1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV >
  4. El docente en la era digital

El docente en la era digital

Lucero, María Eugenia

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV

ISSN: 1668-1673

XXVI Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación

Año XIX , Vol. 35, Agosto 2018, Buenos Aires, Argentina | 245 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

Las prácticas educativas presentan muchas y diferentes herramientas para su ejecución. Una de ellas es la tecnología, quien con el correr de los años ha tenido cada vez más protagonismo. Su correcta utilización en el aula y en las tareas puede potenciar el proceso de enseñanza-aprendizaje ya que presenta una serie de ventajas con respecto a otros materiales didácticos.

El ensayo reflexiona sobre el rol del docente en estas prácticas ya que, de alguna manera, debe prepararse y asumir la responsabilidad que arrastra la utilización de un nuevo recurso, sobre todo uno de tal magnitud como es la tecnología educativa. Además se debe tener en cuenta las diferentes formas de aplicación y cómo hacerlo de forma funcional y pedagógica, para que el estudiante optimice el recurso y lo lleve a su experiencia cognitiva. Es así que el docente ocupa un rol significativo ya que es quien debe guiar al estudiante y la clase en general hacia un lugar de aprendizaje profundo, donde la tecnología esté inmersa y sea aprovechada en su máxima expresión.

Palabras clave: educación – aula – tecnología – digital – docente – estudiante - enseñanza

En la actualidad, el escenario de las prácticas educativas plantea, a grandes rasgos, dos actores principales: el docente y el estudiante. El eje de la cuestión es que, con el correr del tiempo, al momento de realizar determinados análisis, se hicieron visibles componentes que aunque parecían ajenos, forman parte del proceso de enseñanza-aprendizaje. Es así que se pone de manifiesto que en la educación entran en juego diferentes actores que pueden afectar de forma directa o indirecta los procesos. 

El vínculo ya no reside solo en el estudiante y el docente, como si fuese un lazo donde no afectan los factores externos. La vida cotidiana de los estudiantes, la familia, la institución, el contexto social y económico detectan una realidad donde la educación se encuentra inmersa y además de todo esto un componente que ya hace unos años viene teniendo incidencia: la tecnología. 

El acceso a Internet y a los medios digitales permite un vínculo inmediato con la información, es así que resulta ser una herramienta completa y peligrosa a la vez. Esto se debe a que no toda la información siempre es precisa ni verdadera, hay que saber dónde buscar y escuchar voces legítimas. Es de suma importancia trabajar los datos a partir de fuentes confiables y no quedarse con un solo discurso ya que podría entorpecer la formación de criterios. Es así que el rol docente sufre y celebra a la vez una transformación o más bien una adaptación gracias a la inclusión de la tecnología con fines didácticos. Bajo ese escenario se forjan nuevos lazos entre el docente y el estudiante, y el clima áulico invita a realizar diferentes intervenciones para favorecer el uso de la tecnología en la misma. 

Cuando se utiliza una herramienta que propone actividades innovadoras, como es la tecnología, sus participantes deben comprender y aceptar los nuevos recursos y, en lo posible, utilizarlos a favor del proceso de enseñanza-aprendizaje. En referencia a esto Maggio expresa que “la enseñanza necesita reinventarse y que las nuevas tecnologías de la comunicación y la información ofrecen múltiples oportunidades para que eso sea posible”. (2012). 

Así es que el docente comienza a tomar un nuevo rol, el cual debe ser orientador y encauzador, para impulsar al alumno a utilizar la tecnología de forma favorable y funcional a los contenidos de la materia. Las consignas deben tener un componente atractivo, que el estudiante se sienta identificado e interesado en desarrollar dicha actividad, utilizando la tecnología. A la vez, se debe trabajar en el proceso de la tarea propuesta, que en la clase describa sus experiencias y comparta la información. De esta forma es que las TIC estarían siendo parte de un aprendizaje colaborativo. 

Internet y su amplia gama de posibilidades y acceso a la información, permite realizar innumerables acciones y es así que el docente al momento de sugerir el uso de este recurso debe ser claro en los objetivos y consignas, de forma que no quede afectado negativamente el eslabón que tiene que ver con la didáctica de la materia en el marco de la tecnología. 

Al respecto de la utilización de Internet por las nuevas generaciones, Capurro advierte: 

En los nativos digitales el impacto es más evidente. Alcanza con ver a cualquier niño que haya crecido en un entorno digital, con acceso a dispositivos móviles electrónicos, no tendrá más que presionar algunas teclas o una pantalla táctil, y pasará del aburrimiento al ocio, sin mediar mayor distancia. (p. 192, 2014).

