1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV >
  4. La importancia de la evaluación diagnóstica en el proceso de enseñanza-aprendizaje, tanto para docentes como para estudiantes. La problemática de

La importancia de la evaluación diagnóstica en el proceso de enseñanza-aprendizaje, tanto para docentes como para estudiantes. La problemática de

Porta, Mariana

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV

ISSN: 1668-1673

XXVI Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación

Año XIX , Vol. 35, Agosto 2018, Buenos Aires, Argentina | 245 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

El presente ensayo busca reflexionar, principalmente, sobre los desafíos que se le presentan al profesor universitario al momento de planificar sus clases, cuando está al frente de materias electivas o interdisciplinarias y con los distintos grupos de estudiantes pertenecientes a diferentes carreras. Y también sobre el grado de desconocimiento teórico y práctico sobre la evaluación del aprendizaje que poseen algunos profesores universitarios.

Palabras clave: evaluación diagnóstica – evaluación del aprendizaje - evaluación inicial

El plan de estudios de una carrera es un conjunto fijo e inamovible de asignaturas específicas, asignaturas interdisciplinarias y asignaturas electivas. Estas últimas, siguiendo la definición de la Universidad de Palermo, contienen conocimientos que constituyen un valor agregado a la formación académico-profesional de los estudiantes. Entre ellos: fortalecer, ampliar o profundizar conocimientos, destrezas y competencias que les permitirán responder eficientemente a las tendencias del mercado laboral de su profesión. 

Sin embargo, cabe preguntarse si estos conocimientos pueden lograrse cuando las asignaturas obligatorias o carreras de origen no han aportado los fundamentos bases para cursar materias electivas. Y por otra parte, cuál es el grado de conocimiento teórico y práctico sobre la evaluación del aprendizaje que poseen los profesores universitarios, considerando que en este nivel no se les exige formación pedagógica que legitime el ejercicio profesional de la docencia. 

Respecto al último punto, hace tiempo que se discute que no alcanza con saber la disciplina para ser docente universitario y que ésta profesión exige conocimiento del área pedagógica para poder ser ejercida. Sin embargo, hoy es común encontrar en las universidades profesores que conocen la materia que enseñan, pero carecen de formación pedagógica o la aprenden con la práctica, a través de ensayo-error, o de los docentes memorables que sirvieron como modelo. En palabras de Anijovich, “esta peculiaridad refuerza la idea presente en mucho de los profesionales, que la experiencia y /o la intuición son suficientes para el ejercicio de la docencia”. (2012). Retomando sobre los desafíos que se le presentan al docente (formado o no en técnicas pedagógicas) al momento de planificar sus clases, cuando está al frente de grupos de estudiantes pertenecientes a diferentes carreras, podemos decir que la evaluación diagnóstica es un instrumento valioso porque le permite identificar aprendizajes previos que marcan el punto de partida para el nuevo aprendizaje, y conocer la motivación y expectativas que llevó al estudiante a elegir cursar esa asignatura.

Para la investigadora Casanova 

Sin una evaluación inicial falta el conocimiento previo que es preciso poseer de una persona en pleno desarrollo para poder adecuar la enseñanza a sus condiciones de aprendizaje, y cumplir de esta forma la función reguladora que hemos asignado a la evaluación. (1998).

En la misma línea, Zabala (1993) se pregunta, ¿qué saben los estudiantes en relación a lo que se les quiere enseñar?, ¿qué experiencias han tenido?, ¿qué son capaces de aprender?, ¿cuáles son sus intereses?, ¿cuáles son sus estilos de aprendizaje? Al tiempo que plantea que “la evaluación ya no puede ser estática, de análisis de resultados, sino que se convierte en un proceso. 

Y una de las primeras fases del proceso consiste en conocer lo que cada uno de los alumnos sabe, sabe hacer y es, y que puede llegar a saber, saber hacer o ser, y cómo aprenderlo para permitirnos, en relación con los objetivos y contenidos de aprendizaje previstos, establecer el tipo de actividades y tareas que tienen que facilitar el aprendizaje de cada estudiante. (Zabala, 1993).

Ken Bain en su libro Lo que hacen los mejores profesores de universidad, dedica un capítulo para conocer cómo estos profesores destacados evalúan a los estudiantes y a sí mismos. En unos de los párrafos destaca que estos profesores

Empezaban desde el principio del curso a recoger información sobre sus estudiantes. Exploraban sus ambiciones, sus enfoques y sus concepciones sobre el aprendizaje, sus formas de razonar, los modelos mentales que traían consigo, sus temperamentos, sus costumbres emocionales y hábitos mentales y los asuntos diarios que ocupaban su atención. (2007).

Este proceso de ir conociendo a los estudiantes no se detenía ahí, sino que continuaba durante todo el curso con un énfasis en la forma como cambiaban o seguían igual como resultado de las clases.

Papers sobre el tema, como el elaborado por DiNIECE (S/F), también recomiendan realizar una evaluación diagnóstica inicial y una evaluación diagnóstica permanente. Si bien en ambos casos, la finalidad es más o menos similar (recabar información y/o datos sobre los procesos de aprendizaje de los estudiantes), el momento y los fines de su aplicación son diferentes. 

