1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV >
  4. Estudiantes digitales y nuevas formas de aprendizaje

Estudiantes digitales y nuevas formas de aprendizaje

Vainsencher Asallas, Andrea

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV

ISSN: 1668-1673

XXVI Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación

Año XIX , Vol. 35, Agosto 2018, Buenos Aires, Argentina | 245 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

El presente ensayo pretende abordar las inquietudes de la enseñanza reflejada en los principales periódicos argentinos en su formato digital. Reflexionar sobre las experiencias en el campo de la docencia, y nuevas estrategias de enseñanza que utiliza el docente para desarrollar los contenidos curriculares; y cómo logra adaptarlos en el proceso académico de aprendizaje.

Palabras clave: aprendizaje – educación – metodología – docente – aula taller

¿Pizarrón o computadora? 

El avance digital y tecnológico ha producido ciertos cambios en las metodologías de enseñanza curricular, con el propósito de avanzar en el desarrollo y formación de los estudiantes. Es necesario que el docente se mantenga actualizado más allá de lo que indique un programa curricular; es decir, introducir propuestas innovadoras para promover la participación y el desarrollo de los estudiantes. Incluso los medios digitales se han convertido en nuevos fenómenos que contribuyen a dar visibilidad a las problemáticas que ocurren en las aulas. Un artículo publicado en La Nación (2016) propuso indagar sobre un plan curricular para ciudadanos digitales; cuestionando si la tecnología puede reemplazar al docente, o si dar computadoras a los profesores y alumnos mejoraría necesariamente el aprendizaje. Esto conlleva reflexionar sobre la influencia de la tecnología en el aula, y cómo adaptarla a los contenidos y estructuras institucionales. 

El periodista Hatum (La Nación), reflexionó al respecto y expresó que “muchas aulas son anticuadas y están llenas de sillas que miran a un pizarrón o a una pizarra en la que un profesor (que, con suerte, no es demasiado aburrido) escribe sin parar. Mientras tanto, los estudiantes están aburridísimos” (2016). Según su opinión, las escuelas y aulas siguen el planteo de la revolución industrial cuando deberían ser dentro de un ámbito más enfocado a lo digital y tecnológico. 

Estas son algunas inquietudes visualizadas recientemente en los portales, con el propósito de abordar nuevas metodologías de enseñanza por parte del docente y así, lograr una mejor interacción con los alumnos. El proceso de enseñanza ya no es lineal, cuyo saber y conocimiento correspondía exclusivamente al profesor ¿Cómo mejorar la interacción en el aula, entre el docente y el alumno? ¿Cómo lograr que los estudiantes permanezcan motivados? ¿Cómo incluir el uso de la tecnología en las aulas de las nuevas generaciones? 

En este sentido, Camilloni (1995) fundamentó que la didáctica es intencional, es decir, es algo que se construye. Hay una intención de transformación. Hay un movimiento dialéctico entre el docente, alumno y contenido. Un profesor debe ser capaz de adaptar los temas curriculares en base a un determinado entorno social y cultural. Los estudiantes no son seres aislados, sino que forman parte de un contexto. Es decir, tener en cuenta las dimensiones que interactúan en la tríada didáctica del alumno, docente y contenidos: sociales, culturales, contextuales, institucionales, entre otros. Las aulas son heterogéneas, y ahí radica la riqueza de estudiar en grupo. 

Para ejemplificarlo, una entrevista difundida por el diario Clarín (2014), destacó el desempeño de la docente universitaria Viviana Minzi, quien compartió su experiencia. “Un campeonato pueden servir para trabajar cuestiones relacionadas con la geografía, la literatura y la cultura de los países que participan”, expresó y sostuvo: “La escuela está integrada al contexto, a lo que ocurre a su alrededor (…) El gran reto, es ofrecerles a los chicos actividades pedagógicas que los enriquezcan”, exclamó.

