1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Actas de Diseño Nº25 >
  4. El viaje y la etnografía: una experiencia de aprendizaje fuera del aula

El viaje y la etnografía: una experiencia de aprendizaje fuera del aula

Herran Cuartas, Coppelia; Vélez Granda, Sandra; Villa Ortega, Alejandro

Actas de Diseño Nº25

Actas de Diseño Nº25

ISSN: 1850-2032

XIII Encuentro Latinoamericano de Diseño “Diseño en Palermo” IX Congreso Latinoamericano de Enseñanza del Diseño

Año XIII, Vol. 25, Julio 2018, Buenos Aires, Argentina | 260 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

Con el objetivo de transformar en diseños artesanales los conceptos asociados a la identidad del departamento de la Guajira en Colombia, los estudiantes de Diseño Industrial emplean la etnografía como método de investigación, para enfatizar en cuestiones descriptivas e interpretativas de una ámbito social concreto, por fuera del aula de clase durante un período de tiempo. Con una observación directa del lugar, nuestros estudiantes emplean diferentes herramientas de investigación cualitativa, logrando entender el contexto del mundo real sin alteraciones, mientras conocen de cerca los patrones de comportamiento y los rasgos más significativos que hacen parte de la identidad de esta parte de Colombia. 

Palabras clave:

Diseño - Artesanía - Etnografía - Identidad - Comunidad. 

De acuerdo a André Ricard (2010) la globalización conlleva a producir en grandes series para cubrir un mercado único global. Aunque globalizar supone uniformizar y homogenizar el mercado, no es posible dejar de lado los conocimientos ancestrales y los matices particulares que cada cultura aporta a través de los objetos que ha elaborado a lo largo de su historia. 

Según Ricard hubo un tiempo en el que se temía que los procesos productivos industriales fueran a relegar la artesanía a un nivel testimonial como vestigio del pasado en forma de suvenires, entendidos estos como objeto característico de un lugar que sirve como recuerdo de un viaje a ese lugar. Sin embargo las producciones en masa de diseños y productos de forma industrial, han hecho que cada día se valoren más las cualidades que ofrece la elaboración artesanal. 

Partiendo de la idea de que el trabajo artesanal ha sido parte de la cultura de muchas comunidades a lo largo y ancho de nuestro país, se retoma la definición que hace el diseñador Enrico Roncancio de la artesanía, como resultado de la creatividad y la imaginación plasmada en un producto, en cuya elaboración se ha transformado racionalmente materiales de origen natural, con procesos y técnicas manuales cargados de un alto valor cultural, convirtiéndose muchas veces de acuerdo a su proceso, en piezas únicas. 

Elaboradas de forma tradicional en el campo, en zonas de comunidades indígenas o dentro de las mismas ciudades, de acuerdo a Liliana y Benjamín Villegas (Villegas, 2000, p. 18) no hay hogar por humilde que sea que no posea una escoba, butacos, herramientas, cestería, tejidos o un mobiliario rústico provenientes de los talleres de un carpintero, ebanista, fundidor, tejedor o ceramista que son los que finalmente interpretan y devuelven los referentes identitarios de un lugar, en forma de objeto terminado. Fabricados con productos naturales que se encuentran al alcance de la mano como son el bambú, el fique, la guadua, la lana, la madera, la arcilla, el cuero, el totumo, las semillas o los metales todas estas materias primas pueden llegar a se convertirse en productos del saber popular y tradicional de un lugar. 

Aplicado a la academia se encuentra el módulo de Diseño para la Artesanía Producto e Identidad como un curso que trabaja con los estudiantes de la Facultad de Diseño Industrial diferentes oportunidades a través del Diseño Industrial, para aportar en la afirmación de los valores culturales de una comunidad, a través de nuevas propuestas de diseño preservando los usos, las costumbres y la memoria del lugar, por medio de la artesanía como expresión de la cultura material. 

Con la intención de dar a conocer la importancia que tiene para el módulo la artesanía, se busca acercar a los estudiantes al conocimiento tradicional de una comunidad en particular cada semestre, por medio del análisis de un entorno o región Colombiana, y de esta forma encontrar patrones identitarios que permitan realizar proyectos con alto contenido conceptual. 