La inclusión de nuevos recursos y herramientas determinadas por la tecnología debe tener un objetivo pedagógico y el estudiante debe percibir esa diferencia. Es aquí que se habla de una inclusión genuina, donde la tecnología es utilizada a favor de la construcción del conocimiento, de forma significativa. En relación a este concepto, Maggio (2012) afirma que la inclusión genuina alcanza los propósitos de la enseñanza y sus contenidos. Tanto así que el docente deberá definir nuevas estrategias, pertinentes al contenido y atravesadas por nuevos recursos vinculados con los medios digitales. Un nuevo contrato pedagógico se define y el docente como tal tendrá que promover acciones cognitivas innovadoras y actividades donde el alumno involucre las nuevas herramientas para el aprendizaje, de forma genuina. 

Las tareas toman un nuevo contexto e invitan a reflexionar acerca del nuevo rol docente quien se ubica en el marco de la didáctica tecnológica y el acceso a la información. Poder establecer esta definición no garantiza que el alumno la perciba correctamente ni que utilice la tecnología de forma correcta, al menos para el contexto educativo. Es así que además de asumir un nuevo rol, el docente debe ocupar un lugar significativo para el alumno, donde pueda guiarlo, acompañarlo, incentivar y activar nuevos conocimientos, ahondando además en los saberes previos. Por ello aparece, en el contexto de las nuevas experiencias pedagógicas, el docente ocupando un rol significativo. 

Sabada, en un artículo sobre nuevos roles docentes, aporta: “Como docentes, enfrentamos el desafío de la innovación permanente, la mejora continua de la calidad de la enseñanza, la reflexión sobre los usos de la tecnologías, analizando lo que ellas implican y las posibilidades que brindan”. (2016). 

Sin detenerse en el tipo de asignatura, sea esta con más contenido práctico que teórico, o viceversa, la tecnología puede utilizarse en cualquier momento, para realizar un trabajo específico o simplemente buscar información. Para ello resulta necesaria la presencia del docente como un otro significativo. Esto se debe a que, al momento de explorar los nuevos medios digitales educativos, debe existir un orientador en el mismo. Puede que resulte territorio conocido pero, para esta nueva materia, la herramienta tecnológica necesita de la presencia de otro que presente dicha asignatura inmersa en la tecnología educativa. 

Paula Carlino realiza un aporte acerca de los temas vinculados a la lectoescritura en la universidad: “El aprendizaje de una disciplina incluye incorporar conceptos, métodos y formas particulares de leer, escribir y pensar”. (2005).

En este caso, se plantea la misma cuestión pero estableciendo un vínculo entre la utilización didáctica de los medios digitales y la materia o trabajo que plantea el docente. 

Los avances en cuanto al acceso a la información abren las puertas a un universo de posibilidades, pero también de peligros. Ubicar al profesor en un rol significativo implica, no solo orientar a los alumnos para que optimice la herramienta en relación a la propuesta didáctica, sino también darle aviso de las posibles trabas o incongruencias que pueda encontrar en el camino, y cómo resolverlas. 

Puede suceder que al momento de investigar aparezca mucha información, pero no siempre las fuentes son confiables, también se debe incluir en el proceso de enseñanza-aprendizaje el contenido que impulse a resignificar la información, para que el alumno pueda investigar, pero a su vez traducir con sus propias palabras el material. 

“Para apropiarse de un saber colectivo, los alumnos han de transformarlo”. (Carlino, 2005). 

Por otro lado, se reflexiona acerca de los soportes utilizados, es decir, ¿es acaso lo mismo usar la computadora, un celular o una tablet? En ese caso, será el usuario quien tome la decisión, en función de la comodidad y del tiempo que tenga para resolver las cosas que la tecnología educativa propone. Ergonómicamente seguro sea más cómoda la utilización de la PC, aunque si se piensa en tiempo, quizá en un viaje de colectivo el celular permita resolver alguna búsqueda o visualización de un video si así lo requiriese la tarea propuesta. Lo que resulta inherente a Internet y al uso de dispositivos digitales, juntos con el tiempo que las personas pasan en ello, es el uso de las redes sociales. Y aquí se pone de manifiesto nuevamente el rol significativo del docente. Por más que parezca que muchos sitios de Internet son territorio conocido para los alumnos, no siempre se cumple esa premisa. Las redes permiten el vínculo con otras personas lo cual es favorable si el docente plantea alguna actividad en la que tengan que hacer un intercambio de ideas de forma virtual; lo que no resulta tan atractivo es cuando el alumno se desvía de los terrenos de la didáctica tecnológica. Con esto se hace referencia a que la tecnología puede ser muy práctica para enseñar pero también implica algunos peligros y no siempre son detectados, es por ello que el docente comienza a tomar una posición determinante en la actividad académica, al menos de su materia. Su accionar esparcido en la enseñanza con uso de tecnología, comienza a tomar una nueva forma de la cual se desprenden actividades y registros innovadores y, por qué no, hasta un avance en las cuestiones sociales vinculadas con el grupo. 

