1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Escritos en la Facultad Nº136 >
  4. ¿Los momentos de la clase están asociados al tipo de liderazgo del profesor?

¿Los momentos de la clase están asociados al tipo de liderazgo del profesor?

Seoane, Martín

(Diseño Industrial)

Escritos en la Facultad Nº136

Escritos en la Facultad Nº136

ISSN: 1669-2306

Reflexión Pedagógica. Edición V Ensayos de estudiantes de la Facultad de Diseño y Comunicación Asignaturas: Pedagogía del Diseño I y II - 2016 Docentes: Carlos Caram · Gabriel Los Santos Eugenia Negreira · Mariángeles Pusineri

Año XIII, Vol. 136, Diciembre 2017, Buenos Aires, Argentina | 144 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

El objetivo de este escrito es trabajar con los conceptos de la preparación de las clases, las diferentes herramientas didácticas para llevarlas a cabo, los vínculos entre los docentes y los alumnos y el manejo de los grupos de aprendizaje. Este trabajo pondrá foco en los momentos de la clase y el vínculo docente-alumno, y buscará dar respuesta a la problemática de la comunicación oral y los métodos de enseñanza. Esta problemática también busca observar de qué manera y en qué momento pueden usarse diferentes recursos para favorecer al alumno. La introducción dentro del espacio educativo de nuevas tecnologías, intenta poner en marcha una mirada más constructiva, basada en el aprendizaje a través de la experimentación. Así como también afianzar el vínculo entre profesor y alumno, dado que por el desconocimiento de las herramientas, alumnos y docente recurrirán el uno al otro para compartir sus conocimientos. 

