1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV >
  4. La integración y sinergia de presentaciones digitales más el discurso docente como instrumento en carreras de Diseño

La integración y sinergia de presentaciones digitales más el discurso docente como instrumento en carreras de Diseño

Wabnik, Marina

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV

ISSN: 1668-1673

XXVI Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación

Año XIX , Vol. 35, Agosto 2018, Buenos Aires, Argentina | 245 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

En las diversas carreras de Diseño encontramos un factor común, un rasgo que las caracteriza a gran escala: el factor visual. Esta principal característica nos hace reflexionar acerca de las metodologías posibles para llevar adelante una clase en la que en muchas ocasiones los contenidos a enseñar (ya sean de origen técnico, teórico o práctico) deben ser ilustrados para ser comprendidos y aprehendidos claramente.

La sinergia entre la oratoria e imagen se tornan indispensables para que los estudiantes puedan conceptualizar aquellos contenidos necesarios para la construcción de saberes profesionales. Es por eso que analizaremos la relación entre la oratoria y las presentaciones digitales como herramienta de aprendizaje en las escenas educativas, así como su eficacia o ineficiencia y las causas que generan estos resultados.

Palabras clave: clase – diseño – integración – tecnología - presentaciones digitales – saberes profesionales

El sentido pedagógico de las presentaciones PDF y Power Point en la educación 

Para hablar acerca de la integración y sinergia de presentaciones digitales más el discurso docente como instrumento en carreras de Diseño debemos comenzar por lo elemental, partiendo de la base que afirma que la didáctica estudia y desarrolla los procesos de enseñanza y aprendizaje, podemos decir que una ciencia social que construye las teorías de la enseñanza aportando saberes para la acción. Tiene como objeto de estudio la clase, a la que debemos considerar como algo complejo, se elaboran planificaciones que se ajustan a las particularidades propias de la asignatura que nos convoca, ya que estas organizan los contenidos. 

Durante la clase se pone en marcha el llamado plan de acción, desarrollando aquello que se ha anticipado o considerado previamente. Además, como la didáctica busca las mejores formas de enseñar, debido a que no hay un método único y seguro, toma los eventos como algo problemático en lugar de absoluto. 

En las diversas carreras de Diseño, tales como Diseño Gráfico, Industrial, de Indumentaria, de Interiores, Dirección de Arte, Creatividad Publicitaria o Arquitectura, entre otras, encontramos un factor común, un rasgo que las caracteriza a gran escala: el factor visual. Esta principal característica nos hace reflexionar acerca de las metodologías posibles para llevar adelante una clase donde aquello que se enseñe deba ser ilustrado para ser comprendido, tanto de origen teórico como técnico o práctico. La simultaneidad de la oratoria e imagen se tornan imprescindibles para que los estudiantes puedan conceptualizar diferentes contenidos necesarios para la construcción de saberes profesionales. Es por eso que analizaremos la relación entre la oratoria y las presentaciones digitales como herramienta de aprendizaje en las escenas educativas. 

Como sostiene Litwin (2008)

La integración, en tanto estrategia para favorecer la comprensión debe poder ser mostrada a nuestros estudiantes en nuestros procesos del pensar en tanto se configura con cada una de nuestras explicaciones y forma parte de la conversación didáctica, del diálogo que invita a nuestros estudiantes a pensar (párr. 13).

Esto da lugar a resaltar cuán necesario es no solo planificar correctamente una clase, sino también estar preparado a la impredictibilidad que se pueda presentar en el ambiente áulico, tal como define Doyle (1986) citado por Souto (2007). Se abre la posibilidad de profundizar sobre temáticas que emerjan, contribuyendo a la mejora de las prácticas que le dan sentido. Se genera un espacio de reflexión vital en los procesos de formación.

Se pueden mencionar dos tipologías de resultantes de esta combinación entre exposición de contenidos orales y visuales por parte del discurso docente y presentaciones digitales: las definiremos como colaborativas y de corto circuito. En las primeras podemos describir una pareja relación entre contenido visual y oratoria, en la que se complementan para favorecer la comprensión. La presentación se incorpora de manera genuina en un formato digital, ya sea PDF o Power Point. No se exponen extensos cuerpos de texto o párrafos que distraigan o aburran. Se utiliza con la finalidad de exponer aquello que el profesor a cargo de la asignatura esté explicando. Se ha tomado la decisión de llamarlas colaborativas porque se entrelazan contenidos retroalimentándose, dando además lugar a toda pregunta o aporte que el estudiante sienta necesario. Por otro lado, en aquellas que clasificamos como de corto circuito, no se logran alcanzar en su totalidad los propósitos de la clase, ya que en lugar de combinarse de manera genuina, su inclusión resulta un tanto forzada. Esto puede deberse a que el docente no regula bien los momentos de la clase, o bien la presentación y su discurso no se complementan de manera óptima. El vínculo entre los contenidos y la presentación quedan interrumpidos y no cumplen con el mayor porcentaje de los propósitos esperados.

Para que la aplicación de dichas herramientas digitales pueda ser concebida, resulta indispensable contemplar los recursos con los que cuente la institución en la que se desarrollará la clase, ya que si no contamos con los dispositivos necesarios (cañón, proyector, pantalla, etc.) no podrá llevarse adelante. 

