1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV >
  4. El uso de la tecnología y el aprendizaje en equipo

El uso de la tecnología y el aprendizaje en equipo

Antonelli, Carolina

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV

ISSN: 1668-1673

XXVI Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación

Año XIX , Vol. 35, Agosto 2018, Buenos Aires, Argentina | 245 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

Este ensayo se propone reflexionar sobre cómo las redes sociales pueden ayudar a mejor la comunicación entre pares, particularmente en el aprendizaje colaborativo, como una modalidad didáctica que puede utilizar el docente para llevar a cabo la realización de una tarea específica. Se toman los aportes de Nestor Roselli en relación a la construcción sociocognitiva entre iguales, los mitos y realidades sobre este tema y las condiciones que los docentes deben tener en cuenta para no hacer un uso indiscriminado sobre esta modalidad didáctica; los aportes de Edtih Litwin en relación a la importancia del uso de la tecnología en los ámbitos educativos; los aportes de Weinberg y Gould, en su estudio sobre la cohesión de los grupos y su relación con la comunicación como favorecedora de dicha cohesión; los aportes de Mariana Maggio en relación a la inclusión genuina de la tecnología y por último los aportes de Carina Lion en relación a las practicas educativas con tecnología en la educación superior.Esta cantidad excesiva de información y de recursos obtura de cierta forma la capacidad de imaginación y de creatividad, entonces es cuando los medios que suponen facilitar el trabajo, generan un camino inverso al que deberían.

Y no se trata solo de un impedimento por parte de los medios y de los recursos, sino también de que los profesionales sepan utilizar estas herramientas con inteligencia.

Palabras clave: redes sociales- aprendizaje colaborativo – tecnología – comunicación entre pares – didáctica – cohesión “Al dar a las personas el poder para compartir, hemos hecho del mundo un lugar más trasparente”. (Zuckerberg).

Introducción 

“Generar una cultura solidaria y de colaboración entre las escuelas, nos permitiría adoptar una herramienta potente que, a su vez, potencia los vínculos solidarios y de colaboración para encontrar mejores soluciones en el marco de mejores proyectos” (Litwin, S/F, p. 25). Estos vínculos de solidaridad y colaboración de los que habla Litwin también se dan entre pares a través del uso de las redes sociales que facilitan la comunicación y la interconexión más allá de las aulas y que a su vez ayuda a que se fortalezca la cohesión entre los estudiantes. A través de las redes sociales y de otras herramientas de Internet se pueden realizar proyectos en conjunto, que permiten intercambiar distintas propuestas y distintos enfoques en pos de poder realizar un trabajo en equipo. 

Desarrollo 

“El ser humano se desarrolla en contextos eminentemente sociales. Desde hace tiempo la psicóloga ha abandonado el modelo de hombre aislado, y resulta casi una obviedad afirmar que el sujeto se constituye como tal en un marco de relaciones sociales”. (Roselli, 1999, p. 94). La pedagogía tiende a centrarse en la relación profesorestudiante y cómo de esta relación se va construyendo el proceso de enseñanza aprendizaje. Roselli marca que es importante también tener en cuenta, en relación al aspecto cognitivo del aprendizaje, las relaciones entre compañeros o pares y no solo considerarlo desde el aspecto afectivo y social. 

De la misma manera que el docente debería saber en qué momentos es adecuado implementar como estrategia didáctica un aprendizaje entre pares, también debería saber cuándo y cómo hacer uso de la tecnología. Porque la dificultad no es la herramienta que se utilice, sino el uso que se le dé en relación a la tarea y al contenido, el cual tiene que tener sentido, tiene que ser significativo. Cuando se hace un buen uso de la herramienta tecnológica, esta potencia los resultados y la propuesta didáctica. 

Como señala Litwin (S/F), también se hacen adopciones tecnófilas de la herramienta en la que se utiliza indiscriminadamente para cualquier propuesta educativa, o por el contrario posturas tecnofóbicas que niegan su incorporación sin entender el carácter privilegiado para la información y la comunicación. “Superar estas posiciones tecnofóbicas o tecnófilas es la condición necesaria para pensar en un proyecto educativo que remita a la buena enseñanza, esto es, enseñar lo que vale la pena que las alumnas y alumnos aprendan”. (p.26). 