El docente como facilitador digital 

En base al pensamiento de Freire (1997), quien indicó que “enseñar no es transferir conocimientos”, podemos observar que el rol del docente ha evolucionado respecto a épocas anteriores. Actualmente, el docente ya no es poseedor absoluto del saber sino que cumple una función de mediador. Enseñar requiere disponibilidad al diálogo. “Ahora necesito saber o abrirme a la realidad de estos alumnos con los que comparto mi actividad pedagógica. Necesito volverme, si no absolutamente cercano a su forma de estar siendo, al menos no tan extraño y distante de ella”. (Freire, 1997, p.62) 

El docente debe tener sensibilidad para ayudar a potenciar el conocimiento de los diferentes sujetos que componen el aula, alentando la comunicación entre sus integrantes, ayudando a que aprendan unos de los otros, identificar sus problemas e inquietudes (tanto personales como grupales), e intentar guiarles para encontrar soluciones y desarrollar sus capacidades. Las diferencias pueden surgir debido a distintos factores, tales como el género, los conocimientos previos o la formación individual de cada alumno, la condición económica y social, familiar, etc. 

Al respecto, Agadía (2012) señaló que “concebir al docente como un enseñante, en proceso de formación permanente (…) enseñar no es una actividad monolítica que supone una mera transmisión de información”. La autora definió que enseñar es crear las condiciones para que otro aprenda. Una acción orientada hacia otros y realizada con el otro, se asienta en un proceso de comunicación e involucra un encuentro humano. 

En el modelo constructivista cada alumno se apropia del conocimiento, en base a las herramientas que tiene. Es un aprendizaje significativo, es decir, resulta efectivo más allá del aula. El libro de clase no es la autoridad máxima, sino que el estudiante se nutre de otras fuentes y variedad de información. 

Tal y como manifestó Agadía, enseñar significa disponer de las condiciones para que los alumnos puedan acceder a los saberes específicos de las asignaturas, adquirir herramientas y construir estrategias de aprendizaje que le permitan seguir aprendiendo de la vida. 

Por su parte, Camilloni expresó que como hay verdaderos maestros, también hay verdaderos alumnos. “La verdadera educación es artesanal. Un maestro forma alumnos y les deja una marca indeleble”. (1995). 

Litwin (1998) reflexionó sobre las nuevas miradas en el campo de la didáctica; entendiendo a la didáctica como “teoría acerca de las prácticas de enseñanza significadas en los contextos socio-históricos en que se inscriben”. (p. 94). Cada autor propone su propio estilo y sistema de enseñanza, basado en su creatividad, su conocimiento, su experiencia, y fundamentado en un programa curricular. Tal lo antedicho por Litwin, refiere a la importancia de compartir y negociar significados entre el docente y el alumno. El docente tiene que saber escuchar a su alumno y a su vez, debe tener en cuenta el interés del grupo. Coincidiendo con la autora, otro punto de interés es que los alumnos difieren en la manera como acceden al conocimiento en términos de intereses y estilos; el docente debe preocuparse por “generar puertas de entrada diferentes para que inicien el proceso de conocimiento”. (Litwin, 1998, p. 100). 

A modo de ejemplo, enseñar la Segunda Guerra Mundial puede estudiarse desde varios enfoques. Algunos docentes podrán introducir el tema con lecturas y reflexiones; otros mencionando guerras anteriores para introducir el tema en su contexto; otros mostrarán testimonios de sobrevivientes. Otros, por ejemplo, combinarán distintas asignaturas, tales como Historia y Redacción, dando a conocer el Diario de Ana Frank, y luego cada alumno escribe su propio diario, con el objetivo de fomentar la práctica de la lectura y escritura. En suma, no hay una única fórmula para enseñar un tópico.

Espacios de aprendizajes no convencionales 

En la actualidad, en el marco de la flexibilización de los conceptos de tiempo y espacio de enseñanza, los espacios de aprendizaje no son tan rígidos. Ante las diversas problemáticas que presenta la enseñanza en el aula, se propone reflexionar y accionar en propuestas más innovadoras. 

Ander – Egg (1994:14) considera el “aula taller que consiste en una forma de enseñar y sobre todo de aprender mediante la realización de algo que se lleva a cabo conjuntamente”. 

La propuesta de aula taller, según Vicenzi (2009), “constituye un escenario para aprender haciendo, a partir de la negociación de significados entre el docente y los alumnos sobre los criterios de elaboración del programa de trabajo y sobre las expectativas de los resultados esperados”. Por tanto, es una estrategia que propone concebir la clase de una forma más dinámica, con actividades fuera del aula. 

Tal como indica Donald Schön (1992), propone una articulación entre la teoría, la práctica y el conocimiento. Le da importancia a la creatividad en la enseñanza. 

Debemos aprovechar las herramientas que disponemos de Internet, aplicarlas en el aula con un enfoque pedagógico. Es decir, utilizar e integrar la tecnología a los contenidos curriculares. 