El rol del profesor es fundamental, este debe ser el puente o guía que vincule a los estudiantes con los contenidos. De acuerdo a la didáctica para el nivel superior, se estima que la buena docencia deviene de los saberes del docente y que el logro o cumplimiento de objetivos depende de la responsabilidad del estudiante y de las posibilidades que tienen para desarrollar las competencias que el campo de estudio y la sociedad exigen a un graduado. Hoy en día, debido al advenimiento de la tecnología, los docentes no son el único acceso a la información, por lo que el desafío radica en lograr que la clase aporte algo diferente, algo extra que la convierta en una oportunidad. Debe ser intuitivo, práctico, estar en constante crecimiento y formación, estar dispuesto al cambio y adaptarse. 

En referencia a los grupos de estudiantes, podemos decir que no existen dos exactamente iguales, así como no hay dos docentes iguales y es recomendable que no haya dos clases iguales. Algunos son distintos en cuanto a su actitud, más o menos extrovertidos, más o menos inquietos, más o menos interesados. O bien estos grupos pueden diferenciarse por su número, ya que no es lo mismo una clase de un grupo reducido en comparación a una que se desarrolla en aulas con capacidad para muchas personas. Cada una de estas particularidades trabajan como variables que operan directamente sobre el ritmo, tiempo y clima de la escena educativa, y los docentes tienen que desenvolverse y adaptarse para que los contenidos puedan llegar de la manera que consideren más adecuada. Cada característica condiciona los recursos y estrategias aplicables para que los estudiantes se vinculen con el objeto de estudio. 

La enseñanza es una práctica intencional, si no hay intención, no hay enseñanza. Toma la forma del contexto social o institución. La relación didáctica ocurre entre el docente y el contenido. Las exigencias de los profesores deben tener un sentido pedagógico fundamentado que legitime sus decisiones. Su buena administración del tiempo puede lograr que la clase no sea monótona, sino que se ajuste a las eventualidades que se presenten. Además de exponer lo planificado, es enriquecedor que el docente pueda tomar aquellos aportes que realicen los estudiantes. Dichos aportes pueden ser inquietudes, disparadores que se relacionen con otras temáticas, preguntas propias del campo de estudio, o reflexiones. El diálogo que se genera, contribuye, enriquece, nutre y favorece el aprendizaje significativo en la clase, relacionando lo nuevo con lo que ya se sabe, tal como define David Ausubel (1986). Se enseña con las ideas previas, incluso con las erróneas, para poder re-conceptualizar. Es importante encontrarle la intencionalidad pedagógica y didáctica a herramientas tecnológicas como las presentaciones PDF o Power Point en un ambiente educativo. Estas sirven de guía, resaltan ideas principales, ordenan, jerarquizan contenidos, funcionan como hilo conductor, proyectan imágenes que sirven como ejemplo. Si son correctamente aplicadas, pueden lograr acercar de una manera más interesante y clara los contenidos que nos convocan aprovechando al máximo la complementación de estos recursos tecnológicos y la oratoria docente. Pueden hacer las clases más convocantes, sin perder el foco primordial, que es enseñar capacidades necesarias creando espacios de formación integrales, novedosos y ricos.

Referencias bibliográficas 

Ausubel, D. (1986). Psicología Educativa. México: Trillas. 

Litwin, E. (2008) La integración: una estrategia de enseñanza para favorecer mejores reflexiones en la enseñanza superior. Disponible en: https://institutosuperior811.files.wordpress.com/ 

Souto, M. (2007) Hacia una didáctica de lo grupal. Buenos Aires: Miño y Dávila Editores.

Nota: Este trabajo fue desarrollado en la asignatura Introducción a la Tecnología Educativa a cargo de la Profesora Natalia Lescano en el marco del Programa de Reflexión e Innovación Pedagógica - Formación de docentes de la Facultad de Diseño y Comunicación.

Abstract: In the various careers of Design we find a common factor, a feature that characterizes them on a large scale: the visual factor. This main characteristic makes us reflect on the possible methodologies to carry out a class in which in many cases the contents to be taught (whether of technical, theoretical or practical origin) must be illustrated to be clearly understood and apprehended.

The synergy between oratory and image become indispensable so that students can conceptualize those contents necessary for the construction of professional knowledge. That is why we will analyze the relationship between oratory and digital presentations as a learning tool in educational scenes, as well as their effectiveness or inefficiency and the causes that generate these results.

Keywords: class - design - integration - technology - digital presentations - professional knowledge

Resumo: Nas várias carreiras do Design, encontramos um fator comum, uma característica que os caracteriza em grande escala: o fator visual. Esta característica principal nos faz refletir sobre as possíveis metodologias para realizar uma aula em que, em muitos casos, os conteúdos a serem ensinados (seja de origem técnica, teórica ou prática) devem ser ilustrados para serem claramente compreendidos e apreendidos.

A sinergia entre o oratório e a imagem torna-se indispensável para que os alunos possam conceituar os conteúdos necessários para a construção do conhecimento profissional. É por isso que vamos analisar a relação entre oratória e apresentações digitais como uma ferramenta de aprendizagem em cenas educacionais, bem como a sua eficácia ou ineficiência e as causas que geram esses resultados.

Palavras chave: classe - design - integração - tecnologia - apresentações digitais - conhecimento profissional

(*) Marina Wabnik. Licenciada en Dirección de Arte Publicitario (Universidad de Palermo, 2013)


La integración y sinergia de presentaciones digitales más el discurso docente como instrumento en carreras de Diseño fue publicado de la página 108 a página109 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV

ver detalle e índice del libro