarrollo potencial determinado a través de la resolución de un problema bajo la guía de un adulto o en colaboración con otro compañero más capaz. (p. 56).

El trabajo del mediador, en este caso el maestro, es primero reconocer el desarrollo cultural, los intereses y el entorno social desde el que se expresa el alumno, y una vez verificado, servir de guía para estrechar la distancia hacia su nivel potencial. Este andamiaje es necesario según Vygotsy, puesto que sólo tendrá efecto positivo si el guía tiene en cuenta las habilidades y experiencias previas del estudiante.
La fotografía al tratarse de una disciplina de orden visual, se presta a la constante observación, crítica y reflexión de los trabajos propios del alumno y el de sus compañeros. Es importante pues a veces al concentrarse en el desarrollo individual, los estudiantes pierden la oportunidad de ver el trabajo de sus pares, estar en contacto con otras realidades, exponer su obra a perspectivas distintas, aprender a leer textos visuales y establecer un diálogo colaborativo. Por lo contrario, el docente debe crear un ambiente propicio para fomentar y mediar el debate continuo de ideas que ayuden a la construcción autocrítica, mediante la toma de conciencia por parte de los alumnos de sus procesos y estrategias mentales, la puesta en palabras de lo conceptual, llevando incluso a la materialización de los pensamientos, objetivos y procedimientos, reflexionando sobre lo que se hace, porque se hace y en definitiva aprendiendo a escribir sobre su propia disciplina. Teniendo en cuenta la relevancia de un otro en el proceso de aprendizaje y por consiguiente, el rol esencial que cumple el lenguaje, el maestro puede estimular este diálogo incluso en instancias de edición fotográfica o en distintas evaluaciones, donde el sujeto también pueda establecer asociaciones entre signos y símbolos, apropiando conceptos y construyendo ideas a través del desarrollo propio y el de los demás. Esta estrategia reconoce la práctica discursiva y el protagonismo del lenguaje, ya que como pone en antecedente Carlino (2005)

El modelo didáctico habitual, que entiende la docencia como “decir a los estudiantes lo que sabemos sobre un tema", omite enseñarles uno de nuestros más valiosos saberes: los modos de indagar, de aprender y de pensar en un área de estudio, modos vinculados con las formas de leer y escribir. (p. 13).

Carlino evidencia cómo el rol de quién leerá, investigará, escribirá y por tanto extenderá su conocimiento y comprensión de algo determinado, muchas veces recae paradójicamente en el profesor y no en el alumno. Por ello considera a la práctica de escritura y lectura en las disciplinas como un medio fundamental de aprendizaje. 
Lo anterior impulsa a reflexionar sobre la artificialización de lo propedéutico, pues a veces, equívocamente, se desvinculan y desplazan de manera temporal o contextual el desarrollo fotográfico sobre lo formal del nivel de contenido e incluso se priva de la práctica discursiva que sitúe en contexto estos niveles y así, permita que adquieran un real sentido para el alumno que, al momento de explicitar el nuevo conocimiento en un marco determinado, se apropia adecuadamente de éste. En cambio, esta abstracción falaz que no favorece la construcción de una mirada propia, es comparable al aprendizaje memorístico o repetitivo, el cual “se produce cuando la tarea de aprendizaje consta de puras asociaciones arbitrarias”. (Ausubel, Novak y Hanesian, 1989, p. 37).

