1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV >
  4. 1+1 Somos todos. Cómo la tecnología puede ayudar a potenciar el aprendizaje y dar lugar a la transformación social

1+1 Somos todos. Cómo la tecnología puede ayudar a potenciar el aprendizaje y dar lugar a la transformación social

Barreto, María Andrea

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV

ISSN: 1668-1673

XXVI Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación

Año XIX , Vol. 35, Agosto 2018, Buenos Aires, Argentina | 245 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

Los entramados sociales son cada vez más complejos y cada vez más particulares, dando la posibilidad a cada uno de los actores sociales a ser y ocupar una parte de la red, la tecnología no solo permite al individuo ser un usuario activo con la posibilidad de generar contenidos, sino que cambia el paradigma de relación entre un docente y el estudiante. Cuando se plantean este tipo de situaciones es de obvia verdad el impacto que tienen las nuevas TIC en la vida de las personas. Ahora bien, si existe tal naturalización de este proceso ¿por qué en las aulas de clase encontramos situación del tipo excluyente con la tecnología y la interconexión? ¿No sería la incorporación de la tecnología una forma donde se facilita la expresión de distintos puntos de vista, estimulando nuevas formas de intercambio cultural? 

Este escrito hace una reflexión acerca de cómo se pueden optimizar los procesos de aprendizaje con la inclusión genuina de la tecnología, intentando resaltar conceptos como el aula invertida donde la ruptura de la estructura clásica busca trasgredir la pasividad del aula compartiendo códigos y medios con los estudiantes, el paradigma de la relación entre el docente y su clase ha cambiado, y esto debe entenderse como una necesidad que debe ser atendida aprovechando la interactividad, dando al docente un rol de modelador en los procesos de aprendizaje y permitiendo no solo la incorporación de conocimiento en andamiaje sino también potenciando la educación como un herramienta desde y para la trasformación social.

Palabras clave: pedagogía - transformación social – didáctica - aula invertida - optimización de aprendizaje – tecnología

La reflexión que se llevará a cabo tiene como eje principal una nueva mirada de la educación frente a la tecnología y cómo la relación docente-estudiante se ha transformado a partir de la incorporación de la misma. Frente a esta realidad, ¿cómo se puede potenciar y optimizar una instancia de aprendizaje en los alumnos con la utilización de ella? 

La tecnología es parte fundamental en la vida de los estudiantes y de las personas en general, existe una inclusión genuina de las herramientas tecnológicas en sus entornos, entendiendo por inclusión genuina desde la perspectiva del docente que “reconoce el complejo entramado de la tecnología en la construcción del conocimiento en modos específicos por campo disciplinar y emula ese entramado en el plano de la práctica de la enseñanza”, optimizando estos procesos. (Maggio, 2012). Ahora bien, es pertinente preguntarse si la tecnología coexiste con tanta naturalidad en la vida de los alumnos ¿por qué no sucede lo mismo en el aula? No solo en la lectura de los contenidos sino en la implementación de metodologías que la utilicen con el fin de potenciar un espacio de aprendizaje ¿No sería preponderante la construcción de nuevos modelos donde curricularmente se vea reflejada la utilización de las tecnologías potenciando el modelo de enseñanza para que cada vez estén más inmersas en los procesos sociales? 

Ver el fenómeno de las TIC como un acto de inclusión genuina en hechos tan simples como la utilización a diario de consolas, netbook o celulares inteligentes dentro de las aulas es una realidad que debe ser digerida y potenciada desde la visión del docente. Reflexionando cómo esta inclusión genuina desencadena un proceso de identificación e inmersión por parte del alumno favoreciendo la compresión de los contenidos. La plataforma no solo permite tener un proceso de mayor amplitud dentro del aprendizaje sino que activa el entramado cognitivo facilitando la incorporación de nuevos conceptos, proporcionando experiencias estimulantes y didácticas que activan receptores sensoriales, los cuales enriquecen y optimizan el proceso. 

