1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Escritos en la Facultad Nº138 >
  4. La infancia, un torbellino de emociones y sentimientos

La infancia, un torbellino de emociones y sentimientos

Rojas, Francisca

Escritos en la Facultad Nº138

Escritos en la Facultad Nº138

ISSN: 1669-2306

Los artistas, la cultura y los medios. VI Edición Ensayos del Espectáculo

Año XIV, Vol. 138, Marzo 2018, Buenos Aires, Argentina | 79 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

En el presente ensayo se llevará a cabo una recopilación de las entrevistas realizadas a los invitados de la materia Teatro y Espectáculos durante la cursada del primer cuatrimestre del año 2014. El ensayo se basará en una temática abordada por todos los entrevistados, los recuerdos de la infancia y las emociones que los acompañaron durante esta etapa. 

Durante el ciclo de entrevistas, pudimos compartir con Jorge D’elía, Teresa Gatto y Carlos Folias, Favio Posca, Diego Velázquez, Sebastián Wainraich, y Hugo Arana los cuales amablemente respondieron las preguntas de los alumnos y comentaron anécdotas de su vida profesional y personal. 
Las emociones y los sentimientos son elementos claves para la reproducción artística de cualquier índole; Batey (2013) argumenta que la raíz de las palabras emoción y motivación provienen del latín movere que significa moverse. Las emociones son motivacionales por naturaleza, ya que generan ciertas respuestas y formas de comportamiento. Son parte importante de la forma en que el hombre enfrenta la vida; determinando valores del mismo, su ética y que influencian directamente sus juicios, otorgándole color, brillo y significado a su vivir. Parece entonces pertinente comenzar el presente ensayo con la definición de emoción como la establece Batey (2013) el cual argumenta que son “las experiencias subjetivas e internas de un individuo con respecto a un patrón complejo de cambios corporales y mentales en reacción a una determinada situación”. (2013,p.p.58-59) 
Es necesario entonces, establecer la diferencia entre sentimientos y emociones. Los primeros según el mismo autor, son experiencias inconscientes de las emociones, son las sensaciones que se hacen presentes cuando las emociones son conscientes. Con respecto a los sentimientos argumenta Abarca (1995) “Se puede decir que son expresiones más duraderas que tenemos sobre las personas, los objetos reales y un sin fin de valores y creencias del mundo circundante”. Continuando su análisis en relación a los sentimientos, la misma autora argumenta que estos son “selectivos y discriminados con base en la experiencia y la visión del mundo que poseemos, dependiendo de cuales acontecimientos o personas son significativas.” (1995, p.55) 
Petrovski (1980) denominó a los sentimientos como motivaciones prolongadas, ya que los mismos mantienen y refuerzan las conductas. Los sentimientos y las emociones siempre serán catalizadoras de cualquier expresión artística, es por lo mismo que se decidió abordar esta temática entrelazándola con las entrevistas realizadas durante la cursada. 
Es importante comprender dentro de la estructura del ensayo que se entenderá como infancia al ciclo de vida, comprendido entre el nacimiento y la entrada a la pubertad o la adolescencia, donde las personas se encuentran en pleno crecimiento y dependencia de un tercero. Considerando aspectos relevantes de la misma etapa que generan en los individuos distintas formas de comportamiento. 
El humorista Favio Posca; uno de los entrevistados comentó que parte importante de su infancia fue la imaginación, más que juegos reales. El humorista se emociona al recordar sus juegos junto a sus padres en Córdoba, ya que los mismos siempre estuvieron relacionados con la montaña, los árboles, los animales y las mariposas. De pequeño como entretenimiento se dedicó a la caza de mariposas para coleccionarlas; “mi mamá me había dicho que las mariposas mueren con las alas abiertas, cosa que es cierto, a mí me había llamado mucho la atención, las pinchaba con un alfiler en el medio, y así las coleccionaba”. (Posca, 2014) 
El mismo entrevistado comentó además que parte esencial de su infancia fueron las risas y la diversión; que a través de estas supo hacer más llevadera toda su vida. 
Por su parte el dramaturgo, coreógrafo, bailarín, escenógrafo, profesor de danza y teatro, Diego Velázquez comentó durante el ciclo de entrevistas que su pasión por los cómics y los superhéroes, tiene sus orígenes en la infancia. Claro está que como todo niño inquieto disfrutaba de treparse a los árboles, jugar con muñecos. Considera que fue un niño muy creativo ligado siempre a lo artístico, ya que desde pequeño comenzó su relación con el arte debido a la importante influencia que generó en él su padre. El cual se dedicaba al modelismo a través de la creación de prototipos para la producción industrial. Se considera un niño lector, creativo, cinéfilo, gran portador de la imaginación. El cine fue siempre una de sus mayores pasiones, Diego siempre quiso estudiar dirección de cine. A los nueve años gozó