1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Escritos en la Facultad Nº138 >
  4. La importancia de la pedagogía en la formación de los artistas

La importancia de la pedagogía en la formación de los artistas

Stortoni Ruiz, Marcio

Escritos en la Facultad Nº138

Escritos en la Facultad Nº138

ISSN: 1669-2306

Los artistas, la cultura y los medios. VI Edición Ensayos del Espectáculo

Año XIV, Vol. 138, Marzo 2018, Buenos Aires, Argentina | 79 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen 

El siguiente escrito tiene como objetivo reflexionar acerca de la importancia del rol para el desarrollo profesional y personal de los artistas. Para ello, se ha delimitado como eje del ensayo la pedagogía y los diferentes tipos de aprendizajes según la corriente constructivista. 
Asimismo, se han expuesto y manifestado diferentes conceptos de los artistas invitados al Ciclo de Entrevistas a Artistas de la Universidad de Palermo para apoyar o contraponer las teorías abordadas en el marco teórico. Los profesionales del ámbito artístico que se han presentando en el mencionado ciclo fueron Nito Artaza, Guillermo Martínez, Raúl Biaggioni, Fabián Mazzei, Lito Cruz, Florencia Raggi, Vanesa González y Mariano Chiesa, todos ellos relacionados con la actuación y el teatro, excepto Guillermo Martínez que es escritor. 
De esta manera se ha logrado explicitar la necesidad de la formación, no sólo de los artistas mediante la pedagogía, sino también de los pedagogos que se encargarán de tal tarea para que la experiencia de los alumnos y, en consecuencia, su desarrollo profesional sea lo más fructífero posible.

