1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Escritos en la Facultad Nº136 >
  4. Herramientas para un estudiante de diseño

Herramientas para un estudiante de diseño

Kostzer, Milena

(Diseño Textil y de Indumentaria)

Escritos en la Facultad Nº136

Escritos en la Facultad Nº136

ISSN: 1669-2306

Reflexión Pedagógica. Edición V Ensayos de estudiantes de la Facultad de Diseño y Comunicación Asignaturas: Pedagogía del Diseño I y II - 2016 Docentes: Carlos Caram · Gabriel Los Santos Eugenia Negreira · Mariángeles Pusineri

Año XIII, Vol. 136, Diciembre 2017, Buenos Aires, Argentina | 144 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Piense en un ingresante universitario, en su primer cuatrimestre de la universidad, momento de gran cambio, en el cual, muchos no saben qué hacer de su vida, deben tomar la decisión de qué hacer de sus vidas, comienzan a elegir por ellos mismo, es un momento de introspección, de comenzar a conocerse, momento donde muchas de sus creencias se desploman y surgen las confusiones, la búsqueda de generar nuevas verdades, comienza a descubrir cómo manejarse en el mundo. Al entrar en la universidad se encuentra con desafíos, en los cuales, no conoce cómo enfrentarlos. Es un momento de crisis, muchos se replantean varias veces si están hechos para esa clase de pruebas o si mejor cambiar. 

Por causa de los nuevos cambios, sumado a los desafíos universitarios, el estudiante pasa por muchos momentos de estrés. Pero quizás existe la vacuna frente a esto, quizás no traiga la cura completa, pero por lo menos, alivia el dolor. La hipótesis que se plantea en el siguiente ensayo es que si el estudiante de diseño conociera la metodología del aula taller, del constructivismo, la idea de trabajar en grupo, entre otros conceptos, lograría saber cómo enfrentarse ante los diferentes desafíos de la carrera evitando el estrés. 
Por ejemplo, en una situación donde un estudiante en su tercera clase de diseño, la profesora lo quiere dejar libre por hacer mal un trabajo, el cual le había comentado la clase anterior que no lo entendía, y no le quiso explicar nuevamente, genera angustia en aquella persona. Ahora si este entiende previamente, que esto es para generarle un desafío, para así sacar lo mejor de él, quizás se predispondría de una manera diferente, y sacaría lo mejor de sí. 
Otro caso, para ilustrar la idea es la de todo primer día de clase del cuatrimestre, en cual, al estudiante le pasan toda la planificación de todo lo que van a realizar clase por clase a lo largo de estos cuatro meses, le explican que el tiempo se agota y todo va a ir muy rápido. La primera impresión del estudiante es preguntarse ¿qué hago con esto? Es imposible, es mucho. Pero si previamente el ingresante tuviera una clase donde observara conceptos como el constructivismo, allí comprendería que el concepto de que el profesor apure al educando, haciéndolo sentir que todo aquello que va presentar la próxima clase, en realidad era para ayer, es para sacar su potencial. Saber que él tiene la habilidad de hacerlo. Eso evitaría la frustración, evitaría el sentimiento de que nunca va a llegar, de que su trabajo no sirve porque siempre falta más y más.

