1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV >
  4. Prácticas profesionales interdisciplinares Una herramienta de educación cooperativa

Prácticas profesionales interdisciplinares Una herramienta de educación cooperativa

Méndez, Agostina

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV

ISSN: 1668-1673

XXVI Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación

Año XIX , Vol. 35, Agosto 2018, Buenos Aires, Argentina | 245 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

El ensayo tiene como objetivo analizar cuáles son las diferencias y principales ventajas que presentan las prácticas profesionales universitarias en equipos de trabajo formados por alumnos de distintas carreras afines sobre las prácticas tradicionales entre pares de la misma disciplina. Tomando como punto de partida la teoría de Roselli (1999) sobre el desarrollo del individuo en un contexto social y en interacción permanente con otras personas se analiza el trabajo cooperativo en la enseñanza de nivel superior. El autor sostiene que la confrontación de ideas y enfoques de distintas áreas disciplinares sobre un mismo problema ayuda al individuo a crecer intelectual y emocionalmente. A este fenómeno hace referencia originalmente Vigotsky (2009) cuando explica el concepto de zona de desarrollo próximo, que hace referencia a la distancia que existe entre el desarrollo real de una persona, y el desarrollo potencial que la misma pueda tener con ayuda de otros individuos. Es a través de las prácticas en equipo que es posible para los alumnos lograr este desarrollo, tal como lo explica Maggio (2012) cuando propone la clase re-concebida, en donde pretende causar una ruptura en la educación tradicional para adaptarse a las características de aprendizaje moderno.

Palabras clave: interdisciplinariedad - aprendizaje en cooperación - currículum - competencias

Las prácticas profesionales en los niveles de educación superior cumplen un rol fundamental para adentrar al alumno en la vida laboral de su disciplina y ayudan a desarrollar el trabajo cooperativo entre pares. Pero ¿qué sucede cuando esos alumnos salen al mercado laboral? ¿Se asemeja la realidad a esas situaciones áulicas simuladas? La respuesta lamentablemente es negativa, y el problema reside en que esos proyectos académicos fueron pensados y llevados a cabo en cooperación con colegas de la misma disciplina, siendo esto un hecho alejado de la vida laboral real, en donde cada profesional debe trabajar en conjunto con expertos de otras áreas. Es por esta razón que a lo largo del presente ensayo se analizan las variables que determinan las buenas prácticas universitarias y se explican las ventajas del trabajo cooperativo interdisciplinario.

Roselli (1999) explica que las personas viven y se desarrollan en un contexto social donde interactúan con otras personas y es por esta razón que no pueden ser tomados como sujetos aislados. Dentro de ese contexto social suceden intercambios entre los actores, tanto de factores emocionales como intelectuales, una retroalimentación entre pares. Uno de estos intercambios es el cognitivo y es la base de la enseñanza, se desarrolla no solo en la relación entre el docente y el alumno, sino también entre alumnos, y es por esta razón que las clases son organizadas en grupo, ya que sus integrantes forman una comunidad de aprendizaje. Roselli sostiene que los beneficios del grupo no son solo afectivos como se creía antiguamente, sino que también intelectuales. Las teorías pedagógicas más modernas promueven el trabajo en equipo entre pares como así también con el docente. Tal como explica el autor, esta idea surge en los años 70 por parte de una agrupación de investigadores llamados por el nombre de escuela de psicología social de Ginebra. Este grupo, conformado por Mugny, Doise y Perret-Clermont, entre otros, plantea el desarrollo de la inteligencia en interacción con los pares, superando de esta manera la idea del individuo aislado, y la llaman la teoría del conflicto sociocognitivo, en la cual los integrantes de un equipo a través de la confrontación de sus puntos de vista, se comunican, se ayudan, se ajustan y se coordinan mutuamente para lograr un fin común, trabajando en conjunto y no con objetivos de competencia entre ellos. 

