1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXIII >
  4. Despertar la creatividad desde la inteligencia perceptiva

Despertar la creatividad desde la inteligencia perceptiva

Lopez, Cristina Amalia [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXIII

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXIII

ISSN: 1668-1673

V Congreso de Creatividad, Diseño y Comunicación para Profesores y Autoridades de Nivel Medio. `Interfaces Palermo´

Año XIX , Vol. 33, Febrero 2018, Buenos Aires, Argentina | 291 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

Aprendemos cuando estamos solos, en grupo, y principalmente cuando tenemos la motivación para hacerlo, y desde luego desarrollamos nuestras capacidades si la tarea que nos convoca despierta el interés y la emoción por generar un proyecto donde se es protagonista para cambiar el mundo, ese ideal de los jóvenes siempre presente en cada generación y que requiere sin lugar a dudas de la inteligencia perceptiva para captar las necesidades latentes y abordar desde la creatividad, aplicando innovación y tecnología, las soluciones necesarias para desarrollar una idea diseñada y es con una educación de calidad como vamos a lograrlo.

Palabras clave: inteligencia – creatividad – educación – innovación - calidad

La percepción del entorno como oportunidad en el aprendizaje en diversidad y competencia 

La percepción es una función del cerebro, que nos permite el conocimiento de una cosa por medio de las impresiones que comunican los sentidos, la cual permite interpretar la información de los estímulos captados del entorno a través de las sensaciones. La sensación es una simple reacción ante un estímulo. La percepción es la respuesta al estímulo que ha pasado por un proceso de organización mental, un proceso cognoscitivo a través del cual las personas somos capaces de comprender nuestro entorno y actuar en consecuencia a los impulsos que recibimos. A través de lo que percibimos tratamos de entender y organizamos los estímulos generados por el ambiente y le damos un sentido, capitalizando ese entendimiento para comprender el todo que nos rodea. Son justamente, las experiencias de vida, las que nos marcan para siempre, por eso la escuela, siempre es recordada, porque en el crecimiento que provocan nuestros aprendizajes, evolucionamos. El conocimiento se construye con las potencialidades y fortalezas y cuando lo hacemos juntos, es una experiencia inolvidable, que se percibe mediante el desarrollo de la inteligencia y la oportunidad que tenemos de desarrollarlas en todo su potencial. 

La interacción de las personas es la que nos permite aprender eficazmente, sea que lo hagamos con individuos con capacidades diferentes, sean con dificultad como con multiplicidades de inteligencias en desarrollo, nos lleva a incluir, y a enseñar y aprender en la diversidad, a estar en sintonía con los vínculos profesionales, comprendiendo aptitudes y competencias, aplicando estrategias de innovación y creatividad en el aula, definiendo claramente los objetivos, desafíos, propósitos, y reconocimientos. 

El aula que educa debe ser un aula integradora, en la cual todos los alumnos puedan sentirse parte y donde despertar la creatividad, sea uno de los objetivos esenciales del docente mediante tareas que generen acciones múltiples, para desarrollar las distintas inteligencias y la capacidad de interpretar esa información a través de la construcción de contenidos, que se produzcan en clase con el objetivo de aprender y enseñar significativamente. 

 Como señala William Arthur Ward, en Fuentes de la fe (1970), nada limita tanto el logro como el pensamiento pequeño; nada amplía tanto las posibilidades como una gran imaginación; “La aventura de la vida es aprender. El objetivo de la vida es crecer. La naturaleza de la vida es cambiar. El desafío de la vida es superarse. La esencia de la vida es cuidar. El secreto de la vida es atreverse. La belleza de la vida es dar. La alegría de la vida es amar”. Amar y respetar, educar en valores, es la base fundamental para comenzar el camino de una educación que percibe al otro como un igual, y a partir de allí acercar las posiciones en dificultad como en coincidencia, es donde todos los puntos de vista deben ser respetados y discutir los temas en el aula, tendría que convertirse en la forma de enseñar en el aula que genera la oportunidad de participar y aprender a reaprender. 

