1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV >
  4. La evaluación entre pares: trabajo colaborativo al servicio del crecimiento grupal

La evaluación entre pares: trabajo colaborativo al servicio del crecimiento grupal

Faguagaz Musumeci, Milena Edith [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV

ISSN: 1668-1673

XXVI Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación

Año XIX , Vol. 35, Agosto 2018, Buenos Aires, Argentina | 245 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

El presente ensayo se desarrolla dentro de la temática de la evaluación entre pares, analizando la importancia del trabajo colaborativo entre estudiantes, dentro de las aulas de la Facultad de Diseño y Comunicación de la Universidad de Palermo. Se busca abordar el tema presentándolo como una herramienta útil para la construcción de conocimientos y como guía pedagógica para el docente, permitiendo a través de las conclusiones obtenidas, analizar el trabajo grupal de los estudiantes y los resultados obtenidos.

Palabras clave: evaluación – evaluación formativa – estudiante – docente – dinámica de grupo – grupo

“Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”. (Einstein)

Desarrollo 

Dentro del marco académico que envuelve a la educación universitaria, el enfoque evaluativo predominante dentro de las aulas es el modelo profesor-estudiante, en el cual se presenta un intercambio de aprendizajes que colaboran con la construcción de los saberes de los estudiantes y posibilitan a los docentes revisar si sus estrategias pedagógicas han sido puestas en práctica eficazmente o, de lo contrario, si es necesario implementar nuevos métodos de trabajo en clase. 

Al pensar en el proceso de evaluación bajo estos términos, entran en juego dos roles diferenciados entre sí: por un lado se encuentra el docente evaluando y por el otro los estudiantes recibiendo una devolución sobre sus procesos de aprendizaje y los resultados obtenidos, mediante los medios evaluativos utilizados por el profesor. De este modo, las correcciones, sugerencias, opiniones y devoluciones son dirigidas desde un lugar considerado capacitado y con mayor experiencia sobre los contenidos evaluados, hacia otro en el cual se encuentran individuos en proceso de aprendizaje. 

Al realizarse evaluaciones y devoluciones desde este ángulo, los estudiantes reciben información de modo directo y unilateral por parte del docente, continuando con sus rutinas académicas de manera individual una vez finalizado el período evaluativo. Sin embargo, ante esta situación, se puede perder la oportunidad de generar un espacio de intercambio entre los estudiantes, fomentando la construcción conjunta de contenidos previamente presentados por el profesor. 

Proponer este tipo de dinámica significa situarse de manera opuesta al sistema de evaluación que busca la creación de jerarquías de excelencia (Perrenoud, 2008), fruto del empleo de etiquetas nominales utilizadas para calificar a los estudiantes como buenos o malos y, que a su vez, asignan distintos grados de expectativas en su desempeño académico. Significando, de esta manera, una constante disparidad en la relación docente-alumno, promovida por la cotidiana presencia de la evaluación dentro de las aulas. En palabras de Kaplan, sobre la situación que se genera a causa de estos sistemas asimétricos de la evaluación y el desempeño en clase:

Reconocer la autoridad del maestro no debería negar el derecho de los alumnos a participar de ciertas decisiones de la cotidianidad del aula y del funcionamiento y organización escolar. Muy por el contrario, quizás permitiría facilitar una real y significativa participación de los alumnos en la vida de la escuela. (1992, p.21)

De este modo se observa la importancia pedagógica del intercambio de opiniones y saberes entre los estudiantes, ya que esto brinda la oportunidad de generar un espacio de desarrollo en conjunto, en el cual cada miembro de la clase pueda sentirse libre de colaborar y aportar nuevas ideas u opiniones respecto al trabajo y desempeño de sus otros compañeros. A través de este intercambio de opiniones y aportes, el grupo de estudiantes profundiza sus lazos académicos entre pares, adoptando una identidad grupal que les permita funcionar como un sistema orgánico de unidad, que los represente dentro del aula y ante su profesor.

Es por ello que la evaluación entre pares debe ser considerada parte fundamental del proceso de aprendizaje y evaluación de los estudiantes universitarios, ya que la experiencia colaborativa puede brindar un enriquecimiento de la experiencia académica durante la cursada de las asignaturas; especialmente dentro del ámbito académico de la Facultad de Diseño y Comunicación, donde las carreras desarrolladas presentan gran cantidad de contenido práctico y creativo, fruto del trabajo en grupo. Cuando un grupo de trabajo colabora entre sí, permite que la experiencia en el aula aporte mayor riqueza y variedad de puntos de vistas sobre las temáticas impartidas en la clase, permitiendo de esta manera el intercambio de conocimientos y opiniones que permitan a los estudiantes, abordar sus proyectos y actividades académicas de una manera más innovadora que la inicial y, a su vez, que les posibilite la oportunidad de revisar sus procesos de trabajo, para eventuales correcciones y modificaciones con el fin de mejorar sus productos finales. Poner en práctica la colaboración grupal auténtica entre los estudiantes, permite a su vez, estimular lo que Vigotsky (s.f) ha denominado zona de desarrollo próximo, promoviendo el vínculo entre pares al fin de observar un avance en el desarrollo cognitivo de los estudiantes. De este modo, la búsqueda de un entorno de intercambio y comunicación, promueve a su vez, un reconocimiento, por parte del docente, sobre aquellos puntos que deben ser tratados nuevamente o profundizados, sosteniendo que:

Las preguntas de los alumnos le permiten al docente reconocer las maneras en que aquéllos se interrogan respecto de un campo, la naturaleza de los errores o las falsas concepciones. En una clase, favorecer los espacios para que los alumnos se interroguen e interroguen, aun cuando esto corte la exposición del docente, implica promover el pensar. (Litwin, 2010, p.24).

Promover el trabajo entre pares permite estimular a los estudiantes a continuar investigando sobre aquellos temas que presenten dudas, a su vez que colaboran con el proceso de aprendizaje de sus compañeros de clase. Este trabajo que brinda el espacio académico dentro del aula, permite generar un sistema de evaluación en el cual participan no solamente el docente y un estudiante por vez, sino que todo el grupo en conjunto puede evaluar y ser evaluado, como método de instancia previa de una evaluación formal por parte del profesor. Se brinda de este modo herramientas de trabajo útiles y enriquecedoras para el trabajo personal de cada integrante de la clase. 

La evaluación entre pares puede aplicarse en diferentes instancias del transcurso de una cursada, siendo utilizada como una técnica de trabajo grupal que permita a los estudiantes obtener herramientas cognitivas prácticas y teóricas sobre los procesos de aprendizaje y habilidades desarrolladas. Al evaluarse mutuamente, los estudiantes favorecen y promueven el diálogo entre sí, implementando vocabulario académico propio de sus carreras y poniendo en práctica técnicas de trabajo que les permitan una mayor capacitación dentro del aula para experiencias futuras entre colegas. 

El acto de evaluar a compañeros de clase exige por parte de cada estudiante la capacidad de observar también sus propios procesos de aprendizaje y los resultados obtenidos dentro del desarrollo de cada actividad o consigna presentada por el docente. Ser capaces de reconocer dificultades y aciertos personales permite a cada integrante aportar un punto de vista enriquecedor para el desempeño de sus compañeros, buscando la construcción conjunta de saberes que permitan la corrección y reflexión de los contenidos y conocimientos construidos en el marco de la clase. 

En palabras de Álvarez Méndez se sostiene sobre la evaluación que:

En la medida en que un sujeto aprende, simultáneamente evalúa, discrimina, valora, critica, opina, razona, fundamenta, decide, enjuicia, opta… entre lo que considera que tiene un valor en sí y aquello que carece de él. Esta actitud evaluadora, que se aprende, es parte del proceso educativo que, como tal, es continuamente formativo. (1996, s.p)

Es importante resaltar un aspecto de este tipo de evaluación entre pares, y es el hecho del abordaje de contenidos desde diferentes puntos de vista, observados desde distintos ángulos de capacitaciones y habilidades. Es decir, el aporte que cada integrante de la clase puede realizar a sus respectivos compañeros, vendrá acompañado de una serie de características particulares que enaltecerán ciertos rasgos personales de cada estudiante. Palou de Maté sostiene al respecto que este tipo de cooperación “puede aportar categorías e indicadores que ayuden al alumno a repensar su aprendizaje, a partir de los modos de aprender de los demás” (2010, p.127), permitiéndole a los estudiantes la obtención de nuevos modelos aportados por sus compañeros de clase. 

La riqueza que aporta este tipo de evaluación es, precisamente, permitir que los estudiantes colaboren entre sí, aportando cada uno aquellos conocimientos por los cuales presentan un mayor interés o facilidad de desarrollo y producción. Esta evaluación entre pares, si bien no presenta una finalidad de calificación numérica, es una herramienta útil para que el docente pueda formular guías de evaluación futuras. 

A diferencia de otros tipos de evaluación, generar el espacio de evaluaciones entre los estudiantes, permite su implementación durante la clase, a lo largo de todo el transcurso de la cursada de la asignatura. Puede ser adoptada a modo de cierre luego de las diferentes actividades asignadas por el docente, para que el mismo pueda observar cómo ha sido la construcción cognitiva de los contenidos impartidos durante la clase, o a lo largo de un número determinado de estas. A su vez, el docente puede emplear esta técnica evaluativa al realizar preguntas generales al grupo de estudiantes, permitiendo observar cómo estos elaboran grupalmente las respuestas, construyendo un discurso sólido, fruto del trabajo colaborativo. 