El aprendizaje significativo, por el contrario, tiene lugar cuando se intenta dar sentido o establecer relaciones entre los nuevos conceptos o nueva información y los conceptos y conocimientos existentes ya en el alumno, o con alguna experiencia anterior. Hay aprendizaje significativo cuando la nueva información puede relacionarse de modo no arbitrario y sustancial (no al pie de la letra) con lo que el alumno ya sabe. (Ausubel, p. 37) 

Como los conocimientos previos son de vital importancia, Ontoria (1997) propone que el docente utilice organizadores previos como el aporte de un contexto, una introducción lógica o recordación, que sirva como puente cognitivo entre los nuevos conocimientos y la estructura cognitiva previa del estudiante.
El desarrollo conjunto de la forma y el contenido en la fotografía esta fundamentado por su asociación intrínseca con las características del proceso de aprendizaje. Por lo tanto, un enfoque que tome en cuenta el aprendizaje significativo donde el sujeto tiene un rol activo, permitirá que el conocimiento sea duradero, ya que se lo construye de manera asociativa, consciente y personal. Si también considera la relevancia del contexto social y cultural del sujeto posibilitará que esas interacciones influyan de forma positiva en la construcción de significado. Asimismo, las prácticas dialécticas y el leer y escribir sobre la misma disciplina otorgará una comprensión y estructura analítica al alumno que ampliará su potencial creativo, mientras transforma su conocimiento dependiendo de la situación comunicativa.
La educación que tiene como fin producir una transformación en el sujeto está emparentada al poder que tienen las fotografías, las cuales “alteran y amplían nuestras nociones de lo que merece la pena mirar y de lo que tenemos derecho a observar”. (Sontag, 1977). A su vez modifica la concepción del docente, quien deja de ser un mero transmisor de información y se perfila como un mediador y especialista flexible en cada aérea del sujeto cognoscente, quien incorporará herramientas y métodos no sólo para la resolución de problemas, sino también para construir una mirada reflexiva, única y reconocible.

Referencias bibliográficas 
Ausubel, Novak y Hanesian, (1989). Citado en: Ontoria, A. (1997). Mapas Conceptuales: Una Técnica Para Aprender. Madrid: Narcea. 
Carlino, P. (2005). Escribir, leer, y aprender en la universidad. Una introducción a la alfabetización académica. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica.  
De Lima, D. (1993). Nuevas ideas para viejas intenciones en Criterios para propiciar el aprendizaje significativo en el aula. México: Antología Básica, UPN. 
Fontcuberta, J. (2012). La conspiración de la fotografía. Buenos Aires. Recuperado el 22/06/16 de http://blogs. lanacion.com.ar/merle/bienal-de-fotografia-de-lima-2/ la-conspiracian-de-la-fotografaa/ 
Sontag, S. (2006).Sobre la fotografía. México: Alfaguara. 
Vygotsky, L. (1979). El desarrollo de los procesos psíquicos superiores. Barcelona: Crítica.

Resumen: Cuando se producen más imágenes de las que podemos mirar y la mayoría de ellas no tienen efecto en nuestra memoria, ni en el aquí y ahora, se advierte en el campo creativo un acto mecanizado y repetitivo que abandona la responsabilidad crítica y social, la práctica reflexiva y el verdadero poder simbólico que concentra un mensaje visual, suplantándolo por un reducido enfoque procedimental y técnico. Es imperativo, entonces, buscar entre este mar de imágenes, no sólo alguna de sus razones, sino proponer una didáctica constructivista acorde a los cambios profundos que enfrenta la fotografía como medio y que a través de un aprendizaje significativo que considere el desarrollo social y las prácticas de lectura y escritura como herramientas fundamentales, permita la construcción de una mirada única, por parte del futuro fotógrafo.
El presente ensayo pretende confrontar viejos supuestos entorno a la enseñanza y el aprendizaje en la fotografía, reflexionado sobre el desafío de crear un estilo propio y con significado. 

Palabras clave: didáctica – fotografía – constructivismo – aprendizaje significativo – zona de desarrollo próximo – escritura – lectura – estilo

(*) Este texto fue elaborado en la asignatura Pedagogía del Diseño y la Comunicación I, del Programa Asistentes Académicos de la Facultad de Diseño y Comunicación, dictada por el profesor Carlos Caram. Año 2016.


Desafíos en la didáctica fotográfica fue publicado de la página 17 a página19 en Escritos en la Facultad Nº136

ver detalle e índice del libro