El uso de la tecnología no debe ser subestimado, a veces las mejores respuestas están en una red social, o incluso en algún comentario de una publicación. Lo que importa, en este caso, es que el disertante pueda marcar ese camino y hacer entender mediante prácticas funcionales e intuitivas, que la tecnología, en cualquiera de sus soportes, es una herramienta más, y muy útil, en el proceso de enseñanza-aprendizaje. 

Finalmente, la tríada didáctica comienza a teñirse de nuevas experiencias donde el docente es un guía fundamental y los alumnos, ensayistas constantes. Los contenidos no se construyen ni se resuelven de un día para el otro, por lo que la utilización de un nuevo elemento para el aprendizaje, como es la tecnología, tampoco debería serlo. Es un proceso donde los profesores en el lugar de un otro significativo, justamente le dan significado a las clases y a los contenidos, programados o no, que se experimentan en cada una de ellas. 

En la actualidad la tecnología suma, a gran escala, ayuda, refuerza y sobre todo es una gran tomadora de atajos para la explicación de algunos contenidos. Eso se ha de aprovechar y de la mejor manera, evitando las trabas y los posibles peligros virtuales y poniendo de manifiesto frente al alumno cuánto se puede aprender incluso en las redes sociales y diferentes páginas de Internet, sacando así el prejuicio de que la Web y las redes son solo lugares de ocio.

Referencias bibliográficas 

Capurro, P. (2014). Sin nadie en el medio. El papel de Internet como intermediario en las industrias culturales y en la educación. Cuaderno 49. Buenos Aires: Universidad de Palermo. 

Carlino, P. (2005) Escribir, leer y aprender en la universidad. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica. 

Maggio, M. (2012). Enriquecer la enseñanza. Buenos Aires: Paidós. 

Sabada, A. (s.f.) ¿Nuevas tareas, nuevos roles docentes en relación a las TIC? Disponible en: http://www. ead.unlp.edu.ar/blog/?p=119 

Nota: Este trabajo fue desarrollado en la asignatura Introducción a la Tecnología Educativa a cargo de la Profesora Natalia Lescano en el marco del Programa de Reflexión e Innovación Pedagógica - Formación de docentes de la Facultad de Diseño y Comunicación.

Abstract: The educational practices present many different tools for its execution. One of them is technology, which over the years has been more and more important. Its correct use in the classroom and in the tasks can enhance the teachinglearning process as it presents a series of advantages over other teaching materials.

The essay reflects on the role of the teacher in these practices since, somehow, it must prepare and assume the responsibility that leads to the use of a new resource, especially one of such magnitude as is the educational technology. In addition, it is necessary to take into account the different forms of application and how to do it in a functional and pedagogical way, so that the student optimizes the resource and brings it to their cognitive experience. It is thus that the teacher plays a significant role since it is he who should guide the student and the class in general towards a place of deep learning, where technology is immersed and exploited at its best.

Keywords: education - classroom - technology - digital - teacher - student - teaching

Resumo: As práticas educativas apresentam muitas ferramentas diferentes para sua execução. Um deles é a tecnologia, que ao longo dos anos teve cada vez mais protagonismo. O uso correto na sala de aula e nas tarefas pode melhorar o processo de ensino-aprendizagem, pois apresenta uma série de vantagens em relação a outros materiais didáticos.

O ensaio reflete sobre o papel do professor nessas práticas, pois, de alguma forma, deve preparar e assumir a responsabilidade que leva ao uso de um novo recurso, especialmente de tal magnitude quanto à tecnologia educacional. Além disso, é necessário levar em conta as diferentes formas de aplicação e como fazê-lo de forma funcional e pedagógica, para que o aluno aperfeiçoe o recurso e o leve à sua experiência cognitiva. É assim que o professor desempenha um papel significativo, pois é ele quem deve orientar o aluno e a classe em geral para um local de aprendizagem profunda, onde a tecnologia é imersa e explorada no seu melhor.

Palavras chave: educação - sala de aula - tecnologia - digital - professor - aluno – ensino

(*) María Eugenia Lucero. Licenciada en Dirección de Arte Publicitario (Universidad de Palermo).


El docente en la era digital fue publicado de la página 99 a página102 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV

ver detalle e índice del libro