1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Escritos en la Facultad Nº136 >
  4. Yo, tú, él, nosotros, vosotros y ellos El rol del docente como articulador del clima áulico

Yo, tú, él, nosotros, vosotros y ellos El rol del docente como articulador del clima áulico

Zapata, Florencia Magalí

(Producción de Moda)

Escritos en la Facultad Nº136

Escritos en la Facultad Nº136

ISSN: 1669-2306

Reflexión Pedagógica. Edición V Ensayos de estudiantes de la Facultad de Diseño y Comunicación Asignaturas: Pedagogía del Diseño I y II - 2016 Docentes: Carlos Caram · Gabriel Los Santos Eugenia Negreira · Mariángeles Pusineri

Año XIII, Vol. 136, Diciembre 2017, Buenos Aires, Argentina | 144 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

“No es el mejor maestro el que más sabe,
sino el que sabiendo lo necesario,
tiene el don de saberlo enseñar”.
(Rodríguez Gómez, 2010, p. 176)

Estilos de liderazgo 
El liderazgo se ejerce a través del clima que se genera en el aula y la retroalimentación que produce el docente al trabajar en clase con los estudiantes. 
A lo largo de la historia de la educación han existido diferentes estilos, vamos aquí a mencionar algunos contrapuestos entre sí, con el fin de contrastarlos y avanzar en la argumentación de este trabajo. 
El primero que mencionaremos es el liderazgo autoritario, generalmente se utilizó en los comienzos de la educación en donde las aulas tenían una disposición organizada hacia un foco, una tarima, desde donde el docente imponía sus ideas al grupo. La persona que ejercía el rol de docente establecía las pautas. No había lugar para la opinión o retroalimentación. Generaba un clima de obediencia, a veces tensión, hostilidad, distanciamiento y en especial miedo hacia esa forma de autoridad impuesta. El segundo estilo es el liderazgo democrático. En este caso este tipo de líder establece pautas abiertas dándoles lugar a los estudiantes para que puedan opinar, participar y reflexionar. Mantiene una escucha activa y alienta al trabajo en equipo. El tercer tipo que mencionaré es el laissez faire en el cual no interviene el docente que ejerce el rol de líder. Permite que el grupo fluya solo, no plantea indicación alguna, deja hacer al extremo.

Roles: el docente como facilitador grupal 
El término rol nació en el S. XVIII y proviene del teatro, refiere a aquella función que cumple una persona en la obra. Dentro de una obra aparecen diferentes roles: líderes, facilitadores, obstaculizadores, organizadores, desertores. En el aula el docente ocupa el rol de líder. Según la definición de la Real Academia Española, líder es aquella persona que es capaz de influir en los demás. Es la referencia dentro de un grupo (ya sea un equipo deportivo, un curso universitario, una compañía de teatro, el departamento de una empresa, etc.). Para que un líder sea líder tiene que estar legitimado por su trayectoria, por sus antecedentes, por su conocimiento o por una autoridad superior que lo define. 
En la primera clase el líder casi siempre adquiere la legitimación. Es la persona consciente de la importancia que generan las rupturas cognitivas que llevan a un aprendizaje profundo. Debe ser multiplicadora de valores y actitudes positivas de convivencia, haciendo uso de la comunicación a través de herramientas pedagógicas como la cooperación, la colaboración, el respeto, la escucha activa, la aceptación y el reconocimiento. 
¿Pero qué pasa cuando esto no sucede dentro del aula? ¿Qué aire se respira adentro?

Cuando el docente obstaculiza el camino 
Telma Barreiro, profesora de filosofía de la UBA y Especialista en temas de Clima Áulico, menciona que existen las matrices obstaculizadoras. Estas consisten en generar rupturas, pero no cognitivas, sino divisorias, creando grupos antagónicos, descalificando, generando competencia, autoritarismo excesivo y dependencia por parte de los estudiantes. No circula el conocimiento porque no tiene lugar para fluir, perdiendo como consecuencia el aprendizaje significativo.

Estilos de enseñanza 
Delgado Noguera (1991) habla de estilos de enseñanza refiriéndose a la actitud con la que un docente da clases. Como parte de la estrategia creativa el autor nos indica que es la manera peculiar de relacionarnos a través de los contenidos con los estudiantes, es decir que hay cuatro grandes protagonistas que son la base de la construcción del clima áulico: los aspectos actitudinales, los métodos facilitadores, el contenido y cómo todo esto se retroalimenta de un modo dinámico. Estos trabajan en conjunto ya que por más que el docente tenga una actitud positiva y de integración con el grupo, si no maneja estrategias didácticas y no tiene suficiente dominio de lo que explica va a resultarle más difícil transmitir el conocimiento y lograr que los estudiantes reflexionen.