Desarrollo 
El siguiente ensayo buscará reflexionar sobre la importancia que posee la pedagogía en la formación de los artistas, considerando que el desarrollo profesional es algo que va de la mano con el aprendizaje y la aprehensión de conceptos teóricos y prácticos. De esta manera, se tendrá como objetivo exponer que el talento y la vocación necesitan de un desarrollo de conocimiento para que el desarrollo de éstos sea fructífero y conlleve a mayores logros personales y, por ende, profesionales. Para poder cumplir con el mencionado objetivo también se expresarán conceptos dados por los artistas que participaron en el ciclo de entrevistas a artistas organizado por la Universidad de Palermo. 
Para comenzar es necesario ubicarse dentro de un paradigma educativo para el entendimiento de los conceptos a abordar y la reflexión posterior. En este sentido el constructivismo será el modelo sobre el cual se centrará el escrito. Según Pozo Municio (1996) “para el constructivismo el conocimiento es siempre una interacción entre la nueva información que se nos presenta y lo que ya sabíamos, y aprender es construir modelos para interpretar la información que recibimos”. (p.60). Esto significa que la resultante del conocimiento es una interacción dada por un conflicto que confiere el hecho de lograr asimilar nuevos saberes partiendo de otra cosa aprendida. 
Asimismo, es posible establecer que, al igual que expone Souto (2006), la buena enseñanza es “aquella que deja en el docente y en los alumnos un deseo de continuar enseñando y aprendiendo, a la vez que la incorporación y el dominio de nuevos conocimientos”. (p.117). Esto es algo primordial a la hora de establecer nuevo conocimiento, ya que el docente será el encargado de capitalizar los conocimientos previos del estudiante y desarrollar nuevos a través de su enseñanza. 
En este sentido, y complementando esta mirada, es pertinente exponer aquello que Raúl Biaggioni expresó en el ciclo de entrevistas a artistas organizado por la Universidad de Palermo. Biaggioni considera de vital importancia el rol del pedagogo y del instructor para guiarte en el camino, ya que sin un buen profesional que desarrolle tus aptitudes permite fomentar tu vocación y generar una mayor pasión hacia lo que haces. Para ello es necesario, teniendo en cuenta el ambiente artístico, lograr prestar atención a los deseos de cada uno de los futuros artistas. Al respecto es posible mencionar lo expresado por Nito Artaza en donde hace hincapié en la importancia de la educación y la capacitación, más allá de del talento natural con el que uno nace. De hecho, el no haberse capacitado en el área de la actuación y espectáculo es algo de lo que admite estar arrepentido, ya que considera que si lo hubiera hecho, hoy en día sería un mejor profesional. 
Por otro lado, y adentrándose en la enseñanza específica para aquellas personas que desean convertirse en artistas profesionales, es posible exponer un recurso pedagógico propuesto por Ander-Egg (1999) que consta de convertir al espacio del aula en un aula taller. Esto supone una forma de enseñar y aprender mediante la realización de algún proyecto llevado a cabo en conjunto. Es una manera de aprender haciendo en grupo. Este tipo de estrategia es de vital importancia para el desarrollo de futuros artistas, ya que su trabajo profesional siempre se dará en grupo y en constante interacción entre pares. Teniendo en cuenta el mencionado enfoque, resulta de interés lo recomendado por Guillermo Martínez, escritor y, por ende, artista que efectúa su profesión de manera solitaria, que es la participación en talleres literarios por parte de los jóvenes, para de esta manera generar entornos de motivación y dinámica de grupo, a pesar de que el acto de escribir se encuentre inmerso en la soledad del artista. De igual manera, destaca la necesidad de cada escritor de lograr encontrar su propia esencia, es decir, formar parte de un todo, pero diferenciándose del mismo. Esto supone una mirada innovadora acerca de la dinámica de grupo pedagógica expuesta por Ander-Egg que puede ser entendida como un entorno de motivación para quienes buscan desarrollar una determinada habilidad en espacios en donde la competencia suponga un aspecto positivo para que el desarrollo de la misma sea próspera. 
La importancia de utilizar este recurso para un grupo clase dentro del ambiente artístico radica en la enorme posibilidad que le da al docente para realizar un abordaje global, en donde los conocimientos adquiridos se integren a nuevos conocimientos significativos. Esto supone un proyecto de trabajo en el que docentes y alumnos participen activa y responsablemente permitiendo una cohesión en el grupo y una oportunidad de generar vínculos entre los integrantes del mismo para que logren asimilar el conocimiento gracias a la zona de desarrollo próximo, concepto que propone Vigotsky para definir un proceso de internalización de herramientas de mediación en contextos formales de socialización, entendiendo este tipo de contexto como aquel que se pone en manifiesto dentro de un aula con profesor y alumnos en conjunto. 
Algo a tener en cuenta en lo que refiere al aprendizaje y generación de conocimiento de los estudiantes en el ámbito artístico, es el hecho de comenzar a tener rodaje profesional al mismo tiempo en el que se estudia y forma como profesional. De hecho, Vanesa González en su entrevista dada en la Universidad de Palermo, expuso al respecto que si bien la formación pedagógica es algo en lo que uno debe sentar sus bases, también cree que en el ambiente artístico es imprescindible trabajar a la par. De esta manera uno va generando un conocimiento meramente informativo y de capacitación, y por otro lado también va sumando distintas experiencias, generando nuevos vínculos, que también le proveen a uno de otro tipo de aprendizaje y conocimiento. Ante esto se puede trazar un paralelismo entre el mencionado concepto y la mirada del actor Fabián Mazzei, quien expresó que la misma vida te va enseñando y que uno tiene que crecer a medida que va viviendo. 