Para esto es necesario tener en claro los momentos de la clase. El inicio es un momento especialmente destinado a rescatar e identificar los aprendizajes y experiencias previas relacionadas con el tema, tópico o aprendizaje que se espera lograr en esa clase. Es necesario, igualmente, dar a conocer el sentido e importancia del aprendizaje propuesto, la relación con otros aprendizajes ya sea de la misma asignatura o de otras y, explicitar cómo se van a evaluar; es importante que desde el inicio del proceso los estudiantes tengan claridad cómo serán evaluados y cuáles son los contenidos y aprendizajes principales que incluirá la evaluación. Por su parte, el desarrollo es el momento más intenso de la clase, caracterizado por una fuerte interacción entre el profesor y los alumnos, de éstos entre sí y con los materiales de enseñanza y, encaminado a desarrollar y poner en práctica las habilidades cognitivas y específicas de la disciplina. Las acciones (actividades) que se desarrollen en este momento deben dar oportunidad para que los alumnos pongan en práctica, ensayen, elaboren, construyan y/ o se apropien del aprendizaje y contenidos de la clase. A través de estas acciones se deberán crear situaciones que desafíen a los alumnos a poner en juego sus habilidades cognitivas y sociales. Debe ser un momento de trabajo de los alumnos donde el docente guía, supervisa, ordena, aclara, asesora o acompaña, utilizando materiales y guías claras y autosuficientes; la o las tarea(s) a realizar deben ser precisas. La evaluación formativa es central en este momento para ayudar en los aprendizajes. En general, los momentos de inicio y de desarrollo están bastante arraigados en la cultura académica. Sin embargo, el momento de cierre de la clase no está incorporado en la cultura y es un momento clave desde la perspectiva de asegurar y/o afianzar los aprendizajes. De allí lo importante de considerar en el diseño de clase, un momento específico que contemple el uso de algún recurso estratégico y de materiales. Puede ser éste un Momento en que los estudiantes que estuvieron más comprometidos con la clase afiancen sus aprendizajes; los que quedaron con algún cabo suelto o alguna parte sin comprender, pueden completar y aclarar los puntos que estaban más oscuros; y, por último, quienes estuvieron más distraídos tienen la oportunidad de mirar en forma sintética o sinóptica los contenidos y aprendizajes centrales de la clase. De acuerdo con lo planteado anteriormente, el propósito principal de este momento es fijar los aprendizajes. Junto con ello, se puede aprovechar la instancia para redondear las ideas o puntos centrales del trabajo realizado; revisar el conjunto del proceso y destacar las partes y/o aspectos importantes. Otro de los factores asociados con los momentos de la clase, es el manejo y tipo de grupo al que se enfrente el docente, y de qué manera repercute el tipo de liderazgo a utilizar. 
Al armar el docente un correcto grupo dentro del aula, tendrá como beneficio la participación de cada uno de sus integrante, así también como alcanzar los objetivos, esto se da por la buena organización y la correcta planificación de las acciones y tareas del grupo También ayudará a la madurez de los miembros del grupo, por otro lado busca sustituir las formas de dominación que se dan en la vida y funcionamiento del grupo. Este último punto se observará evaluando la atmósfera grupal, esto es la disposición de ánimo, tono y sentimiento que está difundiendo, la variación de estas emociones genera una atmósfera amistosa u hostil; fría o cálida; rígida o cordial; armoniosa-equilibrada o irritada- agresiva. El ambiente físico, los sentimientos de igualdad y reducción de la intimidación y la forma de iniciar la reunión son factores determinantes que pueden ayudar o no a crear una buena atmósfera grupal. Dentro del ambiente físico entra en juego la iluminación, ventilación, disposición de las sillas y el tamaño de aula en relación a la cantidad de alumnos. (Souto,1993). 
El sentimiento de igualdad y reducción de la intimidad, puntos que podrían favorecer esto sería el uso del nombre de pila cuando se refiere a algún integrante del grupo, generar un ambiente permisivo e informal hará que los integrantes del aula se sientan más cómodos. 
Por último a lo que se refiere a igualdad, cabe destacar que el tamaño del grupo influirá en la posibilidad de generar una verdadera dinámica interna. 
La forma de iniciar y tiempo de duración de la reunión también provocan una buena o mala atmósfera grupal, esto se observa en la manera en la cual el docente presenta el tema de la clase, el tiempo que habla, el modo en que lo hace y de qué manera se dirige a los alumnos, por su lado, si el tiempo de clase supera las dos horas y media, es aconsejable plantear un descanso de diez o quince minutos. Esto ayuda a no desviarse del tema, fija contenidos y causa menos cansancio en los alumnos. 
Es importante tener en cuenta los puntos antes mencionados, porque si los individuos se encuentran y trabajan juntos, no se comportaran como unidades individuales, sino que responderán como un colectivo. En los grupos con una armoniosa atmósfera los individuos y el grupo serán más productivos, se producen menos agresiones, frustraciones y se incrementa el compañerismo, la cordialidad y la cooperación. 
Dentro del aula, el docente deberá trabajar en la comunicación grupal, esto se refiere a la capacidad que tiene un individuo de recibir y transmitir ideas, sentimientos y pensamientos a otros individuos del grupo, sin la comunicación no podría existir un grupo, para esto es importante tener una actitud dialógica, esto refiere a la capacidad de escuchar antes de responder, así también como analizar y discutir un problema antes de juzgar o dar opinión, poner en cuestionamiento y ratificar las propias posiciones o puntos de vista, poder dirigirse al otro de modo que cree un clima favorable, hay que expresarse teniendo en cuenta a las otras personas, esto sería tener en cuenta a la recepción del mensaje y no a la emisión, también ayudara la manera de dar dicho mensaje, intentar ser lo más claro y concreto posible en el lenguaje, procurar ser objetivo en las intervenciones, esto nos dará un alejamiento del problema sin tomar en cuenta nuestras emociones, por último se tendrá que pensar muy bien antes de hablar. Las barreras de la comunicación dentro del grupo deberán ser conocidas por el docente para poder evitarlas o compensarlas, algunas de estas barreras podría ser la poca claridad en las expresiones, la falta de coherencia en el lenguaje, la verborragia, la incapacidad para concretar las ideas, sin embargo una de las principales barreras es la tendencia a criticar y reprobar las afirmaciones y conductas de otras personas, este último punto nombrado es el principal obstáculo en la comunicación. De no superarse los obstáculos los rendimientos del grupo siempre serán bajos, habrá que encontrar medios para que esto no suceda, y algunos puntos que deberá tener en cuenta el docente son el saber escuchar, el estar disponible para el otro, respetar la palabra así como las ideas, fomentar la sinceridad y entender que no existe un solo punto de vista. (Souto, 1993).
Lo anteriormente evaluado podrá verse vinculado de mejor o peor manera dependiendo del tipo de liderazgo que plantee el profesor. Podrían destacarse seis diferentes tipos de liderazgo. El primero sería el autoritario, este profesor posee una visión del futuro, motiva constantemente a sus alumnos durante las clases, hace que estos perciban que las actividades son importantes tanto para ellos como para el docente, también da tareas individuales recalcando que el alumno sepa en todo momento cuál es su objetivo y su recompensa, permite la innovación, la experimentación y acepta riesgos. El segundo, el liderazgo coach ayuda a los alumnos a tomar conciencia de sus puntos fuertes y los débiles, el docente es capaz de saber cuáles son las aspiraciones personales y las aspiraciones dentro del aula o ámbito académico, ofrece un buen feedback con los alumnos, toma al diálogo como herramienta para aumentar la responsabilidad entre los alumnos y defiende el error como una forma de aprendizaje. El próximo, en tercer puesto está el docente con liderazgo conciliador, este valora las emociones de sus alumnos por encima de las tareas, busca un buen clima de trabajo, defiende la autonomía en el aprendizaje, este docente trabaja para mejorar el autoestima de sus alumnos reconociendo en voz alta los logros y aciertos. En cuarto lugar podríamos poner al docente de liderazgo democrático, este invierte gran partes de su tiempo recopilando ideas, trabaja en la confianza, respeto y compromiso del grupo de trabajo, fomenta la responsabilidad por que tiene muy en cuenta las opiniones y decisiones de sus alumnos y esto no podría darse si ellos no se toman el trabajo en serio. El quinto lugar lo ocupa el liderazgo ejemplar, este docente tiene buen rendimiento en el trabajo y lo expresa constantemente, intenta llevar su alto rendimiento al momento en que sus alumnos deban realizar tareas, buscando que las hagan más rápido y mejor, y esto lleva a que busque el mismo nivel en todos sus alumnos, estas fuertes exigencias fomentan la desmoralización y el abandono y al no tener flexibilidad el alumno por lo general tiene poca responsabilidad. Por último el liderazgo coercitivo es aquel que solo el docente toma decisiones y por este motivo es inflexible, al tomar por si solo las decisiones es crítico a la generación de nuevas ideas o sugerencias, tampoco el docente fomenta el sistema de recompensas ni la motivación de su clase. Esta numeración no busca poner en una lista del mejor al peor, solo busca cuantificar los diferentes tipos de liderazgos. (Goleman, 2001).

