1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV >
  4. El docente: cada vez más, un facilitador del aprendizaje

El docente: cada vez más, un facilitador del aprendizaje

Ghenadenik, Mariela

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV

ISSN: 1668-1673

XXVI Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación

Año XIX , Vol. 35, Agosto 2018, Buenos Aires, Argentina | 245 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

En el nivel superior, el docente cumple cada vez más un rol de facilitador y guía del aprendizaje; además de favorecer la adquisición de conocimientos, parte de su tarea es impulsar la autonomía y el trabajo en colaboración, teniendo en cuenta que la universidad es también un espacio para el desarrollo personal. 

Resulta importante, entonces, que los docentes sean capaces no solo de brindar contenidos de calidad, sino también de crear estrategias que estimulen el trabajo en cooperación. En este sentido, la creación de espacios de aula taller permite profundizar el conocimiento, a la vez que desarrolla aptitudes de trabajo con pares y futuros colegas.

Palabras clave: universidad - formación docente - trabajo en colaboración – rol facilitador – aula taller

La enseñanza universitaria: mucho más que transmisión de contenidos 

En muchos casos, el aprendizaje universitario se basa en la transmisión de conocimientos por parte del docente. Sin embargo, el sujeto se constituye como tal en un marco de relaciones sociales (Roselli, 1999, p. 11) y las relaciones con otros ayudan al aprendizaje, generando una elaboración cognitiva superior a la alcanzada individualmente. (Roselli, 1999, p.85). 

La estrategia de trabajo en grupo permite el enriquecimiento de aprendizaje, no solo por el aporte de los distintos puntos de vista, sino también por la dinámica de resolución de conflictos que toda tarea grupal implica; siendo el conflicto un aspecto necesario para el aprendizaje significativo, dado que plantea problemas cuya resolución requerirá de la aplicación de herramientas. La transmisión de un saber es apenas una de las dimensiones pedagógicas que hacen a la formación universitaria, por lo que es necesario explorar o retomar otras estrategias que faciliten y mejoren la tarea docente, para fomentar la autonomía y formación crítica de los alumnos. El docente universitario tiene que orientar su tarea hacia facilitar conocimientos, habilidades, destrezas, valores y actitudes que permitan un desenvolvimiento de los alumnos dentro de la sociedad. 

Para esto es necesario impulsar espacios de enseñanza que posibiliten un mayor protagonismo del alumno en la construcción del conocimiento, junto con la resolución de problemas y la intensificación de la formación práctica. (De Vincenzi, 2011). En este sentido, las metodologías de tipo aula taller también promueven la autogestión y enriquecimiento del aprendizaje. Según De Vincenzi:

El aula taller es un espacio para aprender haciendo (…) es un contexto de alto nivel de intercambios socioculturales (…). El rol del estudiante es activo y el contenido (…) contribuye al desarrollo cognitivo (…) para desarrollar su proceso de aprendizaje. (2009, p.45).

El aula taller como un espacio para el conocimiento significativo 

“El taller es un lugar donde se trabaja, se elabora y se transforma algo para ser utilizado”. (Ander-Egg, 1999, p.14). La elaboración y transformación de un conocimiento dentro del espacio del aula taller posibilita lo que David Ausubel llama el aprendizaje significativo (1960); un tipo de aprendizaje donde los alumnos relacionan nuevos conceptos con los que ya tienen y, en este proceso, logran una comprensión profunda de los mismos. Poder participar activamente en la construcción del conocimiento permite aplicarlos, quedando disponible como herramienta para el propio desarrollo de habilidades y conocimientos. “Aprender una cosa viéndola y haciéndola es mucho más formador (…) que aprender simplemente por la comunicación de ideas” (Ander Egg, 1999, p.15). 

