1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Escritos en la Facultad Nº138 >
  4. La vocación y la profesión en el arte

La vocación y la profesión en el arte

Klein Miyashiro, Gabriela Andrea

Escritos en la Facultad Nº138

Escritos en la Facultad Nº138

ISSN: 1669-2306

Los artistas, la cultura y los medios. VI Edición Ensayos del Espectáculo

Año XIV, Vol. 138, Marzo 2018, Buenos Aires, Argentina | 79 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Una sociedad en la que la vocación y el trabajo se separan de la mayoría de la gente crea gradualmente una economía que es a menudo carente de espíritu, que llena con frecuencia nuestros bolsillos a costa de vaciar nuestras almas. Sam Keen


El período de la cursada de Teatro y Espectáculo I, estuvo colmado de entrevistas a artistas creativos llenos de experiencias enriquecedoras y anecdóticas, donde dichos personajes transmitieron sus vivencias y aprendizajes a lo largo del tiempo que tienen en el medio artístico, desarrollando un clima muy íntimo, ya que estos contaban episodios desde su infancia, su entorno familiar hasta los sueños que anhelaban cumplir.; Describiendo como cada uno de estos afortunadamente alcanzaron ser logrados. Profesionales que sin duda alguna han dejado su legado en el escenario argentino. 
Los profesores de la cátedra, Dardo Dozo y Claudia Krikun, se encargaron de llevar a cabo dichas entrevistas en la que los alumnos podían ser partícipes de las mismas, interviniendo en las dudas que se presentaran, para así poder conocer un poco más a los artistas presentes, donde estuvieron excelentes talentos nacionales e internacionales como: Osvaldo Santoro, Juan Rodo, Alejandra Espector, Jean Pierre Noher formando parte del primer ciclo de invitados y Jorge Dubatti, Victor Heredia, Jose Luis Goia y finalmente el mago Adrián Guerra para completar el segundo ciclo de dicha materia. 
Los artistas invitados dejaron la puerta abierta de sus vidas en estas entrevistas, donde pudimos atravesar cada una de las habitaciones de dichos personajes, conociendo sus historias de vida, los deseos desde pequeños. Qué los apasionaba, muchos de ellos también contaron que metas tuvieron que dejar atrás y abandonar para perseguir su vocación, logrando de esta manera que sus objetivos se cumplieran. 
El concepto de vocación se puede definir como: “Inclinación, interés que siente una persona hacia una forma de vida o un trabajo”, partiendo de esta definición este ensayo pretende desarrollar el concepto de vocación en base a cada una de las vivencias de estos artistas que gracias a su dedicación siguen su vocación, en el medio artístico, algunos desde el teatro, otros desde el cine, la televisión y algunos encontraron su lugar en un aula impartiendo enseñanzas a futuros profesionales. Desarrollándose cada uno en su área de confort, pretendiendo practicar dichas profesiones “Hasta que el cuerpo lo permita” cómo expresaron varios de los invitados. 
El arte como concepción general une a los grandes imperios audiovisuales, puesto que, todo ser humano requiere consciente o inconscientemente de él, unos la emplean y se personifican a través de éste, explotando su potencial creativo. Otros, solamente son simples espectadores que disfrutan y se dejan seducir por quienes viven de él. El arte, es un medio sumamente encantador, capaz de comunicar, personificar, enamorar, crear juicios y valores. Es el arte un medio capaz de traspasar nuestro espíritu y de crear sentimientos sublimes. La vocación es algo que está presente en cada uno de los individuos desde su niñez, en la mayoría de los entrevistados se dio el caso en el cual al pisar la etapa de la adolescencia ya tenían en mente la misión que querían realizar. La cual fueron trabajando desde sus inicios, sin importar cuantas veces este camino se viera truncado. 
Si bien la vocación no es necesaria para ejercer una profesión, influye de manera positiva en el desempeño de cualquier actividad, aumentando las posibilidades de alcanzar el éxito. Tal es el ejemplo del invitado Jorge Dubatti el cual desde que tuvo su primer encuentro con un libro para un deber en la escuela, supo cuál era su pasión. Cuenta que el mismo año que leyó su primer libro no pudo parar de hacerlo y continuó cincuenta y siete libros más, todos estaban en su lista de leídos al finalizar el año. Su obsesión era tal que la madre llegó a pensar que su hijo de once años se encontraba con algún tipo de enfermedad ya que no paraba de leer. Pero su verdadero debut como crítico teatral fue cuando tuvo que exponer en una clase acerca de los libros que había leído. 