Denise Abulafia, experta en educación a distancia en Argentina, expresó a Infobae 

Uno a veces no se da cuenta, pero para un docente, ver que sus alumnos se aburren o no prestan atención a nada de lo que se los instruye genera un sentimiento muy duro y hasta a veces les hace perder la pasión por lo que están haciendo. (2016). 

La experta digital es directora de la plataforma Educatina, basada en la incorporación de los contenidos académicos en soporte digital a la enseñanza formal. 

Otra de las inquietudes manifestadas por los padres son los trabajos prácticos fuera del aula. Proponer tareas domiciliarias puede incidir en el entorno familiar, sin embargo ¿lo beneficia o perjudica? Según menciona un artículo de La Nación (2016), aumentaron las quejas de los padres por los deberes de sus hijos; lo que genera un debate sobre la necesidad de dar tareas diarias para que cumplan fuera del ámbito escolar ¿Qué cantidad es pertinente?, es una de las preguntas que se plantean. 

Al respecto, Abulafia propuso una alternativa digital de apoyo escolar en las tareas domiciliarias: “Lamentablemente, la gran mayoría de los alumnos todavía tiene el hábito de dejar el estudio o los ‘deberes’ para último momento. Eso hace que la noche, después de la cena, sea un momento de demanda masiva de las clases online”, dijo y propuso un sistema de clases online, enfocado en las tareas domiciliarias: “El usuario elige la materia en la que necesita ayuda, luego elabora en una línea el tema en concreto que necesita reforzar y después la propia Web le busca un profesor disponible en el momento”. (2016). 

Es posible observar que el uso de dispositivos digitales, como filmadoras, celulares o tablet, puede integrarse a las metodologías de enseñanza áulica. Utilizar un vídeo como disparador de un tema curricular, buscar la biografía de algún autor citado en clase a través de Internet o permitiendo a los estudiantes que ellos mismo busquen la biografía para luego leerla en clase, etc. 

Por otra parte, un artículo de Infobae (2016) confirmó que el gobierno bonaerense derogó la resolución de 2006 que impedía el uso de dispositivos tecnológicos en las aulas de escuelas públicas y privadas. Alejandro Finocchiaro, Director General de Cultura y Educación provincial, confesó en una entrevista a Infobae: “Queremos darle la posibilidad a docentes y alumnos de que utilicen cualquier dispositivo tecnológico siempre que esté incluido en el proyecto educativo institucional de cada escuela”. El Ministro agregó que las escuelas pueden incluirlo para su plan pedagógico, pero no están obligados. “Hoy tenemos una escuela del siglo XIX con docentes del siglo XX y alumnos del siglo XXI, donde hay un docente activo que emite conocimiento y un alumno pasivo que lo recibe. Tenemos que llevar todo al siglo XXI”, concluyó. 

Tal como expresó Augustowsky (2012), este análisis nos permite afirmar que: 

El uso de los dispositivos digitales (filmadoras, teléfonos y computadoras) no garantiza, por sí mismo, la innovación didáctica y el cambio de enfoque en la enseñanza de valores. No se trata del empleo de las herramientas, sino fundamentalmente de las intencionalidades pedagógicas y las acciones que se propician con el uso de las tecnologías (Augustowsky, 2012, p. 44). 

Y coincidiendo con Ander-Egg (1999), el aula taller resulta una alternativa propicia para las nuevas generaciones. Cada proceso de aprendizaje en el aula es diferente, debido a la heterogeneidad de las aulas, donde el docente debe valorar otros aspectos más allá del contenido curricular: el contexto social, económico, histórico, institucional, familiar. 

En suma, el aula taller se fundamenta en una enseñanza dinámica y creativa, distinta al método tradicional. El docente está abierto a escuchar las inquietudes de los estudiantes, propiciar sus capacidades individuales y facilitar el aprendizaje y buen funcionamiento del grupo, pensando en actividades que orienten y estimulen el interés del alumno. 

Podemos concluir según el análisis que aprender es adquirir nuevos conocimientos, pero no desde la memoria sino de manera tal que al alumno comprenda, reflexione, profundice, pregunte, debata, interprete y utilice sus propias palabras; además de poder aplicarlo en otras situaciones más allá del aula. 

