1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Escritos en la Facultad Nº136 >
  4. Tecnologías de la Información y la Comunicación: las ventajas y desventajas del uso de las herramientas tecnológicas del aprendizaje

Tecnologías de la Información y la Comunicación: las ventajas y desventajas del uso de las herramientas tecnológicas del aprendizaje

Ledesma Williams, Camila

(Diseño Textil y de Indumentaria)

Escritos en la Facultad Nº136

Escritos en la Facultad Nº136

ISSN: 1669-2306

Reflexión Pedagógica. Edición V Ensayos de estudiantes de la Facultad de Diseño y Comunicación Asignaturas: Pedagogía del Diseño I y II - 2016 Docentes: Carlos Caram · Gabriel Los Santos Eugenia Negreira · Mariángeles Pusineri

Año XIII, Vol. 136, Diciembre 2017, Buenos Aires, Argentina | 144 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) refieren a todo lo relacionado con informática, telecomunicaciones y tecnología audiovisual. Pueden ser computadoras, software, multimedia, discos compactos, bases de datos, televisión, teléfonos, teleconferencias, radio e Internet, entre otros. Las TIC, entre otras cosas, nos han permitido obtener información de manera más fácil y rápida, mantener comunicación con personas que se encuentran a distancia de nosotros, recibir y enviar mensajes, documentos e imágenes de manera rápida y económica y realizar operaciones o actividades en una menor cantidad de tiempo. El desarrollo de las TIC en el mundo y, específicamente, en el ámbito de la educación se califica como vertiginoso y exponencial, siendo éstas fundamentales ya que pueden ayudar a mejorar los procesos de aprendizaje. 

Las funciones de las TIC son muchas, suelen generar un impacto particular y muchas veces facilitan las clases. Por ejemplo, se pueden utilizar como medio de expresión o didáctico, como un instrumento para la evaluación y como un canal de comunicación, entre otros. Lo más usual dentro de las TIC son aquellas herramientas que se utilizan en el aula, como por ejemplo, YouTube, presentaciones de Power Point y la creación de Blogs, entre otros. Por otro lado, se pueden encontrar otro tipo de herramientas como Google (y sus Docs, por ejemplo, Glogster), las redes sociales como Facebook, Twitter, Pinterest, WeHeartIt, etc. y Google+ (la última y novedosa red social de Google). 
La gran pregunta, que muchos suelen hacerse, es qué hacer en el aula con tanta cantidad de herramientas. La realidad es que las mismas abren un mundo de posibilidades, siempre y cuando los profesores y alumnos tengan cierta instrucción e imaginación. Las TIC se han convertido en un recurso nuevo para la educación y, por lo tanto, requieren de una reflexión para saber cómo aprovecharlas de la mejor manera y beneficiarse de todo su potencial en el proceso de aprendizaje. No es correcto pensar que con el simple hecho de tener una computadora a mano se puede aprender todo. Además, como muchas otras cosas, si se utilizan en exceso pueden ser perjudiciales y hasta transformarse en una obsesión (como en el caso de las redes sociales, principalmente). Lo que si es real es que una computadora nos brinda la oportunidad de tener acceso a mucha información y que con ello, se puede tener acceso a la construcción del aprendizaje. Sin embargo, las TIC ofrecen no solo ventajas para la educación sino también desventajas (que se transforman en obstáculos para las clases). Es clave entender que las TIC no son sólo herramientas simples, sino que constituyen, sobre todo, nuevas conversaciones, estéticas, narrativas, vínculos relacionales, modalidades de construir identidades y perspectivas sobre el mundo. (Unesco, 2013).

