1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV >
  4. El docente como facilitador del aprendizaje

El docente como facilitador del aprendizaje

Vainsencher Asallas, Andrea

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV

ISSN: 1668-1673

XXVI Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación

Año XIX , Vol. 35, Agosto 2018, Buenos Aires, Argentina | 245 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

El presente ensayo pretende abordar y hacer énfasis en algunas inquietudes en la enseñanza académica, que se manifiestan en las noticias de los principales periódicos argentinos en su formato digital. Una mirada que intenta enlazar el rol del docente y las nuevas formas de aprendizaje.

Palabras clave: aprendizaje – docente – facilitador – enseñar – educación

La pasión por enseñar 

El rol del docente ha evolucionado de tal forma que debe estar capacitado para educar a las nuevas generaciones; lo que significa un compromiso en la mejora del desarrollo y capacidades de sus alumnos. Sin embargo, diversas inquietudes reflejadas en los diarios digitales aseguran que aún existen ciertas problemáticas en torno al ámbito académico. 

Una publicación de Anfibia (2016) reconoce que el docente no posee una autoridad jerárquica sino que se convierte en el mediador del juego. “El profesor deja de ser el cuerpo que contiene el saber, la figura que arbitra las voces de un juego ajeno, el de los alumnos”, observaron sus autores (Huergo y Martínez, 2016) y agregaron: “para habitar las aulas actuales es necesario hacer un desplazamiento en el rol, un pasaje de docente árbitro al docente armador”. (Huergo y Martínez, 2016). 

En este sentido, una entrevista publicada en La Nación, profundizó sobre el rol del profesor en la actualidad. “Los jóvenes modernos necesitan mentores, más que de docentes”, según declaró Fernando Flores, experto en innovación. (Origlia, 2016). El artículo analiza los factores de la sociedad que influyen en la enseñanza actual e intenta incorporarlos, integrarlos en el aula para una mejor enseñanza académica: la tecnología, el cambio climático, entre otros. Por tanto, se afianza el modelo constructivista basado en explorar otras complejidades que el sistema educativo ofrece. Según observó AnderEgg, “los protagonistas del proceso de enseñanza/aprendizaje son tanto los docentes como alumnos”. (1991, p. 20). El autor propone el aula taller como una estrategia donde el docente estimula, orienta y asesora a los estudiantes, mientras que el educando se inserta en el proceso pedagógico como sujeto de su propio aprendizaje. Avanzando sobre estos conceptos, cabe mencionar una escena del film La lengua de las Mariposas (1999) que explora el concepto enseñanza-aprendizaje entre docente-alumnos, cuya escena da lugar en la biblioteca. “Ya tienes que empezar a leer libros. Los libros son como un hogar”, declaró el profesor Don Gregorio y eligió para su discípulo La isla del Tesoro. Se observa, por tanto, el oficio del maestro fuera del aula y su pasión por ense- ñar; teniendo en cuenta los recursos con los que cuenta el alumno. En este caso, encontró adecuado una lectura determinada, fuera del programa académico, pero enriquecedora y acorde con el aprendizaje de Moncho. “Los libros sirven para refugiar nuestros sueños, para que no se mueran de frío”, profundizó el docente. 

Un buen docente se convierte en un facilitador del aprendizaje porque ve una oportunidad para que el alumno desarrolle su capacidad y formación. Y a su vez, propone algún conflicto con la finalidad de que el alumno sea capaz de resolverlo, adaptándose a los desafíos planteados en el aula. 

Cuando nos encontramos con una materia nueva, intentamos comprenderla en términos de algo que pensamos que ya conocemos. Usamos modelos mentales disponibles para dar forma a las entradas sensoriales que recibimos. Sin embargo, hay que construir nuevos modelos mentales de la realidad. (Bain, 2007, p. 41).

¿Cómo lograr que el alumno permanezca motivado en clase? 

La motivación juega un rol fundamental. El docente debe cautivar y mantener la atención de los estudiantes con preguntas que incentiven a cuestionar sus propias percepciones, a debatir y reflexionar. “Nos encontramos con personas que salpicaban constantemente sus clases con anécdotas personales, e incluso con relatos emotivos, para ilustrar lo que de otro modo no serían más que asuntos y procedimientos puramente intelectuales”. (Bain, 2007, p. 48). 

Bain (2007) expuso que: “los profesores con más éxito esperan de sus alumnos los más altos niveles de desarrollo” y “rechazan la visión de la enseñanza como nada más que proporcionar respuestas correctas a los alumnos”. Según lo antedicho, un buen docente tiene como objetivo formar aprendices profundos, que puedan trasladar los conocimientos teóricos fuera del aula y explicar con sus propias palabras lo aprendido en el aula. 

