1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV >
  4. El buen docente construye buenos estudiantes. Reflexión sobre el concepto del buen alumno dentro de un contexto constructivista

El buen docente construye buenos estudiantes. Reflexión sobre el concepto del buen alumno dentro de un contexto constructivista

Frontini, Eugenia

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV

ISSN: 1668-1673

XXVI Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación

Año XIX , Vol. 35, Agosto 2018, Buenos Aires, Argentina | 245 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

Desde una perspectiva constructivista se puede entender que un estudiante no nace con determinadas características que van a definirlo como bueno o malo, sino que va a ir construyéndose como alumno a lo largo de su vida escolar.

Palabras clave: estudiante – docente – constructivismo – conocimiento – motivación

A lo largo de los años se ha leído a múltiples autores tratando de desentrañar el concepto del buen docente, cuáles serían sus prácticas habituales y cómo se aproximaría a la disciplina que enseñará. En la siguiente reflexión se pretende abordar la temática del buen maestro pero desde sus alumnos, es decir, de cómo sus prácticas influirían en la construcción de sus estudiantes como tales.

A partir de los textos trabajados durante las clases de Introducción a las estrategias de enseñanza, podría decirse que un buen alumno reuniría en mayor o menor medida las siguientes características: capacidad de comprender un tema en profundidad generando saberes perdurables, capacidad de ser crítico con su entorno, con los conocimientos y consigo mismo, capacidad de trabajar en equipo respetando a sus compañeros y ponderando la tarea, serían capaces de comprender que sus modelos mentales son material dispuesto a cambios y no son permanentes. 

El paradigma constructivista entiende al aprendizaje como una construcción del conocimiento de la que participan docentes y estudiantes. Desde esta perspectiva se entiende que un buen estudiante no sería quien nace con determinadas cualidades que lo harían ser un buen aprendiz, sino que iría construyéndose a medida su educación fuese desarrollándose. Piaget afirma que “el conocimiento no está preformado ni en los objetos ni en el sujeto, estamos continuamente organizando lo que sabemos en una continua construcción y reconstrucción”. (1977). Agrega que éste resulta una construcción o interpretación del objeto a conocer dentro de la estructura previa del sujeto, por lo que quien aprende cumple un rol activo al reinterpretar, asimilar y acomodar los nuevos saberes en su estructura interna. 

En las circunstancias descriptas se entiende que el papel docente es más que el de un mediador entre alumnos y contenido, más que uno de los pilares principales de la construcción del conocimiento: sería partícipe necesario de la construcción y constitución de sus estudiantes como tales. Es por esto que se considera que sería el encargado de desarrollar estrategias que ayuden a los educandos a desarrollar sus potencialidades y a encontrar en sí mismos la capacidad de ser un buen estudiante. 

Bain (2012) realizó una clasificación de los tipos de estudiante según la motivación de cada uno. En primer lugar se encuentran los aprendices profundos, quienes están motivados por el desafío de llegar a dominar un determinado conocimiento; luego están los aprendices estratégicos, quienes tienen como motivación la competencia de sacar las mejores notas pero no utilizan el conocimiento una vez logrado su fin; y por último los aprendices superficiales, cuya finalidad es evitar el error. A su vez, también categoriza el tipo de aprendizaje que realizarán los alumnos definiéndolos en sabedores de lo aceptado, quienes buscan solamente conseguir las respuestas correctas, sabedores subjetivos, quienes entienden que el conocimiento es una cuestión de opinión, sabedores procedimentales, quienes juegan el juego aplicando normas al conocimiento, y sabedores conectados, quienes son los estudiantes más comprometidos, críticos, independientes y creativos. Para un docente resulta de suma importancia conocer en qué lugar se encuentran sus alumnos y hacia dónde quisiera guiarlos. Un buen docente, por su parte, entenderá que su ideal de estudiante es aquel que quiera ser un aprendiz profundo y llegar a ser un sabedor conectado, para lo que deberá diseñar y aplicar estrategias educativas que guíen a la clase hacia un lugar en el que este escenario sea posible. 

