1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV >
  4. El aula como reflejo de la sociedad

El aula como reflejo de la sociedad

Hodari, Ezequiel

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV

ISSN: 1668-1673

XXVI Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación

Año XIX , Vol. 35, Agosto 2018, Buenos Aires, Argentina | 245 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

Se propone este tema para intentar resolver problemas que presenta la sociedad trabajando con la información que se desprende de la experiencia en los procesos educativos. 

El aula como un laboratorio conectado y conectando con la sociedad a la manera de vínculo con la realidad y la cultura. La educación es la herramienta con la cual la sociedad aprende de sus errores y canaliza la experiencia necesaria para corregirlos. 

Se propone a la educación como un remedio y alternativa no material a los inconvenientes que degradan la calidad de vida de la sociedad. La educación desde la cultura genera comprensión e incluye muchos otros conocimientos. Esto no es común a otras disciplinas, de aquí que la inversión estatal en educación debería pensarse como una que devuelve múltiples resultados y por ende múltiples retornos económicos. Genera un valor intangible que es la fenomenal capacidad, casi infinita, de crear soluciones que posee el ser humano.

Palabras clave: experiencia – sociedad – adaptación – aprendizaje – asimilación – acomodación – equilibrio - estructura cognitiva – descubrimiento – andamiaje - desarrollo intelectual – revolución

Reflexión acerca del rol fundamental de la educación en el desarrollo cultural de nuestra comunidad 

La educación devuelve a la sociedad un conocimiento depurado y optimizado que es fuente para muchos otros avances en las diferentes áreas desde las cuales se desarrolla la calidad de vida de los ciudadanos de una comunidad. Provee de soluciones a toda la sociedad mediante sus frutos que son las personas educadas. Pensar al aula como un reflejo de la sociedad es un paso adelante para comprender problemáticas sociales y, mediante el uso de las herramientas de la educación, avanzar hacia darles soluciones mediante el debate, la instrucción y la búsqueda de reflexión dentro y fuera de la escuela. 

Si el aprendizaje mejora, entonces mejora la sociedad. Este proceso puede producirse dentro y fuera del aula mediante la búsqueda de entornos alternativos. Combinando ambos entornos (tradicional y alternativo) el individuo u organismo, como le gustaba decir al epistemólogo, psicólogo y biólogo suizo Jean Piaget, aprende a resolver conflictos. 

Dado que la educación se presenta como una actividad dinámica, cambiante, requiere que el individuo aprenda a aprender como base de arribar a soluciones para sus conflictos. Estos son los conflictos de la sociedad que debe aprenderse para mejorar. 

Este aprendizaje es la forma de adaptación a nuevas ideas. Como lo indica Piaget la adaptación es el proceso de ajuste por el cual el conocimiento del individuo y la información que le llega del entorno se adaptan el uno al otro. Esta idea se puede ver en el aula, donde el aprendiz reacciona a nuevas ideas y se ve obligado a reflexionar y en consecuencia a adaptarse a ese nuevo conocimiento que le permite aprender más y crecer intelectualmente. Esto reflejado en la sociedad se puede traducir como la manera del ciudadano de poder tomar decisiones basadas en su conocimiento de las cosas. Decisiones que adapta a sus nuevos conocimientos y que, como en el aula, le permite vivir en su sociedad. 

Esta adaptación, sostiene Piaget, requiere de un equilibrio entre la asimilación y la acomodación. El organismo (aprendiz/ciudadano) debe practicar este equilibrio para poder aprender de su entorno. Por un lado la asimilación le permite incorporar elementos a su estructura mental preexistente. Estos elementos provienen del exterior y son la información circundante de los hechos sociales en la comunidad. En el aula, el aprendiz asimilará conocimientos que también provienen del exterior y que modificarán su estructura previa requiriendo de su atención para utilizarlos en el aprendizaje. 

La acomodación es la modificación de esa estructura, de esa organización que responde a las exigencias de ese entorno. El individuo acomoda los estímulos que le son difíciles de asimilar. 

Es así que mediante el equilibrio entre asimilación y acomodación podemos reestructurar cognitivamente nuestro aprendizaje. Este equilibrio, que nos explica Piaget desde la experiencia áulica del aprendizaje, es el que los ciudadanos experimentan a diario en sus comunidades. Es un proceso que regula la relación entre lo que vamos entendiendo de nuestra sociedad y la manera en la que acomodamos esos nuevos conocimientos según lo que nuestra estructura permita ser modificada. Si aprendemos de este equilibrio, nuestra adaptación puede mejorar la manera de ver y encarar los conflictos sociales con los que debemos lidiar cotidianamente. Como en una clase, podemos abrir nuestra mente y reconocer cuando estamos resistiendo y por qué. A partir de este proceso aprenderemos a aprender de nosotros y de nuestra reacción al entorno. Así es que cuando pensamos en la idea de Piaget que dice que cuanto más desarrollado esta el organismo en el aspecto cognitivo más se adapta al medio, podemos concluir que esa adaptación permitirá que mediante acciones la modificación de su estructura se expanda mejorando su calidad de vida desde entenderse como organismo, desde haber experimentado su entorno y desde admitir las influencias sociales y culturales. Este ciudadano/alumno construye su aprendizaje modificando su sociedad/aula lo cual le permite vivir en su medio (y comprenderlo).

¿Pero cómo hace el individuo para acceder a estos nuevos conocimientos? ¿Cómo se encuentra el alumno con aquello que lo hará reflexionar, que lo llevará al próximo debate, a la nueva idea? ¿Cómo estos ciudadanos sentirán que están frente a la información y brillarán sus ojos de satisfacción porque entendieron? 

