1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Escritos en la Facultad Nº136 >
  4. Tecnoconocimento: Las TIC como herramientas de la comunicación

Tecnoconocimento: Las TIC como herramientas de la comunicación

Bianchi Enderlein, Sofía

(Licenciatura en Fotografía)

Escritos en la Facultad Nº136

Escritos en la Facultad Nº136

ISSN: 1669-2306

Reflexión Pedagógica. Edición V Ensayos de estudiantes de la Facultad de Diseño y Comunicación Asignaturas: Pedagogía del Diseño I y II - 2016 Docentes: Carlos Caram · Gabriel Los Santos Eugenia Negreira · Mariángeles Pusineri

Año XIII, Vol. 136, Diciembre 2017, Buenos Aires, Argentina | 144 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

 “El mundo no es, está siendo”. 
(Paulo Freire, Pedagogía de la Autonomía).

Introducción 
En la actualidad el hombre se ve enfrentado a una tecnología que está en constante avance y actualización. Los nuevos medios, productos de la invención de la computadora, han modificado y traído cambios en la forma de comunicar, interactuar y expresar. Dentro de la educación es un factor importante ya que deja de ser necesario acudir a una biblioteca para obtener información. Ahora todo está al alcance de la mano, si se tiene acceso a la red. Pero no es el único cambio que se dio, sino que al ser una herramienta facilitadora, la cantidad de generadores de contenido aumentó de forma radical provocando que haya un exceso de información cuyas fuentes no son todas confiables. “Las nuevas tecnologías se han convertido en un problema educativo, un desafío, una oportunidad, un riesgo, una necesidad”. (Burbules y Calliester, 2001, p. 14). La educación, por su parte, es una acción intencionada que se planifica, aunque también posee un grado de flexibilidad acorde con lo que ocurra en el aula y la respuesta del grupo actual. Cada época se ve condicionada por diversos factores ya sean sociales, económicos, éticos o institucionales. Esto hace que tanto la enseñanza como la evaluación se vean afectadas y deban modificarse métodos y herramientas, aún más con la incorporación de las computadoras. Si bien los contenidos actualmente son provisorios, el estudiante debe aprender y entender de modo tal que si éstos se ven modificados la estructura quede como base ya que abre camino al razonamiento. Retomando lo mencionado en el principio, es fundamental aclarar que el hombre pasó a ser tanto emisor como receptor, puesto que la tecnología sumada a Internet permitió que el acceso a este medio sea factible para una gran parte del mundo. Para los estudiantes, es un espacio virtual con tanta información, como dice Burbules y Calliester (2001), un recurso educativo con un gran valor. Pero como se ha mencionado anteriormente esta puede ser inadecuada. Por consiguiente, este ensayo busca analizar de qué manera afecta la incorporación de las nuevas tecnologías a la educación, especialmente con la sobreproducción de material que existe en la actualidad tanto en la lectura propia de los alumnos, como en la forma de enseñanza que se da en durante las clases.