Es entonces, al comprender que el docente cumple un rol fundamental en la construcción de los estudiantes, que no debe perderse de vista la gran responsabilidad que este conlleva. En palabras de Kaplan (2004) “el maestro ayuda a la construcción social de los alumnos nombrándolos, clasificándolos, ‘etiquetándolos’ de acuerdo a sus propios esquemas perceptivos y valorativos”. (p. 30). Esto refiere al compromiso que el maestro debería adoptar frente a la clase, entendiendo que es un modelo para sus estudiantes y que las acciones que decida realizar van a influir en la manera en que se ven a sí mismos, al conocimiento y al mundo.

A partir de concebir al maestro como referente de sus estudiantes, se interpreta la necesidad de educar con el ejemplo, poniéndose él mismo en el rol de aprendiz dudando de sus propios conceptos, mostrándose motivado por la tarea y encontrando maneras creativas de abordar los temas que van a trabajarse en sus clases. 

Siguiendo con las palabras de Bain (2012) los mejores profesores “ponían énfasis en las oportunidades de mejorar, buscaban constantemente formas de estimularlo (al estudiante) para el progreso y evitaban clasificar”. (p. 46). Para poder estimular a los alumnos a incorporar las capacidades propias de un buen estudiante, el docente podría presentarle problemáticas que escapen a las respuestas preconcebidas, produciendo duda y ruptura en sus esquemas mentales. También habría de realizar preguntas referentes al caso que problematicen y generen la necesidad de cuestionarse sus propios conocimientos estimulando la búsqueda de nuevas respuestas al mismo tiempo que se originan nuevas dudas. 

Asimismo, se entiende que un buen estudiante se desarrolla como tal en el contexto del aula, que comparte con otros compañeros que están en su misma situación. Roselli (1999) afirma que “el sujeto se constituye como tal en un marco de relaciones sociales”, es decir que el alumno es quien es dentro de un entorno determinado por sus compañeros, docentes e incluso la institución a la que asiste. Pudiendo comprender esto, el buen maestro será el encargado de generar climas estudiantiles propicios para el desarrollo conjunto, en donde promueva el aprendizaje en cooperación y colaboración, desarrollando actividades de debate, trabajos en grupo y puestas en común. 

Como conclusión, un buen estudiante es el resultado de la planificación y las estrategias que aplica un buen docente, quien centra su labor en la formación de individuos de pensamiento crítico, independientes y creativos, enmarcados en una institución y en un contexto determinados, entendiendo que el resultado es consecuencia directa de sus acciones.

Referencias bibliográficas 

Bain, K. (2007). Lo que hacen los mejores profesores de universidad. Barcelona: Imprenta Palacios. 

Kaplan, C. (1992). Buenos y malos alumnos: descripciones que predicen. Buenos Aires: Aique. 

Piaget, J. (1977). Piaget explica a Piaget [video online]. Yale University Media Design Studio. Disponible en: www.youtube.com/watch?v=NuDjscvqE08 

Roselli, N (1999). La construcción sociocognitiva entre iguales. Rosario: Irice. 

Nota: Este trabajo fue desarrollado en la asignatura Introducción a las Estrategias de la Enseñanza a cargo del profesor Carlos Caram en el marco del Programa de Reflexión e Innovación Pedagógica - Formación de docentes de la Facultad de Diseño y Comunicación.

Abstract: From a constructivist perspective it can be understood that a student is not born with certain characteristics that will define him as good or bad, but that he will be building himself as a student throughout his school life.

Keywords: student - teacher - constructivism - knowledge – motivation

Resumen: Desde uma perspectiva constructivista pode ser entendido que um estudante não nasce com determinadas características que vão definir como bom ou mau, sina que vai ir se construindo como aluno ao longo de sua vida escolar.

Palabras clave: aluno - professor - construtivismo - conhecimento - motivação 

(*) Eugenia Frontini. Diseñadora Textil e Indumentaria (Universidad de Palermo, 2015)


El buen docente construye buenos estudiantes. Reflexión sobre el concepto del buen alumno dentro de un contexto constructivista fue publicado de la página 152 a página154 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV

ver detalle e índice del libro