1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV >
  4. Propuesta pedagógica en evaluación

Propuesta pedagógica en evaluación

Fernández, Natalia

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV

ISSN: 1668-1673

XXVI Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación

Año XIX , Vol. 35, Agosto 2018, Buenos Aires, Argentina | 245 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

En la actualidad, la instancia de evaluación de una materia de taller de la carrera de Diseño Gráfico, se realiza mediante la presentación de un trabajo práctico que hable por sí mismo, es decir, que la propuesta no es acompañada por el alumno. 

Hasta el momento, la idea presentada era sostenida por la bajada que el estudiante había realizado durante su proceso y desde ese momento hasta la clase donde se dice la nota, el estudiante está ausente. 

La reflexión que quisiera traer a escena es la posibilidad de integrar al alumno en el momento mismo donde el docente toma decisiones para poder calificar. De esta manera podríamos sumar, entre otras ventajas, la evaluación como instancia de aprendizaje, alentando un cierre cooperativo, en la resolución de problemas e identificación de los mismos.

Palabras clave: evaluación - cooperativo - formativo - aprendizaje - dinámica - criterios - preguntas – heterogeneidad

Desarrollo 

Transparentar el valor de explicitar los criterios de los estudiantes en todas las etapas de aprendizaje, incluyendo la evaluación, es también coherente a nuestra disciplina, donde no existe un solo camino para llegar a un objetivo, y que ese cambio de recorrido para llegar a una misma solución no significa que esta no sea de la misma calidad y relevancia. 

Desde el postulado perspectivista, Bruner reconoce que “la construcción de cualquier hecho o proposición es relativa al punto de vista desde el cual el término es construido. Comprender algo de determinada manera no excluye la comprensión desde otro camino”. (Litwin, 1998, p. 19) 

En la actualidad, podemos encontrarnos con otros aspectos que se verían beneficiados con esta propuesta. Primero, existe un universo casi infinito de material, imágenes vectoriales y fotográficas, contenidos y diversos elementos gráficos de alta calidad, listos a ser descargados de manera gratuita de Internet. Donde el docente no tiene control de verificar al instante la originalidad de los elementos presentados. 

Por ello, sería válida y de mucho interés la descripción por parte del estudiante de cómo y por qué fueron tomadas las decisiones en cada caso. 

En segundo lugar, podemos sostener también que retomar los contenidos ayudaría a consolidar lo aprendido o a visibilizar las posibles dificultades. De esta manera los docentes podemos generar preguntas e indagar sobre las distintas decisiones tomadas por el estudiante para poder llegar a la propuesta presentada y así profundizar sobre los contenidos. 

Claro está que esta propuesta de evaluación no podría darse nunca con una metodología de cursada que no responda a estas mismas dinámicas. Es decir, que este ida y vuelta, docente-estudiante, tiene que también incluirse en el resto de las prácticas. 

Tercero, el estudiante puede poner en práctica vocabulario pertinente a la disciplina, así como también enfrentar situaciones de carácter demostrativo de las ideas y conceptos que luego utilizará en el mundo laboral, cuando necesite enfrentarse con el cliente. 

Por último, reconocer la heterogeneidad de los estudiantes. Philippe Perrenoud, al respecto, menciona: “La consideración de la diversidad puede y debe desembocar sobre los procesos de individualización y diferenciación de las tareas, evaluaciones, las derivaciones”. (2008, p.123) 

Es decir, en este momento de la evaluación también podríamos, como docentes, indagar sobre las distintas metodologías que fueron puestas en práctica y las diversas formas de interpretar lo aprendido. 

El hacer parte al alumno del porqué, no solo de los contenidos, sino de las herramientas y procesos para llevar a cabo dicha tarea es también valorado como un gran motivador intrínseco. (Bain, 2007, p. 45). 

En este sentido la propuesta apunta a que el docente pueda intervenir para promover un cambio cognitivo. Mediante la observación hacia el estudiante explicando su propuesta, el docente podrá generar preguntas relacionadas o nuevos interrogantes para que, si el estudiante en algún momento se queda sin una respuesta segura, este podrá alentarlos a su búsqueda y resolución que finalmente lo acerque a ella. Griffin y Cole (1991) lo llaman evaluación dinámica. Los autores proponen que ante la propuesta de una tarea dada, el docente pueda observar cuánta y de qué tipo de ayuda necesita el estudiante para terminarla satisfactoriamente. 

La gran mayoría de los docentes universitarios han sido alumnos egresados de la misma disciplina que están dictando. En este sentido, este factor ayuda a reconocer el contexto y las distintas situaciones en las que el estudiante se ve sometido. Y sin que esto refleje un carácter permisivo, el docente no debe mantenerse ajeno a esta realidad. 