En el ámbito universitario la idea del trabajo en cooperación es una herramienta sumamente útil para los profesores a la hora de planificar sus clases. Esta colaboración entre pares ayuda a que los alumnos se acostumbren a trabajar en equipos, ya que es lo que hará la mayoría una vez terminados sus estudios en la vida profesional. Dado que casi ninguna profesión funciona en independencia total de otras, es indispensable que los estudiantes aprendan a compartir sus ideas con sus pares, a reflexionar en equipo y a nutrirse de las experiencias de sus compañeros. Si bien este tipo de ejercicios grupales son importantes dentro de las clases, no representan fielmente lo que es la vida profesional, ya que estas prácticas académicas se dan siempre dentro de una única cátedra, es decir, entre pares de la misma disciplina. Sin embargo cuando los alumnos se gradúan y se enfrentan al mercado laboral se encuentran con que no trabajan solamente con colegas disciplinarios sino que también deben congeniar con profesionales de otras ramas. Es el caso por ejemplo de un fotógrafo. Si bien en la universidad se realizan muchas clases que simulan la vida profesional, siempre son proyectos que se llevan a cabo con otros compañeros fotógrafos. Pero la realidad es que en el campo profesional es solo un fotógrafo el que ocupa ese lugar, mientras que el resto de los miembros del equipo de trabajo pertenecen a otras disciplinas. Por ejemplo en una producción de fotografías para una revista de moda el fotógrafo trabaja en cooperación con una modelo, una productora de moda, un director de arte, un editor, entre otros. Es por esta razón que es de suma importancia que en las prácticas universitarias los equipos de trabajo puedan ser formados de manera interdisciplinaria, es decir con miembros de distintas carreras trabajando en conjunto para un fin común, para que esta experiencia se asemeje lo más posible a la vida profesional. 

Roselli (1999) también habla sobre el rol docente en el aprendizaje cooperativo y menciona que la mayoría de ellos tienen carencias metodológicas para la aplicación de las tareas grupales en sus clases. El maestro desde su lugar de organizador y controlador debe propiciar el contexto para el desarrollo de actividades cooperativas, y tal como menciona el autor es necesario que se den ciertas condiciones para que estas puedan ser llevadas a cabo con éxito. Es imprescindible asegurar la participación de todos los miembros del equipo por igual, sin fragmentar el conocimiento, como así también tiene que existir una identidad de grupo que fomente la identificación de sus integrantes con el mismo. Para esto es necesario que la tarea a realizar sea un objetivo alcanzable teniendo en cuenta las competencias de los estudiantes, ya que una meta que esté fuera de sus posibilidades generaría frustración en los alumnos. El autor además sostiene que el proyecto debe ser flexible, es decir que debe tener más de una solución posible, de esta forma todas las voces participantes en la resolución del problema tendrán lugar. Uno de los aspectos más importantes de la cooperación entre pares que plantea Roselli (1999) es que el grupo debe tener una heterogeneidad de orden moderado, es decir que sus miembros no pueden ser excesivamente diferentes entre si, ya que esto anularía a ciertos estudiantes y neutralizaría a otros. El docente necesita formar los grupos de manera tal que las competencias de sus miembros sean levemente distintas para estimular el abordaje de tareas desafiantes que puedan promover lo que Vigotsky (2009) llama zona de desarrollo próximo. El autor al definirla dice que 

Es la distancia entre el nivel real de desarrollo determinado por la capacidad de resolver independientemente el problema y el nivel de desarrollo potencial determinado a través de la resolución de un problema bajo la guía de un adulto o en colaboración con otro compañero más capaz. (Vigotsky, 2009, p. 133). 

Es decir que en el trabajo cooperativo cada uno de los miembros del equipo tiene algo que aprender del otro, y con esto el autor no se refiere exclusivamente a la información o instrumentos disciplinares, sino que también a las herramientas sociales y emocionales necesarias para llevar a cabo una tarea. Todas las personas tienen algo que enseñar que favorece el desarrollo de quienes las rodean. 