De esta manera, evaluar a compañeros de clase es un ejercicio útil para los estudiantes, ya que incentiva el pensamiento crítico sobre sus propias habilidades y su desempeño respecto a las actividades presentadas. Permite, a su vez, realizar un repaso por los contenidos desarrollados hasta ese entonces y abre la posibilidad de reflexionar sobre los medios de trabajo realizados hasta el momento. Esta instancia evaluativa puede aportar mayor confianza al momento de presentar los trabajos finales que concluyen la cursada de las asignaturas, así como también, incrementar la capacidad de colaboración en futuras asignaturas dentro de sus carreras elegidas.

Conclusión 

Concluyendo con la elaboración de este ensayo, se puede expresar que el proceso de evaluación de los estudiantes, empleado adecuadamente y en pos del desarrollo y enriquecimiento de los procesos de aprendizaje, puede transformarse en una herramienta de mayor utilidad si se les brinda el espacio de análisis, reflexión y desarrollo entre pares, fomentando la construcción conjunta de saberes y evaluando de forma grupal, la evolución que cada integrante de la clase presenta hasta el momento en el que se desarrolla la evaluación.

La evaluación entre pares busca, de esta manera, aportar tres beneficios para los participantes de la clase. En primer lugar, permite al docente observar y comprobar cuáles han sido las técnicas de trabajo que han permitido a sus estudiantes construir conocimiento de forma efectiva, así como también, permite divisar aquellas áreas en las cuales se debe poner mayor foco y desarrollo. En segundo lugar, brinda a cada estudiante la posibilidad de evaluar sus propios saberes a la vez que les permite trabajar colaborativamente con sus pares. El tercer beneficio que ofrece es fomentar la comunicación grupal entre todos, tanto docentes como estudiantes, promoviendo así la búsqueda por la construcción conjunta de saberes y experiencias en la clase.

Referencias bibliográficas 

Álvarez Méndez, J.M (1996), Citado en: Celman, S. (2010). ¿Es posible mejorar la evaluación y transformar en herramienta de conocimiento? En Camilioni, A., Celman, S., Litwin, E. y Palou de Maté, M. C, . La evaluación de los aprendizajes en el debate didáctico contemporáneo. Buenos Aires: Paidós. 

Kaplan, C. (1992). Buenos y malos alumnos. Descripciones que predicen. Buenos Aires: Aique Didáctica. 

Litwin, E. (2010). La evaluación: campo de controversias y paradojas o un nuevo lugar para la buena enseñanza. En Camilioni, A., Celman, S., Litwin, E. y Palou de Maté, M. C. La evaluación de los aprendizajes en el debate didáctico contemporáneo. Buenos Aires: Paidós. 

Palou de Maté, M.C (2010). La evaluación de las prácticas docentes y la autoevaluación. En Camilioni, A., Celman, S., Litwin, E. y Palou de Maté, M. C. La evaluación de los aprendizajes en el debate didáctico contemporáneo. Buenos Aires: Paidós. 

Perrenoud, P. (2008). La evaluación de los alumnos. De la producción de la excelencia a la regulación de los aprendizajes. Entre dos lógicas. Buenos Aires: Ediciones Colihue. 

Vigotzky, L. (s.f). Citado en: Roselli, N. (1999). La construcción sociocognitiva entre iguales. Rosario: IRICE.

Nota: Este trabajo fue desarrollado en la asignatura Evaluación a cargo del Profesor Matías Panaccio en el marco del Programa de Reflexión e Innovación Pedagógica - Formación de docentes de la Facultad de Diseño y Comunicación.

Abstract: The present essay is developed within the theme of peer evaluation, analyzing the importance of collaborative work among students, within the classrooms of the Faculty of Design and Communication of the University of Palermo. It seeks to approach the subject by presenting it as a useful tool for the construction of knowledge and as a pedagogical guide for the teacher, allowing, through the conclusions obtained, analyze the group work of the students and the results obtained.

Keywords: evaluation - formative evaluation - student - teacher - group dynamics – group

Resumo: O presente ensaio desenvolve-se dentro da temática da avaliação entre pares, analisando a importância do trabalho colaborativo entre estudantes, dentro das salas de aulas da Faculdade de Design e Comunicação da Universidade de Palermo. Procura-se abordar o tema apresentando-o como uma ferramenta útil para a construção de conhecimentos e como guia pedagógica para o professor, permitindo através das conclusões obtidas, analisar o trabalho de grupo dos estudantes e os resultados obtidos.

Palavras chave: avaliação - avaliação formativa - estudante - professor - dinâmica de grupo - grupo

(*) Milena Edith Faguagaz Musumeci. Diseñadora de Imagen y Sonido (Universidad de Palermo). Profesora de la Universidad de Palermo en el Área de Investigación y Producción de la Facultad de Diseño y Comunicación.


La evaluación entre pares: trabajo colaborativo al servicio del crecimiento grupal fue publicado de la página 117 a página119 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV

ver detalle e índice del libro