1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Escritos en la Facultad Nº136 >
  4. Carpinteriemos. Tipos de enseñanza y sus orígenes

Carpinteriemos. Tipos de enseñanza y sus orígenes

Fernandez Ibarguren, Araceli

Escritos en la Facultad Nº136

Escritos en la Facultad Nº136

ISSN: 1669-2306

Reflexión Pedagógica. Edición V Ensayos de estudiantes de la Facultad de Diseño y Comunicación Asignaturas: Pedagogía del Diseño I y II - 2016 Docentes: Carlos Caram · Gabriel Los Santos Eugenia Negreira · Mariángeles Pusineri

Año XIII, Vol. 136, Diciembre 2017, Buenos Aires, Argentina | 144 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

“Enseñar no debe parecerse a llenar una botella de agua, sino más bien a ayudar a crecer una flor a su manera” 
(Chomsky)

Origen de la enseñanza 
En Atenas no había escuelas. Las primeras academias de Platón eran espacios de reflexión, conversación y experimentación libre en plazas donde se invitaba al pueblo a participar. En Esparta la enseñanza estaba inspirada en un modelo militar. El estado se deshacía de quienes no alcanzaban los niveles esperados. Clases obligatorias, fuertes castigos y modelamiento de la conducta a través del dolor y el sufrimiento eran las medidas que tomaban. De aquí salen las presiones sobre los maestros y los alumnos, la enseñanza lejana, la división de edades y el sistema de calificaciones numéricas. 
La escuela nació a fines del S. XVIII y principios del S.XIX en Prusia. Se basaba en una fuerte división de clases con una estructura heredada del modelo espartano que fomentaba la disciplina, la obediencia y el régimen autoritario ¿Qué querían obtener? Un pueblo sometido y obediente que se preparara para las futuras guerras. Se pauta el modelo jerárquico: un profesor que es directivo y ordena. Un alumno que se somete a esa autoridad. Estas escuelas fueron ideadas al igual que el funcionamiento de fábricas. La idea fue generar alumnos estandarizados de pensamiento, siguiendo un patrón, una serie. Lo podemos comparar con el modelo industrial de Henry Ford, producción en cadena.

Enseñanza conductista 
El término conducir proviene del verbo latino conducere compuesto de con-ducere. Significa guiar, arrastrar. Este aprendizaje fue inaugurado por John B. Watson (1878-1958) y se plantea por medio de reflejos condicionados, donde se espera que todos los estudiantes lleguen al mismo nivel. Dicho en otros términos como se plantea en el texto de Teorías del aprendizaje 1- Conductismo: “El papel del docente consiste en modificar las conductas de sus alumnos en el sentido deseado, proporcionándoles los estímulos adecuados en el momento oportuno”. En la actualidad podemos ver cómo la enseñanza conductista, pese a ser un modelo antiguo, sigue vigente en las aulas, tanto en los primeros años escolares, como en las universidades. No sólo es un tipo de enseñanza activo y sugerido por el estado, sino que sigue vivo en muchos docentes. El conductismo para que sea aplicado requiere de un profesor en el aula, parado frente a la clase, donde habla y brinda bibliografías, textos, contenidos, etc. Requiere de alumnos, quienes no hablan y sólo aceptan lo que se les brinda. A estos se los evalúa con un examen en el cual se califica con una nota numérica, el más conocido es el parcial escrito. Esa nota será buena siempre y cuando el alumno haya escrito todo tal cual el docente lo solicitó. Este tipo de enseñanza, si se quiere decir es rígida y militar. Este plan de estudio ata y condiciona a una línea única de aprendizaje. Considerando entonces este régimen conductista, entendemos que este tipo de educación no sirve a los alumnos. Se fomenta un clima en el aula de individualismo y tensión, en el que los estudiantes no comprenden, no aprenden y se ven afectados por un factor externo, dando paso así a la utilización de la memoria como mecanismo de estudio.

Un modelo diferente, constructivismo 
El término proviene del latín struere (arreglar, dar estructura). Jean Piaget psicólogo suizo (1896-1980), con su teoría evolutiva, fue el primero en investigar el nacimiento de la inteligencia y el desarrollo cognitivo temprano. Lev Vygotsky psicólogo ruso de origen judío (1896-1934) dándole un enfoque sociocultural considera al aprendizaje uno de los mecanismos fundamentales del desarrollo. Introduce el concepto de zona de desarrollo próximo, el cual es la distancia entre el nivel de desarrollo real y el desarrollo potencial de la persona. En este plantea que una persona aprende si es capaz de explicar lo adquirido. David Ausebel psicólogo y pedagogo estadounidense (1918-2008) nos plantea la teoría del aprendizaje significativo, la cual habla de que los docentes indaguen en los alumnos cuáles son los conceptos y proposiciones que manejan y su grado de estabilidad, no sólo la información que traen adicional. A partir de esta visión el autor nos indica que “el aprendizaje verdadero es el significativo”, no el memorístico.