Frente a este cambio se puede observar que la información no es obtenida en su totalidad desde el docente, el estudiante se constituye como autor y creador de contenidos, brindando la posibilidad de poner en común esa información con los demás actores de su comunidad, entonces bien, se podría reflexionar que la enseñanza como motor de transformación social debería estar implícita en toda la estructura social y que la tecnología contribuye a la puesta en común de estos contenidos. Desde la visión del docente sería una discusión estéril ignorar las aplicaciones y la existencia de la tecnológica en los entornos, para esto una adecuación de los contenidos curriculares haciéndolos más flexibles, daría la posibilidad de información actualizada y noticias que suceden sobre el espacio contextual en tiempo y forma real, permitiendo una conexión constante en la programación de los temas que involucran a la comunidad y al proceso formativo del estudiante, utilizando el contexto como punto de anclaje de los conceptos de la enseñanza a incorporar, y utilizando el aula como lugar de transformación social. Entonces podemos decir que la tecnología permitirá que los estudiantes vinculen los nuevos conceptos con situaciones que los rodean, pudiendo no solo aplicar esos nuevos conceptos para cambiar las realidades de sus entornos sino que además se afianza la instalación del concepto mediante la experimentación y asociación. 

El concepto de aula invertida presentado por Maggio propone la dinámica de la clase de una manera distinta dentro de la estructura clásica, planteando una revisión de la secuencia, una variación de la estructura con la intensión no solo de activar un accionar que transgreda, sino que obligue a adoptar una perspectiva diferente utilizando medios tecnológicos. El aula invertida inevitablemente cuestiona cuál es el rol y la función del docente poniendo en materia de juicio el paradigma de la relación que existe entre él y el estudiante, en el cual el educando deja de ser el generador y expositor del contenido y se convierte en un modelador, un acompañante de los procesos particulares de aprendizaje de cada uno de los alumnos, permitiendo que los contenidos y la creación de ellos pueda adaptarse a la realidad contextual y retomen la idea de hacer hincapié en el estudiante y su proceso específico. 

La palabra educación deriva etimológicamente de los conceptos de invocar, nutrir, alimentar o sacar afuera. Si bien la educación es una importante pieza encargada y conectada en el desarrollo del proceso social, es fundamental hablar de una reformulación de los modelos hacia la amplitud de una visión que remita a la idea de comunidad y entienda y trabaje para la mejora de la misma. Según la perspectiva de Vygotsky existe lo que él denomina zona de desarrollo próximo, este concepto invoca el trabajo en equipo, al trabajo colectivo para poder potenciar el ejercicio del aprendizaje, 

La distancia entre el nivel real de desarrollo, determinado por la capacidad de resolver independientemente un problema, y el nivel de desarrollo potencial, determinado a través de la resolución de un problema bajo la guía de un adulto o en colaboración con otro compañero más capaz. (2006) 

Entonces bien, la relación docente-alumno fortalecida, trabajando en conjunto y aplicando los conceptos del aula invertida permite potenciar el entramado cognitivo y un trabajo más didáctico fomentando el aprendizaje en andamiaje y permitiendo al sujeto estar más conectado con los diferentes ámbitos de la comunidad ¿No sería esta una manera de optimizar el proceso de aprendizaje? Es tiempo de adaptarse a las nuevas tendencias, el aula no ha de ser un lugar pasivo de observación, el docente inclusivo formaliza prácticas donde acompaña a sus estudiantes en los procesos de aprendizaje y experimentación por medio del taller. Según explica AnderEgg de palabras de Freinet se utilizaba el término taller para hacer referencia entre las conexiones de los conocimientos que los estudiantes incorporaban en el aula y sus entornos de desarrollo fuera de ella siendo aquí donde un proceso de evaluación clásico pierde validez, lejano a los métodos de repetición y aprendizaje memorístico. Al vincular los procesos de aprendizaje de los alumnos con su entorno se podrá observar un proceso que se relaciona en un 100% con ese individuo y gracias a la tecnología se podrá documentar para eventualmente ser observado y traspasado a los demás autores de su comunidad. 