Rubem Alves sostiene que “La primera tarea de la educación es enseñar a ver” por eso, incentivar nuestra creatividad para innovar y crear, diseñar y transformar realidades, y nunca dejar de tener experiencias místicas, ha de ser el sendero a recorrer en nuestras aulas. Enseñar, aprender y servir. Es importante enseñar a pensar por que la educación es lo que nos hace libres, y ello implica también una formación integral para una responsabilidad social compartida. Libres para decidir y para hacer, para proyectar y realizar, para diseñar el camino a seguir. Y justamente los que nos hacen mejores personas son nuestros pares, sobre todo en la búsqueda de la calidad, en la acción de competencia y aunque sea tal vez su interpretación más frecuente, la competencia no necesariamente implica la lucha descarnada de unos con otros, también puede promover auto superación, el conocimiento del otro y el crecimiento y desarrollo colectivo, la oportunidad de conocerse a sí mismo y convivir con sus dificultades, ignorancias, aciertos y virtudes, incluso, puede hacer que aparezcan cualidades propias que aún nosotros mismos desconocemos. Por esta razón, la oportunidad de percibir al otro como parte de un todo y trabajar juntos, aprendiendo en diversidad, sea el primer paso para que la creatividad surja a través de la cooperación de las distintas capacidades, en un aula que se precia de generar proyectos, aprendiendo a partir de una tarea colectiva, con una impronta individual que se centraliza en la acción de investigar, de comprobar, y proponer y diferenciar lo correcto de lo insostenible, la oportunidad de innovar, sobre todo en el territorio de la producción de objetos, pensando en la materialidad, funcionalidad y sostenibilidad de los mismos.

El conocimiento es la fuente de la que podemos nutrirnos para tomar decisiones, innovar y producir 

Por eso, la responsabilidad del Estado con la Sociedad, en asegurar una educación de calidad, debe ser una exigencia en el país. Cuando gobiernos, empresas, centros de investigación y sociedad civil se unen para impulsar la causa de la que Facundo Manes dice: 

Debemos estar convencidos de que aquella política que priorice la importancia de la motivación en los aprendizajes como en la enseñanza, y el vincular el compromiso social del profesional y el sentido de la ética con la labor, como así también el desarrollo de sensibilidades para despertar la capacidad del hacer, pensando la estructura educativa del país y sus complejidades no resueltas, en gran medida es responsabilidad del sector educativo de nivel superior, quien le aporta justamente las herramientas necesarias al estudiante para su profesionalización. Aquellos que son capaces de hacer girar la historia son quienes con talento modifican las acciones del día a día.

Con nuestros jóvenes tenemos que hacer que su alegría expanda el universo con el fluir del conocimiento. Tenemos que motivar a nuestros estudiantes para que “Estén hambrientos, alocados” como dice Steve Jobs “estamos aquí para dar un mordisco al universo. Si no, ¿Para qué otra cosa podemos estar aquí?”. Los analfabetos del siglo XXI no serán aquellos que no sepan leer ni escribir, sino aquellos que no puedan aprender, desaprender y reaprender, sostiene Alvin Tofller. 