Enseñanza constructivista 
Este modelo enseña a construir el conocimiento de manera activa, dándole un significado al objeto de estudio relacionándolo con el conocimiento previo, su situación sociocultural influye en la construcción de este significado. El plan de estudio se da través del trabajo en equipo. El conocimiento es construido y reconstruido por los alumnos de manera colaborativa mediante la negociación social entre ellos mismos, docentes y expertos. La función cognoscitiva es adaptable y permite al que aprende relacionar el conocimiento con su experiencia, es decir encontrarle una explicación y agregarle valor relacionándolo con el conocimiento que ya trae adquirido. El rol del docente es de orientador, proponer ideas, conocer la capacidad cognitiva de cada estudiante, facilitador, entre otras.

Conclusiones: ¡¡Más carpinteros por favor!! 
Desde el punto de vista de mi experiencia académica me pareció correcto comenzar con una metáfora planteada por Miguel Valero-García y Juan J. Navarro en su escrito, que nos muestra el tipo de enseñanza necesaria hoy:  

Un carpintero estaba muy orgulloso de su habilidad para clavar clavos con las tenazas. Había depurado su técnica, aunque eso sí, a veces los clavos se torcían. Entonces él se quejaba con amargura de que cada vez los clavos son de peor calidad. Pero un día se sintió muy ridículo cuando descubrió que para clavar clavos existen los martillos. Al poco de aprender a usarlo tuvo que reconocer que para clavar clavos no hay nada como un buen martillo.

A lo que ellos se refieren es al modelo necesario que solicitan a gritos, implícitamente, los alumnos. He sentido, escuchado y visto a lo largo de este cuatrimestre el agujero intelectual y cognitivo con el que ingresan los chicos a la universidad. Tener la oportunidad de ayudarlos y guiarlos para que construyan el nuevo aprendizaje, desde sus propias vivencias y culturas es el camino a andar. Facilitarles la reconstrucción de los procesos de pensamiento basados en sus propias estrategias y creaciones, me pareció fascinante y positivo. De esta manera sé que se sentirán más seguros y podrán superar cualquier crisis que aparezca. El plan de estudio que plantea el constructivismo no es una tarea fácil, es un proceso de aprendizaje eficaz, es una técnica que necesita de las herramientas adecuadas y sobre todo un esfuerzo inicial por parte de la docencia para aprender a utilizarlas.

Referencias bibliográficas 
Valero-García, M. y Navarro, J. J. (2008). Diez metáforas para entender (y explicar) el nuevo modelo docente para el EEES. @tic Revista d’innovació educativa. Universitat de València, 1. Disponible en: http://www.pensamientos. org/pensamientoseducacion.htm 
Gardner, H. (1983). Multiple Intelligences. Basic Books. Paidós. 
Gardner, H. (1999) Intelligence Reframed. Basic Books, Vol. 8, Febrero 2007, Buenos Aires, Argentina. 
Teorias del aprendizaje – Constructivismo. Universitat Oberta de Catalunya. (2011) Apuntes de cátedra Pusineri. Pedagogía del Diseño I. Disponible en: https://uoctic-grupo6. wikispaces.com/Constructivismo

Resumen: El presente ensayo se titula Carpinteriemos haciendo referencia a una metáfora citada en el escrito, la cual sirvió mucho para contextualizar el tema. Aquí se habla de dos enfoques contrariados y muy estudiados en el aprendizaje escolar. Partiendo desde una visión conductista y constructivista se observa el impacto en el desarrollo educativo tanto individual como grupal de las personas. Fomentar una asimilación de estos modelos siendo creativa y crítica dentro de lo práctico y teórico desde la experiencia como asistente académico es lo deseado. 

Palabras clave: carpintero – aprendizaje – conductismo – constructivismo – experiencia.

(*) Este texto fue elaborado en la asignatura Pedagogía del Diseño y la Comunicación I, del Programa Asistentes Académicos de la Facultad de Diseño y Comunicación, dictada por el profesor Gabriel Los Santos. Año 2016.


Carpinteriemos. Tipos de enseñanza y sus orígenes fue publicado de la página 66 a página67 en Escritos en la Facultad Nº136

ver detalle e índice del libro