Contextos económicos, sobrecarga horaria de materias, contenidos no dictados en el plan de estudio pero sí exigidos (como por ejemplo, los programas de computación pertinentes) hacen que, en mucho de los casos los estudiantes no presenten sus ideas como hubiesen querido, sino como les salieron. 

La creatividad e idea conceptual, si esta es un poco compleja, queda de lado porque no tienen las herramientas necesarias para poder plasmarlas y eso trae aparejada cierta frustración. 

Finalmente, esta propuesta apunta a la construcción de criterios que sean visibles para el estudiante y que este no vea la instancia de evaluación como ajena de su participación, de su voz. Como si fuera un resultado que le llegará cerrado sin posibilidad de acción. 

El error es también parte del aprendizaje, pero si la intención es que lo que no cumplió con los objetivos se revierta para los futuros trabajos, debemos pensar la evaluación como una etapa reflexiva para el estudiante también. 

Considero que el docente debe cumplir un rol que acompañe al estudiante, y que genere constantes preguntas. Una buena pregunta ayudará a que el otro piense, reflexione y repregunte, ya que no solo genera efecto sobre los conocimientos o aspectos cognitivos sino que también impacta sobre su autoestima, posibilitando que trabaje más y mejor. (Anijovich, 2010).

Esta propuesta involucra claramente tanto al estudiante como al docente, ya que con todo este recorrido y diagnóstico realizado, el docente tendrá luego la tarea de generar nuevas preguntas para optimizar los contenidos que sean necesarios y que respondan de la mejor manera para lograr satisfactoriamente los próximos objetivos.

Referencias bibliográficas 

Anijovich, R. (2010) La retroalimentación en la evaluación. En Anijovich, R. (Comp.) (2010) La evaluación significativa. Buenos Aires: Paidós. 

Bain, K. (2007). Lo que hacen los mejores profesores universitarios. Barcelona: Universitat de Valéncia. 

Celman, S. (1998) ¿Es posible mejorar la educación y transformarla en una herramienta de conocimiento? En Camilloni, A. (Comp.) (1998) La evaluación de los aprendizajes en el debate didáctico contemporáneo. Buenos Aires: Paidós. 

Litwin, E. (1998) La evaluación: Campo de controversias y paradojas o un nuevo lugar para la buena enseñanza. En Camilloni, A. (Comp.) (1998) La evaluación de los aprendizajes en el debate didáctico contemporáneo. Buenos Aires: Paidós. 

Perrenoud, P. (2008) La evaluación de los alumnos: De la producción de la excelencia a la regulación de aprendizajes. Entre dos lógicas. Buenos Aires: Colihue.

Nota: Este trabajo fue desarrollado en la asignatura Evaluación a cargo del Profesor Matías Panaccio en el marco del Programa de Reflexión e Innovación Pedagógica - Formación de docentes de la Facultad de Diseño y Comunicación.

Abstract: At present, the evaluation of a workshop subject of the Graphic Design career is done by presenting a practical work that speaks for itself, that is, the proposal is not accompanied by the student. 

So far, the idea presented was supported by the drop that the student had made during his process and from that moment until the class where the note is said, the student is absent. 

The reflection I would like to bring to the scene is the possibility of integrating the student at the same time where the teacher makes decisions in order to qualify. In this way we could add, among other advantages, evaluation as an instance of learning, encouraging a cooperative closure, in the resolution of problems and their identification.

Keywords: evaluation - cooperative - formative - learning - dynamics - criteria - questions - heterogeneity

Resumo: Atualmente, a avaliação de um workshop na disciplina de Design Gráfico é realizada através da apresentação de um trabalho prático que fala por si só, ou seja, a proposta não é acompanhada pelo aluno. 

Até agora, a idéia apresentada foi apoiada pela queda que o aluno fez durante seu processo e, a partir desse momento, até a aula onde a nota é dita, o aluno está ausente. 

A reflexão que gostaria de trazer à cena é a possibilidade de integrar o aluno ao mesmo tempo em que o professor toma decisões para se qualificar. Desta forma, poderíamos acrescentar, entre outras vantagens, a avaliação como uma instância de aprendizagem, encorajando o fechamento cooperativo, a resolução de problemas e a identificação deles.

Palavras chave: avaliação - cooperativa - formativa - aprendizagem - dinâmica - critérios - questões – heterogeneidade

(*) Natalia Fernández. Diseñadora gráfica (Universidad de Buenos Aires).


Propuesta pedagógica en evaluación fue publicado de la página 119 a página121 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV

ver detalle e índice del libro