1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Escritos en la Facultad Nº136 >
  4. Dos corrientes: conductismo y constructivismo

Dos corrientes: conductismo y constructivismo

Ricci, Fernando

(Diseño Industrial)

Escritos en la Facultad Nº136

Escritos en la Facultad Nº136

ISSN: 1669-2306

Reflexión Pedagógica. Edición V Ensayos de estudiantes de la Facultad de Diseño y Comunicación Asignaturas: Pedagogía del Diseño I y II - 2016 Docentes: Carlos Caram · Gabriel Los Santos Eugenia Negreira · Mariángeles Pusineri

Año XIII, Vol. 136, Diciembre 2017, Buenos Aires, Argentina | 144 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

El ensayo que se presenta tiene la finalidad de dar a conocer al lector las diferencias, la importancia y la relevancia en el tiempo del conductismo y el constructivismo en el aprendizaje.

Ambas corrientes se desarrollan en el siglo XX después de los grandes cambios sociales y económicos mundiales: paso de una sociedad rural a una sociedad urbana, revolución industrial, grandes guerras mundiales, avances en el conocimiento psicológico y social. 
El estudio de la mente, los comportamientos humanos desde la psicología y el estudio de la personalidad desembocan en determinar cómo los conocimientos pueden ser transmitidos y cómo son recibidos. 
En una sociedad cambiante y que evoluciona cada vez más velozmente interesó a varios autores estudiar el aprendizaje. El conductismo como método de aprendizaje es aplicado a mediados del siglo XX, en donde el aprendizaje es el resultado de la asociación que se produce por la intervención estímulo – respuesta. 
Aprender es lograr cambios observables y medibles de conducta basados en que “todas las formas complejas de comportamiento se analizan como cadenas de respuestas simples musculares o glandulares que pueden ser observadas y medidas” y en que “las reacciones emocionales son aprendidas”. (Watson). El alumno es una caja biológicamente pasiva que responde a estímulos como los animales, considerando al individuo como un individuo que se adapta al ambiente. (Darwin). Este método de aprendizaje obliga a una medición de resultados, medibles y cuantificables y a la obligación de cumplir con un programa estricto de objetivos y donde el resultado debe ser siempre el mismo e igual para todos. 
El alumno es un sujeto pasivo, no se tienen en cuenta sus diferencias individuales ni preferencias, es un ente pasivo en el proceso de enseñanza y no se promueve la interacción del alumno con otros. El objetivo y lo considerado efectivo del método es cuando el alumno cambia su conducta dentro de los parámetros buscados y no presenta conductas no deseadas. El rol del docente es fundamental y está ubicado en el tope de la pirámide, es la única voz válida, centraliza la autoridad y no puede ser cuestionado ni indagado. 
El conductismo considera al aprendizaje como una simple acumulación de reflejos o asociaciones entre estímulos y respuestas. 
A partir de finales del siglo XX, se desarrolla el constructivismo que sostiene que el aprendizaje es esencialmente activo. Una persona que aprende algo nuevo, lo incorpora a sus experiencias previas y a sus propias estructuras mentales. Cada nueva información es asimilada y depositada en una red de conocimientos y experiencias que existen previamente en el sujeto, como resultado podemos decir que el aprendizaje no es ni pasivo ni objetivo, por el contrario es un proceso subjetivo que cada persona va modificando constantemente a la luz de sus experiencias (Abbott, 1999). 
El constructivismo se origina en las ideas desarrolladas fundamentalmente por Jean Piaget y Lev Vygotski y “es en primer lugar una epistemología, es decir una teoría que intenta explicar cuál es la naturaleza del conocimiento humano”. (Mendez, 2002). 
El alumno deja de ser un sujeto pasivo y vacío, porque tiene experiencias previas. El aprendizaje es un proceso activo. Cada nueva información es asimilada y depositada en una red de conocimientos y experiencias que existe previamente en el sujeto y que cada persona va modificando constantemente a la luz de sus experiencias. (Abbott, 1999). 
El objetivo es lograr, modificar y enriquecer los esquemas de pensamientos preexistentes en donde la enseñanza está subordinada al aprendizaje. El constructivismo busca ayudar a los estudiantes a internalizar, reacomodar o transformar la información nueva. Esta transformación ocurre a través de la creación de nuevos aprendizajes y esto resulta del surgimiento de nuevas estructuras cognitivas (Grennon y Brooks, 1999) que permiten enfrentarse a situaciones iguales o parecidas. 
El rol del docente cambia radicalmente, debe estar preparado para dar y recibir información. Debe dirigir al estudiante estimulando su pensamiento y análisis, así como debe estar preparado para analizar y procesar los pensamientos del alumno pudiendo ser indagado y cuestionado por este. 
Cuanto más conoce el docente los marcos conceptuales individuales del alumno, mejor puede poner en evidencia las limitaciones de dichos marcos, y más probable es que puedan inducir al alumno a reconsiderar y reformular su propia visión del mundo. 
El docente deja de ser un simple transmisor de datos, debe fomentar la interrelación entre los alumnos y él, debiendo tener un conocimiento mayor de las particularidades individuales de los alumnos permitiendo de este modo vincular sus ideas a la de ellos. Debiendo así mismo cumplir con los objetivos del proceso aunque no se dispongan de estrategias claras para evaluar si efectivamente se han logrado los objetivos propuestos (Nuñez, 2000). 
El conocimiento es construido, no transmitido. Las experiencias deben ser interpretadas y procesadas por cada individuo. Dos personas no pueden intercambiar conocimientos como si fuera sólo información. (Mazario, 2003).

Referencias bibliográficas 
Abbott (1999). Teoría del constructivismo. 
Grennon y Brooks (1999) En búsqueda de la comprensión. 
Mazario y Mazario (2003). El constructivismo: paradigma de la escuela contemporánea 
Nuñez, A. (2000). La educación digital. Méndez (2002). Módulo I. Disponible en: http://www.cca.org. mx/dds/cursos/cep21/modulo_1/main0_35.htm

(*) Este texto fue elaborado en la asignatura Pedagogía del Diseño y la Comunicación I, del Programa Asistentes Académicos de la Facultad de Diseño y Comunicación, dictada por la profesora Mariángeles Pusineri. Año 2016.


Dos corrientes: conductismo y constructivismo fue publicado de la página 127 a página128 en Escritos en la Facultad Nº136

ver detalle e índice del libro