Tal como sostenía Andy Warhol en su célebre frase, “comunicar es un arte bastante simple. Lo que puede ser endiabladamente difícil es hacer que la gente te escuche”. Según Bain (2007), el buen docente estimula para que el alumno tenga un aprendizaje profundo; que no se limite a memorizar los textos o recordar los temas para aprobar un examen. Realiza preguntas que conduzcan al estudiante a observar, analizar, reflexionar, pensar y debatir. “Las preguntas nos ayudan a construir conocimiento”. (Bain, 2007, p. 42). 

Bain manifestó que los estudiantes aprenden mejor cuando responden a una pregunta importante que realmente tienen interés en responder, o cuando persiguen un objetivo que quieren alcanzar. “Si los estudiantes estudian solo porque quieren sacar buenas notas, no les irá tan bien como si estudiasen porque tienen interés” (2007, p. 43). 

Un tema que se manifestó en algunos portales, es la falta de lectura en los estudiantes. “Me cansé de estar hablando de asuntos que a mí me apasionan ante muchachos que no pueden despegar la vista de un teléfono que no cesa de recibir selfies”, confesó en su blog digital Leonardo Haberkorm, docente uruguayo especializado en periodismo. 

Agustina Blanco, Directora ejecutiva de la ONG Proyecto Educar 2050, fue entrevistada por el diario Clarín y se refirió a la crítica sobre la lectura en clase. “La mitad de nuestros alumnos sigue sin entender lo que lee. Están alfabetizados, sí, porque pueden decodificar palabras, pero no llegan a niveles más profundos de razonamiento, como resumir ideas y sacar conclusiones”, indicó. (Otegui, 2016). 

Tal y como puso de manifiesto la publicación, Blanco (2016) sostuvo que se debe priorizar el abordaje pedagógico al pensar en soluciones: “es necesario cambiar la experiencia en el aula y garantizar aprendizajes significativos, no solo en relación con los saberes académicos, sino también en términos de habilidades socio-emocionales y competencias”. 

¿Cómo lograr que el alumno permanezca motivado en el aula? Bain (2007) explora y descubre que los mejores profesores evitan que sus estudiantes se conviertan en buscadores de notas, intentando estimularlos con un interés intrínseco en la materia. “Ponían énfasis en las oportunidades para mejorar, buscaban constantemente formas de estímulo para el progreso”. (Bain, 2007, p.46). Muchos de los mejores profesores hacen lo que Jeanette Norden en sus clases de la facultad de medicina: califica a los estudiantes según el conocimiento y las capacidades que han desarrollado al finalizar sus clases, en lugar de hacerlo según un promedio de los méritos conseguidos a lo largo del curso. (Bain, 2007, p.46) 

Por tanto, según lo expuesto por los autores, un buen docente brinda a los estudiantes varias oportunidades para demostrar la comprensión de la cursada, poniendo a prueba las capacidades apropiadas en un sentido global. “Los mejores profesores diseñan cuidadosamente tareas y objetivos de aprendizaje para promover la confianza y para infundir ánimo, pero proporcionando a los estudiantes grandes desafíos y haciéndoles sentir que se enfrentan a ellos con suficiente solvencia”. (Bain, 2007, p.49). 

Es posible concluir que el rol del docente ha evolucionado, mientras que el concepto de aula también acompaña este proceso, cesando su función meramente lineal y tradicional. 

Otra reflexión que sintetiza las características de un buen docente es su compromiso por enseñar, más allá de los títulos o cursos que haya hecho en su carrera; entender que las aulas son heterogéneas y que los alumnos no son seres aislados sino que forman parte de un contexto cultural, social, familiar, económico y político. Estimular en el alumno a desarrollar su creatividad y sus capacidades, que los estudiantes no repitan ni memoricen textos por recibir una buena calificación escolar; permitirle cometer errores. Cuestionar el sentido común y ver la complejidad de la realidad desde varias miradas. En suma, como expresa el autor Percia, quien expresó: “Pensar es rodear una cosa de vacilación. Desestabilizar su orden o poner a trabajar sus indecisiones. Zarandear circunstancias, sacudir sensibilidades o desgarrar hábitos, quizás pensar sea compartir perplejidades. Reponer vacíos disimulados por la reiteración de lo común”. (Percia, 1998, p.23). 

He aquí otro ejemplo que resume la pasión por enseñar. El portal La Nación analizó las condiciones de aprendizaje de la escuela; a través de una entrevista a Bermejo, docente de la escuela Secundaria Pública Esteban Echeverría de Hurlingham, quien compartió su experiencia. (Drovetto, 2016). 

