1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Escritos en la Facultad Nº136 >
  4. Importancia de la rotación de roles en proyectos pedagógicos grupales para el desarrollo del conocimiento en la etapa de aprendizaje en fotografía

Importancia de la rotación de roles en proyectos pedagógicos grupales para el desarrollo del conocimiento en la etapa de aprendizaje en fotografía

Cadena Carrasco, Christian Javier

(Licenciatura en Fotografía)

Escritos en la Facultad Nº136

Escritos en la Facultad Nº136

ISSN: 1669-2306

Reflexión Pedagógica. Edición V Ensayos de estudiantes de la Facultad de Diseño y Comunicación Asignaturas: Pedagogía del Diseño I y II - 2016 Docentes: Carlos Caram · Gabriel Los Santos Eugenia Negreira · Mariángeles Pusineri

Año XIII, Vol. 136, Diciembre 2017, Buenos Aires, Argentina | 144 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción 

Para comenzar este análisis se parte de un ejercicio realizado en una asignatura de la carrera de fotografía donde se plantea la resolución de un problema de manera práctica y grupal, donde se aplican técnicas tanto del aula taller como los roles en un proyecto pedagógico que simula un proyecto profesional. Esto es una aproximación acerca del juego de roles en un proyecto pedagógico a través del método del aula taller o del saber haciendo, y la importancia del proceso de implementación del conocimiento por parte del docente. Un método con un carácter globalizador, que permite al estudiante plantarse desde distintos puntos de vista para la resolución de un problema y mejorar la asimilación del conocimiento a través de la experiencia aplicado en proyectos de carácter grupal, herramienta indispensable para la construcción del conocimiento de una manera mucho más apropiada y efectiva que de una manera particular o individual.

Desarrollo 
En una asignatura de la carrera de Licenciatura en Fotografía se tiene como proyecto pedagógico duplicar fotográficamente un pintura de cualquiera de las etapas o movimientos de la historia de la pintura, el primer objetivo es realizar tanto una puesta en escena como la puesta de luces o iluminación con la intención de replicar la luz de la obra pictórica de referencia. Como objetivo o tarea adicional y como de una agencia publicitaria se tratara, es simular una producción fotográfica orientada a la publicidad y dar a cada miembro de la clase un rol especifico como: productor, dirección de actores, casting, director de fotografía, cámara, dirección de arte, data manager, gaffer, eléctricos, entre otros, que se deberá cumplir mientras dure el proceso de producción de esa determinada pintura. Luego para la siguiente obra ninguno de los miembros del grupo podrá repetir el mismo rol en las producciones restantes hasta culminar con todas las obras. 
Como estereotipo socio-cultural en especial en occidente se cree que el fotógrafo es una persona que elabora un trabajo de manera independiente o en solitario, si bien es cierto hay trabajos específicos en la cual no es necesario la intervención de más personas o especialistas, hay que empezar a analizar a profundidad quiénes y cuántas personas realmente esta involucradas de manera directa o indirecta en el trabajo de un fotógrafo, claro está, esto no quiere decir que el mérito intelectual no sea del fotógrafo o autor de la obra. 
Es importante describir a esta tarea como un proyecto pedagógico ya que es una actividad que permite ejercitar al estudiante en la resolución de problemas que tienen relación directa con el entorno social, cultural, científico y tecnológico del estudiante, es decir, se podría tomar como un simulacro de un proyecto que se abordaría en un entorno profesional o laboral. También se los podría definir como proyectos de aula que según Gonzales, “son secuencias de actividades propias del que hacer de una asignatura, en la cual el docente y los alumnos invierten un tiempo determinado y recursos para cumplir los objetivos conceptuales, pedagógicos, cognitivos y procedimentales a que se dé lugar”. (Gonzales, 2016, p. 7). Claramente esta actividad como ya se mencionó anteriormente es un mero simulacro, ya que el objetivo es el plantear problemas para que el estudiante y con la guía del docente puedan resolver o llegar a un objetivo común pero sin olvidar que en esta etapa de formación lo importante es el aprendizaje del conocimiento a través de la experiencia, y no el resultado de proyecto o actividad en sí. 
El trabajo en grupo es muy complejo para un individuo que se ha formado en la etapa académica con la idea de que, en el aula toda persona que está a su alrededor será su futura competencia, y esto hace que el formar equipos se vuelva difícil, complicado o engorroso. Desde tempranas etapas del aprendizaje no se hace un esfuerzo por enfatizar la importancia del trabajo en equipo como un método pedagógico para impartir conocimiento “el grupo es útil y necesario porque se es más eficaz que aisladamente: el grupo es un intermediario entre el individuo y la sociedad”. (Nupieri, 2001, p. 25). Si desde un proceso temprano se cambia el modo de ver el aprendizaje en el cual se le dé más valor en grupo y no de manera individual, es muy probable que el conocimiento sea más amplio, profundo y mejor. “Freud sostenía que el narcisismo del ser humano es el principal obstáculo para el progreso del conocimiento”. (Nupieri, 2001, p. 25). 
Específicamente en este proyecto pedagógico de la asignatura se plantea a toda la clase como un grupo que tiene una tarea en común, y que cada individuo tendrá un rol que consiste en la realización de una actividad específica que complementará al grupo en la búsqueda del resultado esperado. Según el psicoanalista Pichon-Rivière “grupo es un conjunto reducido de personas que están ligadas entre sí por constantes de tiempo y espacio, y que se plantean explicita ó implícitamente una tarea”. (Nupieri, 2001, p. 25). Este rol permite colocar a la persona en los zapatos de otra y conocer la perspectiva y postura desde un diferente punto de vista que no sea solo el del fotógrafo. De esta manera le experiencia permite ampliar el conocimiento al realizar una tarea específica que complemente al resultado grupal de la tarea en común del proyecto pedagógico de la asignatura. Por efecto también somos participes de lo que se conoce como taller globalizante, que según el pedagogo, sociólogo, filósofo y ensayista Ander-Egg “esta globalización consiste en adquirir el conocimiento de un tema desde múltiples perspectivas; al mismo tiempo que se establecen relaciones con alguno de los aspectos de los conocimientos ya adquiridos, se van integrando nuevos conocimientos significativos”. (Ander-Egg, 1999, p21). En esta actividad el docente cumple también un rol, el institucional, no espontáneo, que lo convierte en un coordinador de la actividad de grupo y el encargado de que la rotación de roles para las próximas tareas se cumpla.