Para lograr esto, el módulo entrega diferentes herramientas etnográficas y de investigación cualitativa necesarias para mirar, leer, descubrir, entender y expresar los conceptos de signo, símbolo e identidad que subyacen en la cultura material de cada grupo social estudiado, para conocer de cerca los saberes prácticos artesanales tradicionales y procesos culturales colectivos que subsisten y se dan en el contexto local. 

Una vez se selecciona el lugar a investigar, los estudiantes aplican el método etnográfico por medio de descripciones culturales, con el objetivo de descubrir categorías culturales e identificar elementos a los que las comunidades dotan de significado, para después plasmar esos rasgos y rastros de identidad colombiana en nuevos diseños, vinculando técnicas, procesos y materiales propios de la cultura estudiada, considerando el saber práctico tradicional, en una nueva línea de productos. 

Cuando se recurre a un método de investigación basado en la observación del ambiente habitual sin provocar situaciones que alteren la conducta de las personas investigadas, se puede obtener información más precisa del objeto de estudio. 

A diferencia de los estudios tradicionales en los que se programaban al menos dos años de trabajo de campo, las salidas que se trabajan en este modulo dan la posibilidad de hacer una “microetnografía” como lo denomina Spradley (Spradley en Paramo, 2013, p. 145) en la que se puede llevar a cabo un estudio de situaciones particulares o únicas en un período de tiempo más corto. A diferencia de la etnografía tradicional, la microetongrafia o etnografía rápida tiene como objeto la recopilación de datos y métodos, pero en tiempo limitado y con fines claramente definidos. 

Tomando como enunciado el departamento de la Guajira, los estudiantes se desplazan hacia esta zona del país en busca de los diferentes sistemas que puedan aportar al reconocimiento y la afirmación de valores culturales de este lugar. Conocido como el departamento más septentrional de Colombia y Suramérica, la Guajira es reconocida no solamente por ser un centro turístico de gran riqueza natural, sino por la diversidad étnica que conforman sus pueblos americanos Wayuu, Kogi, Ika y Kankuamo que predominan en la sierra Nevada junto a los Wiwa. Dentro de este gran listado se encuentran también las comunidades afro-descendientes, junto a un grupo de habitantes constituidos por grupos de africanos e indígenas, además de los sirio-libaneses asentados principalmente en la ciudad de Maicao. 

Con el objetivo de encontrar patrones de identidad que puedan transformarse más adelante en ideas, propuestas y respuestas de productos comerciales con un alto componente artesanal, los estudiantes repasan los aspectos más relevantes de cada cultura como el tipo de sociedad conformada, historia, economía, religión y política, además de los conocimientos y creencias asociadas con la religión, mitos, pautas funerarias, costumbres presentes en la vivienda, vestido, tecnología, alimentación y el sistema de valores sumados a los hábitos y capacidades que tienen las diferentes comunidades de la Guajira. 

Para esto se revisan materiales, técnicas, procesos productivos, materiales, técnicas, procesos y oficios que le permitan al estudiante, realizar más adelante proyectos coherentes con los patrones de identidad estudiada, finalizando en la fabricación de elementos que pueden ir desde el uso doméstico y cotidiano, hasta el enteramente contemplativo y ornamental, elaborando proyectos que posiblemente puedan abrir la puerta a trabajos cooperativos entre los investigadores-diseñadores con la comunidad. 

Para la diseñadora industrial Sandra Vélez, al iniciar el estudio de identidad o identidades culturales de un lugar de la geografía nacional, hay que hacerlo a través de la lectura de las características diferenciadoras de los grupos poblacionales. Este tipo de trabajos según la autora, debe realizarse con herramientas de investigación etnográfica para dar cuenta de los elementos de la cotidianidad que establecen todo aquello referido a la identidad del lugar y por supuesto de su gente. En este caso se le da relevancia al entorno porque ayuda a construir el camino que se dirige a un espacio que busca la apertura de ese sujeto, mientras logra esa capacidad de comprender su esencia y el mundo que habita. (Vélez, p. 3) 

Más que un aporte metodológico, se considera la etnografía como una actividad consciente que pone en entredicho la experiencia resultante de la triada elaborada entre el investigador, el investigado y el contexto, reforzando así la importancia que se le da al reconocimiento del entorno sobre el que se hace el trabajo etnográfico. 

