1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV >
  4. La retroalimentación en la evaluación y el aprendizaje profundo

La retroalimentación en la evaluación y el aprendizaje profundo

Antonelli, Carolina

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV

ISSN: 1668-1673

XXVI Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación

Año XIX , Vol. 35, Agosto 2018, Buenos Aires, Argentina | 245 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

Este ensayo se propone reflexionar sobre cómo la retroalimentación en la evaluación es una herramienta útil para los docentes en su práctica de enseñanza y como esta ayuda a que se desarrollen aprendizajes profundos en los estudiantes. Se centrará en las prácticas de retroalimentación consideradas como un eje fundamental de la evaluación desde el aporte realizado por Rebeca Anijovich.

Ken Bain que explica de qué manera aprenden los estudiantes desarrollando los conceptos de los modelos mentales, el conflicto cognitivo que se produce cuando se introduce un saber nuevo, los tipos de aprendizaje (profundo, estratégico, superficial), el manejo del error, como una oportunidad a acceder a los esquemas mentales del sujeto para poder modificarlos.

Palabras clave: retroalimentación - aprendizaje profundo – estrategias – modelos mentales - error 

“Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo”. (Benjamin Franklin)

Introducción 

“En las prácticas de enseñanza, la actitud evaluadora invierte el interés de conocer por el interés por aprobar en tanto se estudia para aprobar y no para aprender”. (Litwin, 1998, p.1). En algunos casos los docentes enseñan aquello que van a evaluar y los estudiantes aprenden porque el tema es parte sustantivo de las evaluaciones. Los docentes quizás deberían recuperar la instancia de evaluación como un punto de partida y no un punto final en el aprendizaje. La evaluación funcionaria como una herramienta útil para ir construyendo junto con el estudiante el saber y la retroalimentación sería el instrumento que permitiría que los docentes, los estudiantes y el conocimiento, interactúen para que se pueda dar el aprendizaje. 

Desarrollo 

Anijovich señala que hay un interés creciente en nuestra sociedad por las dimensiones del proceso de evaluación relacionadas con la idea a ayudar a los alumnos a aprender a conocerse a sí mismos en tanto aprendices (2010). Esto otorgaría un rol central al alumno durante el proceso de evaluación. Lo motivarían a formularse objetivos, revisar sus valores, sus procesos de aprendizajes, cuestionar la enseñanza, y su forma de asimilar el conocimiento. 

Les permitiría conocerse, saber cuáles son sus fortalezas y debilidades. Tomar responsabilidad sobre su educación, comprometerse con su deseo de aprender y mejorar. Lo que terminaría incentivando el aprendizaje profundo. 

En los estudios realizados por Bain en su búsqueda por conocer qué motiva a los estudiantes a aprender en profundidad, se presentan algunos conceptos claves que dan cuenta de ello. 

Uno de ellos es que el conocimiento es construido. Construimos patrones sobre la manera como creemos el mundo, llamados modelos mentales, que utilizamos para entender las cosas que se nos presentan. Estos modelos mentales que traen los estudiantes, pueden ser un obstáculo para el aprendizaje, porque no permiten incorporar uno nuevo, generando una resistencia al cambio. Sin embargo, es posible incorporar o cambiar los modelos mentales, solo que lleva tiempo y trabajo. Dado que los modelos mentales cambian lentamente, la pregunta es: ¿cómo se puede estimular a los estudiantes para que generen nuevos modelos mentales? Para ello es necesario involucrarlos en lo que Bain (2007) describe como aprendizaje profundo, en contra posición al aprendizaje estratégico y superficial. 

El aprendizaje profundo es aquel del cual el sujeto desea dominar un conocimiento y comprenderlo en toda su complejidad. Los estudiantes alineados con el aprendizaje profundo no tienen miedo de equivocarse y no evitan el error. Toman riesgos e intentan tareas más difíciles. Trabajan para incrementar su propia competencia, no para obtener recompensas. 