El desarrollo de nuestras capacidades es posible en una sociedad donde no solo se priorice el capital humano y el conocimiento sino que se invierta en educación de calidad entendida como la mejora constante. Los espejos de la realidad dependen de la mirada del que se refleja en ellos. Desafiar lo que no nos gusta, forma parte del compromiso y la responsabilidad social, civil, profesional y empresaria de la que debemos comenzar a hablar profundamente en las escuelas, con una visión objetiva que identifique las problemáticas nos conducirá a un aula del debate y la oportunidad, donde cada quién se sienta libre de expresar sus opiniones y ser protagonista desde su lugar para aportar las ideas necesarias para el cambio. Como lo hemos expresado en otras ocasiones, sentir y sufrir el diseño, es parte de la componente en la formación de un diseñador, de un emprendedor, de un PyMe. La recomposición mental en términos de diseño, es un desafío en la vida del individuo-diseñador. En un medio conflictivo como el mercado, su capacidad creativa se ve afectada por la crisis constante del hacedor que supone adaptarse a requerimientos y condicionamientos ajenos al ars aspergendi como lo califica Paolo Bergomi, Presidente de la Asociación Latinoamericana de Diseño/ ALADI, durante su exposición en el Congreso de Ense- ñanza UP, al confirmar las oportunidades del Diseño de nuestro continente y que el emprendedor tiene dentro de sí, una especie de arte expansivo, un ars aspergendi, un impulso vital que le brota en grandes oleadas apremiantes y ansiosas, que busca convertirlo, muy pronto, en algo que se pueda tocar, tangible, concreto. El emprendedor posee una psicología fascinante. Latinoamérica es la tierra prometida de millones de hombres y mujeres con la capacidad de revolucionar la globalización con ideas y hechos avanzados, empresas innovadoras y proyectos visionarios. Es tal la fuerza y la capacidad emprendedora de los latinos que han logrado superar e imponerse, contra viento y marea, a una historia propia y ajena plagada de ideologías estatistas y populismos burocráticos y demagógicos, nacidos por cesárea y finiquitados en el olvido sobre sus propias y olvidables cenizas. Nada detiene la imaginación de nuestra gente. Latinoamérica es la tierra prometida del diseño. 

Las dicotomías que debe enfrentar, condicionan el resultado final del proyecto, alejan el sueño inicial aceptando modificaciones a veces caprichosas, otras incompetentes e invasivas. El diseñador no puede ni debe ser un conformista y si se respeta esta regla de oro se deberá reconocer que su fortaleza interior se ve debilitada e insatisfecha, aún con la anuencia positiva del comitente frente al resultado juzgado. Ciertamente que un creativo insatisfecho frente a su obra es el aliciente al crecimiento constante. 

Frank Rhodes dice que: “El descubrimiento fortuito es el factor más importante de una investigación y, aunque puede realizarse en cualquier parte, la universidad brinda un medio cultural particularmente fértil”. Esto ocurre cuando las universidades fomentan la apertura a nuevas ideas, con puntos de vista alternativos. El universo en sí es como una gran incubadora de la que brota creatividad, y en la que los excéntricos, han desarrollado un vasto conocimiento aplicado gracias a tener libertad (otro punto importante para lograr calidad educativa). Son los individuos libres los que hacen posible mejoras sustantivas en todas las áreas. Justamente, en su posibilidad de valorar su capacidad de pensar libremente, estos creativos excéntricos, a veces en desacuerdo con la sabiduría convencional, son los que realizan los descubrimientos más significativos que rompen con lo conocido. Por eso debemos aprender a inspirar a nuestros alumnos, y lograr que la clase sea un espacio de encuentro, no cometer el error de creernos que como ejercemos la docencia, como docentes somos dueños del saber, y me permito citar nuevamente a William Arthur Ward cuando señala “El profesor mediocre dice. El buen profesor explica. El profesor superior demuestra. El gran profesor inspira”.

Una educación de calidad para un futuro sin excluidos 

La educación debe ser el principal plan de lucha contra la pobreza y la exclusión para lograr un desarrollo sostenible. La educación‬ es un poderoso motor de desarrollo y es uno de los instrumentos más importantes para combatir la pobreza y mejorar la salud, lograr la igualdad de género, el reconocimiento y cuidado de las personas mayores, la paz y la estabilidad. 