Desarrollada por antropólogos y sociólogos, según Anthony Giddens (2010), la etnografía trata el estudio directo de personas o grupos durante un cierto período, utilizando la observación participante o las entrevistas para conocer su comportamiento social. De acuerdo a Rodríguez Gómez este método de investigación por el que se aprende el modo de vida de una unidad social concreta, pudiendo ser esta una familia, una clase, un claustro de profesores o una escuela, consiste en descripciones detalladas de situaciones, eventos, personas, interacciones y comportamientos que son observables. Incorporando lo que los participantes dicen, sus experiencias, actitudes, creencias, pensamientos y reflexiones tal como son expresadas por ellos mismos y no como uno los describe, ayudan a captar el sentido que las personas dan a sus actos, a sus ideas, y al mundo que les rodea. (González y Hernández, 2003 en Barbolla, Benavente y López, 2010) Un criterio importante para tener en cuenta con el método etnográfico es la credibilidad, criterio de rigor que toda investigación cualitativa debe tener. Equivale al concepto de validez interna, es decir, que se reconozca o que se crea que nuestras conclusiones responden a la realidad que se estudia.

Para asegurar la credibilidad se deben tener en cuenta de acuerdo a los autores, las siguientes estrategias: 

1. La triangulación, que es la observación permanente de espacio, tiempo y métodos. 

2. Recolección de material para contrastar información. 

3. Coherencia interna del informe de investigación. 

4. Comprobaciones de los participantes. 

A pesar de los diversos alcances que puede tener la técnica, según las intenciones del investigador con su objeto de estudio, los estudios etnográficos coinciden en las siguientes condiciones: 

Se aborda el objeto de estudio con miras a comprender e interpretar una realidad, que interactúa con un contexto más amplio, con la finalidad de derivar conocimiento y planteamientos teóricos más que a resolver problemas prácticos como lo podría hacer la investigación acción, por ejemplo. También se trata de analizar e interpretar la información proveniente de un trabajo de campo, cuyos datos (información verbal y no verbal) consisten en experiencias textuales de los protagonistas del fenómeno o de la observación realizada en el ambiente natural para comprender lo que hacen, dicen y piensan sus actores, además de cómo interpretan su mundo y lo que en él acontece. 

Los retos de la práctica etnográfica, según Cresswell (1998), son los siguientes:

•El investigador debe de tener suficiente formación en antropología cultural y conocer los significados de un sistema sociocultural. 

•Se dedica mucho tiempo a la recolección de datos. 

•El hecho de que en ocasiones se cuente los reportes finales como una historia, se dificulta la tarea a los científicos ya que están acostumbrados a otro tipo de comunicaciones. 

•Existe un riesgo a la hora de terminar la investigación debido a que el investigador se involucre demasiado. (Barbolla, Benavente & López, 2010)

Definido por Aguirre Baztan como el estudio descriptivo (graphos) de la cultura (ethos) de una comunidad (Baztan, 1995, p. 3), se plantea la etnografía pensada mas allá de la dimensión descriptiva del método, para ayudar a sugerir alternativas teóricas y prácticas que respalden finalmente los conceptos que materializan los estudiantes, a través de sus diseños. 

Participando en la vida cotidiana de una comunidad durante un período de tiempo determinado observando lo que sucede, escuchando lo que dicen, además de preguntar sobre temas particulares mientras están atentos a identificar cualquier dato que pueda dar un poco de luz al tema por el que se indaga, los estudiantes del módulo de Diseño para la Artesanía Producto e Identidad hacen una lectura profunda y detallada de los rasgos y rastros identitarios presentes en estos grupos, a través del estudio y reconocimiento de las representaciones materiales e inmateriales que hacen parte de su cosmogonía. 