Resulta fácil la identificación de roles espontáneos: aparecerá un líder de tareas, así como también aparecerá un líder de la “no tarea”. Aparecerá el participante y también el silencioso. Aparecerá el aceptado y también el rechazado. El cooperante y el saboteador. Todos estos son fenómenos naturales de toda dinámica grupal. (Nupieri, 2001, p. 28).

Para evitar que estos roles espontáneos se manifiesten gracias a que una misma actividad se ha depositado en la misma persona, es importante la intervención del rol institucional, es decir del docente que evita o coordina para que este fenómeno no se produzca, de esta manera se asegura de que el conocimiento debido a la experiencia del rol sea aprendida de una mejor manera y lo prepare para otra actividad. Según Montagne “es necesario educar no tanto a través de los libros, sino más bien por la experiencia de la acción”. (Ander-Egg, 1999, p21). Por otra parte el fruto de esta forma de interactuar se verá reflejado enteramente en el resultado que desea conseguir el grupo, es decir esto enriquecerá la tarea común. Nupieri explica acerca de la aplicación de las teorías del psicoanalista inglés Bion sobre la rotación de roles en un grupo comando en la Segunda Guerra Mundial afirmando que si bien los integrantes del grupo comando tenían tareas predeterminadas, estaban capacitados para (en caso de necesidad) asumir sin ninguna dificultad las responsabilidades de cualquiera de los demás integrantes del grupo”. (Nupieri, 2001, p.28). Esto significa que cada integrante del grupo podría resolver problemas de manera correcta o adecuada en caso de que alguno de los integrantes faltara, gracias a la experiencia impuesta por el rol que haya cumplido el estudiante durante el proceso de realización de las producciones. 
Para concluir, se puede decir que gracias al método propuesto por el docente en la asignatura, el estudiante enriquece el conocimiento debido a la experiencia, donde el objetivo del aula taller se cumple perfectamente, la visión del estudiante se amplía gracias a la postura desde distintos puntos de vista o desde diferentes roles que fortalecen al cumplimiento y resolución del objetivo o tarea propuesta por el docente en el proyecto. La aplicación del método grupal para la enseñanza debe ser fortalecida en todo momento sobre todo si se sabe que es pilar para mejorar a nivel social, es decir, incrementar el sentido de trabajo en equipo y la colaboración sobre todo en etapas tempranas de la construcción de conocimiento.

Referencias bibliográficas 
Ander-Egg, E. (1999). El Taller: Una alternativa de renovación pedagógica. Buenos Aires: Magisterio del Río de la Plata. 
González, B. (2016). Concepto de proyecto pedagógico e investigación en el aula. Recuperado de: http://www. colombiaaprende.edu.co/html/mediateca/1607/articles-248392_Proyecto_pedag _invest_aula.pdf. 
Nupieri, O. (2001). Posibilidades instrumentales. Un abordaje multidisciplinario. En Cuaderno del Centro de Estudios de Diseño y Comunicación Nº 5. Buenos Aires. Vol. 5. 
Pichon-Rivière, E. (1999) El proceso grupal. Buenos Aires: Nueva Visión, 209. Citado en: Nupieri, O. (2001). Posibilidades instrumentales. Un abordaje multidisciplinario. En El grupo como recurso pedagógico: Cuaderno del Centro de Estudios de Diseño y Comunicación N 5. Buenos Aires. Vol. 5.

Palabras clave: proyecto pedagógico – fotografía – grupo - aula taller - rotación de roles.

(*) Este texto fue elaborado en la asignatura Pedagogía del Diseño y la Comunicación II, del Programa Asistentes Académicos de la Facultad de Diseño y Comunicación, dictada por la profesora Eugenia Negreira. Año 2016.


Importancia de la rotación de roles en proyectos pedagógicos grupales para el desarrollo del conocimiento en la etapa de aprendizaje en fotografía fue publicado de la página 97 a página98 en Escritos en la Facultad Nº136

ver detalle e índice del libro