Desarrollo 
Las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) son las herramientas que permitieron comenzar a realizar las tareas del hombre con mayor facilidad a partir de la incorporación de soportes tecnológicos. Estas permiten tanto el almacenamiento como la transmisión de información y, según Aliaga y Bartolomé (2006), la tecnología comprende desde el uso de libros y pizarrones hasta llegar a los elementos informáticos. El hombre es un ser tecnológico porque la crea y, a su vez, porque se ve alterado por esta. Asimismo, una vez que logra avanzar no puede volver atrás porque significaría una involución en relación con el progreso que ha realizado. Desde la perspectiva educacional, cabe destacar que los alumnos nacen y crecen en un mundo constituido por un entorno tecnológico y cuentan con ciertos saberes y herramientas que condicionan a aquellos docentes que no lo posean, generando el requisito de instruir a estos últimos para adaptarlos. Sumado a esto, Landau expresa que “el sistema escolar no se representa como el único espacio social capaz de dar cuenta de la formación de los ciudadanos, consumidores y trabajadores” (2006, p. 72). Por ende la alfabetización, además de las nociones básicas que se mantuvieron a lo largo de los años, debe convivir con saberes del lenguaje audiovisual y la utilización de computadoras y de la red de modo tal que pueda adaptarse a la realidad actual. 
Continuando con esta línea, es indispensable señalar que para bien o para mal la tecnología se ha vuelto parte la sociedad y que construye un entorno, tal como señalan Burbules y Calliester (2001), un ciberespacio donde se producen las interacciones humanas, y es justamente donde se desarrollan las actividades de enseñanza y aprendizaje. Pero los usuarios deben analizar detenidamente y reconocer tantos los beneficios como las desventajas. El alumno, primordialmente, tiene que aprender a decodificar aquello que lee para descartar lo que no sirva y tomar lo válido. En otras palabras se trata de generar y perfeccionar una lectura crítica, denominada por los mismos autores como hiperlectura, cuyo actor “formula preguntas más activas sobre lo que encuentra… va más allá de lo que descubre por casualidad y llega a lo que está oculto o implícito detrás de lo aparente”. (p. 68). 
Evaluar la credibilidad requiere, en cierto modo, gozar cierto conocimiento sobre el área que se trabaja, pero también poseer herramientas que deberían trabajarse desde un inicio en el aula. De esta manera el alumno puede instaurar un criterio de selección e interpretar los proveedores de información, ya que existen demasiados, y lamentablemente varios copian datos de otras fuentes superponiéndose en miles y miles de páginas obviando la fuente principal, o en el peor de los casos mal interpretando y transmitiendo información errónea. Esta sobreproducción no permite en ciertos casos, si no se logra diferenciar lo válido, gestionar correctamente aquellos datos y se produce lo que Aliaga y Bartolomé (2006) denominan como intoxicación, formada por un exceso no digerible de información, que en consecuencia obliga a los alumnos a realizar una lectura rápida sobre todo lo que se pueda encontrar para luego escoger el mejor material acorde a su razonamiento. Pero aquí se debe repensar una y otra vez, si la educación le está brindando actualmente los mejores instrumentos que le permitan identificar valor y legitimidad en los textos. 
Por otra parte, frente a estos problemas se suma una cuestión que corresponde al acceso, tal como lo definen Burbules y Calliester (2001), dónde es necesario diferenciar cuestión de acceso de cuestión de credibilidad, siendo la primera la determinación de quien puede usarlo, y la segunda, la capacidad de interpretar todo lo presente en la web para lograr seleccionar un generador de confianza de información. Si uno de ellos falla, no se puede decir exactamente que se esté teniendo acceso a la red, y también es fundamental que cuanto más tiempo se participe en la misma, las posibilidades de aprender a usarla van a ir incrementándose. 
¿De qué manera influye una correcta enseñanza y capacitación sobre las nuevas tecnologías para los alumnos? ¿Acaso se trata solamente de darles herramientas para manejar computadoras o prepararlos para su desarrollo en la sociedad y en la economía? 
Estos son factores que deberían tomarse en cuenta durante la enseñanza de los alumnos, para generar en las aulas mayor concientización sobre toda la disponibilidad que existe gracias a la web, y tener en cuenta que actualmente todo es parcial. Las cosas no se terminan de establecer que ya cambian, por ende los conocimientos se adaptan a estos avances. “Para sobrevivir en el mundo de las redes hay que actuar y transformarse con rapidez, olvidar y reinventarse; la velocidad es una característica central de la sociedad informacional”. (Palamidessi, 2006, p. 22). Este autor también destaca que en esta era la educación debe explorar nuevos métodos que permitan a los docentes responder a estos cambios que la tecnología provoca y de esta manera poder modificar el diseño educativo ya que se ve altamente influencia por los mismos. 

Educando a los educadores 
¿Tienen los docentes formación sobre las nuevas tecnologías de modo tal que puedan saber que transmitir a sus alumnos? Landau (2006), particularmente, menciona que éstos necesitan –por más mínimo que sea- nociones técnicas, informáticas y pedagógicas. El problema de los educadores es que en el pasado eran portadores de una unidad de sentido, como expone Palamidessi (2006), cuya voz actualmente se comienza a debilitar porque no termina de formarse este nuevo tipo de docente. Es importante que las escuelas se logren reestablecer hasta el punto de alcanzar el ritmo de esta nueva era tecnológica. Esto no busca solamente crear salas con computadoras o incorporar forzosamente presentaciones en las clase para complementar la transmisión oral o visual (de textos o libros) en contraposición con lo tecnológico. Muchos educadores conciben el cambio como una insistencia nociva de leer en pantalla en vez de en papel, pero “el auténtico cambio no se refiere al soporte, sino al modo como se codifica la información” (Aliaga y Bartolomé, 2006, p. 60), y la distribución de la misma además de fácil acceso no posee una restricción mayormente. Frente a esto, es importante que también haya una instrucción para los docentes, de modo tal que puedan aplicar sus conocimientos sobre las materias que dan para complementar tanto la exposición de temas como ayudar a los alumnos a procesar la cantidad de información presente en este gran nuevo medio de comunicación. Esto a su vez, permite que se puedan desarrollar nuevas presentaciones en la clase y crear dinamismo para generar un interés en los estudiantes, y facilitar el intercambio de contenido. 
Es cierto que también los docentes necesitan tiempo para el diseño y reflexión sobre sus prácticas para que las actividades sean integradas al espacio escolar. Landau (2006), profundiza un poco sobre esta falta de tiempo a la que se enfrentan los docentes en esta nueva era de las TIC, en América Latina, cuya relación reside en los salarios. Frente a esto expone que: 