Ventajas del uso de las herramientas tecnológicas del aprendizaje 
En primer lugar, como plantea Morrissey (2011), el uso de las TIC tiene incidencia en el aprendizaje de conceptos, la colaboración en clase, el trabajo en equipo y el aprendizaje colectivo: “pueden ofrecer simulaciones, modelados y mapas conceptuales que animen y provoquen respuestas más activas y relacionadas con el aprendizaje por exploración por parte de los estudiantes”. (p.84). Tal como plantea el autor, las TIC brindan acceso a una gran cantidad de información, por ejemplo, permiten el acceso a diccionarios y enciclopedias online y las ventajas varían desde la posibilidad de ser utilizadas para crear situaciones de aprendizaje que estimulen a los estudiantes a desafiar su propio conocimiento, así como de construir nuevos marcos conceptuales. 
En segundo lugar, el uso de las tecnologías a través de Internet permite que se realicen tareas interactivas y actividades en grupo sin la necesidad de estar en clase. Lo interesante es que de manera virtual se pueden plantear ejercicios muy diferentes a los que brinda el libro de trabajo, se pueden plantear tareas significativas y constructivas que generen interés y motivación en los alumnos, que permiten la interacción y la actividad continua y que ofrecen diversidad a la hora de aprender.
Adicionalmente, la Web 2.0 es una herramienta que no se puede desaprovechar por parte del docente. Permite la creación de páginas web, la publicación de textos, audios y videos realizados por el mismo alumno y que éste pueda subir a la red información de su propia autoría, entre tantas otras posibilidades, que generan desarrollo de la iniciativa y desarrollo de la habilidad para la búsqueda y selección de información. Esto se relaciona con lo que plantean Burbules y Callister (2001), quienes exponen que una de las mayores ventajas de las TIC es contar con información de infinitas procedencias y con innumerables puntos de vista. Así como el alumno tiene la posibilidad de subir a la red información que él mismo ha creado, también tiene la posibilidad de obtener información y trabajos de otros estudiantes alrededor del mundo. De este modo el aprendizaje se hace más rico y profundo, gracias al uso de las tecnologías de la información y comunicación. 
En cuarto lugar, las TIC ofrecen la ventaja de poder ser utilizadas no solo en clase sino también desde el hogar (en forma de trabajo extraescolar), por ejemplo, preparando trabajos, buscando información previa a una clase teórica (para comprender más sobre el tema que se va a dar y poder aportar conocimientos), realizando trabajos y ejercicios, entre otros. Esta es una ventaja que debe ser aprovechada por el docente, principalmente, ya que favorece el aprendizaje autónomo y creativo (constructivista) y porque el uso de la computadora es muy eficiente cuando los alumnos están en sus casas (generalmente más que cuando están en clase). Además, incentivan el aprendizaje a partir de los errores y el aprendizaje cooperativo y también permite que los alumnos se vinculen con el desarrollo de habilidades para el uso de la tecnología. Las TIC facilitan y favorecen al aprendizaje. Favorecen la interactividad entre el profesor y el alumno y entre los mismos alumnos. Sin embargo, todo depende de sus ganas de aprender, su tiempo a disposición, la rentabilidad y la valoración que se haga de su aprendizaje externo (que se realiza fuera del aula). Es fundamental hacer uso y aprovechamiento de este aprendizaje que se realiza fuera del espacio de formación ya que, como se mencionó previamente, favorece la autonomía del alumno a la hora de aprender.