Para lograr la zona de desarrollo próximo que plantea Vigotsky a nivel universitario y a su vez preparar a los alumnos para la vida profesional interdisciplinaria es necesario que algunos de los profesores de materias compatibles de carreras afines puedan elaborar un proyecto en común para presentar a sus alumnos y fomentar la cooperación dentro de la comunidad universitaria. Si bien en el campo laboral cada situación involucra distintos equipos de trabajo, hay ciertas fórmulas que se repiten y que pueden ser replicadas con facilidad dentro de la universidad. Por ejemplo se podría crear un proyecto que promueva el trabajo en conjunto de los estudiantes de periodismo y los de fotografía, teniendo como objetivo final la creación de un ensayo fotoperiodístico sobre un tema de interés de ambos alumnos, siendo los docentes los que ocupen el rol de editores. En este caso el alumno de periodismo podría aprender a detenerse en los pequeños detalles característicos de la mirada del fotógrafo, y este otro podría incorporar del primero la forma periodística de relatar una historia pudiendo aplicarlo a la manera en que fotografía. De esta forma ambos estudiantes se verían beneficiados por la experiencia del otro. 

De modo similar Maggio (2012) habla sobre este tema y plantea la enseñanza re-concebida, sugiriendo que con determinadas acciones dentro y fuera del aula es posible hacer que los conocimientos sean más amplios, profundos y duraderos. La autora propone repensar la experiencia universitaria a través de la inversión de la clase, y explica que la clase tradicional suele comenzar por lo simple e ir a lo complejo, o desde lo cercano a lo lejano, en cambio la inversión plantea que la clase parta de los problemas de la realidad, lo que generalmente se deja para lo último, por ejemplo es preferible empezar con prácticas profesionales interdisciplinarias que se acerquen más a la realidad laboral y no con simulaciones mal logradas dentro del contexto áulico. Maggio (2012) propone replantear las fórmulas tradicionales ya que está comprobado que no dan buenos resultados. Además habla de la inmersión y explica que consiste en hacer que el alumno se involucre profundamente con el problema a resolver, que desarrolle una conciencia crítica en la práctica de su disciplina. 

Por otro lado Maggio (2012) sostiene que es indispensable plantear desde el currículum motores creativos que atraigan a los alumnos. A diferencia del curriculum tradicional que solo se basa en la acumulación de información, la enseñanza reconcebida propone crear una ruptura para generar nuevos contenidos relacionados con las prácticas profesionales que generen articulaciones funcionales, es decir, trabajo en conjunto con otras cátedras de otras carreras o incluso con organizaciones fuera de la universidad. De esta manera es posible crear proyectos más amplios que permitan la expansión del aula y la descontextualización del conocimiento, llevándolo a la vida cotidiana. Con la implementación de estos trabajos de campo en cooperación interdisciplinar ya no sería de utilidad la evaluación tradicional, ya que los alumnos ponen en práctica sus conocimientos a lo largo de todo el proceso y no solo en una instancia final, es decir que la evaluación se sucede en paralelo al desarrollo de la acción. 

Por otra parte Mastache (2009) propone el aprendizaje activo en la formación de profesionales competentes, y sostiene que lo que los hace competentes no es algo que los profesores puedan enseñar, sino que el alumno lo debe construir con base en las teorías disciplinares y la práctica profesional, problematizando un tema de interés, reflexionando y tomando decisiones para lograr un objetivo. No se trata solo de que el estudiante aprenda algo, sino de que sepa cómo hacer uso de ese conocimiento en su campo de acción. La autora plantea que es necesario exponer al alumno a situaciones de incertidumbre basadas en la teoría que requieren de la práctica para ser resueltas. Para lograr esto el docente debe poseer un buen criterio de selección de las situaciones a problematizar por los alumnos, ya que deben ser temas pertinentes para la profesión, que den sentido a la teoría, tiene que estar a la altura de sus conocimientos previos y sus competencias, pero ser lo bastante desafiantes para motivarlos. 

Mastache (2009) explica que los problemas a resolver en la vida profesional nunca se encuadran solo dentro de una disciplina, es por eso que un equipo de trabajo multidisciplinario posiblemente obtendrá respuestas mucho más variadas y ricas en contenido, ya que la solución a la situación problemática estará atravesada por diversas teorías y enfoques que cada uno de los profesionales puede aportar desde su área de estudio. 