Constructivismo 
Hoy en día, existe la tendencia de realizar actividades antiestrés, como masajes, caminatas, comida sana, se puede observar gente electrizada de tanto correr, de trabajar y trabajar, que busca bajar un cambio en su vida. Pero ¿qué significa esto?, ¿qué es realmente el estrés? La licenciada en psicología Fabiola Cuevas, quien escribió varios libros como Gracias ansiedad, Aprende a dejar de preocuparte, entre otros, es la directora de una institución llamada Desansiedad, la cual, como su nombre lo indica, se encarga de ayudar a otros a deshacerse de la ansiedad. En una conferencia explicó que en los tiempos de la prehistoria el estrés se utilizaba como herramienta para poder sobrevivir. Ante ciertas amenazas, la naturaleza le dio al humano un elemento para activarlo y hacer que este reaccione y se salve del peligro. “Eso es el estrés, es el que activa nuestro cuerpo para poder hacerle frente y resolver la amenaza que estábamos sintiendo”. (Cuevas, 2014). Cuando la persona está constantemente atenta al peligro, o con miedo a no poder sobrevivir ante los diferentes problemas, causa varios puntos de estrés que se van sumando uno a uno, y así se dan síntomas de ansiedad, de vacío, entre otras cosas. El constructivismo es la técnica de enseñanza en la que “el sujeto es un constructor activo de sus estructuras de conocimiento” (Rosas y Sebastián, 2010, p. 8) es decir, que es la manera de enseñar, en la que el educando aprende a partir de él mismo, con cierta guía del docente, va adquiriendo el conocimiento. Dentro del constructivismo existen varios autores que desarrollaron diferentes elementos. Uno de ellos fue Jean Piaget, quien parte explicando que cada ser humano a lo largo de su vida va formando esquemas cognitivos, que son la manera de resolver problemas según conocimientos previos. (Rosas y Sebastián, 2010).

Para construir el conocimiento Piaget plantea el principio de la equilibración {SIC}. “el organismo, al enfrentar una tarea de adaptación, parte imponiendo algún esquema conocido frente a la perturbación, a modo de tesis. Si el esquema es apropiado, el organismo se equilibra; si el esquema no es apropiado, el organismo continuará en estado de desequilibrio y comenzará a buscar estrategia, alternativas para resolver la situación. Si alguna de ellas resulta exitosa, pasará a formar un nuevo esquema y restablecerá su equilibrio. (Rosas y Sebastián, 2010, p. 86).

Lo que estos autores plantean es que la manera de adquirir conocimiento, es a partir, de la resolución de conflictos, una vez que estos se logran superar, el esquema cognitivo de la persona se expande. Entonces la forma de aumentar el conocimiento será aumentar el nivel del conflicto. Haciéndolo cada vez más difícil. Este es uno de los métodos utilizados en el aula taller.
Ezequiel Ander Egg un sociólogo argentino, se encargó de analizar y explicar cómo funciona un aula taller. “Toda actividad didáctica está centrada en la solución de un problema y en las acciones concretas que supone la realización del taller”. (1999, p. 33). En las materias de diseño, el objetivo de la cursada es aprender a través de la resolución de problemas, y una vez que se solucionó el problema, se le otorga al alumno una más grande.
En síntesis, estamos hablando que hay un problema detrás de otro. El ingresante de diseño que no conoce sobre esta metodología, busca llegar a un equilibrio que nunca llega a observarlo. Le surgen sentimientos, con los cuales no sabe hacia dónde va, o qué es lo que está haciendo, siente que cada vez es peor, que en cualquier momento lo dejan afuera, que el mínimo error es crucial. Por lo cual, en cada entrega siente una amenaza de quedar afuera de la materia, y por eso, se esfuerza con todo lo que tiene, para dar lo mejor de sí, como si fuera su última oportunidad. Eso le causa estrés, que a medida que le van dando un nuevo trabajo, va sumando nuevos puntos de estrés, y así llega, la ansiedad, angustia. Un elemento muy común en varios estudiantes de diseño a lo largo del cuatrimestre.
Ahora si el estudiante entiende que llegó al nivel esperado, pero ahora es momento de pasar a otro, y que las exigencias del profesor, no son otra cosa que maneras de sacar lo mejor de él, no se sentirá frustrado. Si el educando sabe que es otra etapa, y tiene claro que no pasar un trabajo no significa recursar la materia, estaría más relajado y lograría evitar el estrés. 