El aprendizaje superficial, por lo contrario, no busca dominar en profundidad ningún conocimiento, lo que busca es evitar el error, y aprobar los exámenes. Dentro de estas categorizaciones de modalidades de aprender de los sujetos que hace Bain (2007), también está el aprendiz estratégico. Este está interesado en sacar las mejores notas sin esforzarse en conocer en profundidad el tema, aprende para el examen y después borra todo lo que aprendió para hacer lugar a nuevo conocimiento. ¿Qué puede hacer el docente para incentivar a que el alumno sea un aprendiz profundo? Es importantísimo el rol del docente y las estrategias de enseñanza que utilice. Por ejemplo, si un docente le da un valor negativo al error, como algo para castigar o reprobar, estará incentivando una cultura de evitación del error, propiciando aprendices superficiales, como mencionábamos anteriormente, en lugar de promover el aprendizaje profundo, que toma al error como una oportunidad, una puerta de entrada a los esquemas mentales del sujeto para poder modificarlos a favor del nuevo conocimiento que está adquiriendo. Como dice Astolfi “El error ya no es considerado aquí una deficiencia de parte del alumno…Lejos de castigarlo o evitarlo, se busca, pues pone de manifiesto lo que será lo esencial del trabajo didáctico por desarrollar” (1997, p.132). 

En relación a este punto, se considera de mucha importancia la incorporación de la retroalimentación como herramienta en la práctica de evaluación. La retroalimentación es el feedback que se le da al estudiante en relación a su tarea realizada. 

Se distinguen dos tipos de retroalimentaciones: focalizadas en la autoestima y focalizadas en la tarea. “Sabemos que la retroalimentación impacta en las personas tanto en sus aspectos emocionales como en sus aspectos cognitivos y no es lo mismo decirle algo a alguien de buena manera que decírselo de mala manera” (Anijovich, 2015). Ejemplos de la primera son frases como “eres un buen alumno” o “hiciste un gran esfuerzo” que buscan destacar el desempeño y el esfuerzo realizado e influir en los aspectos emocionales de los estudiantes persiguiendo los efectos positivos, suponiendo que de esta manera el compromiso de ellos se elevará. Sin embargo, se cree que la retroalimentación es más productiva si se centra en la tarea, en como el estudiante resuelve, y cómo autorregula su aprendizaje. 

La retroalimentación es una información importante para el estudiante porque le permite comprender, en qué falló, y cómo corregirlo. Le permite darse cuenta si estaba comprendiendo bien el tema o no. Y si fuera que no lo estuviera comprendiendo, tener la posibilidad de volver a re pensarlo. De esta manera el rol del docente tomaría el lugar de guía que le corresponde: orientar al estudiante para que pueda asimilar el conocimiento. 

Hay distintos tipos de formas que los docentes utilizarían para dar retroalimentación a sus estudiantes. Se pueden efectuar marcas sobre los errores y corregirlos; efectuar marcas y escribir comentarios; efectuar marcas y sugerir mejoras; efectuar marcas y dialogar sobre ellas con los estudiantes (Anijovich, 2010). También se pueden hacer preguntas que dejen pensando al estudiante. “No siempre necesitamos decir cómo hacer las cosas, muchas veces una buena retroalimentación es una buena pregunta” (Anijovich, 2015). 

Otra manera de dar una retroalimentación que es muy efectiva es ofreciendo ejemplos, mostrando ejemplos, modelando cómo se hace algo. A veces los estudiantes necesitan para poder comprender, asimilar un nuevo concepto, ver como lo hizo otro. Para después hacerlo a su propia manera, con su impronta. 

Es importante también diseñar las evaluaciones de manera tal que las mismas se den en forma continua y encadenada. De esta manera con las devoluciones efectuadas, el estudiante puede incorporar esa retroalimentación para poder aplicar las correcciones en una tarea posterior. De esta forma el estudiante en un esfuerzo cognitivo de asimilarlo y acomodarlo a sus esquemas puede ir construyendo su conocimiento dando lugar a la creación de un nuevo modelo mental. 