Aula taller 
Una de las principales estrategias didácticas a la hora de llevar adelante una clase es el aula taller. En términos educativos, los roles se complementan, no entran en disputa porque se adjudican y se asumen. Lo interesante se da cuando los roles se mueven. Por este motivo es bueno trabajar en el aula en grupos. Existen dos tipos: grupo cooperativo (integrado por tres o cuatro personas) y grupo colaborativo (integrado por más de cuatro personas).
El sentido del trabajo en equipo nace cuando los integrantes logran relacionarse de manera tal que cada uno sea, cumpla un rol distinto y compartan su inteligencia más fuerte. El psicólogo Howard Gardner nos habla del concepto de las inteligencias múltiples. Menciona que existen ocho: interpersonal, intrapersonal, matemática, cinestética, visual, espacial, musical y naturista. Resulta muy rico cuando un docente abre el campo de juego a los estudiantes y estimula el desarrollo y la interacción de las mismas en el equipo de trabajo, se generan rupturas cognitivas y nace el aprendizaje significativo. Se avanza sobre un sistema más abierto en donde se busca que el estudiante crezca como ser humano y que vaya más allá de los contenidos de la asignatura, desafiando su status quo.

Conclusión 
“Cuando el facilitador es una persona autentica, obra según es y traba relación con el estudiante, sin presentar una máscara o fachada, su labor será proclive a alcanzar una mayor eficacia… significa que es él mismo, que no se niega”. (Robers)
La continua inclusión del estudiante, invitándolo a la participación, la apertura a debatir y a opinar, estimulando su motivación por aprender, son los pilares fundamentales que generan el buen clima áulico y determinan el crecimiento positivo de un grupo. En ese sentido, una de las herramientas aplicadas durante las clases de la materia Taller de Reflexión Artística I fue estimular a los estudiantes mediante el trabajo cooperativo relacionando lo desarrollado a partir de aplicaciones en producciones personales acerca de los temas vistos de Arte y Diseño del Siglo XX y XXI, haciendo hincapié en el concepto de qué es la realidad como construcción a nivel espacial. Eje en donde el diseñador articula o crea sus ideas y sus planteos innovadores, considerando cómo se las puede replantear, estudiar o resignificar desde los distintos estilos o movimientos visuales estudiados a lo largo de los últimos dos siglos, considerando cómo puede plantearse esa resignificación del concepto de realidad y la noción de espacio en nuestros días en relación al mercado y a las variaciones e interacciones entre distintas culturas, brindando respuestas a dichas problemáticas desde los enfoques de los alumnos que como futuros diseñadores del siglo XXI están ante el enorme desafío de crear elementos nuevos.
En este sentido el hecho de brindarles consignas claras, disparadores, retroalimentación constante y la libertad de aplicar las técnicas artísticas en temas relacionados con sus carreras, como intervenciones urbanas, fotografías creadas por ellos mismos o estudios relacionados con los procesos creativos, le dieron soltura, identidad y herramientas al grupo permitiéndoles perder el miedo, avanzar en su desarrollo y reflexionar sobre lo visto a través de los Ensayos sobre la imagen.

Referencias bibliográficas 
Barreiro, T. (2009) Los del Fondo. Conflictos, vínculos e inclusión en el aula. Buenos aires: Ediciones Novedades Educativas.
Barreiro, T. (2005) Trabajos en grupo. Buenos Aires: Centro de publicaciones educativas y material didáctico. 
Gardner, H. (2011) Inteligencias múltiples: la teoría en la práctica. Barcelona: Paidós Ibérica. 
Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXVI. (2011) Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación 2011. XII, Vol. 16, Agosto 2011, Buenos Aires. 
Rolando, F. (2005). La resignificación del espacio en la era de la virtualidad. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VI (Año VI, Vol. 6. Buenos Aires.

Resumen: Este ensayo se titula Yo, tú, él, nosotros, vosotros y ellos haciendo referencia a los pronombres personales, comenzando por el docente y luego por cada estudiante de manera personal y grupal. Haciendo un repaso por los estilos de liderazgo diferentes que puede haber, a lo largo del trabajo se sugiere de qué manera se podría facilitar y potenciar el manejo del clima áulico a partir de las estrategias pedagógicas aplicadas por el docente.

Palabras clave: roles - aula taller - obstáculos - líderes – retroalimentación – articulación.

(*) Este texto fue elaborado en la asignatura Pedagogía del Diseño y la Comunicación I, del Programa Asistentes Académicos de la Facultad de Diseño y Comunicación, dictada por la profesora Eugenia Negreira. Año 2016.


Yo, tú, él, nosotros, vosotros y ellos El rol del docente como articulador del clima áulico fue publicado de la página 88 a página89 en Escritos en la Facultad Nº136

ver detalle e índice del libro