“La mayoría de los estudiantes provienen de familias en situación de vulnerabilidad social. Hasta que no refaccionen el aula, debemos dar clases en la biblioteca”, dijo Bermejo. Sin embargo, la docente no se detiene en su labor y, según indicó: “Es fundamental fomentar la lectura”. Por tal motivo, proporcionó a sus alumnos una obra de Alejandro Casona: “los ayuda a reflexionar sobre la tristeza y cómo salir adelante en un tono risueño”, contó y confesó que “muchos descubren que disfrutan de la lectura” y “entienden que lo que hacen en clase los ayudará a vivir mejor”. (Bermejo, 2016). 

Los profesores con más éxito proporcionan bibliografía del curso, y complementan con material de autores de otras disciplinas. Hacen énfasis en una enseñanza integral y no en asignaturas aisladas. Tal como expresó Bain (2007), la enseñanza está focalizada en “un contexto centrado en el desarrollo intelectual, y a menudo ético, emocional y artístico de sus estudiantes”. (Bain, 2007, p.51). 

Enseñarles algo más complejo que transmitir un programa académico, un acontecimiento histórico o una fórmula matemática es fomentar el desarrollo de la creatividad y curiosidad en cada uno de los estudiantes, es permitirles contemplar el mundo de manera diferente.

Referencias bibliográficas 

Ander- Egg, E. (1994) El taller: una alternativa de renovación pedagógica. Buenos Aires: Editorial Magisterio del Río de la Plata. 

Bain, K. (2007) Lo que hacen los mejores profesores de la universidad. Madrid: Universitat de Valencia. 

Bovaira, F. y Cuerda, J. (Productores) (1999) La lengua de las Mariposas. Sociedad General de televisión [Video de Youtube] Disponible en: https://www. youtube.com/watch?v=UYNyrPVTbIk 

Drovetto, J. (11 de septiembre de 2016) Celina Bermejo: enseñar en una escuela vandalizada. La Nación. Disponible en: http://www.lanacion.com. ar/1936741-celina-bermejo-ensenar-en-una-escuelavandalizada 

Finocchiaro, A. (6 de septiembre de 2016): Hay que promover la curiosidad y el deseo de aprender. Clarín. Disponible en: http://www.clarin.com/ sociedad/promover-curiosidad-deseo-aprender_0_1645635569.html 

Huergo, D y Martínez, M (2016) El Aula Global y el Maestro Moderador. Anfibia. Disponible en: http:// www.revistaanfibia.com/cronica/aula-global-maestro-moderador/ 

Haberkorn, L. (3 de diciembre de 2015) Con mi música y la Fallaci a otra parte. Disponible en: http://leonardohaberkorn.blogspot.com.ar/2015/12/con-mimusica-y-la-fallaci-otra-parte.html 

Origlia, G. (18 de agosto de 2016). Los docentes actuales no tienen la emocionalidad necesaria para impulsar a sus alumnos. La Nación. Disponible en: http:// www.lanacion.com.ar/1927021-los-docentes-actuales-no-tienen-la-emocionalidad-necesaria-para-impulsar-a-sus-alumnos 

Otegui, R. (6 de septiembre de 2016) Piden más evaluaciones y nuevos enfoques para mejorar la enseñanza. Clarín. Disponible en: http://www.clarin.com/ sociedad/Piden-evaluaciones-enfoques-mejorar-ensenanza_0_1645635571.html 

Percia M., (1998) Volaban papeles como palomas invisibles. En Ciriani, M. y Percia, M. (comp) (1998) Salud y subjetividad. Capacitación con enfermeras y enfermeros de un psiquiátrico. Buenos Aires: Lugar Editorial.

Universia (2016). 10 grandes frases de Andy Warhol para aprender sobre el éxito. Disponible en: http://noticias.universia.net.mx / cultura / noticia/2015/08/06/1129441/10-grandes-frases-llevan-firma-andy-warhol.html

Nota: Este trabajo fue desarrollado en la asignatura Introducción a las Estrategias de la Enseñanza a cargo del Profesor Carlos Caram en el marco del Programa de Reflexión e Innovación Pedagógica - Formación de docentes de la Facultad de Diseño y Comunicación.

Abstract: The present essay aims to address and emphasize some concerns in academic teaching, which are manifested in the news of the main Argentine newspapers in their digital format, a look that tries to link the role of the teacher and the new forms of learning. 

Keywords: learning - teacher - facilitator - teaching - education

Resumo: O presente ensaio pretende abordar e fazer ênfase em algumas inquietudes no ensino acadêmico, que se manifestam nas notícias dos principais jornais argentinos em seu formato digital. Uma mirada que tenta enlaçar o papel do professor e as novas formas de aprendizagem.

Palavras chave: aprendizagem - professor - facilitador - ensino - educação

(*) Andrea Vainsencher Asallas. Licenciada en Comunicación Social (Universidad Católica del Uruguay).


El docente como facilitador del aprendizaje fue publicado de la página 85 a página88 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV

ver detalle e índice del libro