1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Escritos en la Facultad Nº136 >
  4. Definiendo el rol del Asistente: su zona de desarrollo próximo y función estratégica

Definiendo el rol del Asistente: su zona de desarrollo próximo y función estratégica

Chagnier, Fiorella Denise

(Licenciatura en Fotografía)

Escritos en la Facultad Nº136

Escritos en la Facultad Nº136

ISSN: 1669-2306

Reflexión Pedagógica. Edición V Ensayos de estudiantes de la Facultad de Diseño y Comunicación Asignaturas: Pedagogía del Diseño I y II - 2016 Docentes: Carlos Caram · Gabriel Los Santos Eugenia Negreira · Mariángeles Pusineri

Año XIII, Vol. 136, Diciembre 2017, Buenos Aires, Argentina | 144 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

La llegada del Asistente: Roles en el aula 

Los alumnos llegan a la universidad con el fin de aprender sobre la carrera que eligieron en particular, y ponen empeño a cumplir con ese gran objetivo. Sin embargo, hay momentos en el paso por la facultad donde se topan con la posibilidad de formar parte del proyecto de asistentes académicos que ofrece, particularmente, la Universidad de Palermo. 
Se enteran de la existencia del programa a causa de que el profesor a cargo de una materia puntual, se fija en ellos por su distinción dentro del área, y les ofrece incorporarse como asistentes. Otra razón, se debe a que, en algún momento, al ver a otros compañeros ser asistentes, se han cuestionado si son capaces de ayudar o enseñar a otros alumnos con aquello que han aprendido de sus profesiones; reflexionan sobre si son capaces de ser docentes. 
La decisión implica coordinar tiempos y estar comprometido a cumplir con ellos. Asistir a las clases en las que se realiza la ayudantía y simultáneamente a la materia de Pedagogía. Es un trabajo que requiere esfuerzo, pero el resultado final de aprendizaje lo compensa. 
Una vez que el asistente llega al aula en la que ayudará, se encuentra ante un dilema fundamental; definir cuáles serán sus tareas y qué lugar ocupará allí. Se retoma el cuestionamiento que hace María de Montmollin (2014) en su ensayo, sobre el colaborador que no sabe a quién ayudar completamente, si al docente o a los alumnos. Se infiere que por ello, en un principio, se desempeña de forma intuitiva hasta que encuentra su lugar. 
El rol determina las funciones específicas de cada individuo según el ámbito en el que se desempeña y en relación al resto de personas que también adquieren roles propios que lo rodean. 
Según Nupieri, los roles en la clase se determinan de “forma espontánea (producto de un momento de su dinámica), sumado a la presencia del docente como coordinador de la actividad del grupo”. (2001, p. 8). Ya que el docente es en gran parte avalado como tal por la institución, el resto de roles se acomodan en función a eso. 
Por ejemplo, dentro del aula, el rol del asistente no es el de alumno, ni tampoco el de docente ya que, a pesar de que puede ejercer funciones similares, otras acciones forman parte de los aspectos prohibidos de su rol, por pertenecer a aspectos propios o únicos del rol docente o de alumno. Es decir que, por ejemplo, el docente tiene la facultad de calificar a los alumnos, sin embargo el asistente no. En cambio, sí puede sugerir o guiar al igual que el docente, pero no tiene la decisión final. En relación a los alumnos, el colaborador ha transitado y transita la experiencia de ser estudiante. Comparte dificultades similares a las de ellos, por lo que puede no saber todo y equivocarse, lo que lo convierte en cierta medida en un par. Por otro lado cuenta con un saber avanzado que debe ser utilizado para ayudar pero no para usarse, por ejemplo, realizar trabajos por los estudiantes. Tampoco debe cumplir con fechas y entregas como ellos sí deben en esa cátedra particular. 
Por momentos, el asistente es quien guía con sus conocimientos a los alumnos, al igual que el docente, y en otros aprende de lo que el profesor al que acompaña hace frente a la clase. Se encuentra frente a su rol que se compone de una dualidad, y que lo posiciona en lo que se llama zona de desarrollo próximo de ambos sectores del grupo.

