1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Escritos en la Facultad Nº138 >
  4. Recorrido del artista

Recorrido del artista

Marinucci, Nahuel Matías

Escritos en la Facultad Nº138

Escritos en la Facultad Nº138

ISSN: 1669-2306

Los artistas, la cultura y los medios. VI Edición Ensayos del Espectáculo

Año XIV, Vol. 138, Marzo 2018, Buenos Aires, Argentina | 79 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

A lo largo del trabajo práctico final se desarrollará, brevemente, el crecimiento de cada artista invitado y cómo se fue dando el éxito de cada uno en cuanto al trabajo. La primera persona que será analizada es Guillermo Martínez. 

Es un matemático pero principalmente escritor de novelas y cuentos. Se dedica a la escritura porque desde niño era de leer en bibliotecas, en vez de jugar con sus amigos del barrio o al fútbol. De pequeño, era militante y le gustaba participar de muchas marchas aunque en muchas ocasiones se enfrentaba con la policía. Tiene una ideología clara desde sus épocas de la infancia, gracias a sus padres que optaban por la lectura (no tenían televisión para que no hubiera dispersión en la casa y para que solo se utilice el tiempo libre para leer y tal vez para otras cosas). En sus escrituras suele basarse en autores que son admirados por él y así utiliza frases u oraciones para alguna oración. Hasta que no escribió su décimo libro, no se consideraba un escritor porque cree que para eso hay que haber leído muchos libros, haber entendido a muchos autores y tener seguridad total en lo que se narra. Por cada escritura que realiza, se toma mucho tiempo, y al terminar la obra siente una felicidad inmensa por haberlo logrado. Dedica casi toda su vida a la escritura por lo que enfoca poco a su familia y entorno querido; no haría lo mismo si fuese él, porque hay una vida detrás del trabajo aunque este sea lo mejor que le ha pasado. El siguiente invitado fue el talentoso humorista Nito Artaza. Nacido en Corrientes, ya desde chico tenía un trato diferente al que tenían sus demás amigos o compañeros. Era muy sociable con gente de su edad y mayor también, demostrando su carisma y talento para hacer que el otro se sienta cómodo estando a su lado. Desde chico junto a su padre, era amante de la política y seguidor de Perón. De a poco se interiorizaba cada vez más porque era una época en la que la gente no estaba decidida a quién seguir ni por quién votar. Al mismo tiempo empezó a meterse en el mundo del humor y de la actuación; yendo a audiciones en diferentes teatros, trabajando de stand up en bares chicos; hasta que lo llamaron de boliches y grandes bares de Palermo y alrededores, por lo tanto se dedicó exclusivamente a hacer reír a la gente. Algo que contaba era que el sentir las risas de las personas es algo que estaba por arriba de todo, una sensación que no se puede igualar con ninguna otra. Si bien es una persona que hace reír a la gente, también en su parte de la política sufre mucho al ver tanta necesidad de la gente y que no se haga nada. Aunque trabaje como político y a veces sea frustrante, sigue firme en su postura que en algún momento tendrá el poder y posiblemente se dictaminen algunas leyes hechas por él, siempre a favor del pueblo y no de sus intereses. El momento que compartimos en clase fue muy productivo y educativo por sus enseñanzas a no dejar lo que uno piensa que puede lograr. 
Vanesa González fue la invitada más joven en el cuatrimestre. En su infancia la pasó muy bien con sus pares y en el colegio, pero supo que ese no era el lugar para ella. Desde los 12 años empezó teatro y se dio cuenta en ese momento que se iba a dedicar a la actuación, sintiéndose muy segura de lo que quería hacer y ser el resto de su vida. Siempre hizo la suya con su vida, siempre hizo lo que le hace bien y en todo momento busca pasarla bien; si nota que algo está raro o no se siente cómoda consigo misma, se aparta sin ningún problema. Por ejemplo, contaba que cuando se termina una obra, salen todos los críticos y no es de su agrado; le pesan mucho las cosas que dicen de ella. Los críticos se dedican a criticar a la gente, por ende es lógico que recibirá siempre algo que tendría que mejorar o alguna escena que no estuvo del todo bien. Son cosas con las que una actriz debe aprender a vivir, porque difícilmente se encuentre un ámbito en el que hablen siempre a favor de los que actúan. La vocación es algo fundamental en ella, y en todo momento quiere progresar como actriz y al mismo tiempo no estar atada a un personaje, ir cambiándolos para poder crecer. Un punto que señaló enojada es que a todos los humoristas, actores, actrices, los ponen en un mismo lugar. 