Enseñar va más allá de un acontecimiento histórico, una aplicación digital o una fórmula física. Un docente debe buscar metodologías de aprendizaje innovadoras para promover el desarrollo de la creatividad y curiosidad en cada uno de sus estudiantes; permitirles reflexionar, cuestionar el sentido común y ver la realidad de diversas miradas. Debe proporcionar material de apoyo actualizado y permitir conectar la bibliografía del curso con otros autores sugeridos por el docente, incluso autores de otras disciplinas; entendiendo que no son asignaturas aisladas sino visualizarlo de una manera más integradora.

Referencias bibliográficas 

Agadía, K. (2012) La construcción del saber didáctico de los docentes de la Universidad de Palermo. Ficha de cátedra. Buenos Aires. 

Ander-Egg, E. (1999) El aula taller. Una alternativa de renovación pedagógica. Buenos Aires: Ed Magisterio Río de la Plata. 

Augustowsky, G. (2012) Vivir juntos en las aulas. Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), Buenos Aires, Argentina. 

Camilloni, A. (1995). Reflexiones para la construcción de una Didáctica para la Educación Superior. Ponencia en Primeras Jornadas Trasandinas sobre planeamiento, gestión y evaluación “Didáctica de Nivel Superior”. Chile. 

Dillon, A. (29 de mayo de 2014) El Mundial ya empezó en las aulas: claves para abordarlo. Clarín: Disponible en: http://www.clarin.com/sociedad/Mundialempezo-aulas-claves-abordarlo_0_1147085371.html 

Freire, P. (1997) Pedagogía de la autonomía. Buenos Aires: Siglo XXI. Disponible en: http://www.buenosaires.gob.ar/areas/salud/dircap/mat/matbiblio/ freire.pdf 

Hatum, A. (6 de marzo de 2016): Los cambios que necesita la educación para que la Argentina gane competitividad. La Nación. Disponible en: http:// www.lanacion.com.ar/1877009-los-cambios-quenecesita-la-educacion-para-que-la-argentina-ganecompetitividad 

Las clases online son el presente de la educación. (26 de mayo de 2016). Infobae. Disponible en: http:// www.infobae.com/2016/05/26/1813942-las-clasesonline-son-el-presente-la-educacion/ 

Habilitaron el uso de celulares en las aulas bonaerenses (28 de octubre de 2016) Infobae. Disponible en: http://www.infobae.com/sociedad/2016/10/28/ habilitaron-el-uso-de-celulares-en-las-aulas-bonaerenses/ 

Litwin, E. (1996). El campo de la didáctica: La búsqueda de una nueva agenda. En Camilloni, A (1996). Corrientes Didácticas contemporáneas. Buenos Aires: Paidós. 

Schön, D (1991) La formación de profesionales reflexivos. Barcelona: Editorial Paidós. 

Santa Cruz, D. (13 de octubre de 2016). ¿Piquete antitarea? Cada vez más papás se quejan por los deberes de sus hijos. La Nación. Disponible en: http:// www.lanacion.com.ar/1945977-piquete-anti-tareacada-vez-mas-los-papas-se-quejan-por-los-deberesde-sus-hijos 

Vicenzi, A. (10 de abril-junio de 2009) La práctica educativa en el marco del aula taller. Revista de Educación y Desarrollo. Secretaría Pedagógica de la Universidad Abierta Interamericana. Argentina.

Nota: Este trabajo fue desarrollado en la asignatura Introducción a la Didáctica a cargo de la profesora Silvia Meza en el marco del Programa de Reflexión e Innovación Pedagógica - Formación de docentes de la Facultad de Diseño y Comunicación

Abstract: This essay aims to address the concerns of teaching reflected in the main Argentine newspapers in its digital format. Reflect on experiences in the field of teaching and new teaching strategies used by the teacher to develop curricular contents; and how to adapt them in the academic learning process.

Key words: learning - education - methodology - teacher - classroom workshop

Resumo: O presente ensaio pretende abordar as inquietudes do ensino refletido nos principais jornais argentinos em seu formato digital. Refletir sobre as experiências no campo da docencia, e novas estratégias de ensino que utiliza o professor para desenvolver os conteúdos curriculares; e como consegue adaptar no processo acadêmico de aprendizagem.

Palavras chave: aprendizagem - educação - metodologia - professor - sala de workshop

(*) Andrea Vainsencher Asallas. Licenciada en Comunicación Social (Universidad Católica del Uruguay).


Estudiantes digitales y nuevas formas de aprendizaje fue publicado de la página 64 a página67 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV

ver detalle e índice del libro