Aula Taller 
El taller es “un lugar donde se trabaja, se elabora y se transforma algo para ser utilizado” (Ander- Egg E., 1999, p. 14), es decir, que lo podríamos definir como un lugar de producción de elementos, como las fábricas. En el pasado, los talleres eran lugares donde se entrenaba personas para que desarrollen ciertas habilidades y sirvan de mano de obra para la industria. Lo que debían aprender, en su mayoría, eran actividades manuales, por lo cual, la manera de enseñarlas se basaba en observar y copiar. El aula taller construye su metodología en base a esto ¿Cómo? A partir del desarrollo de los contenidos de una manera, en que el estudiante adquiera el conocimiento a partir de la experiencia, en “un aprender haciendo” (AnderEgg E., 1999, p15), de esta manera, el educando logra llevar la teoría a la práctica, y así, logra un mejor entendimiento. 
En el aula taller se colocará al estudiante en situaciones similares a las que tendrá que afrontar este, cuando comience a ejercer su profesión. Es decir, a un estudiante de Diseño de Indumentaria, por ejemplo, a lo largo de la cursada desarrollará una colección de ropa, la cual tendrá que presentar todos los elementos de una manera profesional, con los requisitos necesarios, como si se los tuviera que vender al cliente, y desarrollar habilidades para adaptar sus ideas a las del supuesto cliente. De esta manera el educador le explicará conceptos como variables y constantes, textura, trama, silueta, entre otras cosas. 
Este desafío no lo hará solo, uno de los elementos de esta metodología de enseñanza es la del trabajo grupal, donde cada cual desarrolla sus habilidades y luego se hace una puesta en común de estas para así explicar diferentes conceptos y aprender uno del otro. En la segunda etapa, el docente va actuar como guía observando los resultados y enseñando a partir de estos, si bien destacará los puntos a favor de los trabajos, hará un énfasis en los errores, para aprender de estos. El docente “debe interesarse por los errores, aceptarlos como etapas estimables del esfuerzo de comprender, esforzarse, no corregirlos, sino dar al alumno los medios para tomar conciencia de ello e identificar su origen y superarlo”. (Perrenoud, 2007, p. 24). El estudiante de diseño puede caer en el error de pensar que el profesor siempre está buscando el error, o que sus trabajos son malos, puede crear la inseguridad de no confiar en lo que hizo, porque total va a estar mal. Esta confusión provoca que el estudiante se ponga nervioso, y en vez de escuchar lo que le están enseñando salga a la defensiva o tan solo actúe como robot, siguiendo las directivas del docente sin entender el porqué.
El saber que el error no es malo, sino que ayuda a aprender, permitirá al estudiante a racionalizar, a pensar, y sacar conclusiones a la hora de la devolución de un trabajo. Entonces, si el estudiante entiende que el profesor se interesará en el error, pero no para corregirlo, sino para que él amplíe su esquema cognitivo, no temerá a la corrección y sabrá cómo accionar sobre esta. Esto también evitaría el conflicto que se da a partir de la confusión de pensar que la crítica es para uno, en vez de que sea para el trabajo. El estudiante debe saber separar su trabajo de su propia persona, para así, evitar sentirse devastado. 