Aquí podemos resaltar la idea del psicólogo estadounidense Jerome Bruner (1997) quien formuló la teoría cognitiva del descubrimiento. En esta teoría el alumno/ciudadano debe sumergirse en situaciones de aprendizaje problemáticas requiriendo que el aprendizaje se efectúe descubriendo. Mediante alguien que guíe al individuo, este construye su propio aprendizaje. Nuevamente aprende a aprender. Esta actitud podemos compartirla en nuestra sociedad también. Los aprendices mediante acciones directas aprenden, construyen su sociedad. Eligen. Estas elecciones son la inteligencia que mejora la calidad de vida de quienes se disponen a aprender para crecer y para optimizar el desarrollo también de su entorno y su interrelación. Bruner dice que la inteligencia tiende a categorizar. Esta categorización es a partir de esa manera de ir descubriendo y aprendiendo. Categoriza porque conoce y porque desarrolla un lenguaje que le da la herramienta para seguir aprendiendo. El ciudadano es un alumno en un aula llena de conocimiento. Lo que la educación debe enseñarle a la sociedad es que los conflictos no tienen una sola solución. Tienen al menos dos enfoques que deben trabajar y entender en conjunto para comprender el conflicto como parte fundamental de la solución. Aquí aparece con fuerza el concepto de andamiaje formulado por Bruner. Este concepto hace referencia al descubrimiento guiado por un docente o facilitador. Para Bruner el conocimiento puede ser perfeccionado y depurado mediante aprendizajes activos fomentando el trabajo en equipo. Es este trabajo en equipo que refleja una actividad social semejante a la desarrollada por la educación en el aula. Los ciudadanos pueden descubrir y perfeccionarse mediante el debate. Este debate es conocimiento puro puesto al servicio de toda la comunidad. Y como dice Bruner “este conocimiento está codificado desde la cultura” no por fuera de ella. (1997). Este descubrimiento guiado (por maestros, por dirigentes, por líderes) facilita la organización del aprendizaje y reduce la complejidad para que ese ciudadano/alumno aprenda a enfrentar los límites de su propio desarrollo intelectual. 

Según Bruner el desarrollo intelectual es amplio pero limitado por la propia cultura. Son los individuos que aprenderán a pesar de esto. Profundizarán para conocer más. Transformarán su cultura y así expandirán ese desarrollo intelectual. 

Para concluir quiero referirme a la Revolución Francesa que en gran parte fue liderada por educadores. Estos creían en instrumentar cambios y en difundir ideas nuevas. Todo esto mediante el conocimiento y la educación del pueblo. Las ideas que vencen al poder totalitario. 

La próxima revolución debe ser educativa, no económica. Los problemas que aquejan a la humanidad son conflictos como los que se resuelven en una clase debatiendo, reflexionando, descubriendo maneras de desarrollar nuestro intelecto para resolver nuestras verdaderas necesidades. Comprendiendo al otro en un trabajo grupal que enaltezca nuestra manera de vivir en sociedad. Una manera colaborativa donde todas las ideas sirven y donde la meta es el bienestar mutuo y la realización colectiva dentro de una construcción cultural.

Referencias bibliográficas 

Bruner, J. (1997). La educación, puerta de la cultura. Madrid: Aprendizaje Visor

Nota: Este trabajo fue desarrollado en la asignatura Introducción a las Estrategias de la Enseñanza a cargo del Profesor Carlos Caram en el marco del Programa de Reflexión e Innovación Pedagógica - Formación de docentes de la Facultad de Diseño y Comunicación.

Abstract: This topic is proposed to try to solve problems presented by the society working with the information that comes from the experience in the educational processes. 

The classroom as a laboratory connected and connecting with society to the way of linking with reality and culture. Education is the tool with which society learns from its mistakes and channels the experience necessary to correct them. 

It is proposed to education as a remedy and non-material alternative to the disadvantages that degrade the quality of life of society. Education from culture generates understanding and includes many other knowledge. This is not common to other disciplines, hence state investment in education should be thought of as one that returns multiple outcomes and thus multiple economic returns. It generates an intangible value that is the phenomenal capacity, almost infinite, to create solutions that the human being possesses.

Keywords: experience - society - adaptation - learning - assimilation - accommodation - balance - cognitive structure - discovery - scaffolding - intellectual development – revolution

Resumo: Este assunto é proposto para tentar resolver problemas apresentados pela sociedade que trabalha com a informação que vem da experiência nos processos educacionais.

A sala de aula como um laboratório conectado e conectando-se com a sociedade ao caminho da ligação com a realidade e a cultura. A educação é a ferramenta com a qual a sociedade aprende com seus erros e canaliza a experiência necessária para corrigi-los. Propõe-se a educação como remédio e alternativa não material às desvantagens que degradam a qualidade de vida da sociedade. A educação da cultura gera compreensão e inclui muitos outros conhecimentos. Isso não é comum a outras disciplinas, portanto, o investimento estatal na educação deve ser pensado como aquele que retorna resultados múltiplos e, portanto, retornos econômicos múltiplos. Ele gera um valor intangível que é a capacidade fenomenal, quase infinita, de criar soluções que o ser humano possui.

Palavras chave: experiência - sociedade - adaptação - aprendizagem - assimilação - acomodação - equilíbrio - estrutura cognitiva - descoberta - andaimes - desenvolvimento intelectual - revolução

(*) Ezequiel Hodari. Diseñador Gráfico (Columbia College of Chicago, 1990). Profesor de la Universidad de Palermo en el Área de Diseño Visual de la Facultad de Diseño y Comunicación.


El aula como reflejo de la sociedad fue publicado de la página 74 a página75 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV

ver detalle e índice del libro