De acuerdo a Serra uno de los requisitos para realizar una buena etnografía es hacer un trabajo de campo prolongado en el que se produzca un contacto directo con las personas que se piensan investigar en el lugar, mientras se hace una toma de datos sobre el terreno. La presencia en el campo y la vinculación en este último, se consideran necesarias porque permite reunir en su ambiente natural, datos sobre el comportamiento de las personas y los acontecimientos, situándolos en un contexto en el adquieren significación, facilitando así no solo su comprensión, sino la formulación de hipótesis pertinentes. (2004, pp. 167-168 en: Álvarez, 2008) 

En este orden de ideas se puede decir que para que los estudiantes se acerquen al objeto de conocimiento por medio de la investigación insitu mientras desentrañan la información recolectada, recurren al uso de otras herramientas provenientes de las ciencias sociales tales como la observación simple y participante, la cartografía social, la entrevista abierta a profundidad, las historias de vida y el registro fotográfico para ayudar a cuestionar la forma como funciona la verdad y el sujeto en la cultura investigada. 

Acerca del alcance del método etnográfico, los autores Denis Santana y Gutiérrez Borobia establecen que la etnografía permite reflexionar constante y profundamente sobre la realidad, asignando significaciones a todo lo que se ve, se oye y se hace mientras se conocen las formas de percibir, entender interpretar, juzgar y comprender la vida de una comunidad desarrollando aproximaciones hipotéticas, mientras se redefine continuamente el conocimiento adquirido, hasta llegar a construir e interpretar esa realidad sin anteponer el sistema de valores del investigador. (Denis y Gutiérrez, 2013, p.2) 

Una vez que se finaliza el viaje y se recolecta la información por parte de los estudiantes, se analizan los datos para iniciar el proceso de conceptualización. De acuerdo a la diseñadora Industrial Sandra Vélez, todos los datos que se obtienen, se consignan en ideas rectoras convirtiéndose en el guión perfecto que ayuda a construir un discurso coherente y pertinente tanto con los elementos de la cultura de origen, como con la cultura destino de los productos diseñados, en la que todos los registros se convierten en insumo para el proceso conceptual. 

El concepto en este punto es la síntesis de la información recolectada, pero también es insumo de la fase posterior que dota al investigador-diseñador de las herramientas necesarias que le permiten materializar en diferentes objetos, la identidad. El proceso conceptual es tan extenso como el de información, porque en última instancia se respaldan todos y cada uno de los elementos dispuestos en la propuesta proyectual. Esta información de acuerdo a Vélez (2011), proporciona el insumo perfecto para leer símbolos y signos presentes en la cotidianidad de sus gentes, sus objetos, espacios y hábitos que serán objetualizados a través de la práctica del diseño, mientras se ponen a punto por manos expertas que dan forma a ideas que han sido plasmadas en el papel por parte de los estudiantes. De esta forma se logra por medio del diseño de nuevos objetos, aportar en la afirmación de valores culturales de la comunidad investigada, preservando los usos, las costumbres y la memoria del lugar a través de la artesanía, como expresión de la cultura material. (Vélez, 2011)

Finalmente se puede decir que el empleo de la etnografía como herramienta de investigación por fuera del aula, responde a la necesidad de profundizar en el ser humano y en la manera como este se sensibiliza con el mundo. Interesada por lo que las personas hacen, como se comportan, como interactúan con su entorno, cuales son sus creencias, valores y motivaciones entre otras, ofrece los medios para aproximarse a una situación social, que puede ser considerada de manera global en su propio contexto natural, con una mirada macro, sin dejar de perder de vista las pequeñas realidades. Cuando se emplean esta clase de metodologías durante el viaje, puede ayudar a tejer una serie de urdimbres y tramas de significación, que determinan de forma individual y grupal la manera como los estudiantes de diseño ven el mundo, por fuera del aula de clase.

Bibliografía 

Álvarez, Álvarez C. (2008). La etnografía como modelo de investigación en educación.: Gazeta de Antropología, 24 (1), articulo 10. 