como espectador de su primera película, Clave de Sol. Generando en él distintas emociones, sentimientos e ideas que lo han acompañado durante el transcurso de su vida. Una visión distinta presentó el humorista, actor y presentador de radio y televisión Sebastián Wainraich. Para él al igual que para otros invitados, fue un período donde los juegos fueron la esencia de la magia. Sebastián nos comenta que no recuerda mucho de la primaria y de la secundaria. Argumentó además en relación a sus recuerdos de esta etapa que jamás se sintió realmente motivado. Se sinceró y reconoció que fue una etapa dura para él, cree haber estado en el lugar equivocado, según su percepción se encontraba en el camino incorrecto. Todas estas emociones y sentimientos lo llevaron a considerarse actualmente un niño que ahora de grande, hace lo que quiere. Por este beneficio confiesa “lo dejaría todo”. 
Hugo Arana, nos brindó una entrevista llena de anécdotas, risas y emotividad. Sus recuerdos de infancia llenos de travesuras y picardía hicieron de Hugo uno de los entrevistados más interesantes. El actor nos comentó su gran pasión por el fútbol, que lo llevó a jugar en las inferiores de Lanús, sueño que se detuvo en el momento que se vio obligado a trabajar para poder subsistir. A pesar de esto las anécdotas que contó Hugo dejaron a entrever lo importante e inspiradora que fue la etapa de su infancia para su vida. 
Jorge D’elía fue el primer invitado a este ciclo de entrevistas de la cátedra de Teatro y Espectáculos de la Universidad de Palermo. Su niñez estuvo marcada por la ausencia de una familia. Sus lazos familiares se vinculan a sus hijos y esposa. Su madre lo abandonó a los 6 años y su padre no estuvo nunca muy presente. Jorge se considera una persona carente de resentimientos, considera que a la vida le tocó vivirla de la forma en que se presentó. Pero esta vivencia durante su infancia determinó su relación con cada uno de sus hijos, siendo para él su principal motivación para superarse y evolucionar cada día. Sus sentimientos y emociones al recordar su barrio de infancia, La Plata generaron en la audiencia una sensación especial. El mismo autor reconoce que para él, esta etapa de su vida tuvo una importante injerencia en lo que es hoy como padre y profesional. 
Teresa Gatto, nos comentó como fue para ella la aventura de ser hija única. Nos relató que no tuvo una infancia muy lúdica; eran otros tiempos, la TV era en blanco y negro y los canales escasos. Pero Teresa gracias a la gran influencia de su abuela encontró en el cine una herramienta de diversión. Tanto el cine nacional como el internacional acompañaron a Teresa en su crecimiento como persona y artista. La Licenciada en Letras reconoce con mucha emoción que hoy es lo que es, gracias al apoyo incondicional y al amor que recibió por parte de su abuela. Hechos que la determinaron como artista y persona. Carlos Folias, contador público y actor, es propietario y editor general de la revista Puesta en escena de artes escé- nicos, considera que fue un chico apasionado y enamorado de casi todas sus maestras. Asistió a una lista considerable de instituciones, donde su paso por dirección en relación a su mal comportamiento fue el factor común. El oriundo de Mataderos, nos relató su niñez con la inseparable compañía de sus amigos. Según Carlos allí fue donde vivieron sus más divertidas aventuras, juegos interminables, risas y primeros besos. En un momento de profunda sinceridad y melancolía el artista reconoce en la calle su primer hogar; debido a que en su casa la difícil relación de sus padres hacía difícil el sentimiento de pertenencia o refugio un lugar lleno de discusiones. Se describió a si mismo como un chico bueno pero con una conducta difícil. Sus estudios tanto primarios y secundarios se caracterizaron por la movilidad; asistió a muchos colegios los cuales dejaron ciertas huellas en él de diferentes maneras. El actuar de cada persona es un reflejo de la propia percepción del individuo respecto a sus emociones y sentimientos. Es por lo mismo importante, aun más en el mundo artístico, saber llevarlos y reconocerlos de forma clara y de esta manera transformar los sentimientos gratos y no gratos en una forma de comunicación. En mi parecer, la infancia no determina el éxito que posee una persona, para mi su relevancia recae en el hecho de poder descubrir cómo ésta influye en nuestro diario vivir, y cómo marca el camino que llevamos en la vida. Para finalizar se ha seleccionado una frase del escritor colombiano Héctor Abad Faciolince, “La cronología de la infancia no está hecha de líneas sino de sobresaltos”. (2007)

Referencias bibliográficas 
Batey M. (2013). El significado de la marca. Buenos Aires: Granica S.A. 
Abarca, S. (1995). Psicología de la motivación. San José, CR: Editorial Universidad Estatal a Distancia. 
Entrevistas realizadas durante la cursada de Teatro y Espectáculos 2014. 


La infancia, un torbellino de emociones y sentimientos fue publicado de la página 66 a página67 en Escritos en la Facultad Nº138

ver detalle e índice del libro