Para concluir es necesario resaltar el hecho de que las prácticas profesionales interdisciplinares son experiencias de gran valor para los alumnos, ya que favorecen su zona de desarrollo próximo y les permiten incorporar contenidos que no son necesariamente de su disciplina pero que sí son necesarios para un buen desarrollo en la vida profesional, sobre todo en el trabajo cooperativo con pares de otras áreas. Para lograr esto es necesario que las instituciones modifiquen los curriculums de sus asignaturas e incluyan este tipo de proyectos que articulan distintas carreras afines para generar en sus estudiantes motores creativos que los incentiven a aprender.

Referencias bibliográficas 

Maggio, M. [CITEP UBA] (2012, octubre 27). La clase universitaria re-concebida [archive video]. Recuperado de: https://www.youtube.com/ watch?v=DADwxRXDRR8. 

Mastache, A. (2009). Formar personas competentes. Desarrollo de competencias tecnológicas y psicosociales. Buenos Aires: Noveduc. 

Roselli, N. (1999). La construcción sociocognitiva entre iguales. Rosario: IRICE 

Vigotsky, L. (2009). El desarrollo de los procesos psicológicos superiores. Barcelona: Crítica. Disponible en https://es.scribd.com/document/132518501/vygotsky-el-desarrollo-de-los-procesos-psicologicos-superiores-pdf . 

Nota: Este trabajo fue desarrollado en la asignatura Introducción a la Didáctica a cargo de la profesora Silvia Meza en el marco del Programa de Reflexión e Innovación Pedagógica - Formación de docentes de la Facultad de Diseño y Comunicación.

Abstract: The objective of this essay is to analyze the differences and main advantages presented by university professional practices in work teams formed by students of different careers related to traditional practices among peers of the same discipline. Taking Roselli’s theory (1999) on the development of the individual in a social context and in permanent interaction with other people, we analyze cooperative work in higher education. The author argues that the confrontation of ideas and approaches of different disciplinary areas on the same problem helps the individual to grow intellectually and emotionally. This phenomenon is originally referred to by Vigotsky (2009) when he explains the concept of zone of proximal development, which refers to the distance that exists between the real development of a person, and the potential development that it can have with the help of other individuals. It is through the team practices that it is possible for students to achieve this development, as explained by Maggio (2012) when proposing the re-conceived class, where it aims to cause a break in traditional education to adapt to the characteristics of modern learning.

Keywords: interdisciplinarity - cooperative learning - curriculum – competences

Resumo: O objetivo deste ensaio é analisar as diferenças e as principais vantagens apresentadas pelas práticas profissionais da universidade em equipes de trabalho formadas por estudantes de diferentes carreiras relacionadas a práticas tradicionais entre pares da mesma disciplina. Tomando a teoria de Roselli 1999) sobre o desenvolvimento do indivíduo em um contexto social e em interação permanente com outras pessoas, analisamos o trabalho cooperativo no ensino superior. O autor argumenta que o confronto de ideias e abordagens de diferentes áreas disciplinares no mesmo problema ajuda o indivíduo a crescer intelectual e emocionalmente. Esse fenômeno é originalmente referido por Vigotsky (2009) quando ele explica o conceito de zona de desenvolvimento proximal, que se refere à distância que existe entre o desenvolvimento real de uma pessoa e o desenvolvimento potencial que pode ter com a ajuda de outros indivíduos. É através das práticas da equipe que é possível que os alunos alcancem esse desenvolvimento, como explicado por Maggio (2012) ao propor a classe reconciliada, onde pretende que uma interrupção na educação tradicional se adapte às características de aprendizagem moderna.

Palavras chave: interdisciplinaridade - aprendizagem cooperativa - currículo - competências

(*) Agostina Méndez. Licenciada en Fotografía (Universidad de Palermo). Miembro del Equipo de Evaluación de Proyecto de Grado de la Facultad de Diseño y Comunicación de la Universidad de Palermo.


Prácticas profesionales interdisciplinares Una herramienta de educación cooperativa fue publicado de la página 50 a página53 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV

ver detalle e índice del libro