Como señala Aristóteles “Somos lo que hacemos día a día: de modo que la excelencia no es un acto, sino un hábito”. La educación con calidad es la que desarrolla capacidades complejas para resolver problemas reales. En la cultura de la creatividad y la calidad de la educación juegan un rol fundamental, la formación del diseñador/a como profesional desde el mismo momento en que la praxis del aula lo invita a trabajar al respecto. Si quieres vivir una vida feliz, átala a una meta, no a una persona o a un objeto (dice Einstein). Los momentos áulicos en que los alumnos dejan de mirarse la nuca para descubrirse a través de la mirada, del diálogo, del aprender discutiendo sobre los temas de la asignatura, generan un antes y un después en el ámbito de la clase. La alegría, es un clima que favorece el juego y la creatividad, porque las tareas se orientan a estimular cada una de las siete inteligencias múltiples definidas por Gardner y sobretodo la inteligencia emocional y la inteligencia perceptiva que hacemos mención en este texto de manera puntual. 

Para solucionar problemas concretos hay que saber más que para dar una lección y si motivamos a los alumnos a aprender involucrándose en problemáticas reales, se van a sentir mucho más cerca de la realidad y podrán, comprometidos, dar lo mejor de sí para aprender. El intercambio profesional es vital para adquirir saberes a través de los sentidos, interactuar con los demás generando creatividad, sorpresa, descubrimiento y construir contenido y apropiarse de ese conocimiento capitalizando la experiencia. 

El aprendizaje significativo y la clase con exposición áulica nos permiten desarrollar un intercambio enriquecedor que vivifica el acto de estudiantar. Como dice Paulo Freire “Enseñar no es transferir conocimiento, es crear la posibilidad de producirlo”. 

La luz no tiene sombra, encontrar la brillantez es una de las cuestiones principales de una buena educación. 

Como docentes siempre nos motiva poder decir que tenemos en el aula a un alumno brillante, que cumple sus tareas, que se organiza eficazmente e investiga, que su curiosidad lo lleva a replantearse enigmas y estudiar permanentemente en búsqueda de verdades, alternativas, posibilidades y soluciones. Justamente en este sentido, entendemos y afirmamos que la innovación es la que nos permitirá saltar la barrera de la pobreza moral espiritual y económica. Esto es posible cuando miramos al horizonte de manera visionaria, no mirando la parcialidad de los problemas (como la metáfora de ver solo el 20% del iceberg, sino toda su capacidad y transformación, a veces oculta a la vista, y sin embargo potencialmente influyente). Por eso se hace necesaria la lógica para especular en lo posible, existe lo empírico cuando nos abstraemos. Como sostiene Steve Jobs, “la innovación es lo que distingue a un líder de un seguidor”, lo que pasa es que todos quieren ser líderes pero casi nadie quiere abrir caminos; para vivir una vida creativa debes perder el miedo a equivocarte. Por eso no hay que cercenar el error en las tareas de nuestros alumnos porque cuando se equivocan, también aprenden y el conocimiento se encuentra con el vital asombro de darse cuenta dónde está el punto débil de lo que se ha hecho mal. Por tanto, debemos formar líderes con proyección en el campo del diseño y la comunicación tomando en cuenta lo que dice J. Walters “el liderazgo es una oportunidad de servir; no de lucirse”. Igualmente no todos aprenden al mismo ritmo, ni desarrollan las mismas habilidades; Si un niño no aprende de la manera que enseñamos, quizá debas enseñarles de la manera que ellos aprenden, sostiene Ignacio Estrada, lo que claramente nos está marcando el camino hacia una enseñanza-aprendizaje en la diversidad. Fíjense lo importante de rescatar el mensaje de Malala, premio nóbel de la Paz 2014 cuando señala que “Un niño, un profesor, un libro y una pluma, pueden cambiar el mundo. La educación es la única solución”, con esto estamos marcando posición respecto a la construcción de la paz y no a la lucha por la paz, ya que el entender la realidad del otro me acerca a su pensamiento para respetarlo y abordar las problemáticas desde una posición abierta. Basta citar a Domingo Faustino Sarmiento que nos dejó como legado la escuela y quien en su libro Civilización o Barbarie Facundo o civilización y barbarie en las pampas argentinas, escrito en 1845 por el educador, periodista, escritor y político argentino durante su segundo exilio en Chile, decía que “es la educación primaria la que civiliza y desenvuelve la moral de los pueblos. Son las escuelas, la base de la civilización”. 

