1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV >
  4. Calidad e innovación en la Facultad de Diseño y Comunicación. Todo lo que no se puede medir, no se puede gestionar, ni se puede mejorar

Calidad e innovación en la Facultad de Diseño y Comunicación. Todo lo que no se puede medir, no se puede gestionar, ni se puede mejorar

Zurro, Marina

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV

ISSN: 1668-1673

XXVI Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación

Año XIX , Vol. 35, Agosto 2018, Buenos Aires, Argentina | 245 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

El Diccionario Espasa Calpe define a la calidad como la propiedad o conjunto de propiedades inherentes a una persona o cosa que permiten apreciarla con respecto a las restantes de su especie: mejor, peor calidad. Pienso entonces que calidad es una forma de ser, orientada a la mejora continua de personas, procesos, productos y servicios en toda la organización para crear valor al cliente y a la sociedad. 

Transpolar este concepto a una institución educativa, como lo es la Facultad de Diseño y Comunicación de la Universidad de Palermo, plantea el desafío de pensar en indicadores cuantitativos y cualitativos de los elementos que tiene la educación superior y en los criterios de evaluación: organización, actividad de investigación y planes académicos, cuerpo docente, alumnos, infraestructura y el vínculo que se establece con la sociedad. Sin perder de vista que los elementos de calidad cambian y evolucionan, estableciéndose periódicamente nuevos paradigmas para valorar procesos, productos, comportamientos, tendencias, fortalezas y debilidades de la gestión. 

Cuando se expresa que la Facultad es de calidad es porque en ella ¿se forma a los alumnos de manera integral, potenciando su crecimiento y desarrollo?, ¿porque los egresados cuentan con las capacidades y herramientas para su inserción y desenvolvimiento profesional? 

¿Podrían ser entonces ser indicadores de calidad?

• La cantidad y características de las publicaciones de investigación realizadas en la Facultad, sus alcances a nivel local e internacional. 

• La cantidad y perfiles de bibliotecas que poseen publicaciones de la Facultad. 

• La colaboración de la Facultad en el análisis y la interpretación de situaciones de trascendencia en la sociedad. 

• La presencia de los alumnos, egresados y docentes en los medios de comunicación (gráficos, audiovisuales, etc.) como referentes de sus especialidades. 

• La participación de la Facultad en acciones con otras Instituciones públicas o privadas. 

• La inserción laboral de los egresados en el país y en el exterior.

• La relación cuantitativa entre ingresantes y egresados. 

• El número y el perfil de beneficiarios de las acciones de extensión. 

La innovación educativa es la incorporación de algo nuevo dentro de la realidad educativa existente con el objeto de mejorarla, implementando nuevas ideas o métodos vanguardistas. En la educación se la vincula directamente a la incorporación de tecnologías y la adecuación de los espacios de estudio. Pero según señala el profesor Kerry Shoebridge del iTEC (Innovative Technologies for Engaging Classrooms de Reino Unido): Lo que será el aula del futuro no tiene que ver con el entorno ni el mobiliario ni la tecnología. Tiene que ver con cómo aprenden sus estudiantes. 

Una educación innovadora debe basarse en el desarrollo de valores que promuevan cambios en los procesos de enseñanza y aprendizaje dando lugar a una educación de calidad. Por lo que el docente del siglo XXI, en primer lugar, debe reformular su rol para poder acompañar y responder ante las demandas de las nuevas generaciones de alumnos. 

Sería interesante además pensar en planificaciones académicas flexibles y adaptables a las de otras instituciones educativas del país y del extranjero para fomentar el intercambio y el crecimiento de los estudiantes. Asimismo promover las acciones de investigación a través de programas que puedan estar conformados por alumnos, docentes y egresados. (Por ejemplo podría ser un disparador la presentación de portfolios a especialistas que se realizó en 2016). 

El proceso de innovación requiere de una evaluación continua para que haya certezas que los cambios responden a los objetivos planteados, por lo que se hace necesario repasar e intensificar las prácticas de valoración/evaluación internas y externas que aseguren la calidad de los docentes, los alumnos y los egresados, así como también las acciones de extensión que realiza la Facultad. Para identificar los logros, consolidarlos y rediseñarlos en función de los nuevos paradigmas.  

“Para alcanzar algo que nunca has tenido, tendrás que hacer algo que nunca hiciste”. (Anónimo)


Calidad e innovación en la Facultad de Diseño y Comunicación. Todo lo que no se puede medir, no se puede gestionar, ni se puede mejorar fue publicado de la página 23 a página24 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV

ver detalle e índice del libro