1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV >
  4. El docente como guía en la introducción a la tecnología

El docente como guía en la introducción a la tecnología

Distefano, Leonardo Dante

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV

ISSN: 1668-1673

XXVI Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación

Año XIX , Vol. 35, Agosto 2018, Buenos Aires, Argentina | 245 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

La propuesta de este ensayo es analizar el rol docente, destacar, valorar y jerarquizar su figura como guía en el uso de las tecnologías. Resaltar la inserción de las TIC en la práctica educativa y su relación con el mundo profesional y el campo disciplinar.

Palabras clave: rol docente - práctica guiada - inserción tecnológica – TIC

La temática de la inserción de la tecnología en la educación tiene diversas aristas de abordaje. Múltiples teorías analizan los contextos, las competencias, el rol institucional, las herramientas y recursos necesarios para su inserción y las responsabilidades de favorecer un ambiente áulico con la posibilidad de disponer de los elementos y dispositivos tecnológicos que se requieren. Estas necesidades y requerimientos, como en un efecto moño, se concentran en el rol del docente. Lo exponen ante una obligación protagónica. Este es la pieza clave (el nudo), y a partir del mismo es que todo aquello que se consolida en su persona, puede nuevamente expandirse, ampliarse y desplegar una diversidad de caminos. Sin embargo, es innegable que somos parte de un entorno desigual, donde la inequidad demarca los desequilibrios de distribución de riqueza, recursos y herramientas de acceso. En este contexto cambiante, el rol del docente debe adaptarse y desde cada espacio procurar un andamiaje que permita la inclusión del estudiantado a un uso funcional de las tecnologías disponibles. Una inserción que aún desde sus formas más elementales, permita abrir las puertas e introducirlos a explorar un nuevo universo.

Dejando momentáneamente de lado las desigualdades de acceso a los recursos, vale destacar que el desconocimiento del uso de las tecnologías en función de la investigación, la producción educativa, académica y profesional suele mostrar un escenario colectivo en donde los estudiantes no hacen real uso de las ventajas que las tecnologías pueden brindar a su aprendizaje, formación y metodologías de investigación, estudio o práctica profesional. Su aplicación en función de ampliar fronteras del conocimiento debe lidiar con las distracciones de entretenimiento, un uso facilista de respuestas sin elaboración, de vagos resúmenes sobre textos sin un respaldo académico y muchas otras alternativas con marcada falta de rigor epistemológico. Asimismo, el acercamiento a la práctica profesional debe actualizarse a las nuevas formas y exigencias impuestas por la innovación en su propio campo disciplinario. 

La actualidad demuestra que tengan o no los estudiantes una computadora en sus casas, tengan o no un celular de última generación en sus bolsillos, la tecnología los atraviesa y aun aquellos a quienes se los denomina nativos digitales y conllevan un uso amigable de los entornos tecnológicos, comparten la misma ignorancia en poner esas herramientas en función de un aprendizaje autónomo. Tal como lo analiza Spiegel (2009), la relación de acercamiento intuitivo hacia los dispositivos digitales no los habilita para valorar y discernir sobre los criterios que permite el acceso abierto a la información ni sobre sus riesgos y/o exposición personal. 

Dice Litwin (2009) que el docente debe asumirse como un usuario y que desde ese lugar debe dar cuenta, transparentar y mostrar los usos que hace cuando busca información, la valida y cuando la utiliza para mejorar sus propias propuestas del aprendizaje. Entiende que es desde este rol que el docente puede brindar su mostración, puede acercar los usos tecnológicos a una función enriquecedora del aprendizaje. 

Para tomar una imagen representativa, al igual que en una práctica para aprender a andar en bicicleta, muchos estudiantes precisan del acompañamiento, del sostén, de esa mano que los guía, da confianza y recomendaciones para transitar esas primeras pedaleadas buscando el equilibrio. Una mano que casi disimuladamente va dejando libertad y autonomía a la que solo pudo accederse luego de haber superado su apoyo. 

Sin embargo, la tarea del docente debería considerar este punto como un límite a superar. Aun partiendo desde un paso inicial de alfabetización digital, no puede desatenderse su responsabilidad. Del mismo modo que Carlino propone una alfabetización académica en Escribir, leer y aprender en la universidad, el docente siglo XXI tiene implícita responsabilidad en enseñar, exigir y acompañar la inserción del uso de las tecnologías en función del aprendizaje y la formación profesional. Esto va más allá de la inserción de las TIC en la enseñanza, debería convertirse en una exigencia inherente a su rol. Los argumentos y teorías expuestos por la autora son trasladables y aplicables a la fundamentación de la tarea del docente guía en la introducción a la tecnología. El mismo salto que existe desde el saber leer y escribir al saber y escribir en la universidad, es el abismo que separa el uso de las tecnologías a su aplicación en enriquecimiento del aprendizaje y la profesionalización. Meirieu resalta este rol desde la construcción ciudadana y el fortalecimiento democrático. Reduce en la representación de la computadora, el acceso a las redes, el intercambio de saberes y conocimientos y lo expresa de este modo: 

La computadora permitiría acceder a árboles de conocimientos, a redes de conocimientos; y eso nos facilitaría adentrarnos en una democracia, en un mundo que estaría basado en el intercambio de bienes estandarizados sino en el intercambio de valores compartidos y comunes. (Meirieu, 2013, p.20). 