Y la verdad que es así porque en todos los programas hay una mezcla y todos se hacen llamar actores; debería haber una separación notable entre los personajes, cada uno hace trabajos diferentes y por lo tanto diferenciarlos así. 
Mariano Chiessa fue el cuarto invitado a la Universidad. Fue el más esperado por todas o casi todas las chicas de la clase, por ende hubo mucha gente en el auditorio ese día. Desde su infancia jugaba a imitaciones en su habitación, se armaba un mundillo para él y nadie más. Cuando creció y terminó el colegio decidió ser famoso en algo que le gustase; entonces productores lo escucharon hablar e imitar y lo llamaron para que haga locución en radio FM. Al margen de la locución, toda su vida soñó con ser actor y más que nada, con actuar en teatros con muchas otras personas. Es una persona astuta y se vende para lo que podría servir y dejar plata; es decir hoy se trabaja mucho con voces y con personajes para niños, por lo que estará dispuesto a interpretar algo de esas características. En las obras, comentó que siente miedo al tener contacto con los directores (temas que no cumplen con) todas las expectativas de él, dejándolo en una incomodidad muy grande, y aun así hizo papeles muy exitosos por su continuo entrenamiento y el amor que tiene hacia su profesión. 
Un momento dado de la charla, se notó que se enojó porque hay veces que los actores no se esfuerzan con sus compañeros, lo que provoca un desmoronamiento entre ellos y hace que la función no sea del todo buena. También hay veces que recibe escritos de terceros para que sean aprobados por él; son escritos muy básicos y sin ganas, con muy poca dedicación. Nos dijo que todo lo que hagamos, nos lo tomemos en serio para que eso sea importante y nos sirva, porque posiblemente lo que hagamos sea para el resto de nuestras vidas. En cuanto al trabajo, uno puede tener muchos, pero si se trabaja con poca dedicación, pocas ganas, seguramente sean trabajos malos para el contratista y para uno mismo, por lo tanto hay que esmerarse en cada situación laboral que se nos ofrece. 
Raúl Biaggioni fue uno de los más destacados entre los invitados, porque fue una trayectoria difícil y con mucho esfuerzo logró revertirla. En su niñez, no tuvo amigos por su barrio, no tenía con quién jugar y por eso se tenía que entretener con soldaditos, historias creadas por él, pero siempre solo. Un día fue a ver una obra teatral por lo que le causó muchas emociones (nunca creyó que algo así causara tanto) y se dio cuenta desde ese momento lo que quería ser y hacia dónde debía seguir su camino. Terminando el secundario, se vio obligado a trabajar para poder pagarse el conservatorio de Claudio España, ya que estar en ese lugar era su momento de felicidad. Todos los días viajaba desde escobar, lugar donde vivía, hasta Capital Federal para ir al teatro y ensayar, no importaba si hacía frío, llovía, o hicieran 40 grados. 
Una vez en el teatro, miraba a todos los actores y actrices en el escenario y se daba cuenta de que no estaban dando lo mejor de sí, era como si no estuviesen contentos con lo que hacían o tenían miedo de hacer algo que al director no le gustara. A medida que fueron pasando los días, Biaggioni se esmeraba clase tras clase, tratando de dar todo el humor posible y haciendo reír a la gente; siendo una de las cualidades sobresalientes. Asimismo a la hora de hacer cualquiera que fuese el personaje elegido para cada escena, siempre estaba en primera fila esperando a que lo llamen, quería actuar en todo momento, y cada vez aprender más para poder ser un actor profesional. También le gustaba la televisión, pero en menor grado porque en el teatro se pueden transmitir más las emociones, las sonrisas y los sentimientos de cada uno (según él durante sus entrenamientos) pero si llegaba el día de poder trabajar en televisión, no lo pensaría e iría para ese lado. 