Desventajas del uso de las herramientas tecnológicas del aprendizaje 
La cantidad de ventajas que ofrecen las TIC en el ámbito de la educación son evidentes e indiscutibles. Sin embargo, existen ciertos inconvenientes que rodean al uso de estas herramientas. En primer lugar, esta enorme cantidad de información, tecnologías y nuevas herramientas pueden provocar en el alumno cierto grado de aturdimiento que, en consecuencia, le genere rechazo a la hora de utilizarlas. Tal como plantean Burbules y Callister (2001): “las nuevas tecnologías se han convertido en un problema educativo, un desafío, una oportunidad, un riesgo, una necesidad” (p. 14). Por lo tanto, las decisiones que toma el educador son de vital importancia y es indispensable que el docente aprenda a gestionar la información que se recibe y maneje todo tipo de herramientas de la manera más provechosa, sabiendo cómo utilizarlas eficazmente y cuáles son sus beneficios (y los beneficios para el alumno). En segundo lugar, otra desventaja del tema en cuestión y sobre la que argumentan Burbules y Callister (2001), es que muchos docentes dan por sentado que los alumnos conocen las herramientas y saben utilizarlas y gestionarlas. Los autores plantean que la realidad es que un gran porcentaje de los alumnos no está familiarizado, ya que hace algunos años no se utilizaba esta nueva forma de aprender, y las clases se basaban en la teoría que daba el profesor, sus anotaciones y el libro de trabajo. Por lo tanto, la búsqueda de información o la realización de cualquier trabajo debe ser guiada, facilitándole a los alumnos los medios necesarios (ya sea páginas web u otros) que se necesitan para llevarlo a cabo y un punteo de los objetivos del trabajo para que puedan guiarse. 
En tercer lugar, en relación a lo planteado anteriormente con respecto a los alumnos, se puede decir que lo mismo ocurre con los docentes, ya que muchas escuelas dan por sentado que sus profesores saben utilizar las nuevas tecnologías y están familiarizados con ellas. En palabras de Landau (2006), mientras que la mayoría de los estudiantes han crecido en un entorno mediado tecnológicamente, los docentes lo han hecho en un contexto muy diferente al actual y, por lo tanto, se vieron obligados a adaptarse. De esta manera, el acceso a las TIC y su uso difiere entre alumnos y docentes y la mejor solución es encontrar un equilibrio entre ambas realidades. Por otro lado, el uso de las TIC requiere de equipos que pueden ser costosos o poco atractivos en muchos casos (ya que hay personas a las que no les atrae el uso de la tecnología) y también pueden disminuir algunas habilidades como el uso de la escritura y la lectura, entre otros. Como plantea Morrissey (2011): “los niveles de inversión requeridos para sostener la integración de las TIC en las escuelas son prohibitivos para muchos países y hay grandes disparidades entre los fondos que se le asignan” (p. 86). Según el autor, que una escuela cuente con las herramientas tecnológicas necesarias implica una gran inversión en la compra de computadoras de alta calidad y bien desarrolladas, y la realidad es que la mayoría de las escuelas no cuentan con el dinero para adquirir dicha infraestructura. En cuarto lugar, cuando se utiliza este tipo de herramientas para la realización de un trabajo, suele ocurrir que los alumnos hagan demasiado énfasis en el formato y dejen un poco de lado el contenido. Por ejemplo, cuando se selecciona un video musical en el que las imágenes son atractivas y acorde a la consigna pero el texto es pobre o no es adecuado para el nivel que se espera que los alumnos alcancen. Morrissey (2011) argumenta que el uso de las TIC puede generar distracciones, dispersión y pérdida de tiempo, o que muchas veces los aprendizajes sean incompletos y superficiales. Lo planteado por Morrissey (2011) se relaciona con las palabras de Burbules y Callister (2001), que explican que es tarea del docente evitar que esto ocurra, logrando un equilibrio para no abusar del uso de las herramientas. Asimismo, es fundamental que el docente no pierda liderazgo a causa de la aplicación de las TIC en sus clases, y para ello debe controlar todo el proceso de aprendizaje para implementarlo, corregirlo y, en definitiva, guiarlo.

Referencias bibliográficas 
Burbules, N. y Callister, T. (2001). Educación: Riesgos y Promesas de las nuevas tecnologías de la información. Barcelona: Ed. Granica. 
El uso pedagógico de las TIC. (2009). IDEP: Aula Urbana. [Revista en Línea]. Disponible en: http://www.idep.edu. co/pdf/aula/MAU%2074.pdf. 
Landau, M. y Schneider, D. (2006). Los docentes en la incertidumbre de las redes. En Palamidessi (comp.) Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica. 
Morrisey, J. (2011). El uso de las TIC en la enseñanza y el aprendizaje. Cuestiones y desafíos. Buenos Aires: Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia.

(*) Este texto fue elaborado en la asignatura Pedagogía del Diseño y la Comunicación II, del Programa Asistentes Académicos de la Facultad de Diseño y Comunicación, dictada por el profesor Carlos Caram. Año 2016


Tecnologías de la Información y la Comunicación: las ventajas y desventajas del uso de las herramientas tecnológicas del aprendizaje fue publicado de la página 53 a página55 en Escritos en la Facultad Nº136

ver detalle e índice del libro