Ahora bien, ¿por qué dentro del ámbito universitario rara vez se lleva a cabo la evaluación diagnóstica? ¿Será en parte porque insume tiempo y requiere rapidez de reconversión de una planificación del proceso, de enseñanza y de aprendizaje? O como sostiene Ender Egg (1993) “la evaluación inicial casi siempre es implícita, en el sentido de que el profesor o maestro considera que sus alumnos han adquirido las capacidades que comprende el curso, ciclo o nivel anterior”. 

Afortunadamente, autores como Bombelli (2004), valoran la evaluación diagnóstica y la recomiendan porque consideran que “el diagnóstico permite un mejor acercamiento a los contenidos y competencias propias de los estudiantes y propicia procesos de enseñanza más ajustados a las necesidades de los mismos”. 

Una vez realizada la evaluación inicial, surge un nuevo interrogante: ¿Hay que comunicarles a los estudiantes los resultados del diagnóstico inicial? ¿O la evaluación diagnóstica es solo información para el profesor? 

Estudios realizados con el objetivo de identificar la incidencia de la evaluación diagnóstica sobre el proceso de enseñanza y su impacto en el aprendizaje, como el llevado a cabo en la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires, afirman que  

La instancia de evaluación inicial, rara vez utilizada en el ámbito universitario, es valorada por el alumnado y opera como punto de inflexión para la toma de conciencia acerca de sus verdaderos saberes y de la necesidad de recorrer un camino de aprendizaje asociado a las necesidades de los alumnos. 

Conclusiones 

La evaluación diagnóstica, tanto al inicio de un tema o unidad didáctica, como al comienzo de ciclo/curso es fuente de información que complementa y refuerza el resto de las evaluaciones que día a día hacen los docentes. Es un proceso sistemático que determina cuáles son los estudiantes que no poseen las competencias para comenzar un nuevo aprendizaje, con el objeto de nivelarlos para que alcancen los objetivos propuestos. Al evaluar los conocimientos, el entorno, la situación previa de los estudiantes, permite adecuar estratégicamente el proceso de enseñanza aprendizaje. En este sentido, tal como lo expresa Tejedor Gómez, “la evaluación inicial se constituye en un referente para conjugar los requerimientos prácticos de la evaluación formativa y la atención a la diversidad”. (1996). 

La devolución de la información a los estudiantes también permite mejorar los procesos de enseñanza y aprendizaje que se realizan en el aula. Al igual que si se comparten los resultados obtenidos con colegas y equipo directivo, para ajustar la planificación y adaptarla a las necesidades del grupo. 

Esta evaluación también supone una oportunidad para la reflexión de los docentes sobre sus programaciones y actividades en relación con el grupo de estudiantes que tiene enfrente. Es aquí donde el profesional debería prepararse en el dominio de estrategias metodológicas y didácticas adecuadas que le permitan una buena operatividad de la clase porque ser docente universitario es tener una profesión que, como cualquier otra, requiere de una formación sistemática y de un programa de actualización y perfeccionamiento permanente para los cuales no fue preparado en su formación tradicional.

Referencias bibliográficas 

Pautas Pedagógicas para elaborar Evaluaciones Diagnósticas (s/a) DiNIECE. Ministerio de Educación. Presidencia de la Nación. 

Ander-Egg, E. (1993). La planificación educativa Conceptos, métodos, estrategias y técnicas para educadores. Buenos Aires: Editorial Magisterio del Río de La Plata. 

Casanova. M. A. (1998), La evaluación educativa. México: Biblioteca para la Actualización del Maestro, SEP-Muralla. 

Bombelli, E. C. (2012). La importancia de la evaluación diagnóstica en asignaturas de nivel superior con conocimiento preuniversitario.

Nota: Este trabajo fue desarrollado en la asignatura Evaluación a cargo del profesor Matías Panaccio en el marco del Programa de Reflexión e Innovación Pedagógica - Formación de docentes de la Facultad de Diseño y Comunicación.

Abstract: The present essay seeks to reflect, mainly, on the challenges presented to the university professor when planning his classes, when he is in charge of elective or interdisciplinary subjects and with the different groups of students belonging to different careers. And also about the degree of theoretical and practical ignorance about the evaluation of learning that some university professors have.

Keywords: diagnostic evaluation - evaluation of learning - initial evaluation

Resumo: O presente ensaio procura refletir, principalmente, sobre os desafios que lhe apresentam ao professor universitá- rio ao momento de planificar suas classes, quando está à frente de matérias eletivas ou interdisciplinarias e com os diferentes grupos de estudantes pertencentes a diferentes carreiras. E também sobre o grau de desconhecimento teórico e prático sobre a avaliação da aprendizagem que possuem alguns professores universitários.

Palavras chave: avaliação diagnóstica - avaliação da aprendizagem - avaliação inicial

(*) Mariana Porta. Licenciada en Comunicación Social (Universidad Nacional de Córdoba). Posgrado en Opinión Pública y Comunicación (FLACSO)


La importancia de la evaluación diagnóstica en el proceso de enseñanza-aprendizaje, tanto para docentes como para estudiantes. La problemática de fue publicado de la página 179 a página181 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXV

ver detalle e índice del libro