Poco tiempo después de aprender la actuación en el teatro y haber compartido obras con sus compañeros, empezó a trabajar en Showmatch con Marcelo Tinelli. Ya desde el comienzo en TV era notero y viajaba por todo el mundo con el equipo de producción, realizando notas a diferentes personas, sobre diferentes lugares, etcétera. De a poco se adaptaba y sentía lo que era trabajar en televisión, vivía la televisión de manera diferente al mundo del teatro (aunque le guste más trabajar en teatros). Por ejemplo había notas que duraban 10 minutos, pero la preparación para esa era de un día y a veces más. 
Sus momentos más difíciles de su vida, fueron de calma y paciencia porque es de esas personas que no se vuelven locas por lo que pasan, sino que recapacitan y tratan de calmarse, sea cual fuese la situación. Sigue haciendo teatro porque dice que sana y cura por lo que lo llena de vida pensar que tiene una vida así de linda. 
Florencia Raggi, es una de las personas que no paran de sonreír y dan siempre lo mejor de sí para también hacerle bien a sus pares. Desde chica estaba en el mundo del modelaje, fascinándole porque viajaba por todo el mundo, conocía diferentes países y aprendía nuevas técnicas. Su madre era actriz, pero nunca se imaginó serlo porque era una profesión difícil ya que veía a los directores cómo le hablaban y no estaba de acuerdo. Desde que entró al mundo de la televisión, es muy crítica de sí misma y siente que tiene que estar el perfeccionismo en cada trabajo que realiza. Sus trabajos realizados son con mucho entrenamiento, no dejando nada hasta terminarlo pero de una manera tal que sus compañeros y la gente que disfruta del espectáculo sienta que están viendo algo que se trabajó muchísimo para conseguirlo. Siempre estando a disposición para que una obra sea mejor, si se necesita cambiar algo lo hace, sin ser caprichosa consigo misma. Busca ser cada vez mejor en cuanto a sus trabajos y como persona misma porque siente que necesita progresar todo el tiempo y nunca se debe detener, sino que si se quiere y se tiene motivación y ganas uno llega más lejos de lo que cree. Es una persona a la cual no se la puede convencer fácilmente, sino que hasta que no consigue sus metas no deja de trabajar para ello, no dándose por vencida en momentos difíciles que toda persona pasa. 
El último invitado en el ciclo de la materia fue Fabián Mazzei. Ya desde su infancia jugaba con soldaditos y se los imaginaba en mundos diferentes, jugaba con su imaginación todo el tiempo y así también contando historias con ellos. En la época de colegio, al tener pocos amigos y estar todo el tiempo jugando con sus historias y muñecos, a la hora de actuar en el colegio ya sea cualquiera la obra, estaba en primera fila levantando las manos sin más poder hasta que lo elegían; estaba con esas ganas constantes de querer participar en todo momento. En cada obra que realiza en teatro o en televisión, en cada personaje que le toca interpretar se mete de una manera tal que al finalizar el trabajo le cuesta salir, hasta el punto de tener que ir con psicólogos para saber que solamente fue un personaje. Esto ocurre por ejemplo cuando interpreta a violadores, ladrones o mala gente. No en todas las obras dice que sí, a menos que se sienta cómodo y crea que pueda hacer un excelente papel, sino simplemente lo rechaza. “Uno crece a medida que vive”, fue una frase interesante que dijo en la charla. A medida que realiza trabajos, uno va sabiendo cuál es el más conveniente para hacer o de qué forma hacer un mejor papel y un mejor rol para cada personaje que le toca.


Recorrido del artista fue publicado de la página 45 a página47 en Escritos en la Facultad Nº138

ver detalle e índice del libro