1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Escritos en la Facultad Nº136 >
  4. El aula es un momento de aprendizaje tanto pata el estudiante como para el docente

El aula es un momento de aprendizaje tanto pata el estudiante como para el docente

Gonzalo, Micaela Nadia

(Licenciatura en Relaciones Públicas)

Escritos en la Facultad Nº136

Escritos en la Facultad Nº136

ISSN: 1669-2306

Reflexión Pedagógica. Edición V Ensayos de estudiantes de la Facultad de Diseño y Comunicación Asignaturas: Pedagogía del Diseño I y II - 2016 Docentes: Carlos Caram · Gabriel Los Santos Eugenia Negreira · Mariángeles Pusineri

Año XIII, Vol. 136, Diciembre 2017, Buenos Aires, Argentina | 144 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

El psicólogo cognitivo Paul David Ausubel (1983), refleja la teoría del aprendizaje significativo con estas palabras:


Para que se produzca el aprendizaje significativo es necesario que el alumno sea capaz de dar sentido a lo que aprende, la percepción que tiene sobre la relevancia de lo que hace. Por ello, el proceso de mediación que realiza el docente, debe estar centrado en intencionar y explicitar los propósitos que subyacen al aprendizaje de un determinado contenido, y en la riqueza de los intercambios comunicativos con sus alumnos. (p.1).

Esta teoría del aprendizaje abordada por Ausubel, entre estudiantes y docentes, se lleva a cabo en el aula, espacio donde se desarrolla el proceso de enseñanza-aprendizaje. Dentro del mismo se encuentran los estudiantes heterogéneos, con sus capacidades para adquirir los conocimientos, y el docente con diferentes técnicas para la enseñanza. 
El aula es un lugar donde sus dimensiones pueden ser variadas y debe contar con un espacio lo suficientemente grande para que dicho proceso se lleve a cabo entre el docente y los estudiantes. Dentro del mismo, hay dos sectores. Uno de ellos es para el trabajo del docente, de enseñar y también aprender conocimientos, y el otro más amplio, es donde se lleva a cabo el trabajo y momento de aprendizaje de los estudiantes. Este proceso se debe dar de la manera más cómoda, fluida y dinámica posible, con el objetivo de obtener los mejores resultados al final de cada clase, tanto para el docente como para los estudiantes. 
Este objetivo se traduce en un momento de aprendizaje de nuevos conocimientos para ambos protagonistas de dicho proceso. Por su parte, el docente, utiliza el método constructivista. Este término se emplea de manera reiterada como paradigma educativo, cuyo proceso de enseñanza–aprendizaje constructivista no tiene una mentalización unívoca porque se nutre de diversas aportaciones de diferentes campos del saber. El constructivismo tiene sus raíces en postulados filosóficos, psicológicos y pedagógicos. Comparte la importancia de la actividad mental constructiva del estudiante. La idea principal es que el aprendizaje humano se construya. La mente de las personas elabora nuevos significados a partir de la base de enseñanzas anteriores. De esta manera, se pretende que el aprendizaje sea significativo para poder resignificar el aprendizaje. 
Lev Vygotsky afirma que “uno aprende del otro y con el otro”. (1979, p.23). Esto se traduce en que dicho proceso implica una ida y vuelta, una retroalimentación entre el docente y los estudiantes. El docente, por más que sea un profesional recibido, nunca deja de aprender, ya que constantemente se nutre de lo que sus estudiantes le brindan clase a clase, así como también los estudiantes se nutren y adquieren conocimientos de lo que el docente les brinda, en base a su saber. 
El punto de partida de todo aprendizaje son los conocimientos y experiencias previas. En palabras del propio Ausubel “el factor más importante que influye en el aprendizaje es lo que el estudiante ya sabe”. (1983, p.4). Tal es así que el estudiante construye sus propios esquemas de conocimiento, relacionando los nuevos conocimientos con los previos. Para que esto se efectúe, el material que contiene los conceptos debe estar organizado de lo general a lo particular. El estudiante que no tenga desarrollados ciertos conocimientos previos, podrá adquirir e incorporar el nuevo material únicamente memorizándolo. En estos casos, la teoría aprendida se olvida fácilmente y al corto plazo. El aprendizaje sucede si hay interés por parte del estudiante, así como también del docente. Por ello, es importante que el vínculo que se entable entre los protagonistas del proceso, el docente y los estudiantes, sea fuerte, duradero, motivador y de total confianza. Cuando esto sucede, ambas partes concurren al aula con entusiasmo por saber qué van a aprender y con qué desafíos se van a encontrar. Este vínculo necesita ser alimentado y cuidado día a día para que no se rompa dicha armonía entre las partes. 
Esto se puede ver en lo que expone Vygotsky (1978), quien afirma que el aprendizaje está condicionado por la sociedad en la que nacemos y nos desarrollamos. La cultura juega un papel importante en el desarrollo de la inteligencia, por ello en cada una se aprende de manera distinta. Tiene que ver también con el cognocitivismo ya que en la comunicación con el entorno, se moldea su conocimiento y comportamiento. El aprendizaje es guiado; debe existir la posibilidad de aprender con la ayuda de personas más hábiles (nivel de desarrollo potencial). (p.24). 
Frente a esto, la comunicación constituye una base y forma parte de un factor clave e importante en la relación de los protagonistas del proceso enseñanza–aprendizaje. Tanto el docente como los estudiantes deben compartir un mismo lenguaje, con las mismas reglas y normas para poder entenderse y aprender de manera correcta, sin malos entendidos. Por ello, la comunicación es esencial en la vida de los humanos, ya que permite establecer vínculos, diálogos con otras personas, en este caso entre los estudiantes y el docente, además de emitir devoluciones para que ese vínculo se fortalezca clase a clase. Aplica también a una cuestión de respeto mutuo entre las partes para poder trabajar y estudiar como se debe. 
Como concluye Ausubel (1968), los significados que finalmente construye el estudiante, son el resultado de una compleja serie de interacciones en las que intervienen como mínimo tres elementos: el estudiante, los contenidos de aprendizaje y el docente. Todo ellos, ligados por estrategias de aprendizaje que permitan el proceso de construcción, que brinde a los estudiantes la posibilidad de desarrollar las habilidades que lo llevarán a aprender a aprender. (p.8)

Resumen: El ensayo trata el tema de que el aula es un momento de aprendizaje, tanto para el estudiante como para el docente, relacionándolo con el método constructivista. El ensayo cita a los autores Ausubel y Vygotsky

Palabras clave: teoría del aprendizaje – constructivismo – aula – estudiante – docente.

(*) Este texto fue elaborado en la asignatura Pedagogía del Diseño y la Comunicación I, del Programa Asistentes Académicos de la Facultad de Diseño y Comunicación, dictada por la profesora Eugenia Negreira. Año 2016


El aula es un momento de aprendizaje tanto pata el estudiante como para el docente fue publicado de la página 93 a página94 en Escritos en la Facultad Nº136

ver detalle e índice del libro