1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Escritos en la Facultad Nº136 >
  4. El conductismo y el constructivismo en diferentes puntos de la educación

El conductismo y el constructivismo en diferentes puntos de la educación

Kopyto, Iara

(Diseño Textil e Indumentaria)

Escritos en la Facultad Nº136

Escritos en la Facultad Nº136

ISSN: 1669-2306

Reflexión Pedagógica. Edición V Ensayos de estudiantes de la Facultad de Diseño y Comunicación Asignaturas: Pedagogía del Diseño I y II - 2016 Docentes: Carlos Caram · Gabriel Los Santos Eugenia Negreira · Mariángeles Pusineri

Año XIII, Vol. 136, Diciembre 2017, Buenos Aires, Argentina | 144 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

En este ensayo se pretende comparar dos formas educativas totalmente diferentes del ámbito educativo: el Conductismo y el Constructivismo, ya que ambas difieren en la mayoría de sus suposiciones debido a que el conductismo es una teoría que surge en los primeros años del siglo XX y durante años se mantuvo dentro de las instituciones educativas, dicha teoría tiene entre sus principales creencias que el sujeto debe ser un ser pasivo y disciplinado lo cual implica que el alumno debe de obedecer constantemente en todo a su maestro para poder acceder a las buenas calificaciones. 