Retomando el rol pedagógico en la formación de futuros artistas, vale destacar la obligación que deberían tener los docentes para no caer en lo que Camilloni (1999) denomina didáctica del sentido común. Este concepto hace referencia a una modalidad construida sobre una base de representantes sociales y que pone al estudiante en un rol paradojal en el que se lo considera ideal en tanto y en cuanto el sujeto sea capaz de aprender todo, sin contemplar los estadíos propios de la enseñanza, que debería ser entendida como un proceso. Esto es algo que actualmente, según la mirada de Mariano Chiesa sucede en la Argentina. El artista considera que actualmente no hay verdaderos formadores de artistas que amen su trabajo y logren la motivación para el desarrollo profesional, algo que queda en evidencia al momento de las muestras de las distintas academias del país, sean de comedia musical, canto, actuación u otras. 
Consecuentemente, Fabián Mazzei expresó su mirada sobre lo que percibe de quienes incursionan en el ambiente artístico. En su entrevista, el actor consideró que la profesión es tomada en la actualidad como una moda pasajera, algo que también desequilibra las funciones del docente a la hora de enseñar. La pasión por la actuación radica en la fama y no en la profesión por sí misma, algo que para Mazzei supone no tenerle respeto. Sin embargo, a pesar de ello, también aclara que el mismo medio como te sube al peldaño te baja. Es decir, que sin la pasión por el aprender y sin una buena formación a cargo de docentes calificados, el artista se encuentra imposibilitado a hacer una carrera profesional. Asimismo, complementando esta mirada Florencia Raggi explicó durante su entrevista que el arte enseña vida. Justamente, y teniendo en cuenta el concepto de la enseñanza, Raggi aprende conociéndose a sí misma. Además, se considera una curiosa del conocimiento que siempre está estudiando algo para poder incorporar a los personajes que le toca interpretar. Raggi cree que el lenguaje dramático debería ser parte del currículo para la pedagogía escolar porque eso posibilita la expresividad. Siempre tomando a un docente capacitado como referente, ya que un mal profesor puede hacer mucho daño. 
Continuando con el mencionado lineamiento y a modo de cierre, es posible explicitar lo expresado en el correr del escrito en lo que refiere a la necesidad de docentes capacitados para ejercer pedagogía con lo que sucede con el reconocido actor Lito Cruz. Ya que si bien es un excelente artista, en lo que refiere a la pedagogía, si bien posee una escuela de teatro y dicta clases, él expresó durante su entrevista que su única estrategia es brindar confianza a sus alumnos para que ellos mismos eduquen su disciplina interna. De esta manera toma un rol de guía y no de docente frente a la clase. Lo que demuestra, o permite inferir, una falta de capacitación pedagógica. Ya que promover el libre albedrío de sus estudiantes y no tomar el rol de docente supone una falta de autoridad en cuanto a la legitimidad de conocimiento. De igual modo, considera que sin público no hay aprendizaje ni se ejerce la profesión. Algo similar a lo que otras personalidades del ámbito artísticos han expresado con el correr de los encuentros en la Universidad de Palermo, y que es verídico.
En definitiva, y según lo expuesto en el escrito, es posible destacar la figura del docente en la formación de futuros artistas. Ocupando un rol que permita desarrollar y potenciar las aptitudes de cada uno de éstos. Asimismo, también es válido destacar que el pedagogo debe tener ciertas competencias que sean acordes al ambiente artístico. Vale mencionar como la principal el manejo de grupo, ya que tal y como expusieron varios de los artistas en los encuentros de la Universidad de Palermo, el trabajo en equipo es algo primordial para lograr alcanzar los objetivos propuestos de una manera eficiente y satisfactoria. De igual manera es aconsejable que el docente promulgue a sus alumnos, motivación mediante, a que den sus primeros pasos dentro de la profesión a la vez que se encuentran en el proceso de aprendizaje. Ya que esto les permitirá desarrollar no solo conocimiento teórico, sino también práctico y profesional, suponiendo una ventaja diferencial para aquellos que se decantan por hacer una u otra cosa únicamente. Sin lugar a dudas, la formación de los artistas depende en gran medida de los pedagogos a cargo y sus capacidades de motivación y enseñanza para que luego, ellos, puedan exponer en un escenario o cualquier ambiente, su arte.

Referencias bibliográficas 
Ander-Egg, E. (1999). El taller: una alternativa de renovación pedagógica. Buenos Aires: Magisterio del Río de La Plata. 
Camilloni, A. (1999). Reflexiones para la construcción de una didáctica para la educación superior. En Primeras jornadas trasandinas sobre planeamiento, gestión y evaluación. Santiago de Chile. 
Pozo Municio, I. (1996). Aprendices y maestros. Madrid: Alianza Editorial S.A. 
Souto, M. (2006). Corrientes didácticas contemporáneas. Buenos Aires: Paidós.


La importancia de la pedagogía en la formación de los artistas fue publicado de la página 72 a página74 en Escritos en la Facultad Nº138

ver detalle e índice del libro