1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Escritos en la Facultad Nº136 >
  4. Constructivismo y conductismo: una reflexión

Constructivismo y conductismo: una reflexión

Maccione, Renata

(Diseño Textil y de Indumentaria)

Escritos en la Facultad Nº136

Escritos en la Facultad Nº136

ISSN: 1669-2306

Reflexión Pedagógica. Edición V Ensayos de estudiantes de la Facultad de Diseño y Comunicación Asignaturas: Pedagogía del Diseño I y II - 2016 Docentes: Carlos Caram · Gabriel Los Santos Eugenia Negreira · Mariángeles Pusineri

Año XIII, Vol. 136, Diciembre 2017, Buenos Aires, Argentina | 144 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción 

En la actual época estamos viviendo un cambio de paradigma, se acortan los tiempos, se hace más pequeño el planeta, crece la incertidumbre, el hombre empieza a temer el futuro que no vislumbra: la llamada generación millennials. Nacieron entre los años 80 y la década del 90, crecieron en una era de rápido desarrollo de las nuevas tecnologías, y casi no recuerdan cómo era el mundo sin Internet. En este nuevo orden se han planteado las reformas educativas, que han introducido un nuevo paradigma pedagógico: el constructivismo; el mismo que estaría en contraposición con el conductismo. Mientras que el conductismo se enfoca en el desarrollo de un conjunto de objetivos terminales expresados en forma observable y medible, que el estudiante tendrá que llegar desde cierto punto de partida o conducta derivada; el constructivismo postula la necesidad de entregar al alumno herramientas que le permitan construir sus propios procedimientos para resolver una situación problemática, lo que implica que sus ideas se modifiquen y siga aprendiendo. Este ensayo pretende reflexionar sobre las posibilidades que ofrecen ambas modalidades, para así concluir cuál de ellas es más apta para los estudiantes de hoy en día.

¿Qué es un millennials? 
Un millennials es cualquier persona que haya nacido entre 1981 y 1995. Es decir, personas que tienen en la actualidad entre 20 y 35 años y que han crecido en su mayor parte en una época dominada por la bonanza económica de las sociedades occidentales. Cualquier millennials puede presumir de haber tenido una infancia y una adolescencia segura y relativamente feliz, algo que no ha hecho que esta generación de nuevos ciudadanos se acomode. Al contrario, un millennials destaca por el ímpetu y la determinación de querer progresar tanto en su vida privada como en todo lo relativo a la sociedad en la que vive, lo que aleja la apatía de sus mentes. Puede que uno de los aspectos que mejor defina a cualquier millennials es su existencia virtual. Con existencia virtual se hace mención a la relación de estos individuos con Internet y con todas las posibilidades que la red ofrece. Cualquier persona que pueda considerarse millennials domina a la perfección el entorno cibernético, entorno que podríamos catalogar como su segundo hogar. Redes sociales, películas y televisión online, música digital. La lista podría no tener fin, ya que casi todos los aspectos de la vida diaria de estas personas remiten a Internet. Todas estas características podrían llevar a pensar que un millennials es un individuo dedicado al consumo y al ocio. Pero nada más lejos de la verdad, ya que esta generación ha recuperado el compromiso social y político que parecía haber desaparecido. Manifestándose a través de redes sociales y medios digitales, los miembros de esta generación no dudan en dar su opinión y en refrendarla a la hora de votar. La familia también ha vuelto a ser un valor importante. Un millennials es un individuo que da gran importancia a su núcleo familiar, que se interesa por tener hijos y por darles una educación de calidad y que sitúa a su familia por encima de cualquier otro interés. Pero entonces ¿qué postura pedagógica convendrá tomar para acompañar la formación de un millennials? 