Por otro lado se encuentra la corriente constructivista que considera al alumno sujeto activo en la construcción de su propio aprendizaje, y pretende que éste llegue hasta donde quiera en la búsqueda de información, cabe mencionar que al maestro lo ve como un facilitador, que proporciona todos los medios necesarios al alumno para que este logre el aprendizaje. 
La finalidad de contraponer dichas teorías es simplemente para comparar la una con la otra, y notar las deficiencias o aciertos de las mismas y en su defecto reflexionar acerca de cuál es la que aporta más al campo de la Educación. 
El constructivismo es una corriente pedagógica que se desarrolló en Europa, desde 1930, a partir de los trabajos realizados por Jean Piaget y por Lev Vygotsky. El constructivismo postula la necesidad de entregar al estudiante herramientas que le permitan construir sus propios procedimientos para resolver una situación problemática, lo que implica que sus ideas se modifiquen y siga aprendiendo. 
El constructivismo educativo propone un paradigma donde el proceso de enseñanza se percibe y se lleva a cabo como un proceso dinámico, participativo e interactivo del sujeto, de modo que el conocimiento sea una auténtica construcción operada por la persona que aprende. 
Se considera al alumno poseedor de conocimientos sobre los cuales tendrá que construir nuevos saberes. Según Ausubel “sólo habrá aprendizaje significativo cuando lo que se trata de aprender se logra relacionar de forma sustantiva y no arbitraria con lo que ya conoce quien aprende, es decir, con aspectos relevantes y preexistentes de su estructura cognitiva”. (1918). Por lo contrario, En la perspectiva conductista, la función del maestro se reduce a verificar el programa, a constituirse en un controlador que refuerza la conducta esperada, autoriza el paso siguiente a la nueva conducta o aprendizaje previsto, y así sucesivamente. Ellos son los que indican lo que debe hacer el alumno. Watson sostiene que “todo lo que le genera a la persona es a través del estímulo – respuesta” (1925) es decir, todo aquel que genera la misma respuesta está condicionado a otra. En otras palabras, el conductismo en la educación es un receptor de conocimientos que generan un cambio sensible de la conducta que no hace énfasis en los procesos cognitivos, sino en el resultado. 
Brown (1997) asegura que en el ámbito de la evaluación se encuentran diversas maneras de evaluar. La mirada conductista plantea una evaluación sumativa, es decir que comunica un resultado, una devolución conceptual o numérica es la evidencia de más calidad puesto que contiene un alto nivel de confiabilidad. Caso contrario, la mirada constructivista, maneja el método de la evaluación formativa, o sea cuando se evalúa el proceso del aprendizaje -alto nivel de subjetividad y validez. 
De la misma manera, el conductismo y el constructivismo se ven reflejados a la hora de asignar la calificación de dicha evaluación: por un lado se encuentra la Analítica mirada conductista que consiste en asignar parte del puntaje total a distintas secciones del trabajo. En otras palabras se divide en porcentaje los distintos puntos del trabajo realizado. Por otro lado se encuentra la holística mirada constructivista, en este caso no se divide el porcentaje en partes, sino que se asigna globalmente la justificación de la calificación en su totalidad. El conductismo iguala al aprendizaje con los cambios en la conducta observable, bien sea respecto a la forma o a la frecuencia de esas conductas. El aprendizaje se logra cuando se demuestra o se exhibe una respuesta apropiada a continuación de la presentación de un estímulo ambiental específico. Mientras que el constructivismo refleja una teoría que equipara al aprendizaje con la creación de significados a partir de experiencias. 
En el entorno del aula el maestro conductista solo se limita a enseñar y espera que el alumno aprenda de él, pero no está dispuesto a él también obtener aprendizajes de los alumnos, pues erróneamente cree saberlo todo, además de que cree que el proceso de comunicación que mantiene con sus alumnos solo gira en torno a una sola dirección, es decir, solo espera que los alumnos aprendan de él. 
Un maestro conductista también es una persona que le gusta bastante el poder, pues se cree la máxima autoridad, por lo que frecuentemente toma decisiones que involucran a todos los alumnos del salón de clase, pero lamentablemente no consulta esta decisión con sus estudiantes, muchas veces logrando con esto afectar sus intereses. 
Otra característica del maestro conductista es que en su grupo se crea un ambiente de bastante pasividad, es decir, el maestro solo explica la clase y el alumno solo funciona como un receptor, pero un receptor pasivo, que no esta dispuesto a realizar sus propias investigaciones para así poder reforzar los pocos o muchos conocimientos que el docente le esté proporcionando. A diferencia del maestro conductista, el docente constructivista sí está dispuesto a aprender de sus alumnos, es decir, acepta cualquier opinión por parte de sus estudiantes, que le favorezca para ser una persona mejor preparada tanto personal como académicamente. 
Un maestro constructivista siempre está a la vanguardia de la educación, y está dispuesto a innovar, además de que tiene un buen manejo de las distintas tecnologías que se tienen en la actualidad y hace uso de ellas para que sus estudiantes puedan lograr una mejor utilización de contenidos de las materias. 
También un maestro constructivista trata de realizar sus clases bastante dinámicas y no solo teóricas, atendiendo de esta forma todos los distintos tipos de aprendizaje de sus alumnos, teniendo siempre en cuenta que no todos cuentan con las mismas características, por lo que aprenden de forma diferente. Además un docente constructivista, al igual que el conductista, siempre planea con anterioridad sus clases, comprendiendo así de una mejor manera los temas, para que en el momento que este dictando su clase, pueda resolver todas las dudas que sus alumnos presenten. La gran diferencia que existe entre en la realización del currículo entre un docente conductista y uno constructivista es que el constructivista tiende a tener cierta flexibilidad a cambiar el método de la clase, según cómo se vaya predisponiendo la misma. 
Además de que también el profesor debe de tener la capacidad de improvisar ante las distintas reacciones que manifiesten sus estudiantes y así lograr que los alumnos obtengan un buen aprovechamiento escolar. 
Un maestro constructivista asimismo debe desarrollar en sus alumnos un pensamiento crítico y objetivo, esto le servirá para desarrollarse y resolver satisfactoriamente los conflictos que se le presenten en el transcurso de su vida. 
Asimismo, es de gran importancia la mirada que tiene un profesor constructivista sobre el alumno, ya que se garantiza de que cada alumno, no solamente comprenda todos los contenidos dados a lo largo de la cursada, sino que también puedan llevarlos a la práctica según las diversas experiencias que se les presenten a lo largo de su vida, tanto profesional como privada. 
Otra característica importante que posee el maestro constructivista, es la vocación, esta es la característica más importante de todas, ya que si se cuenta con la vocación, entonces el maestro podrá desempeñar con éxito su trabajo, pues lo hará de una manera gustosa, no le resultara frustrante y de esta forma no estará frustrando y desmotivando a sus alumnos, para que sigan estudiando. 
Tanto el conductismo como el constructivismo se pueden ver reflejados fuera del ámbito escolar, por ejemplo en diseñadores internacionales como Coco Chanel que se regía por el método constructivista debido a que realizaba su modelaría sobre el cuerpo humano y no teniendo conocimiento previo, aprendía a través de la prueba y el error. En cambio, Maison Valentino tenia una formación conductista, ya que se guiaba a la hora de realizar los moldes tal cual se lo habían transmitido a él. Las dos teorías antes contrapuestas han tenido gran apogeo y aportación dentro del campo de la Educación; al principio la educación estuvo regulada todo el tiempo por el modelo conductista que en gran manera pretendía enseñar mediante el cambio de la conducta, pero este cambio de conducta muchas de las veces suponía reforzarse con refuerzos negativos lo cual provocaba en el alumno cierto miedo pues estos refuerzos también conocidos como castigos hacían que el alumno fuese tímido, inseguro y sometido a lo que su profesor dispusiera. Con lo anterior mencionado no se pretende decir que el conductismo es malo al contrario este tuvo grandes aportes dentro del campo educativo, pero uno de los mas grandes errores que tuvo fue el centrarse más en la conducta que en el propio conocimiento, creando alumnos vacíos incapaces de resolver un problema por si solos y además incapaces de razonar ante situaciones de la vida; negando cualquier proceso interno que pudiese ocurrir dentro del individuo. 
Pero por el contrario la corriente constructivista que en su momento fue sumamente criticada mantiene la idea de que cada individuo es constructor de su propio aprendizaje, además ve al alumno como un ser activo que esta en busca de lo que le hace falta, considera que la información que recibe es procesada mediante procesos internos, considera de gran importancia aumentar el intelecto del mismo, toma en cuenta la motivación para aprender y considera además que cualquier lugar es propicio para adquirir conocimiento.

Referencias bibliográficas 
Apuntes de la asignatura Pedagogía del Diseño y la Comunicación I y II. Disponible en:http://conductismovsconstructivismo.blogspot.com.ar/p/conductismo-vsconstructivismo.html. 
Apuntes de la asignatura Pedagogía del Diseño y la Comunicación I y II. Disponible en: https://corrientespsicologicas. wikispaces.com/Conductismo.

(*) Este texto fue elaborado en la asignatura Pedagogía del Diseño y la Comunicación II, del Programa Asistentes Académicos de la Facultad de Diseño y Comunicación, dictada por el profesor Carlos Caram. Año 2016.


El conductismo y el constructivismo en diferentes puntos de la educación fue publicado de la página 51 a página52 en Escritos en la Facultad Nº136

ver detalle e índice del libro