1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Escritos en la Facultad Nº136 >
  4. La relación entre el docente y el estudiante

La relación entre el docente y el estudiante

Kopyto, Iara

(Diseño Textil y de Indumentaria)

Escritos en la Facultad Nº136

Escritos en la Facultad Nº136

ISSN: 1669-2306

Reflexión Pedagógica. Edición V Ensayos de estudiantes de la Facultad de Diseño y Comunicación Asignaturas: Pedagogía del Diseño I y II - 2016 Docentes: Carlos Caram · Gabriel Los Santos Eugenia Negreira · Mariángeles Pusineri

Año XIII, Vol. 136, Diciembre 2017, Buenos Aires, Argentina | 144 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

El aula es, sin duda, el ámbito fundamental donde el docente despliega sus recursos personales y didácticos para cumplir con su labor que tiene como ejemplo de comunicador, para ello es necesario crear una la relación con el alumno. Según Pedro Morales: 


El cómo de nuestra relación con los alumnos puede y debe incidir positivamente tanto en su aprendizaje, y no sólo en las materias que impartimos, como en nuestra propia satisfacción personal y profesional, porque nuestra relación con los alumnos hay que verla como una relación profesional. Precisamente porque nuestra tarea es una tarea profesional, no podemos dejar de lado un aspecto que afecta directamente a la eficacia de lo que hacemos. (1998, p. 5).

La comunicación en el aula es una dimensión muy importante para reflexionar y actuar. Difícilmente es concebible la acción educativa sin un docente y un alumno, por eso es necesario revisar las relaciones que se establecen entre ellos, no sólo el vínculo educativo, sino también el comunicativo. Pero para lograr dicha comunicación es necesario que el profesor dé lugar a cada estudiante para poder expresarse y generar un clima didáctico dentro del aula, ya que él es quien esta encargado del desarrollo de la clase. Según Ausubel, los conocimientos no se encuentran ubicados arbitrariamente en el intelecto humano. En la mente del hombre hay una red orgánica de ideas, conceptos, relaciones, informaciones, vinculadas entre sí. Cuando llega una nueva información, ésta puede ser asimilada en la medida que se ajuste bien a la estructura conceptual preexistente, la cual, sin embargo, resulta modificada como resultado del proceso de asimilación. (Ausubel, 1986). Por lo cual también es indispensable tener una información previa pedagógica, esto le da al profesor una especie de autoridad abalada por su trayectoria y conocimientos, tanto pedagógicos como de su respectiva materia. Por lo contrario será más complicado motivar al alumno. 
Para generar esta acción es necesario ejercer la didáctica, que es el arte de saber hacer. 
Si el docente aprende a enseñar entonces podrá comunicar mejor lo que quiere enseñar y transmitir, siempre buscando estrategias nuevas. Sin embargo, el alumno no siempre es el único que aprende y absorbe conocimientos y experiencias nuevas, ya que la acción se puede dar de manera viceversa; a lo largo de la cursada el profesor aprende del alumno tanto como el alumno del profesor. 
Desafortunadamente el ser docente y estar frente a un grupo, a cargo de la educación de un gran número de personas no es tarea fácil, por lo que el profesor debe proponerse desarrollar ciertas metas que le permitan una buena interacción con sus alumnos, para que de esta forma obtengan los aprendizajes requeridos, acordes a su nivel educativo. Tal como dicen Amidon y Hunter (1996), la enseñanza es un proceso de interacción que implica ante todo la conversación en clase que se desarrolla entre el maestro y los alumnos. 
En la actualidad nos podemos encontrar con dos tipos de maestros, cada uno con la semejanza de que tienen a su cargo un grupo de personas al cual educar y orientar para que sean personas bien preparadas, pero a su vez estos dos tipos de maestros cuentan características totalmente diferentes

Características del maestro conductista 
Un maestro conductista sólo se limita a enseñar y espera que el alumno aprenda de él, pero no está dispuesto a también obtener aprendizajes de los alumnos, pues erróneamente cree saberlo todo, además de que cree que el proceso de comunicación que mantiene con sus alumnos sólo gira en a una sola dirección, es decir, espera que los alumnos aprendan de él. 
Un maestro conductista basa su autoridad en el poder, por lo que frecuentemente toma decisiones que involucran a todos los alumnos del salón de clase, pero lamentablemente no consulta esta decisión con sus estudiantes, muchas veces logrando con esto afectar sus intereses. 
Otra característica del maestro conductista es que en su grupo se crea un ambiente de pasividad, es decir, el maestro sólo explica la clase y el alumno funciona como un receptor pasivo, que no esta dispuesto a realizar sus propias investigaciones para así poder reforzar los pocos o muchos conocimientos que el docente le este proporcionando.