La tecnología no solamente acerca a los estudiantes a su realidad, en términos de conectarlos con un mayor caudal de información en tiempo real dándoles la posibilidad de acceder a temas, autores, motores de búsqueda, etc., que les permite desarrollar una visión más panorámica y abarcativa frente a lo que sucede con sus entornos, sino que además permite evaluar de una manera armónica, permitiendo llevar estos procesos documentados al alcance de toda la comunidad ¿No es acaso esta la finalidad de la educación? Ser una herramienta de trasformación social, y no es acaso fundamental la adaptación desde los conceptos de didáctica y pensamiento lateral en la incorporación de las nuevas tecnologías para poder comunicarnos con códigos de fácil reconocimiento para la construcción de un modelo de articulaciones funcionales, donde relacionarnos y trabajar con otros ámbitos de la comunidad no solo enriquezca el proceso sino que tenga un impacto real, medible y perceptible en la vida de los estudiantes.

Referencias bibliográficas 

Freinet, E. (1966). La pedagogía en la educación infantil. Citado por Ander-Egg, E. (1983). El taller como sistema de enseñanza/aprendizaje. Buenos Aires: Magisterio del Rio de la Plata. 

Maggio M. (2012). Enriquecer la enseñanza: los ambientes los ambientes con alta disposición tecnológica como oportunidad. Buenos Aires: Paidós. 

Vygotsky, L. (2006). Interacción entre aprendizaje y desarrollo. La Habana: Editorial Félix Varela. 

Nota: Este trabajo fue desarrollado en la asignatura Introducción a la Tecnología Educativa a cargo de la Profesora Natalia Lescano en el marco del Programa de Reflexión e Innovación Pedagógica - Formación de docentes de la Facultad de Diseño y Comunicación.

Abstract: Social networks are becoming more and more complex and increasingly individual, giving each social actor the possibility to be and occupy a part of the network, technology not only allows the individual to be an active user with the possibility of generating content, but changes the paradigm of relationship between a teacher and the student. When these types of situations arise, the impact of new ICTs on people’s lives is obviously true. Now, if there is such a naturalization of this process why in classrooms do we find a situation of the exclusionary type with technology and interconnection? Would not the incorporation of technology be a way to facilitate the expression of different points of view, stimulating new forms of cultural exchange?

This paper reflects on how to optimize learning processes with the genuine inclusion of technology, trying to highlight concepts such as the inverted classroom where the rupture of the classical structure seeks to transgress classroom passivity by sharing codes and media with students , the paradigm of the relationship between the teacher and his class has changed, and this must be understood as a necessity that must be addressed by taking advantage of interactivity, giving the teacher a role modeler in the learning processes and allowing not only the incorporation of knowledge in scaffolding but also enhancing education as a tool for and from social transformation.

Keywords: pedagogy - social transformation - didactics - inverted classroom - learning optimization - technology

Resumo: as redes sociais são cada vez mais complexas e cada vez mais específicas, dando a cada ator social a possibilidade de ocupar uma parte da rede, a tecnologia não só permite que o indivíduo seja um usuário ativo com a possibilidade de geração de conteúdo, mas muda o paradigma de relacionamento entre um professor e o aluno. Quando surgem esses tipos de situações, o impacto das novas TICs na vida das pessoas é obviamente verdade. Agora, se houver tal naturalização desse processo, por que nas salas de aula encontramos uma situação de tipo de exclusão com tecnologia e interconexão? A incorporação da tecnologia não seria uma forma de facilitar a expressão de diferentes pontos de vista, estimulando novas formas de intercâmbio cultural?

Este artigo reflete sobre como aperfeiçoar os processos de aprendizagem com a inclusão genuína da tecnologia, tentando destacar conceitos como a sala de aula invertida onde a ruptura da estrutura clássica procura transgredir a passividade da sala de aula compartilhando códigos e mídia com estudantes, o paradigma da relação entre o professor e sua classe mudou, e isso deve ser entendido como uma necessidade que deve ser abordada aproveitando a interatividade, dando ao professor um modelador de função nos processos de aprendizagem e permitindo não só a incorporação do conhecimento em andaimes, mas também aumentando a educação como ferramenta para e para a transformação social.

Palavras chave: pedagogia - transformação social - didática - sala de aula invertida - otimização da aprendizagem – tecnología

(*) María Andrea Barreto. Licenciada en Dirección de Arte Publicitario (Universidad de Palermo, 2014)


1+1 Somos todos. Cómo la tecnología puede ayudar a potenciar el aprendizaje y dar lugar a la transformación social fue publicado de la página 93 a página95 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV

ver detalle e índice del libro