Conclusiones 

La reflexión es conducente al descubrimiento de nuestras fortalezas y nuestras oportunidades. La búsqueda de ese potencial despierta las inteligencias para canalizar las necesidades de la personalidad y bucear en la percepción de lo que nos rodea, con las sensaciones que los estímulos motivan, nos lleva a la necesaria acción del leer para aprender, hacer para experimentar, crear para desarrollar, tocar para palpar y sentir, iniciar el vuelo hacia el saber para conectarnos con el conocimiento. 

La curiosidad viene de la mano de la observación, del descubrimiento de lo nuevo, del despertar de la conciencia y de la necesaria evolución de la que todos somos partícipes individual y colectivamente. Poner el conocimiento en debate y discusión es el mejor disparador para construir un nuevo conocimiento, partiendo de la premisa de una nueva forma de enseñar. 

Tomando en cuenta el nuevo perfil de estudiante y el cambio trascendental de la educación provocado por las redes sociales, la educación tiene una perspectiva diferente. La emoción de aprender siempre más, surge con la motivación generada en el aula, si no conversamos con nuestros alumnos, la sinergia de grupo no existe y fracasa el diálogo. Por ello la importancia de rever estrategias participativas, en la calidad de las decisiones que tomamos en nuestro rol de docentes, genera cambios en el aula, cuando lo que nos convoca no es la obligación de aprender y el deber de enseñar sino la oportunidad de esa experiencia, como vivencia enriquecedora para las partes; Aprendemos cuando estamos solos, en grupo, y principalmente cuando tenemos la motivación para hacerlo. Desarrollamos nuestras capacidades si la tarea que nos convoca despierta el interés y la emoción por generar un proyecto donde se es protagonista para cambiar el mundo -ese ideal de los jóvenes siempre presente en cada generación- y que requiere sin lugar a dudas de la inteligencia perceptiva para captar las necesidades latentes y abordar desde la creatividad, las soluciones necesarias para desarrollar una idea diseñada. El tránsito del trabajo individual al colectivo instala nuevas realidades. El escenario del trabajo interdisciplinario es un espejo de la capacidad de adaptación y convivencia en un mismo plano de reconocimiento de capacidades y búsqueda del mejor objetivo-resultado. Como nos dice Santiago Kovadloff, es preciso asumir que para evolucionar dentro de una sociedad; “La calidad de sus problemas es, en última instancia, la variable que mejor define la madurez de un país... hacen falta preguntas innovadoras si aspiramos a encontrar respuestas apropiadas”… “Todo ello es imposible sin un alto nivel educativo. Mucho más en un mundo que tiende a privilegiar, con énfasis creciente, el conocimiento como recurso de desarrollo”; “Educar y educarse con espíritu cabalmente creativo exige, pues, aprender a descubrir problemas o, lo que es igual, a plantear interrogantes inéditos”. Por eso para despertar la creatividad es necesario que la inteligencia perceptiva se desarrolle en nuestros educandos para que puedan sensibilizarse frente a sus realidades y las oportunidades de trabajar para sostenibilidad del planeta. 

La creatividad, la innovación, la tecnología son nuestras aliadas para pensar en una educación de calidad, enseñando a nuestros alumnos a proyectar sus metas, trabajar para alcanzarlas, perfeccionando los aprendizajes adquiridos con la incorporación de nuevo conocimiento, producto de la lectura, del razonamiento, de la praxis, de valorar la acción de estudiar como elemento vital para capacitarse para el futuro, como una aproximación a la meta, al alcance de los sueños, de la misión para la cual nos estamos formando a lo largo de toda la vida. Es preciso crecer con la experiencia y es el aula uno de los sitios centrales de este proceso vital que ocurre cuando estamos enseñando, aprendiendo, capitalizando saberes, pensando y haciendo….