En relación con las condiciones que los docentes deben tener en cuenta para hacer un uso discriminado del trabajo en colaboración, o en grupo, es importante que tengan en consideración que no solo debe existir una buena interacción entre sus miembros, sino que también la acción se debe centrar en los aspectos cognitivos de la tarea. (Roselli, 1999). En relación a la homogeneidad o heterogeneidad del grupo, se sostiene que debería tener una heterogeneidad moderada para que por un lado se asegure el conflicto de perspectivas, pero por otro lado tampoco sea tan grande las diferencias como para que no se pueda dialogar. Además, en todo trabajo colaborativo, supone siempre la participación experta, tanto para asegurar, supervisar y evaluar lo relacionado con el conocimiento que se produce o circula como para dar las pautas organizativas de la actividad, por último el trabajo en equipo requiere objetivos, instrucciones organizativas y procedimentales y material que el profesor debe otorgar con claridad desde el inicio, además de un constante seguimiento de la actividad, evaluación de los resultados y devolución pedagógica. 

La inclusión del uso de las redes sociales, desde la formación de un grupo cerrado en Facebook, o la creación de un grupo en Whatsapp, o de un foro, favorecería la comunicación entre sus integrantes, en relación con la tarea que tiene para desarrollar, como con los aspectos más sociales y afectivos que se ponen en juego. Esto se debe a que este tipo de herramientas favorecen que las personas compartan no solo las cuestiones referidas a la tarea sino también temas personales favoreciendo el fortalecimiento de los vínculos, y esto ayuda al desarrollo de la cohesión del grupo. “En 1950, Festiner, Schater y Back definieron la cohesión de grupo como el campo total de fuerzas que actúa sobre los miembros de un grupo para que permanezcan en él”. (Weinberg y Gould, 1996, p. 206). Estos autores sostienen que hay dos fuerzas: la atractividad del grupo y/o el control de recursos. La primera alude al deseo individual de interacciones interpersonales con otros miembros, y la segunda clase de fuerza refiere a las ventajas que cada miembro puede obtener de su integración en el grupo. Por otro lado, también existen dos dimensiones de la cohesión: la cohesión de tarea y la cohesión social. La primera refleja el grado en el que los integrantes de un grupo trabajan juntos para alcanzar objetivos comunes y la segunda refleja el grado en que los miembros de un equipo se caen bien unos a otros y disfrutan del compañerismo. (Weinberg, Gould, 1996). Es importante independientemente de si la cohesión está más orientada a la tarea o a lo social, que la comunicación entre sus integrantes sea efectiva. “Los aumentos en el nivel de la comunicación presentan una relación circular con el incremento de la cohesión del grupo, de manera que, a medida que se eleva la comunicación sobre tareas y cuestiones sociales, se desarrolla la cohesión”. (Weinberg, Gould, 1996, p.222). Las redes sociales son una buena herramienta de comunicación social.

Las redes sociales son prácticas y funcionales para la realización de una tarea en grupo porque permiten una comunicación simultánea e inmediata entre sus integrantes, haciendo más eficiente y dinámico el desarrollo de la tarea grupal. Y estas formas de comunicación son las que hoy por hoy prevalecen en la sociedad, es el nuevo paradigma de comunicación que se instaló entre los jóvenes y adultos: los mensajes escritos, los grupos de Facebook y Whatsapp. Con lo cual no incluirlos como estrategia didáctica en los grupos de trabajo educativos sería un desacierto. Quizás en otras actividades que se realicen en las aulas, no se justifique su uso, y estaría bien no incluirlos. La tecnología tiene que ser funcional a la propuesta didáctica y no al revés. Como dice Maggio (2012) en relación a la inclusión genuina de la tecnología, los docentes justifican su decisión de incorporar las nuevas tecnologías en las prácticas de enseñanza porque reconocen su valor en los campos de conocimiento disciplinar. Los profesores que la usan son expertos en los temas que enseñan, porque reconocen el valor que tiene porque lo pudieron experimentar en sus campos profesionales, y entienden que también pueden transformar del mismo modo sus propuestas de enseñanza. Lo importante es que los profesores se pregunten cómo es la mejor forma de enseñar para que los estudiantes aprendan. Para poder responder esa pregunta, que nunca es cerrada y definitiva, los docentes deben investigar, leer, mantenerse actualizados en los avances e investigaciones en el área de educación para poder ir enriqueciendo la enseñanza. 

Palabras finales 

“Se reconoce la necesidad de tender puentes entre tecnologías, vida académica y práctica profesional” (Lion, S/F, p.54), en el sentido de articulaciones entre campos disciplinares que permiten entrecruzamientos entre los contenidos académicos y la vida cotidiana.