Esta posibilidad es factible con una escuela (escuela como representación de la práctica educativa en todos sus niveles) que ocupe un lugar de importancia en el aprendizaje de cooperación mediante las nuevas herramientas; y esto solo a través de una práctica educativa con un rol docente como guía y tutor presente puede llevarse adelante. 

Maggio introdujo la categoría de inclusión genuina como una clasificación de la inserción de las TIC en las prácticas de la enseñanza en reconocimiento de su valor en el campo disciplinar. Esta idea la grafica parafraseando: Si sé que en mi campo se construye el conocimiento, se investiga y se trabaja en un entramado con estas nuevas tecnologías, esto tiene que estar presente en mis prácticas de la enseñanza. Si no lo hago, entonces no enseño lo que digo que enseño. (Maggio, 2012, p.19) 

Dentro de la misma categorización agrega una inclusión dada por el reconocimiento de los cambios culturales. Es decir, desde la mirada del docente darse cuenta que los estudiantes ya no piensan como pensaba ella, ni hacen lo que ella hacía cuando estudiaba, para -sustentada en un nuevo escenario que se plantea a partir de los cambios del programa Conectar Igualdad- incluir en la práctica educativa aquellas cosas que hacen y que son parte de los intereses de los estudiantes siglo XXI. Este reconocimiento es un argumento más para pensar el rol del docente como un guía que facilite la transformación de esas costumbres ligadas a las TIC en formas de aprendizaje y de acceso a saberes que construyan conocimientos. En función de esta idea, desde un carácter didáctico, reconoce que la inserción de las tecnologías en las prácticas educativas no las simplifican, por el contrario, las complejizan desafiando a pensar un sentido de permanente recreación. 

Cabe destacar que en la actualidad, y sin desacreditar su propia categorización, la autora sostiene que la inserción denominada genuina está perdiendo capacidad interpretativa ante la imposibilidad de distinguir las diferentes tecnologías, de algún modo como arrasadas por la generalización y fuerza de la cotidianeidad. Esto no es más que una nueva llamada de atención para que la práctica educativa no resulte ajena a las formas cotidianas que ya han sido colonizadas por la tecnología. La práctica educativa precisa sumar los nuevos modos y costumbres a su estrategia de enseñanza. 

Como conclusión quedan evidenciados los escenarios cambiantes, las desigualdades, la innovación que trae aparejada nuevas prácticas y hábitos; cambios significativos que no pueden pasarse por alto, pero que son estos mismos cambios la argumentación más exigente e indiscutible que no modifica lo sustancial: la relevancia del rol docente que debe estar presente dando respuesta a estas nuevas demandas, en otras palabras, la fundamentación y propuesta que se propone desde este ensayo: la jerarquización del rol docente como un guía en la introducción a la tecnología y la alfabetización tecnológica.

Referencias bibliográficas 

Carlino, P. (2005). Escribir, leer y aprender en la universidad. Una introducción a la alfabetización acadé- mica. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica.

Litwin, E. [unrnvirtual] (2009, noviembre 7). Edith Litwin TICs [Archivo de video] Recuperado de: https:// youtu.be/pm9ekD5DiXs 

Maggio, M. (2012). Enriquecer la enseñanza: los ambientes con alta disposición tecnológica como oportunidad. Buenos Aires: Paidós. 

Maggio, M [Programa la UBA para el Siglo XXI] (2016, noviembre 1). Las clases re-concebidas en ambientes de alta disposición tecnológica - Dra. Mariana Maggio. [Archivo de video]. Recuperado de: https:// youtu.be/U3ELBJUiMl4 

Meirieu, P. (2013), La opción de educar y la responsabilidad pedagógica. Conferencia. Min de Educación de la Rep. Argentina. 

Spiegel, A. (2009). Nativos e inmigrantes digitales. Novedades educativas Nº 219.

Nota: Este trabajo fue desarrollado en la asignatura Introducción a la Tecnología Educativa a cargo de la Profesora Natalia Lescano en el marco del Programa de Reflexión e Innovación Pedagógica - Formación de docentes de la Facultad de Diseño y Comunicación.

Abstract: The purpose of this essay is to analyze the role of teachers, highlight, value and rank their figure as a guide in the use of technologies. Highlight the insertion of ICT in educational practice and its relationship with the professional world and the disciplinary field.

Keywords: teaching role - guided practice - technological insertion - ICT

Resumo: A proposta deste ensaio é analisar o papel de professor, destacar, valorizar e jerarquizar sua figura como guia no uso das tecnologias. Realçar a inserção das TIC na prática educativa e sua relação com o mundo professional e o campo disciplinar.

Palavras chave: papel de professor - práticas orientadas - inserção tecnológica - TIC

(*) Leonardo Dante Distefano. Creativo publicitario. Director de arte. 


El docente como guía en la introducción a la tecnología fue publicado de la página 95 a página97 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV

ver detalle e índice del libro