1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Escritos en la Facultad Nº136 >
  4. Abrir las puertas del aula a la tecnología ¿Beneficioso o entorpecedor?

Abrir las puertas del aula a la tecnología ¿Beneficioso o entorpecedor?

Cabaleiro, Agustina

(Licenciatura en Publicidad)

Escritos en la Facultad Nº136

Escritos en la Facultad Nº136

ISSN: 1669-2306

Reflexión Pedagógica. Edición V Ensayos de estudiantes de la Facultad de Diseño y Comunicación Asignaturas: Pedagogía del Diseño I y II - 2016 Docentes: Carlos Caram · Gabriel Los Santos Eugenia Negreira · Mariángeles Pusineri

Año XIII, Vol. 136, Diciembre 2017, Buenos Aires, Argentina | 144 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

La sociedad actual se encuentra sumergida en una era tecnológica, donde las redes sociales, los smartphones y la tecnología en general juegan un papel muy importante. A muchos les resulta imposible pensar en una cotidianeidad en la que no puedan usar sus autos, sus computadores o teléfonos. Es por esto que muchas veces se pone en tela de juicio qué tan positiva es la incorporación de nuevas herramientas tecnológicas en el día a día. Las opiniones están divididas: algunos opinan que sin la tecnología no podríamos vivir mientras que otros sostienen que ésta sólo entorpece las tareas cotidianas volviéndonos incapaces de desarrollarlas sin su ayuda. Se puede trasladar esta cuestión al aula de clase preguntándose: ¿la tecnología entorpece o ayuda a desarrollar la tarea del aprendizaje?

García sostiene que las tecnologías siempre fueron incorporadas al aula, ya sea en la utilización de calculadoras, impresoras o computadoras y sostiene que en esta nueva era digital son numerosas las herramientas que se pueden agregar:

Ahora con Internet y la tecnología móvil en auge se incorporan aún más elementos tecnológicos al entorno educativo. Pizarras interactivas, aulas virtuales y un sinfín de recursos electrónicos para llevar a cabo investigaciones o realizar trabajos escolares son algunas de las formas en las que la tecnología digital se ha integrado con las escuelas y universidades. (García, 2015).

Es imposible tener una clase donde las tecnologías de la información y la comunicación no sean participes, ya que las herramientas tecnológicas están instaladas en la vida cotidiana. El problema reside en cuándo la tecnología es utilizada incorrectamente en el aula. Las TIC son útiles en la clase para la exposición de información y la comunicación entre alumnos y docentes. Por ejemplo, cuando se da una clase a distancia vía Skype, o cuando se muestra un video para explicar un tema de la currícula ¿Pero qué sucede cuando la aplicación de la tecnológica no resulta beneficiosa para el aprendizaje? ¿Qué sucede cuando un alumno se distrae con su celular? ¿O cuando un profesor intenta explicar un tema con un PDF que usa hace años y no lo cambia a pesar de que sus alumnos ya no sean los mismos?
Cuando la tecnología es empleada erróneamente se produce un rompimiento de la tríada didáctica. Valencia sostiene:

(El mal uso de la tecnología) atenta contra el principio constructivista de la triada didáctica, pues, dicho principio considera que la acción pedagógica debe ser desarrollada en un espacio denominado clase, donde hay tres componentes fundamentales: alumno, docente y contenido. Por lo tanto sino hay una participación activa por parte de los estudiantes y el conocimiento no se construye en el aula, se podría decir que se atenta contra ese principio. (2013, p. 2).

