1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV >
  4. La autorresponsabilización docente

La autorresponsabilización docente

González Tello, Belén

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV

ISSN: 1668-1673

XXVI Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación

Año XIX , Vol. 35, Agosto 2018, Buenos Aires, Argentina | 245 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

La práctica docente mantiene una postura mediadora, compromete desafíos que el docente debe resolver de la mejor manera posible, recordando la importancia de su rol para el buen aprendizaje (a pesar de que el estudiante es el principal responsable de su aprendizaje, pues cada sujeto es el constructor de sus estructuras cognitivas), a medida de que transcurra el tiempo.

Por tanto el docente también debe mantener una postura reflexiva acerca de su práctica, pues la elección de estrategias que utilice serán claves para beneficiar en el aprendizaje, además debe comprender que cada estudiante es distinto, que existen factores externos e internos que influyan en el ritmo y calidad de aprendizaje de cada uno, entonces su labor docente también es la de acompañar a sus estudiantes para lograr el éxito escolar, evitando caer en los prejuicios que pueden llevarlos al fracaso.

Palabras clave: educación – docente – enseñanza – tríada didáctica – estudiante

El aprendizaje va acompañado de la enseñanza, aunque cada sujeto construya sus propias estructuras cognitivas, en la educación; el docente juega un rol importante. Es cierto que la práctica docente supone ser valorada, sin embargo no se piensa al docente como el único poseedor del saber, que lo convertiría en el rol más importante en el aula, dejando al estudiante en segundo plano, puesto que así lo proponía el modelo conductista, paradigma posicionado anteriormente al constructivismo en la educación. En el conductismo, sus autores afirmaban que los estudiantes eran recipientes vacíos que el docente debería llenar con sus conocimientos.

Sin embargo, en el paradigma constructivista, se le da importancia al estudiante, proponiendo que los participantes del aula, trabajen en conjunto para construir aprendizaje, es decir que, juntos, el docente, el estudiante y el contenido constituyan esta unidad denominada la tríada didáctica. Se ubica el proceso de aprendizaje en el centro de la escena. 

Si se posiciona en el rol docente, se entiende que es un sujeto que se forma a base de conocimientos y práctica, que por lo contrario no significa que no deba continuar con su preparación a lo largo de su experiencia docente, sino más bien compromete una formación activa y constante de su labor, pues el mundo evoluciona cada día y trae consigo cambios a los que el docente debe adaptarse actualizando sus conocimientos. 

Para saber enseñar primero se debe aprender. Quizás los docentes se mantengan en la búsqueda constante del cómo dar una buena clase, y que como menciona Camilloni (2007, p. 2): “no parece que exista el formato perfecto que asegure que la enseñanza va a ser exitosa y que todos los alumnos van a aprender lo que el docente quiere enseñarles”, sin embargo si el docente organiza la clase, utilizando las estrategias adecuadas, realizando una buena selección de contenidos y teniendo una buena distribución del tiempo puede lograr buenos aprendizajes. 

Por otro lado, existen factores por parte del docente que influyen en el aprendizaje del estudiante, de los cuales el docente no es consciente, pues como sostiene Piaget, cada sujeto realiza sus propias estructuras cognitivas, pero lo hace a ritmos distintos, además cada estudiante tiene una formación previa distinta y su posibilidad de desempeño es diferente a la de cada uno de sus compañeros de clases. Entonces muchas veces el docente coloca etiquetas a sus estudiantes apoyándose en representaciones que construye de ellos a primera impresión y aunque existan factores para algunos estudiantes que no los permitan desarrollarse de la misma manera que sus compañeros, “encontrar en ellos la única explicación de los éxitos y fracasos de nuestros alumnos es evitar la autor responsabilización”. (Kaplan, 1992, p. 94). 