Características del maestro constructivista 
A diferencia del maestro conductista, el docente constructivista sí está dispuesto a aprender de sus alumnos, es decir, acepta cualquier opinión por parte de sus estudiantes, que le favorezca para ser una persona mejor preparada tanto personal como académicamente.
Un maestro constructivista siempre está a la vanguardia de la educación, y está dispuesto a innovar, además de que tiene un buen manejo de las distintas tecnologías que se tienen en la actualidad y hace uso de ellas para que sus estudiantes puedan lograr una mejor utilización de contenidos de las materias. 
También un maestro constructivista trata de realizar sus clases bastante dinámicas y no sólo teóricas, atendiendo de esta forma todos los distintos tipos de aprendizaje de sus alumnos, teniendo siempre en cuenta que no todos cuentan con las mismas características, por lo que aprenden de forma diferente. Además un docente constructivista (al igual que el conductista) siempre planea con anterioridad sus clases, comprendiendo así de una mejor manera los temas, para que en el momento que este dictando su clase, pueda resolver todas las dudas que sus alumnos presenten. La gran diferencia que existe entre la realización del curriculum de un docente conductista y la de un constructivista es que en esta última tiende a tener cierta flexibilidad a cambiar el método de la clase, según cómo se vaya predisponiendo la misma. 
Además de que también el maestro debe tener la capacidad de improvisar ante las distintas reacciones que manifiesten sus estudiantes y así lograr que los alumnos obtengan un buen aprovechamiento escolar. 
Un maestro constructivista asimismo debe desarrollar en sus alumnos un pensamiento crítico y objetivo, esto le servirá para desarrollarse y resolver satisfactoriamente los conflictos que se le presenten en el transcurso de su vida. 
Asimismo, es de gran importancia la mirada que tiene un profesor constructivista sobre el alumno, ya que se garantiza que cada alumno, no solamente comprenda todos los contenidos dados a lo largo de la cursada, sino que también pueda llevarlos a la práctica según las diversas experiencias que se le presenten a lo largo de su vida, tanto profesional como privada. Otra característica importante que posee el maestro constructivista es la vocación, y esta puede ser la característica más importante de todas, ya que si se cuenta con la vocación, entonces el maestro podrá desempeñar con éxito su trabajo, pues lo hará de una manera gustosa, no le resultará frustrante y de esta forma no estará frustrando y desmotivando a sus alumnos, para que sigan estudiando. 
Sin embargo, existen ocasiones donde el profesor tiene un perfil constructivista pero que por más que intente dictar la clase de una manera, didáctica, dando lugar a cada estudiante a expresarse, el alumno esta ligado a seguir un modelo de cursada conductista. Este suceso suele pasar mayormente en estos tiempos, donde los estudiantes suelen limitarse a compartir sus ideas debido a la mala costumbre que le han inculcado tiempo atrás. 
En este caso, el profesor es el encargado de deshacer la costumbre conductista que tienen los alumnos, planeando estrategias pedagógicas de enseñanza, o por lo contrario, cambiando el curriculum (que se ha armado previamente del comienzo de cursada) pensando de qué manera se puede llevar a cabo una clase de modo constructivista. 
Para concluir, se debe resaltar la suma importancia de poder crear una relación entre el profesor y el alumno. Sin dicha relación se dificulta mas concebir la acción de aprendizaje. Asimismo, es recomendable poder seguir el modelo constructivista, ya que se le da lugar al estudiante para expresar sus ideas en el ámbito del aula.

Referencias bibliográficas 
Morales, P. (1998) La relación profesor alumno en el aula. Buenos Aires: Educar

Resumen: En este ensayo se habla acerca de la relación que existe entre el profesor y el alumno en el ámbito de estudio, o sea dentro del aula. Se trata el tema desde dos puntos de vista: por un lado desde el lado del profesor y por el otro desde el lado del alumno.
Por otra parte se explican las características y diferencias entre un docente conductista y uno constructivista, con sus modelos de estudiantes respectivos.

Palabras clave: constructivismo – conductismo - participación – docente – alumno.

(*) Este texto fue elaborado en la asignatura Pedagogía del Diseño y la Comunicación I, del Programa Asistentes Académicos de la Facultad de Diseño y Comunicación, dictada por el profesor Carlos Caram. Año 2016.


La relación entre el docente y el estudiante fue publicado de la página 22 a página23 en Escritos en la Facultad Nº136

ver detalle e índice del libro