Sin un replanteo de las formas de concebir, administrar y remunerar el trabajo docente, la integración de TIC o el trabajo en redes en nuestros países contribuirán a la erosión de la condiciones de desempeño y a una creciente intensificación y descualificación de la tarea. (p. 81).

Pero no se ahondará aquí sobre este tema específico, ya que permite un nuevo debate sobre la perspectiva de la educación, aunque si es necesario recalcar esta idea de que los educadores se enfrentan a una serie de obstáculos en el presente, cuyos factores varían por diversas razones, que deben comenzar a resolverse para una mejor capacitación de los alumnos. Como cierre es necesario tener en cuenta y modificar el sistema educativo, porque tal como expresa Aliaga y Bartolomé (2006), los cambios deben estar relacionados con la nueva forma de enseñar y aprender, porque hacer lo mismo que antes con las computadoras no es realmente innovar. 

Conclusión 
El hombre se caracteriza hoy en día no por ser algo permanente, sino más bien por tener estados transitorios que se ven reflejado en todos los constantes progresos que se han dado en las últimas décadas. “Este campo es auto reflexivo por la forma en que los nuevos avances posibilitan más y más avances”. (Burbules y Calliester, 2001, p. 32). El mundo se vio afectado por las nuevas tecnologías luego de la invención de la computadora cuya incorporación se hizo global. Frente a esto, se generan ciertas dificultades en la educación que van desde la sobreproducción de información hasta la falta de formación en los educadores. Esto es una problemática que debe tenerse en cuenta y frente a la cual hay que tomar decisiones para brindarles tanto a alumnos como a docentes herramientas y conocimientos que permitan tomar mejor provecho de la tecnología ya que en cierto modo representa el futuro de la economía y formará parte hasta el fin de los tiempos, ya que el hombre no puede retroceder una vez que tuvo avances. De esta manera se concluye con la idea de replantear el sistema educativo para mejorar y complementar la educación con las TIC.

Referencias bibliográficas 
Aliaga, F. y Bartolomé, A. R. (2006) El impacto de las nuevas tecnologías en educación. En Escudero, T. y Correa, A. Investigación en Innovación Educativa. (pp. 55-88). Madrid: La Muralla. 
Burbules, N. Calliester, T. (2001) Educación: riesgos y promesas de las nuevas tecnologías de la información. Barcelona: Granica 
Landau, M. (2006). En Palamidessi M. (Ed.). La escuela en la sociedad de redes: una introducción a las tecnologías de la informática y la comunicación en la educación. (pp. 69-85). Buenos Aires: Fondo de la cultura económica. 
Palamidessi, M. (Ed.). (2006). La escuela en la sociedad de redes: una introducción a las tecnologías de la informática y la comunicación en la educación. Buenos Aires: Fondo de la cultura económica. 

Resumen: En la actualidad la sociedad se ve enfrentada a un mundo dónde el avance tecnológico es constante. Las herramientas que se disponen mejoraron y facilitaron las tareas diarias, pero también han generado grandes controversias y problemas por resolver. Frente a esto el sistema educativo (objeto de estudio de este ensayo) tuvo que modificar la forma de enseñanza debido a la incorporación de la computadora. Es de esta manera que el presente trabajo práctico final busca analizar de qué manera han influido las nuevas tecnologías en la educación tanto para los alumnos como para los profesores. 

Palabras clave: educación - tecnologías de la información y la comunicación - enseñanza - internet - lectura.

(*) Este texto fue elaborado en la asignatura Pedagogía del Diseño y la Comunicación II, del Programa Asistentes Académicos de la Facultad de Diseño y Comunicación, dictada por el profesor Carlos Caram. Año 2016.


Tecnoconocimento: Las TIC como herramientas de la comunicación fue publicado de la página 39 a página41 en Escritos en la Facultad Nº136

ver detalle e índice del libro