Es con una educación de calidad como vamos a lograrlo.

Referencias bibliográficas 

Aulas creativas e innovadoras con experimentación y praxis profesional. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. 29 NºXXV (Año XVI, Vol. 25, Agosto 2015, Buenos Aires, Argentina). 

Diseño con identidad latinoamericana: Somos latinos. La Identidad es cultura en movimiento (Lopez 2011) 

De emprendedor a empresario: Diseñando el camino (Lopez-Bergomi) 

El arte de aprovechar oportunidades”.Tip. Garnier Hnos.1905. 

El diseño como generador de nuevos contextos de pensamiento (Lopez-Bergomi) 

Enseñanza del Diseño, fase dos “Producción y Financiamiento”. Financiando proyectos iniciales con programas de ayuda al neo diseñador Actas de Diseño Nº21 (Año XI, Vol. 21, Julio 2016, Buenos Aires, Argentina) (Lopez-Bergomi) 

Bruner, J. (1997). La educación, puerta de la cultura. Madrid: Morata. 

Goleman, D. (1995). La inteligencia emocional. México: Vergara. 

Gardner, H. (1987).La teoría de las inteligencias múltiples. México: Fondo de Cultura. 

La curiosidad como elemento distintivo y el diálogo como constructor de puentes Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXIX (Año XVII, Vol. 29, Noviembre 2016, Buenos Aires, Argentina) 

Latinoamerica, tierra prometida del diseño (LopezBergomi/2015) http://cristinaamalialopez.bligoo. com.ar/media/users/23/1171059/files/327694/Latinoamerica_tierra_prometida_del_dise_o_por_Cristina_Amalia_Lopez_y_Paolo_Bergomi_PRESENTACION.pdf 

Los apremios del día. Santiago Kovadloff. Emecé editores, 2007. 

La creación del futuro: la función de la universidad norteamericana. Frank H.T. Rhodes. Colección UP 1era. Ed. año 2009. 

Motivando el talento: la experiencia lúdica también educa la sensibilidad. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXVI (Año XVI, Vol. 26, Noviembre 2015, Buenos Aires, Argentina)

Abstract: We learn when we are alone, in a group, and mainly when we have the motivation to do it, and of course we develop our abilities if the task that calls us awakens the interest and the emotion to generate a project where it is protagonist to change the world, that ideal of young people always present in each generation and that requires without a doubt the perceptive intelligence to capture the latent needs and to approach from the creativity, applying innovation and technology, the necessary solutions to develop a designed idea and it is with a quality education the way we are going to achieve it

Key words: intelligence – creativity – education – innovation – quality 

Resumo: Aprendemos quando estamos sozinhos, em grupo, e principalmente quando temos a motivação para o fazer, e desde depois desenvolvemos nossas capacidades se a tarefa que nos convoca acordada o interesse e a emoção por gerar um projeto onde se é protagonista para mudar o mundo, esse ideal dos jovens sempre presente à cada geração e que requer sem lugar a dúvidas da inteligência perceptiva para captar as necessidades latentes e abordar desde a criatividade, aplicando inovação e tecnologia, as soluções necessárias para desenvolver uma ideia desenhada e é com uma educação de qualidade como vamos conseguir.

Palavras chave: inteligência - criatividade - educação - inovação - qualidade

(*) Cristina Amalia López. Especialista en Protocolo Diplomático, Oficial y Ceremonial en las Relaciones Públicas, Humanas y Sociales. Docente en la Universidad de Palermo.


Despertar la creatividad desde la inteligencia perceptiva fue publicado de la página 72 a página76 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXIII

ver detalle e índice del libro