Por otra parte, la vocación también influye directamente sobre la profesión que se elige, la cual también lleva consigo una carga social. Aunque en la actualidad existe un pensamiento más abierto en cuanto a la relación profesión estatus social, es cierto que también sigue existiendo el prejuicio hacia ciertas ramas, en especial en el rubro artístico. Tal es el ejemplo de Osvaldo Santoro, comentaba que su padre hizo todo lo posible por enviarlo a la universidad, él soñaba con que estudiara odontología, pero finalmente el agrega una frase que define su punto de vista acerca de su pensamiento “nuestra profesión es una búsqueda constante de uno mismo”. Aunque no era lo que sus padres desearon para su futuro, ya que los mismos establecen algunos ideales que no siempre logran ser realizados por los hijos. Él continuó en busca de su vocación y su desarrollo personal, el cual generalmente no entiende, ni elige estatus sociales. 
El camino de la vocación fue empezado por muchos a temprana edad. Aunque a algunos les costó un poco más llegar, en su expresividad y sus rostros se observa satisfacción al contar sus anécdotas acerca de la profesión que ejercen, es acá donde podemos considerar “éxito” como meta alcanzada. Ya que el éxito es un concepto muy subjetivo. En este caso se puede entender éxito como la satisfacción de cada individuo al ejercer su vocación. 
La insistencia de estos personajes fue su mejor arma. Un claro ejemplo de la insistencia fue el caso de Víctor Heredia un invitado que contó varias anécdotas de sus inicios. Si bien comenta que desde chico ya sabía de su orientación hacia la música tuvo que experimentar varios rechazos al inicio de su carrera. No fueron experiencias muy alentadoras para un chico que inicia en una industria tan compleja como la de la música. El comenta que jamás se rindió porque era su sueño, en lo que agrega una frase interesante “hay que defender la vocación”, dejando un mensaje acerca de la perseverancia que es necesaria poseer para poder alcanzar los objetivos propuestos. Aunque a veces el resultado en primera instancia no es el esperado, finalmente termina tomando el curso correcto con un resultado gratificante. 
Generalmente estos artistas son admirados como personas dotadas de dones, pero realmente lo que hace que brillen es su manera de ver la vida y pensar antes de tomar una determinación, la confianza es una de sus principales herramientas para apuntar a donde desean ir. Es así, como logran el éxito y la excelencia, destacándose por sí solos, en lo que más les apasiona hacer en su profesión, y es precisamente por esa particularidad que son admirados. 
Juan Rodó, un reconocido actor de teatro y cantante de lírico, con una larga trayectoria artística comenta que aunque él siempre quiso cantar, pero que nunca lo elegían para participar en los proyectos musicales, sin embargo finalmente aprendió a conocer sus fortalezas para explotarlas al máximo. A pesar de estar acostumbrado a estar sobre un escenario, comenta que tiembla antes de empezar cada obra, por la incertidumbre de lo que va a suceder en su representación y si va a llegar a finalizar la misma. 
Esto que comenta Rodó se puede relacionar con cualquier ámbito profesional, asimismo también puede que suceda en acciones más simples de la cotidianidad. Manteniendo la duda del objetivo final. 
El escenario es lo más significativo del mundo en el momento en que entran a la sala y dan todo de sí, llenándose de esa sensación al momento de representar. Es así como lo viven estos artistas, tal y como lo define Stanislavski. 
Rodó reconoce que pocos musicales logran ser exitosos, ganar en audiencia y espectadores es difícil, la mayoría no consiguen ser trascendentes. Sin embargo, hace una reflexión que deja un mensaje positivo, “uno tiene que estar dispuesto a volver a empezar siempre, eso te mantiene fresco“. Luego de contar que no siempre se puede triunfar sino que también se presentaran tropezones a lo largo de nuestras vidas, los cuales son necesarios para el aprendizaje. 
