1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Escritos en la Facultad Nº136 >
  4. Aprendiendo a ser creativos: importancia del aula taller en las carreras de diseño

Aprendiendo a ser creativos: importancia del aula taller en las carreras de diseño

Simeonoff, Agostina

(Diseño de Interiores)

Escritos en la Facultad Nº136

Escritos en la Facultad Nº136

ISSN: 1669-2306

Reflexión Pedagógica. Edición V Ensayos de estudiantes de la Facultad de Diseño y Comunicación Asignaturas: Pedagogía del Diseño I y II - 2016 Docentes: Carlos Caram · Gabriel Los Santos Eugenia Negreira · Mariángeles Pusineri

Año XIII, Vol. 136, Diciembre 2017, Buenos Aires, Argentina | 144 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

El diseño es una disciplina de carácter proyectual, en la que la práctica supera en importancia a la teoría; por lo que el trabajo de los diseñadores está dado por una multiplicidad de recursos y procesos. "También hay gente que cree en la importancia y en la realidad de la creatividad, pero que sostiene que en ese terreno no se puede hacer nada porque la creatividad es una cualidad casi mística, que algunas personas poseen y otras no”. (De Bono, 1994, p. 16). Se cree erróneamente que el ingrediente principal del trabajo de un potencial diseñador surge solamente de su creatividad, como si fuera un don que le fue otorgado y debe implementar arbitrariamente. Sin embargo el proceso de diseño se desarrollará con base en los saberes previos del alumno, tanto teóricos y prácticos; en los conocimientos nuevos adquiridos en clase; y en la relación con sus compañeros; por lo que se debe “analizar la función socializadora del vínculo alumno-alumno”. (Roselli, 1999, p.13).Para determinar la correcta influencia de los pares en el desarrollo de cada uno. 

La relación y el intercambio de saberes no se dan por inercia, sino que se desarrolla dentro de un grupo, del que participan los alumnos y el docente. El grupo en un aula se define como una unidad, un conjunto de personas que poseen un objetivo en común y se relacionan entre sí. La conformación del grupo en el aula es vital para que se genere la zona de desarrollo próximo de la que habla Vigotsky, que se refiere a la influencia del desarrollo y aprendizaje de unas partes del grupo en otras. Para que esto suceda, se debe integrar el aprendizaje cooperativo, trabajo en grupos pequeños como parte de un proyecto colectivo, y el colaborativo, trabajo de toda la clase; al grupo. Estos tipos de aprendizajes permiten intercambios sociales que implican comunicación, ayuda, colaboración, coordinación, ajuste y control recíproco y así facilitan el desarrollo de los sujetos pertenecientes al grupo. (Roselli, 1999, p.16). 
El grupo debe desarrollar su actividad dentro del marco del aula taller, cuyo objetivo principal es el de integrar la práctica con la teoría y con el proceso mental de cada uno de los integrantes del grupo. El término taller hace referencia a “las formas de establecer puentes y conexiones entre los conocimientos que se transmiten en el aula y la vida que desarrollan los niños”. (Ander-Egg, 1999, p.12), por lo tanto, se generan relaciones significativas entre los diferentes integrantes del aula que, idealmente, conformarán un grupo. 
En el aula taller se produce “una superación de la división por medio del desarrollo de un proyecto colectivo que favorece el aprendizaje”. Según Roselli, este aprendizaje será significativo cuando los sujetos se reconozcan como parte de un grupo, se genere la participación de todos los miembros y se determinen objetivos e instrucciones claras para el desarrollo de la actividad, proporcionadas y reguladas por el docente. (1999, pp. 81-85). Sin embargo, se debe tener en cuenta que “los grupos-clase surgen dentro de una unidad más amplia que es la escuela, la institución educativa”. (Souto, 1993, p.91). Por ello, lo que existirá será una realidad externa, junto con reglas e imposiciones, que determinarán su desarrollo. 
El trabajo en grupo en el aula taller se presume efectivo ya que el ser humano es un ser social por naturaleza, por lo que resulta evidente que su aprendizaje sea significativo, concepto de Ausubel que determina que el aprendizaje no es memorístico, es transferible y está basado en saberes previos, si es compartido con otros. Por otro lado, se deben considerar los conocimientos adquiridos no por medio de otros, sino por el proceso de reflexión individual que transita el alumno durante la clase en un aula taller. "El taller de diseño comparte una paradoja general que acompaña al proceso de enseñanza- aprendizaje de cualquier nuevo tipo de competencia o conocimiento ya que el estudiante busca aprender cosas cuyo significado e importancia no puede captar anticipadamente". (Schön, 1992, p.85). 
El aprendizaje incorporado en el aula taller, pretende generar “problemas propios de una disciplina o de un quehacer profesional” (Ander-Egg, 1999, p. 17) y preparar a los alumnos para el desarrollo de su carrera en la vida profesional. Por otro lado, en el aula taller se desarrolla una labor multidisciplinar, “facilitando que se articulen e integren diferentes perspectivas profesionales en la tarea de estudiar y actuar sobre un aspecto de la realidad”. (Ander-Egg, 1999, p. 19) Ello se asemeja a una realidad laboral en la que se deberá trabajar en equipo con sujetos de distintas disciplinas y llegarse a un consenso. En conclusión, se puede afirmar que la incorporación del aprendizaje significativo en el aula depende de varios factores interrelacionados entre sí, que actuarán de forma conjunta en el desarrollo de la clase. Según Souto, el acto de enseñar “se trata de fenómenos y procesos complejos, configurados por multiplicidad de variables, que surgen en momentos y situaciones histórico sociales específicos, con características peculiares en cada caso”. (1993, p.94). Por esta razón, no todas las clases serán iguales y tampoco, por consecuencia, los grupos que en ellas se conformen; por lo que, tanto docente como alumnos, deben contar con la capacidad de flexibilizarse y adaptarse a cada situación peculiar para lograr que la clase sea un espacio de aprendizaje significativo. Además de la conformación del grupo, característica vital en el desarrollo de un aula taller, el docente debe asegurar el éxito del trabajo colectivo, “la superioridad del trabajo en colaboración se da sólo bajo ciertas condiciones, que son las que el docente debe tener en cuenta para no usar ciega e indiscriminadamente esta modalidad didáctica”. (Roselli, 1999, p.81). La conformación de un grupo y el desarrollo de actividades dentro del aula taller, es decir, de carácter esencialmente prácticas, pretenden preparar a los alumnos para su futuro profesional de forma más efectiva y poder despertar la creatividad en ellos para que sean capaces de crear con las herramientas adecuadas.