Barbolla Díaz C, Benavente, Martínez N. López Barrera T. Martín de Almagro Gómez C. Perlado, Sotodosos L. Serrano de Luca C. (2010). INVESTIGACIÓN ETNOGRÁFICA Métodos de Investigación Educativa en Ed. Especial. 3o Ed. Especial 30/11/10 Disponible en:http:// www.uam.es/personal_pdi/stmaria/jmurillo/InvestigacionEE/ Presentaciones/Curso_10/I_Etnografica_Trabajo.pdf 

Lourdes Denis Santana, Lidia Gutiérrez Borobia. (2013). La Investigación Etnográfica: Experiencias de su aplicación en el ámbito educativo. Instituto Pedagógico Rural “El Mácaro”. Disponible en: http://www.revistaparadigma.org.ve/Doc/Paradigma96/doc2.htm 

Ricard, A. (2010) Artesanía y Diseño. Tomado de http://foroalfa.org/ articulos/artesania-y-diseno 

Roncancio, E. Artesanía. (2010). Tomado de http://ftp.unipamplona.edu.co/kmconocimiento/Congresos/archivos_de_apoyo/ CERTIFICACI%D3N_DEL_PRODUCTO_ARTESANAL.pdf 

Vélez Granda, Sandra Marcela. Identidad antioqueña. Experiencia de diseño para la artesanía desde la universidad. Disponible en: http:// repository.upb.edu.co:8080/jspui/bitstream/123456789/72/1/ Velez_S_2013.pdf 

Villegas L., Villegas B.( 2.000). Artefactos. Villegas Editores

Abstract:

In order to transform into handmade designs associated with the identity of the department of Guajira in Colombia concepts, students of Industrial Design used ethnography as a research method to emphasize descriptive and interpretive issues in a particular social field, outside the classroom for a period of time. With a direct observation of the place, our students use different tools of qualitative research, achieving understand the real world context unchanged, while intimate knowledge of behavior patterns and the most significant features that are part of the identity of this part of Colombia .

Key words:

Design - Crafts - Ethnography - Identity - Community.

Resumo:

Com o objetivo de transformar em design artesanais os conceitos associados à identidade do departamento da Guajira em Colômbia, os estudantes de Design Industrial empregam a etnografía como método de pesquisa, para enfatizar em questões descritivas e interpretativas de um âmbito social concreto, por fora do sala de aula durante um período de tempo. Com uma observação direta do lugar, nossos estudantes empregam diferentes ferramentas de pesquisa qualitativa, conseguindo entender o contexto do mundo real sem alterações, enquanto conhecem de perto os padrões de comportamento e os rasgos mais significativos que fazem parte de a identidade desta parte de Colômbia.

Palavras chave:

Design - Artesãos - Etnografia - Identidade - Comunidade.

(*) Coppelia Herran Cuartas

. Diseñadora Industrial, Magister en Antropología Social y Candidata a Doctora en Ciencias Sociales. Institución en la que labora y su dependencia: Universidad Pontificia Bolivariana. Docente investigadora para la línea Dinámicas de la Cultura Material del Grupo de Investigación de Estudios en Diseño –GED– para la línea de Investigación Cultura Material en la Facultad de Diseño Industrial, y el Grupo de Estudios del Territorio –GET– de la Universidad de Antioquia Sede Medellín, además de participar como investigadora externa para el Institute Money Tecnology Financial Inclusion –IMTFI– de la Universidad de Irvine California EEUU. Sandra Vélez Granda. Diseñadora Industrial y candidata a Magíster en Desarrollo de la Universidad Pontificia Bolivariana. Desde el año 2000 realiza asesorías, consultorías y cualificación en Diseño para Artesanos en diferentes lugares de Colombia. Actualmente es docente e investigadora en temas de Identidad cultural y Patrimonio para la línea Dinámicas de la Cultura Material del Grupo de Investigación de Estudios en Diseño GED, coordinadora de la cátedra viajera Taller Latinoamérica y líder del taller de Diseño para la Artesanía, Producto e Identidad desde 2009. Alejandro Villa Ortega. Diseñador Industrial egresado de la Universidad Pontificia Bolivariana, Medellín, Colombia. Especialista en Diseño de Mobiliario de la Universidad de Buenos Aires, Argentina. Trabaja como docente Facultad de Diseño Industrial en la Universidad Pontificia Bolivariana y es Coordinador de la Especialización en Diseño de Mobiliario para la misma universidad.


El viaje y la etnografía: una experiencia de aprendizaje fuera del aula fue publicado de la página 156 a página159 en Actas de Diseño Nº25

ver detalle e índice del libro