El aula taller, debido a su dinámica donde el aprendizaje se plantea de manera activa y en grupo, es una de las estrategias que fomentan este tipo de aprendizaje significativo; donde, por otra parte, el docente deja de lado el lugar de transmisor y dueño de la información, para pasar a ocupar un rol de guía y mediador dentro de una dinámica grupal donde todos los integrantes tienen la misma importancia. Deja de lado su protagonismo y hace predominar el aprendizaje por sobre la enseñanza. Este aspecto resulta central si lo que se buscar es la formación más allá de la transmisión de información. En el aula taller se plantean espacios de participación, intercambio y construcción conjunta y, para que ello suceda, el grupo debe poder funcionar como tal, con sus dinámicas de roles en lugar de la búsqueda de la autoridad. Asimismo, aprender haciendo requiere dejar de lado la división entre teoría y práctica, dado que en la propuesta de aula taller, el saber y el hacer son indivisibles y se combinan para dar lugar a la resolución de problemas a problemas genuinos. 

Conclusión 

El aprendizaje universitario es mucho más que la adquisición de conocimientos. Se trata de pensar a la universidad como un espacio de formación continua donde los alumnos continúan constituyéndose como sujetos en un marco de relaciones sociales. En este sentido, las relaciones con otros ayudan al aprendizaje y generan una elaboración cognitiva superior a la alcanzada individualmente. 

La estrategia de trabajo en grupo permite el enriquecimiento del aprendizaje, no solo por el aporte de los distintos puntos de vista, sino también por la dinámica de resolución de conflictos que toda tarea grupal implica. Pensar una forma de enseñanza de nivel superior que también considere el desarrollo de este tipo de actitudes (colaborativas, autónomas) mejora la inserción de los alumnos en el desarrollo profesional. 

La elaboración y transformación de un conocimiento dentro del espacio del aula taller posibilita el aprendizaje significativo en el cual los alumnos relacionan conceptos previos y nuevos, reajustando y reconstruyendo fuentes de información para lograr aprehender un conocimiento profundo. 

El docente, por su parte, deja de ocupar un rol protagónico, para pasar a ser un guía y mediador dentro de una dinámica donde todos los integrantes tienen la misma importancia. 

Referencias bibliográficas 

Ander Egg, E. (1999). El taller: una alternativa de renovación pedagógica. Buenos Aires: Magisterio del Río de la Plata. 

Ausubel, D.P. (1960). The use of advance organizers in the learning and retention of meaningful verbal material. Journal of Educational Psychology, 51, 267- 272. 

De Vincenzi, A. (agosto 2011). La formación pedagógica del profesor universitario: un desafío para la reflexión y revisión de la práctica docente en el nivel superior. Revista Aula. 

Roselli, N. (1999). La contrucción sociocognitiva entre iguales. Rosario: IRICE.

Nota: Este trabajo fue desarrollado en la asignatura Introducción a las Estrategias de la Enseñanza a cargo del profesor Carlos Caram en el marco del Programa de Reflexión e Innovación Pedagógica - Formación de docentes de la Facultad de Diseño y Comunicación.

Abstract: At the higher level, the teacher increasingly fulfills a role of facilitator and guide of learning; besides promoting the acquisition of knowledge, part of its task is to promote autonomy and work in collaboration, taking into account that the university is also a space for personal development.

It is important, then, that teachers be able not only to provide quality content, but also to create strategies that stimulate work in cooperation. In this sense, the creation of workshop classroom spaces allows to deepen knowledge, while developing work skills with peers and future colleagues.

Keywords: university - teacher training - collaborative work - role facilitator - workshop classroom

Resumo: No nível superior, o docente cumpre a cada vez mais um papel de facilitador e guia da aprendizagem; além de favorecer a aquisição de conhecimentos, parte de sua tarefa é impulsionar a autonomia e o trabalho em colaboração, tendo em conta que a universidade é também um espaço para o desenvolvimento pessoal. Resulta importante, então, que os docentes sejam capazes não só de brindar conteúdos de qualidade, sina também de criar estratégias que estimulem o trabalho em cooperação. Neste sentido, a criação de espaços de sala oficina permite aprofundar o conhecimento, ao mesmo tempo em que desenvolve aptidões de trabalho com pares e futuros colegas.

Palavras chave: universidade – formação docente – trabalho colaborativo – papel facilitador – aula oficina

(*) Mariela Ghenadenik. Licenciada en Ciencias de la Comunicación (Universidad de Buenos Aires). Posgrado en Marketing Estratégico.


El docente: cada vez más, un facilitador del aprendizaje fue publicado de la página 156 a página158 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV

ver detalle e índice del libro