Para acortar la brecha entre el afuera y los establecimientos educativos, específicamente las universidades, es necesario que los docentes se mantengan actualizados primero y fundamentalmente dentro de sus propias áreas profesionales. Que conozcan las nuevas tendencias, las nuevas prácticas, la inclusión de la tecnología en sus áreas, y que ellos mismos la utilicen en sus trabajos. En paralelo, deberían mantenerse actualizados con las novedades de su otra profesión: la docencia. Conocer las nuevas investigaciones realizadas en relación con la didáctica, las investigaciones en lo referido a la evaluación, a la inclusión de la tecnología, etc. De esta manera el docente podría saber en qué momento es conveniente hacer uso de la tecnología en función de la propuesta didáctica y en qué momento no lo es. Con la práctica de la herramienta tecnológica, la experiencia de uso y la información, el docente debería estar preparado para poder llevar adelante una buena, entretenida, motivadora, y efectiva práctica docente. 

Referencias bibliográficas 

Lion, C. Prácticas educativas con tecnologías en educación superior. Interrogantes y perspectivas. Disponible en: http://asesoriapedagogica.ffyb.uba.ar/?q=prcticas-educativas-con-tecnolog-en-educaci-n-superior-interrogantes-y-perspectivas 

Litwin, E. (S/F). Las nuevas tecnologías y las prácticas de la enseñanza en la Universidad. Disponible en: http://www.litwin.com.ar/site/Articulos2.asp 

Maggio, M. (2012) La tecnología educativa en perspectiva. En Enriquecer la Enseñanza. Los ambientes con alta disposición tecnológica como oportunidad. Grupo Planeta España. 

Roselli, N. (1999). Capítulo 1: Mito y realidad de la construcción cognitiva entre pares. En La construcción socio cognitiva entre iguales. Rosario: IRICE. 

Weinberg, S. y Gould, D (1996) Cohesión de grupo. En los Fundamentos de la psicología del deporte y el ejercicio físico. Barcelona: Ariel Psicología. 

Nota: Este trabajo fue desarrollado en la asignatura Introducción a la Tecnología Educativa a cargo de la Profesora Natalia Lescano en el marco del Programa de Reflexión e Innovación Pedagógica - Formación de docentes de la Facultad de Diseño y Comunicación.

Abstract: This essay aims to reflect on how social networks can better help peer communication, particularly in collaborative learning, as a didactic modality that can be used by the teacher to carry out a specific task. The contributions of Nestor Roselli are taken in relation to the sociocognitive construction among equals, myths and realities on this subject and the conditions that teachers must take into account not to make an indiscriminate use on this didactic modality; the contributions of Edtih Litwin in relation to the importance of the use of technology in the educational fields; the contributions of Weinberg and Gould, in their study on the cohesion of groups and their relationship with communication as a facilitator of such cohesion; the contributions of Mariana Maggio in relation to the genuine inclusion of technology and finally the contributions of Carina Lion in relation to educational practices with technology in higher education.

Keywords: social networks - collaborative learning - technology - peer communication - didactics – cohesion

Resumo: Este ensaio pretende refletir sobre como as redes sociais podem ajudar melhor a comunicação entre pares, particularmente na aprendizagem colaborativa, como uma modalidade didática que pode ser usada pelo professor para realizar uma tarefa específica. As contribuições de Nestor Roselli são tomadas em relação à construção sociocognitiva entre iguais, mitos e realidades sobre este assunto e as condições que os professores devem levar em conta para não fazer uso indiscriminado nessa modalidade didática; as contribuições de Edtih Litwin em relação à importância do uso da tecnologia nos campos educacionais; as contribuições de Weinberg e Gould, no seu estudo sobre a coesão dos grupos e a sua relação com a comunicação como facilitador de tal coesão; as contribuições de Mariana Maggio em relação à inclusão genuína da tecnologia e, finalmente, as contribuições de Carina Lion em relação às práticas educacionais com tecnologia no ensino superior.

Palavras chave: redes sociais - aprendizagem colaborativa - tecnologia - comunicação entre pares - didática – coesão

(*) Carolina Antonelli. Licenciada en Negocios de Diseño y Comunicación (Universidad de Palermo)


El uso de la tecnología y el aprendizaje en equipo fue publicado de la página 90 a página93 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV

ver detalle e índice del libro