La zona de desarrollo próximo 
Este es un concepto desarrollado a partir de las teorías de aprendizaje de los psicólogos Piaget y Vygotsky, y que Roselli recapitula en La Construcción socio-cognitiva entre iguales (1999). Eln esta se considera que la relación entre pares no consiste únicamente en un lazo afectivo, sino que compone un vínculo que alimenta a la construcción del aprendizaje mutuo entre los integrantes de dicha relación.
En la zona de desarrollo próximo se produce un intercambio recíproco de conocimientos previos entre los individuos y momentos de reflexión que colaboran en la creación de nuevas ideas que ayudan a resolver dudas o conflictos comunes al grupo. Esto demuestra que el conocimiento no surge sólo del vínculo docente-alumno, sino de aquellos con roles similares. Así es como el ayudante de cátedra se halla en la zona de desarrollo próximo de los alumnos y también del docente. Con los alumnos se logra romper con la sensación de autoridad respecto del conocimiento de la materia que se percibe frente al docente. Parecen estar más cómodos al preguntar conceptos que no están claros al asistente, ya que no tienen miedo ante una posible equivocación por su condición de par que también se encuentra en proceso formación profesional. 
Alumnos y asistentes comparten la experiencia de transitar por las mismas materias y superar las mismas dificultades dentro de la Universidad. 
Al mismo tiempo, cuando el colaborador se relaciona al profesor que asiste, aprende de la metodología docente y comprende lo que conlleva enseñar y guiar al grupo de alumnos. Empieza a conocer las inquietudes y dificultades del docente, y es en ese momento donde aporta su conocimiento, visión y experiencia como alumno del área. Puede indicar al docente en qué temas es importante hacer hincapié con el fin de generar conocimientos significativos que son necesarios para el futuro desarrollo de los alumnos en otras materias. 
Sugiere maneras más claras de explicar el contenido, si es necesario, o destaca aquellos métodos que funcionaron en la clase. Y, principalmente, lleva el tópico de pedagogía al docente; comparten ideas y promueven también a la reflexión acerca del rol del docente, a su crecimiento como tal. 
La interacción cognitiva entre pares, el aprendizaje en colaboración, según Roselli, debe garantizar la autorreflexión, incluso del docente, quien no debe desligarse del grupo porque pueda generar conocimiento dentro del mismo, sino que debe comprometerse a coordinar y guiar. (1999, p. 86).

El Asistente como Herramienta Estratégica 
Como se ha definido previamente, la relación asistentealumnos, difiere en parte de la relación docente-alumnos a causa de que, la primera, aparenta componer una relación entre pares por compartir experiencias y un nivel de conocimiento que es distinto, pero no de manera excesiva. 
Esta diferencia, en realidad, debería pensarse como una ventaja por el docente. El ayudante funciona como un medio distinto de acercar conocimiento a los alumnos, el cual les resulta más cercano. 
La asistencia puede considerarse como una estrategia de enseñanza del docente, un enfoque diferente a otras herramientas como lo son el uso de las tecnologías, los ejemplos audiovisuales, las salidas de campo o las explicaciones orales. El asistente es una herramienta estratégica que se apoya en el aprovechamiento de la Zona de Desarrollo Próximo y suma al objetivo de que los alumnos puedan aprender de manera clara y significativa.

Conclusión 
A modo de recapitular este ensayo, es importante destacar que el asistente tiene una función real, un rol puntual, distinto al rol docente y al de alumno y que este resulta útil para que el docente pueda guiar en conjunto a los alumnos. 
El rol del asistente debe ser clarificado, y cumplido tanto por quienes deciden tomar la responsabilidad de ese puesto, como por el docente, quién debe comprender que el asistente está allí para ayudar, aprender y aportar, y no para mantenerse al margen o realizando únicamente cuestiones administrativas (como tomar lista o enviar e-mails). 
El ayudante de cátedra es una herramienta estratégica, funcional al objetivo de enseñar, que debe ser valorado como tal y obtener el lugar le es definido.

Referencias bibliográficas 
De Montmollin, M. (2014). ¿A quienes asisten los asistentes? El rol del asistente académico en el diseño y la comunicación. En Escritos en la Facultad N°99. Reflexión Pedagógica. Ensayos de Estudiantes de la Facultad de Diseño y Comunicación. Buenos Aires: Universidad de Palermo. 
Nupieri, O. (2001). Posibilidades Instrumentales. Un abordaje multidisciplinario. En Cuadernos del Centro de Estudio de Diseño y Comunicación N°5. Buenos Aires: Universidad de Palermo. 
Roselli, N. (1999). La Construcción Socio-Cognitiva entre iguales. Rosario: Irice

Resumen: este ensayo tiene como fin responder y aclarar cuestionamientos acerca del lugar que ocupa el asistente de cátedra dentro del aula. Las mismas han surgido, principalmente, en el ámbito de la materia de Pedagogía del Diseño en relación a las experiencias propias de cada colaborador en la materia en la que realiza la ayudantía. 
En el escrito se propondrán pautas que permitirán definir en alguna medida, las funciones del asistente en general. Así mismo se podrá comprender la manera en la que el ayudante se involucra en el aprendizaje tanto personal como de alumnos y docentes a través de la relación socio cognitiva que establecen entre ellos. La misma es denominada como zona de desarrollo próximo. 
Una vez explicada esa relación, se considerarán sus ventajas y la manera en la que el asistente funciona como herramienta estratégica de enseñanza para el docente. 
Este trabajo pretende ser útil tanto para aquellos estudiantes interesados en sumarse al proyecto de ayudantes académicos, como para los docentes que deseen incorporarlos. Así podrán informarse sobre las funciones que competen a cada uno, las ventajas que esto apareja y la manera correcta, o más bien justa, de permitir el desarrollo del asistente en el aula.

Palabras clave: pedagogía - estrategia - enseñanza - rol - desarrollo cognitivo - aprendizaje colaborativo.

(*) Este texto fue elaborado en la asignatura Pedagogía del Diseño y la Comunicación II, del Programa Asistentes Académicos de la Facultad de Diseño y Comunicación, dictada por la profesora Mariangeles Pusineri. Año 2016.


Definiendo el rol del Asistente: su zona de desarrollo próximo y función estratégica fue publicado de la página 131 a página132 en Escritos en la Facultad Nº136

ver detalle e índice del libro