Referencias bibliográficas 
Ander-Egg, E. (1999). El taller: una alternativa de renovación pedagógica. Buenos Aires: Magisterio del Río de la Plata. 
De Bono, E. (1994) El pensamiento creativo. El poder del pensamiento lateral para la creación de nuevas ideas. Barcelona: Ediciones Paidós 
Roselli, N. (1999). La construcción sociocognitiva entre iguales. Rosario: Irice. 
Schön, D. A. (1992) La formación de profesionales reflexivos. Hacia un nuevo diseño de la enseñanza y el aprendizaje en las profesiones. Bracelona: Ediciones Paidós.
 Souto de Asch, M. (1993). Hacia la didáctica de los grupal. Buenos Aires: Miño Dávila.

Resumen: La creatividad no es un don poseído por unos pocos, sino que es un conjunto de capacidades que el alumno desarrolla dentro de la clase, y que luego utiliza para crear algo. Estos conocimientos serán adquiridos en el aula, tanto por la influencia del docente como por la relación de los compañeros. Se genera entonces, la “zona de desarrollo próximo”, un concepto de Vigtosky en el que el desarrollo de un alumno es influenciado por el saber de los otros. Este proceso se facilita si se produce dentro de un grupo, una unidad dentro del aula, de la que todos los alumnos e incluso el docente forman parte. El grupo tendrá como objetivo un proyecto en común, desarrollado dentro del aula taller, una modalidad que antepone la práctica por sobre la teoría como modelo de aprendizaje. Mediante el trabajo en grupo cada alumno incorpora distintas capacidades que le serán útiles en su desarrollo laboral, y serán significativas por el modo en el que fueron aprendidas.

Palabras clave: creatividad – diseño - aprendizaje – grupo.

(*) Este texto fue elaborado en la asignatura Pedagogía del Diseño y la Comunicación II, del Programa Asistentes Académicos de la Facultad de Diseño y Comunicación, dictada por el profesor Carlos Caram. Año 2016.


Aprendiendo a ser creativos: importancia del aula taller en las carreras de diseño fue publicado de la página 62 a página63 en Escritos en la Facultad Nº136

ver detalle e índice del libro