Trabajo en grupo 
El trabajo en grupo consiste en la unión de dos o más personas las cuales, en donde “todos los miembros se sientan involucrados en la meta común que es la realización de la tarea”. (Roselli, 1999, p. 81). Esto trae consigo varios beneficios, uno de ellos es el desarrollo de nuevas habilidades. En los grupos cada participante posee un rol, que se basa en las características y saberes previos de cada uno, es decir, que cada cual se destaca en ciertos espacios más que otros. Esto provoca que una persona se complemente con otra y logre sacar lo mejor de sí. Por otro lado, también esto da lugar a que se adquieran conocimientos que resultan difíciles de procesar, hay conceptos que quizás alguien no logra captar del profesor y uno de sus compañeros puede lograr que lo entienda. O quizás algunos estudiantes no tienen ciertas competencias que el profesor le requiere de ellos y su compañero sí, y es este quien lo ayuda a salir adelante. 
A veces el grupo produce que ciertas personas logren algo que nunca pensaron que lo iban a hacer. Puede pasar que al dividirse los roles, un integrante tenga una tarea que no se hubiera animado a realizar, pero con el fin de participar dentro del grupo logra superar su conflicto cognitivo. 
El ser humano no puede estar solo, fue creado para vivir en sociedad, es por eso que su forma de adquirir conocimientos, en la mayoría de los casos, se da en grupo. “El temor de volver a pensar la propia situación en un nuevo marco de referencia, y de ser así sometido a discusión, constituye uno de los aspectos de la resistencia epistemológica a la noción de grupo”. (Nupieri, 2001, p. 25). Es decir, uno de los grandes conflictos del ser humano es entender que la crítica sobre su trabajo no es mala, sino que da lugar a su mejora. En un grupo, cada uno tiene un punto de vista diferente, por lo cual, da lugar a debates, a replantear ideas, para así lograr ampliarlas. Estos debates a su vez van a dar lugar a saber cuándo y cómo ceder, saber amoldarse a otros, entre otras cosas. El grupo nos permite aprender a trabajar en sociedad. 
El saber que en toda la carrera habrá trabajos en grupos porque dan herramientas para el crecimiento del estudiante, le permite saber cómo ordenar sus ideas, saber que aunque no conozca al que tengo al lado, esto me beneficia y me permite renovar mis capacidades. 
El principal conflicto que le aparece en la mente al estudiante cuando le dicen sobre el trabajo en equipo, es el de que su semestre no depende solo de su trabajo sino que también depende del de otros, y viceversa, el trabajo de otros depende del suyo. Al saber todos los beneficios que tiene el trabajo en grupo, el estudiante puede tener otra perspectiva de lo que va a hacer, logrará saber que al igual que en la sociedad, debe expresar sus dificultades al grupo, saber pedir ayuda y también detectar cómo ayudar al otro. Saber que la responsabilidad es compartida, que no debe ser una carga, sino al contrario, una herramienta positiva. 
En conclusión, según lo explicado a lo largo del ensayo, el estrés se da por una necesidad de sobrevivir, de salir adelante, este produce alarmas contra amenazas, pero a medida que la persona las va analizando, estas pueden disolverse y dejar de ser motivo de peligro. Es así como entender la pedagogía que utiliza la Facultad de Diseño y Comunicación, permite al estudiante de diseño encarar la carrera desde otro punto de vista, evitando las frustraciones, depresiones y malestares. Brindándole tranquilidad y fuerza para sacar lo mejor de sí.

Referencias bibliográficas 
Ander- Egg. E. (1999). El taller: una alternativa de renovación pedagógica. Buenos Aires: Editorial Magisterio del Río de la Plata 
Cuevas, F. [Desansiedad] (2014) Cómo funciona la ansiedad parte 1 [archivo de video]. Disponible en: https://www. youtube.com/watch?v=4O1DcLjkjAk&t=662s 
Nupieri, O. (2001). El grupo como recurso pedagógico. Cuadernos del Centro de Estudios de Diseño y comunicación. Buenos Aires: Facultad de Diseño y Comunicación, Universidad de Palermo. 
Perrenoud P. (2007) Diez nuevas competencias para enseñar. Barcelona: Editorial biblioteca de Aula. 
Rosas, R. y Sebastián, C. (2010). Piaget, Vigotski y Maturana. Constructivismo a tres voces. Buenos Aires: Editorial Aique. 

Resumen: El presente trabajo plantea cómo el conocimiento de la metodología del aula taller ayuda a los estudiantes de diseño a enfrentar los diferentes desafíos universitarios evitando el estrés. Analiza cómo a través del trabajo en grupo, del análisis de los errores, de realizar diferentes tareas que parecen imposibles, entre otras cosas, logran ampliar sus capacidades, para así poder enfrentar los diferentes desafíos laborales con naturalidad, es decir, aprender a través de las dificultades.

Palabras clave: estrés - aula taller – constructivismo – grupo - error.

(*) Este texto fue elaborado en la asignatura Pedagogía del Diseño y la Comunicación II, del Programa Asistentes Académicos de la Facultad de Diseño y Comunicación, dictada por la profesora Eugenia Negreira. Año 2016.


Herramientas para un estudiante de diseño fue publicado de la página 105 a página107 en Escritos en la Facultad Nº136

ver detalle e índice del libro