Sería imposible plantear una clase donde la tecnología no sea partícipe ya que la misma es introducida por alumnos o profesores. Pero tiene que encontrar un lugar adecuado dentro del aula. La tecnología no sólo se incorpora a la clase, sino que la redefine: qué es la clase, quiénes son sus protagonistas, en qué ayudan las nuevas tecnologías de la información y la comunicación y cómo se puede sacar el mejor provecho de ellas. Hay innumerables formas de utilizar la tecnología de una manera correcta. Siempre y cuando se tenga en cuenta que se deben respetar los tres elementos de la triada didáctica, haciendo partícipe del proceso de aprendizaje a todas las partes. Cuando las tecnologías de la información y comunicación son usadas erróneamente por las partes de la triada didáctica se produce una incomunicación, aislando a los alumnos del conocimiento y de los docentes, generando el efecto contrario a su objetivo. Por otro lado, la tecnología tiene un resultado positivo cuando se la emplea para aprender haciendo. La teoría del aprendizaje significativo, desarrollada por Ausubel, sostiene que el alumno aprende a través de la conjunción de sus conocimientos previos y sus nuevos conocimientos entre los cuales se encuentran las experiencias. Palomino, quien analizó la teoría ausubeliana sostiene que:

(el proceso pedagógico) ya no se verá como una labor que deba desarrollarse con ‘mentes en blanco’ o que el aprendizaje de los alumnos comience de ‘cero’, pues no es así, sino que, los educandos tienen una serie de experiencias y conocimientos que afectan su aprendizaje y pueden ser aprovechados para su beneficio. (2012).

Estas experiencias son vitales para los alumnos, ya que a través de ellas pueden aprender acerca de los contenidos de una manera más efectiva que si sólo aprendieran conceptos a través de la memoria. Por ejemplo, es mucho más provechoso para un publicista o un diseñador aprender a hacer una campaña de comunicación si hace las piezas y los avisos en lugar de sólo leer en un libro sus características. Esta experiencia solamente puede darse si las puertas del aula están abiertas a la tecnología.

Conclusión 
El decir que las TIC son malas o buenas para el aula sería simplificar un asunto que tiene muchos aspectos y métodos para analizar. Sin duda la tecnología se ha instalado en la vida cotidiana haciendo que parezca imposible llevar a cabo algunas tareas sin ella, y por lo tanto abriéndose paso en las aulas al ser llevada tanto por alumnos como por profesores. 
Sin embargo, es importante tener en cuenta cuáles son sus buenos usos, favoreciendo el proceso de aprender y no entorpeciendo la relación entre los elementos de la triada didáctica. Si los alumnos pueden aprovechar las herramientas sin distraerse y los profesores pueden utilizar la tecnología haciendo que sus alumnos sean partícipes mientras se vinculan a través de experiencias, el proceso de aprendizaje va a ser mucho más provechoso y satisfactorio para todos.

Referencias bibliográficas 
Valencia. R. (2013) Malos usos de la tecnología en la pedagogía. Las herramientas tecnológicas deben adaptarse a la enseñanza, no la enseñanza a las herramientas tecnológicas. Universidad de Palermo. 
Palomino, N. (2012). Teoría del aprendizaje significativo. Disponible en: http://delegacion233.bligoo.com.mx/ media/users/20/1002571/files/240726/Aprendiz aje_significativo.pdf 
García, A. (2015) Los beneficios de la Tecnología en la Educación. Disponible en: http://www.labrechadigital. org/labrecha/Articulos/los-beneficios-de-la-tecnologiaen- la-educacion.html

Resumen: Al mismo tiempo que avanza la tecnología y las herramientas de comunicación, avanza también la discusión acerca de si su incorporación resulta positiva o negativa en la vida cotidiana. Es imposible imaginar un mundo donde no se utilice la tecnología en el día a día y por eso es que las tecnologías de la información y la comunicación empezaron a meterse en las aulas ¿Qué sucede cuando elementos como los smartphones y las computadoras se abren paso en el aula? ¿Cómo pueden los docentes aprovechar las TIC? ¿La clase es la misma una vez que las TIC son incorporadas?

Palabras clave: recursos pedagógicos - tecnologías de la información y la comunicación - smartphones - teoría del aprendizaje significativo - aprender haciendo.

(*) Este texto fue elaborado en la asignatura Pedagogía del Diseño y la Comunicación II, del Programa Asistentes Académicos de la Facultad de Diseño y Comunicación, dictada por el profesor Carlos Caram. Año 2016.


Abrir las puertas del aula a la tecnología ¿Beneficioso o entorpecedor? fue publicado de la página 41 a página42 en Escritos en la Facultad Nº136

ver detalle e índice del libro