El teatro permite representar la vida como un reflejo de la realidad, es por eso que para los artistas el escenario es su lugar, por qué a partir de él, recorren mundos que en su estado natural no se atreverían a transitar, encontrando sobre él su forma de expresar lo que los apasiona hacer “el escenario es un lugar en el cual no se puede ser juzgado como persona porque en él se observa a personajes”. (Folias, 2014). 
Uno de los puntos más importantes a resaltar en este ensayo es como estos artistas arriesgan sus profesiones y abandonan una carrera por perseguir su verdadera vocación, para así construir la carrera ideal por ejemplo como artista, en este caso Adrián Guerra cuenta a los espectadores que luego de haber estudiado medicina durante cuatro años, decide abandonar los estudios de una carrera sumamente prestigiosa para dedicarse a tiempo completo a la magia. Él a pesar de las consecuencias que podía tener, eligió la magia por sobre todas las cosas y es por eso que en la actualidad llegó a destacarse por su performance. En la actualidad el hombre busca en la profesión el camino para su realización personal, es ahí donde empieza la búsqueda de una formación sólida, la cual le permita interactuar con distintas personas en un ambiente profesional para lograr destacarse por sus aptitudes, intereses y personalidad. Para poder obtener como consecuencia un bienestar en ambos territorios desde lo personal hasta lo monetario. Esta relación entre la profesión y vocación es simbiótica en la que el individuo puede poner su vocación al servicio de su profesión, consiguiendo con la fusión de estos elementos una satisfacción personal. En la charla con el profesor Dubatti nos habla de su visión acerca del teatro estableciendo una metáfora “Entender el teatro es entender el mundo donde vivimos”, ya que considera que todas las artes están conectadas de alguna manera con el teatro, siendo preciso manejar sus herramientas para poder desenvolvernos en todos los medios. 
Muchos de los artistas invitados, al comunicar su punto de vista acerca del trabajo que realizan, logran transmitir una mirada distinta, comunicando y explicando la profesión en la que se desempeñan desde una óptica nueva en la cual el receptor puede conocer la profesión del mismo desde un lugar diferente. Tal es el caso del invitado Dubatti, ya que en su discurso logra que el espectador observe el teatro un poco más allá del escenario, genera una reflexión más interna que quizás el común denominador no tiene en cuenta. Entre sus anécdotas y sus vivencias con el teatro, manifiesta con cuanta pasión lo observa y de qué manera lo siente. Dice que es un arte que logra conectar de una forma más trascendente si el espectador lo permite.
Otro elemento que es importante denotar, es la esencia y el toque de personalidad que le agrega cada individuo a cualquier representación artística. Si es realizada con verdadera dedicación y pasión seguramente cumplirá con las expectativas o más. Por ejemplo un personaje de Shakespeare puede ser interpretado por varios actores, pero nunca va a ser igual una actuación a la otra. Este aura especial que le aportar el individuo a la interpretación del arte es fundamental que se realice con total dedicación para que la misma logre ser diferenciada del resto, generando de esta manera el éxito tan buscado por el hombre. 
En la entrevista con el famoso mago Adrián Guerra el indicó cómo hace para que sus trucos sean diferentes, aunque comenta que hoy en día todo está inventado, el realiza un proceso creativo en el que hace una composición entre una idea y música que despierten una chispa de imaginación. Es así como crea trucos infalibles para sorprender a la audiencia, o como los llama él sus “armas para ir por la vida”. 
Finalmente para concluir este ensayo, podemos reflexionar acerca de cómo los seres humanos tenemos intereses particulares por algo en específico que nos genera atracción, concentrando de esta manera nuestro interés en eso. Marcando nuestra personalidad. Son esos gustos los que nos impulsan en algún sentido para satisfacer las necesidades que surgen a partir de la búsqueda espiritual de cada individuo. Se podría llegar a decir que la vocación no necesariamente es restringida, debido a que genera inspiración y satisfacción personal, pero por sobre todo valor para enfrentar cualquier obstáculo que se presente, para defender lo que nos gusta hacer y alcanzar todos los objetivos que sean propuestos.


La vocación y la profesión en el arte fue publicado de la página 39 a página41 en Escritos en la Facultad Nº138

ver detalle e índice del libro