Este rol protagónico del estudiante en la construcción del saber, apuntalado por el docente en el rol de guía, favorece a la motivación intrínseca del mismo, despertando su deseo de saber, su deseo de superación, de orgullo, de logro, en función de la apropiación de un nuevo conocimiento. Esto favorece a que el estudiante se convierta en un aprendiz profundo y no en un aprendiz superficial o estratégico en el cual su motivación descansa en solo querer aprobar la materia, sin haber logrado apropiase de un nuevo saber. 

Palabras finales 

Luego de lo expuesto se considera fundamental considerar a la evaluación como una parte esencial de la construcción del saber. Ya que le permite tanto al estudiante como al docente obtener información sobre su proceso de aprendizaje. Esta información le va a permitir al estudiante saber si está logrando los objetivos que espera el docente de él y si está cumpliendo con sus propias expectativas. Por tal motivo es muy importante que a la hora de pensar en la evaluación se construyan criterios que permitan obtener información valida y confiable. “Una buena evaluación requiere la formulación y explicitación de antemano de los criterios que se utilizaran para dar cuenta del nivel de la producción” (Litwin, 1998, p.1). Esto le va a permitir a los estudiantes poder ser autónomos a la hora de llevar adelante su aprendizaje. “Cuando el estudiante asume un rol activo, protagónico, dentro del campo de la evaluación, tendrá más posibilidades de mejorar sus tareas y mejorarlas” (Anijovich, 2005, p.143) esto le va a posibilitar reflexionar sobre su tarea; y teniendo los criterios de antemano claros, los estudiantes van a poder mejorar sus aprendizajes y convertirse en aprendices autónomos y a su vez profundos.

Referencias bibliográficas 

Anijovich, R. (2010). La retroalimentación en la evaluación, en Anijovich, R. (Comp.) (2010) La Evaluación significativa. Buenos Aires: Paidós. 

Anijovich, R. (2015). El valor formativo de la retroalimentación. Recuperado de: https://www.youtube. com/watch?v=ShlEPX6_NUM. 

Astolfi, J.P (1997). Aprender en la escuela. Santiago de Chile: Dolmen Ediciones. 

Bain, K. (2007). ¿Qué es lo que saben sobre cómo aprendemos? Barcelona: Universitat de Valéncia. 

Litwin, E. (1998) La evaluación: Campo de controversias y paradojas o un nuevo lugar para la enseñanza. Buenos Aires: Paidós.

Nota: Este trabajo fue desarrollado en la asignatura Evaluación a cargo del Profesor Matías Panaccio en el marco del Programa de Reflexión e Innovación Pedagógica - Formación de docentes de la Facultad de Diseño y Comunicación.

Abstract: This essay aims to reflect on how feedback in evaluation is a useful tool for teachers in their teaching practice and how it helps to develop deep learning in students. It will focus on the feedback practices considered as a fundamental axis of the evaluation from the contribution made by Rebeca Anijovich.

Ken Bain explains how students learn the concepts of mental models, the cognitive conflict that occurs when a new knowledge is introduced, the types of learning (deep, strategic, superficial), the handling of error, as an opportunity to access the subject’s mental schemas in order to modify them.

Keywords: feedback - deep learning - strategies - mental models – error

Resumo: Este ensaio pretende refletir sobre como o feedback na avaliação é uma ferramenta útil para professores em suas práticas de ensino e como ajuda a desenvolver uma aprendizagem profunda em estudantes. Ele se concentrará nas práticas de feedback consideradas como um eixo fundamental da avaliação a partir da contribuição feita por Rebeca Anijovich.

Ken Bain explica como os alunos aprendem os conceitos de modelos mentais, o conflito cognitivo que ocorre quando um novo conhecimento é introduzido, os tipos de aprendizagem (profundo, estratégico, superficial), o tratamento do erro, como uma oportunidade de acessar os esquemas mentais do sujeito para modificá-los.

Palavras chave: feedback - aprendizagem profunda - estratégias - modelos mentais - erro

(*) Carolina Antonelli. Licenciada en Negocios de Diseño y Comunicación (Universidad de Palermo).


La retroalimentación en la evaluación y el aprendizaje profundo fue publicado de la página 112 a página114 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV

ver detalle e índice del libro