Conclusión 
Como conclusión podemos afirmar que los momentos de la clase están asociados al tipo de liderazgo, porque dependerá de que tipo de liderazgo se elija para tener un mejor aprovechamiento del currículo de la clase, la capacidad para flexibilizar o no el tipo de liderazgo teniendo en cuenta las necesidades de cada grupo también afectaran a los momentos de la clase, no puede decirse que un tipo de liderazgo es mejor que otro porque dependerá mucho del espacio donde se aplique y el tipo de grupo a evaluar, por mi parte no recomendaría un liderazgo autoritario ni uno coercitivo, dado que los alumnos podrían bajar sus intereses y capacidades, si optaría por un liderazgo conciliador porque este además de generar un buen espacio de trabajo, otorga al docente algo más importante que es la formación de vínculos.

Referencias bibliográficas 
Barreiro, T. (2005) Trabajos en grupo. Recuperado el 20/5/2017de: https://books.google.com.ar/books?id=lJT fBuxx1bIC&printsec=frontcover&dq=t rabajos+en+gru po+telma+barreiro+pdf&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEw j0wfulg4f UAhUEGZAKHTDPDX4Q6AEIIDAA#v=o nepage&q&f=false 
Goleman, D. (2014) 6 Estilos de liderazgo. Goleman. Recuperado el 20/5/2017 de: https://www.cesarpiqueras. com/6-estilos-de-liderazgo.-goleman/ 
Goleman, D. (2001) Escogiendo el Estilo Correcto de Liderazgo. Recuperado el 21/5/2017:http://cursoampliacion. una.edu.ve/ 
Souto, M. (1993) Hacia una didáctica de lo grupal. Buenos Aires: Editorial Miño y Dávila. 

(*) Este texto fue elaborado en la asignatura Pedagogía del Diseño y la Comunicación II, del Programa Asistentes Académicos de la Facultad de Diseño y Comunicación, dictada por el profesor Carlos Caram. Año 2016.


¿Los momentos de la clase están asociados al tipo de liderazgo del profesor? fue publicado de la página 61 a página62 en Escritos en la Facultad Nº136

ver detalle e índice del libro