Constructivismo 
En educación el constructivismo es una corriente que consiste en dar al alumno herramientas que le permitan crear sus propios procedimientos para resolver una situación problemática, lo cual implica que sus ideas se modifiquen y siga aprendiendo. Al maestro lo ve como un facilitador, que proporciona todos los medios necesarios al alumno para que este logre el aprendizaje. Para el constructivismo el conocimiento es siempre una interacción entre la nueva información que se presenta y lo que ya sabíamos, y aprender es construir modelos para interpretar la información que recibimos. (Pozo, 2008). Es decir, se asume el papel esencial del aprendizaje, como producto de la experiencia en la naturaleza humana. Según Borges, nuestro conocimiento es como el mapa que elaboramos para movernos por el territorio de la realidad. Nunca podemos adquirir un mapa que sea exactamente igual al territorio que intenta representar. Siempre será exactamente eso, una representación, un modelo del territorio, pero no una copia del mismo. Nuestras representaciones son modelos que intentan reconstruir la estructura de la realidad, pero nunca la reflejan. De esta manera, nunca hay mapas verdaderos, como no hay ningún conocimiento absoluto. 
El constructivismo responde a la sociedad postmoderna y comunicativa, donde la escuela debe acercarse a contextos realistas o a simulaciones de la vida cotidiana, para que los estudiantes construyan sus conocimientos en condiciones realistas. Una de las demandas que la sociedad requiere de los centros de formación, es que los estudiantes aprendan cosas tales como: búsqueda, pensamiento crítico y solución de problemas. No es la existencia de conocimientos previos influyendo en el aprendizaje la que define un modelo constructivista. Es la propia naturaleza de los procesos mediante los que esos conocimientos previos cambian, la acomodación de las estructuras de conocimiento a la nueva información. Piaget, Vygotsky, Bruner y Ausubel, fueron teóricos constructivistas, que resaltaron que el aprendizaje es un proceso de construcción y reconstrucción de significados, a través de la interacción con su entorno, ya que es más fácil para el alumno asociarlo con algo que le es familiar: esto es la interacción. Es fundamental saber la mayor información posible sobre el alumno, como por ejemplo su descendencia, cómo está formada su familia, situación económica, etc. Todos estos aspectos ayudan al docente a la hora de tener que generar una imagen mental y lograr que el alumno procese la información; digamos, al comprender cómo opera la cadena de pensamiento del alumno, se le ofrece cierto código que sea legible.
En síntesis, la función principal de las escuelas debería ser poder crear hombres y mujeres creativos, inventivos y descubridores, que puedan ser críticos, no simplemente aceptar todo lo que se les impone. (Piaget, 1926).

Conductismo 
El conductismo es una teoría que surge en los primeros años del siglo XX, y durante años se mantuvo dentro de las instituciones educativas. Entre sus teóricos más conocidos se encuentran Pávlov, Skinner y Watson. Alude al concepto de tabula rasa, el cual sostiene que cada individuo nace con la mente vacía, es decir, sin cualidades innatas, de modo que todos los conocimientos y habilidades de cada ser humano son exclusivamente fruto del aprendizaje, a través de sus experiencias y sus percepciones sensoriales. 
Dicha teoría tiene entre sus principales creencias que el sujeto debe ser un ser pasivo y disciplinado lo cual implica que el alumno debe de obedecer todo el tiempo en todo a su maestro para poder acceder a las buenas calificaciones, por lo que se intentaba modificar la conducta con refuerzos que, en su mayor parte, eran negativos, pretendiendo cambiar el comportamiento para que entrara dentro de lo esperado por el docente. Desde el punto de vista del proceso de enseñanza y aprendizaje, responde a un momento histórico determinado que requería la memorización de los estudiantes del conocimiento científico, un método de aprendizaje basado en la repetición, en el que se aprendía meramente por la saturación de información, estimando a los estudiantes como simples receptores. Se ve al aprendizaje como un resultado de la asociación que se produce por la intervención del refuerzo, esto es, estimulo-respuesta. A diferencia del constructivismo, en el conductismo el docente es el protagonista, es que tiene que guiar, conducir e instruir al oyente, es el saber absoluto, por lo que no debe ser cuestionado, este saber es meramente vertido en el alumno. No hay lugar a la participación, ni existe interacción alguna. 

Conclusión 
En los días que corren, el conductismo peca de arcaico y retrógrado, ya que es una modalidad demasiada totalitaria, en la que los alumnos se ven privados de generar un pensamiento crítico y autosuficiente. Particularmente, respecto a la generación de los millennials, la información está al alcance de sus manos con tan solo googlear aquello que estén buscando aprender. Si el docente sirviera meramente para volcar conocimientos sin ningún tipo de interacción, no tendrían uso alguno en el presente. En cambio, adoptando una pedagogía constructivista, el alumno puede no sólo tomar la información que le es dada, sino que puede ponerla en debate, reflexionar, criticar, y aprender también de la participación de sus pares, ampliando la perspectiva que haya podido tener inicialmente. Al permitir al alumno generar este tipo de participaciones, su aprendizaje es mucho más individual, personalizado y único. Esto fomentará su independencia creativa, y lo hará valerse por sí mismo, sin necesidad de repetir todo aquello que ya haya sido avalado previamente por una institución educativa. Genera un individuo independiente, no una copia.

Referencias bibliográficas 
Castorina, J. A. (2004). Piaget-Vigotsky. Contribuciones para replantear el debate. España: Paidós. 
Coll, C. y otros (1995). El Constructivismo en el Aula. Barcelona: Editorial Graò, Colección Biblioteca de Aula. Barcelona. 
Skinner, B. F. (1974). Sobre el Conductismo. Nueva York. 

Palabras clave: conductismo – constructivismo – pedagogía – enseñanza – aprendizaje – profesor – alumnos – millennials.

(*) Este texto fue elaborado en la asignatura Pedagogía del Diseño y la Comunicación I, del Programa Asistentes Académicos de la Facultad de Diseño y Comunicación, dictada por la profesora Eugenia Negreira. Año 2016.


Constructivismo y conductismo: una reflexión fue publicado de la página 96 a página97 en Escritos en la Facultad Nº136

ver detalle e índice del libro