Existen varias etiquetas que el docente coloca a sus estudiantes incluso hasta en el primer día de clases, lo que es prejuicioso, deben permitirse la oportunidad de conocer las habilidades de sus alumnos y trabajar en las debilidades de cada uno, para acompañarlo en el proceso de aprendizaje. Este acompañamiento, puede ayudar en la instancia de evaluación, ya que cada estudiante evoluciona de manera distinta de acuerdo con los saberes previos o talentos con los que llega el primer día y al final del período ha construido conocimientos de acuerdo con ellos. 

Otro aspecto que el docente debe tomar en cuenta es si está utilizando de manera adecuada sus métodos de enseñanza. Por ejemplo, si una materia llega al final de su período escolar y la mayoría de los estudiantes han fracasado, el docente a cargo de esa materia debe empezar a investigar en qué está fallando su modo de ense- ñar, como sostiene Camilloni, y buscar soluciones para que sus métodos funcionen; es decir, en términos de Perrenoud, debe regular la enseñanza. Quizás aún existen docentes que utilicen métodos conductistas, puede ser que les cueste adaptarse a los cambios, pero son necesarios si se observa que esos métodos no están funcionando. El docente es responsable de desempeñar de manera correcta su rol, debe acompañar y guiar a sus estudiantes en el camino del éxito escolar y no buscar errores en ellos. Entonces, es probable que estén tan arraigados a su forma de enseñar y quieren creer que está bien, pero no deben arriesgarse a probar nuevas estrategias de enseñanza, además de adaptarse a los cambios existente y utilizar las herramientas que estos cambios le brindan, para trasladarlos a sus clases. 

Es el docente entonces, responsable de su rol, es un sujeto que le preocupa el rendimiento de sus alumnos y que puede realizar una autocrítica de su desempeño, para lograr mejores resultados en su labor docente.

Referencias bibliográficas 

Camilloni, A. (2007). Una buena clase. Revista 12. N°16 

Camilloni, A. (2016). El saber didáctico. Buenos Aires: Paidós 

Kaplan, K. (1992). Buenos y malos alumnos, descripciones que predicen. Buenos Aires: Aique

Nota: Este trabajo fue desarrollado en la asignatura Introducción a las Estrategias de la Enseñanza a cargo del profesor Carlos Caram en el marco del Programa de Reflexión e Innovación Pedagógica - Formación de docentes de la Facultad de Diseño y Comunicación.

Abstract: The teaching practice maintains a mediating posture, compromises challenges that the teacher must solve in the best possible way, remembering the importance of their role for good learning (although the student is the main responsible for their learning, since each subject is the builder of their cognitive structures), as time passes.

Therefore, teachers should also maintain a reflexive attitude about their practice, since the choice of strategies they use will be key to benefit in the learning, in addition it must understand that each student is different, that there are external and internal factors that influence the rhythm and quality of learning of each one, then their teaching work is also to accompany their students to achieve school success, avoiding falling into the prejudices that can lead to failure.

Keywords: education - teacher - teaching - didactic triad – student

Resumo: A prática docente mantém uma postura mediadora, compromete desafios que o docente deve resolver da melhor maneira possível, recordando a importância de seu papel para a boa aprendizagem (apesar de que o estudante é o principal responsável por sua aprendizagem, pois a cada sujeito é o construtor de suas estruturas cognitivas), a medida de que decorra o tempo.

Por tanto o docente também deve manter uma postura reflexiva a respeito de sua prática, pois a eleição de estratégias que utilize serão chaves para beneficiar na aprendizagem, ademais deve compreender que a cada estudante é diferente, que existem fatores externos e internos que influam no ritmo e qualidade de aprendizagem de cada um, então seu labor docente também é a de acompanhar a seus estudantes para conseguir o sucesso escolar, evitando cais nos preconceitos que podemos ao falhanço. 

Palavras chave: educação – docente – ensino – tríada didática – estudante 

(*) Belén González Tello. Diseñadora Gráfica especializada en Diseño Editorial (Universidad de Palermo, 2016). 


La autorresponsabilización docente fue publicado de la página 149 a página151 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV

ver detalle e índice del libro